Programa 12. Identificando y Expresando los Sentimientos

Escucha la primera parte

La segunda parte

La tercera parte


Nuestros facilitadores:

En este programa aprenderemos

La importancia de enseñar a los niños a identificar y expresar los sentimientos;
aprenderemos a desarrollar un vocabulario apropiado que nos permita identificar
y nombrar correcta y claramente nuestros sentimientos.

Permitirnos ser vulnerables expresando nuestros sentimientos es una manera de
conectar mejor unas personas con otras y puede ayudar a resolver los conflictos.

Es importante distinguir entre sentimientos que realmente son sentimientos, y palabras
o frases que describen ideas, interpretaciones y evaluaciones de las cosas. Utilizar la
frase ‘yo siento’ no garantiza que vayamos a expresar un sentimiento. Cuando decimos,
por ejemplo, ‘siento que estás equivocado’, estamos dando una opinión, no expresamos
un sentimiento. En general no expresamos sentimientos con frases como: ‘siento que’,
‘siento como si’, ‘siento que tú’, siento que él, siento que ella.’

Una frase como ‘me siento incomprendido’ tampoco expresa un sentimiento. La palabra
‘incomprendido’ indica más bien un juicio que yo hago del nivel de comprensión de la otra
persona, pero no un sentimiento. En una situación así, me podría sentir tal vez ‘ansioso’ o
‘molesto’, o tal vez de alguna otra manera que debería indagar.

Finalmente, palabras como ‘atacado’, ‘abusado’, ‘ignorado’, ‘engañado’, ‘humillado’,
‘presionado’, etc. expresan cómo nosotros interpretamos las acciones de los otros,
sin que reflejen exactamente emociones nuestras.

Escuche con atención el siguiente ejemplo:

Margarita está jugando con su hijo de cuatro años.  El niño escoge un rompecabezas de un
camión y empieza a armarlo colocando las piezas en sus huecos.  Se la hace difícil dar
vuelta a una pieza para poderla colocar en el hueco.  Margarita le dice: ‘’dejame ayudarte a
darle vuelta como debe estar’’ el niño empuya la mano de su madre y le dice en tono
agitado: “Déjame hacerlo.”  Hace otro intento pero no logra armar la pieza.  Entonces grita
y tira la pieza a otra parte del salón, y luego tira el rompecabezas hacia Margarita.

¿Que haría usted si esto pasara en su casa?

¿Se daría por vencido y dejaría de jugar con su hijo en ese momento, y talvez
intentaría jugar con él a la mañana siguiente?

¿Aprovecharía usted la oportunidad de enseñarle una lección acerca de comprender
y hablar sobre los sentimientos?

El Enfoque
Los niños pequeños sienten muchas de las mismas cosas que los adultos.  Los niños a
veces se sienten enojados, tristes, frustrados, nerviosos, felices o abochornados, pero
muchos no conocen las palabras para expresar cómo se sienten.  Más bien, pueden
exteriorizar estos sentimientos de maneras muy físicas y poco apropiadas.  Por ejemplo,
cuado el hijo de Margarita se sintió frustrado, tiró el rompecabezas y la pieza.

La Solución
Los padres de familia pueden ayudar a sus hijos a comprender y expresar sus sentimientos.  He aquí algunas estrategias que usted puede usar para ayudar a su hijo a expresar sus sentimientos.

  • Ayúdelos a comprender sus sentimientos al contarles primero los nombres de
    los sentimientos y luego al animarlos a hablar sobre como se sienten.  Por
    ejemplo usted podría decir a su hija: “Papi se fue de viaje, te sientes triste.
    Dijiste que quieres ver a Papi.” Al dar a su hija una manera de nombrar sus
    sentimientos, usted le permite desarrollar un vocabulario para hablar sobre ellos.
  • Permita que su hijo tenga muchas oportunidades de identificar los
    sentimientos propios y ajenos.  Por ejemplo, usted podría decirle: “Qué
    divertido es montar tu bici.  Veo que tienes una sonrisa.  ¿Te sientes alegre?”
    O podría describir una situación y pedir que su hijo reflexione sobre lo que
    otra persona puede sentir: “Joey se golpeó en la cabeza cuando estaba en el
    tobogán. ¿Cómo crees que se siente Joey?”
  • Enseñe a sus hijos las maneras variadas en que pueden reaccionar ante
    sentimientos, conflictos o problemas concretos.  Hable sobre sus propios
    sentimientos con sus hijos.  Por ejemplo: “¿Te acuerdas lo que pasó ayer,
    cuando el agua en la tina no bajó por el desagüe?” Mami se enojó mucho y ¿te
    acuerdas como se veía mi cara cuando estaba enojada?  ¿Puedes hacer una
    cara enojada como la de Mami?  Hable también con sus hijos sobre maneras
    concretas en que usted maneja sentimientos específicos.  “Cuando me enojo,
    respiro hondo, cuento hasta tres y luego intento pensar en la mejor manera de
    manejar mi problema.”
  • Enseñe a su hijo a identificar y expresar sus sentimientos de maneras que
    sean aceptables para su familia y sus amigos.  Por ejemplo, usted podría decir
    a su hijo: “A veces Abuelo está enojado cuando las cosas no le han ido bien en
    el trabajo.  ¿Que hace entonces?  Se sienta en el banco del patio hasta que
    haya pensado en algo que puede decir a los compañeros de trabajo para
    resolver las cosas.  Tú deberías sentarte y pensar cuando te enojas.”

Los Pasos

  1. Explique los sentimientos usando palabras que su hijo puede comprender fácilmente.
    Se pueden usar dibujos, libros o vídeos par darle una explicación clara.  “Mira la
    cara de Caperucita Roja; ¡Que asustada se siente al ver la lobo que está en la
    cama de su abuelita!”
  2. Enseñe a su hijo las maneras diferentes en que podemos manejar los sentimientos.  Deje
    que su hijo idee maneras de manejarlos.  Discuta las maneras positivas y no muy positivas
    de expresar los sentimientos.  Hay muchas estrategias que se pueden usar para enseñar
    maneras nuevas de expresar apropiadamente los sentimientos.
  • Aproveche ejemplos de la vida real para dar lecciones inmediatas durante
    una situación.  Por ejemplo:  “Veo que se te hace difícil guardar tu triciclo
    en el garaje.  Parece que te sientes frustrado.  ¿Qué puedes hacer?
    Creo que puedes pedir ayuda, o respirar hondo e intentarlo otra vez.
    ¿Qué prefieres hacer?”
  • Enseñe a su hijo maneras nuevas de reaccionar ante los sentimientos
    discutiendo situaciones comunes que el niño puede recordar, o que ocurren
    a menudo.  Por ejemplo:  “Ayer te enojaste cuando Joey no quiso dejarte
    jugar con su camión.  Estuviste tan enojado que le pegaste.  Cuando te
    sientes enojado porque Joel no te deja tomar un turno, ¿qué debes hacer?
  • Se puede usar libros para niños al hablar sobre los sentimientos.  Por ejemplo,
    pregunte a su hijo al leer un libro: ¿Cómo se siente (el personaje del libro)
    ahora?  ¿Cómo lo sabes?  ¿Te has sentido así alguna vez?  ¿Qué haces
    cuando te sientes así?
  • Hable con palabras sencillas, use dibujos o ayudas visuales para hacer que
    todo esté claro para su hijo,  y siempre relacione su lección con algo que pasa
    en la vida de su hijo.
  • Enseñe a su hijo estrategias nuevas para usar cuando tiene sentimientos que
    pueden expresarse de maneras inapropiadas.  Por ejemplo: enojo, frustración
    y tristeza.  Se pueden compartir con su hijo estrategias como respirar hondo
    cuando se siente frustrado o enojado, pedir la ayuda de un adulto para resolver
    un conflicto, pedir un turno cuando otros no quieren compartir algo, pedir un
    abrazo cuando se siente triste, o hallar un lugar apartado para tranquilizarse
    cuando se siente estresado.

3.  Encomie (felicite/alabe) a su hijo la primera vez que intenta hablar sobre sus sentimientos,
en vez de simplemente reaccionar.  Es MUY importante explicar a su hijo lo que ha hecho
bien y decirle lo orgulloso que se siente usted ya que ha hablado sobre los sentimientos.
Siempre debe estar bien que expresemos lo que sentimos; es la manera en que
decidimos expresarnos y reaccionar ante nuestros sentimientos lo que requiere n esfuerzo especial.

4.  Siempre que pueda, apoye a su hijo cuando hable sobre los sentimientos y practique las
estrategias nuevas para expresarlos apropiadamente. Por ejemplo, se puede hablar
sobre los sentimientos al jugar un juego, viajar en coche o cenar. Cada día pasarán
muchas cosas que le darán buenas oportunidades de hablar sobre los sentimientos.
Cuanto más a menudo su hijo practique, más rápido aprenderá.

Es muy importante no practicar estas estrategias cuando su hijo está experimentando un
berrinche.  Aproveche los momentos tranquilos para enseñar y practicar las estrategias nuevas.

Por ejemplo, si su hija tiene un berrinche ya que no quiere esperar hasta después de la cena
para comer una galleta, no tendrá ánimos par practicar el expresar su frustración con
palabras en vez de tener un berrinche.

En tales situaciones, usted tendrá que tratar sus sentimientos – por ejemplo, diciéndole: “Sé
que quieres mucho comerte una galleta ahora, pero eso no es posible, ya que vamos a
cenar en 5 minutos.  Puedes comer una galleta después de la cena.”

Sin embargo, usted sí puede hablar con su hija sobre el incidente después de la que está
tranquila y discutir la mejor manera de expresar esos sentimientos.  “Cuando te sientes
frustrada ya que no puedes tener lo que quieres, puedes contármelo, pero no te dejo
pegarme ni gritarme.

Hace un rato, querías una galleta antes de la cena y me pegaste.  La próxima vez que te
sientas frustrada, puedes contármelo y luego, respirar hondo y ponerte tranquila si te sientes enojada.”

En resumidas cuentas, la comprensión de los sentimientos es crítica para el desarrollo
general de los niños.  Nos toca a los adultos enseñar a niños maneras apropiadas de
comprender y manejar sus sentimientos.  Los niños experimentan por primera vez
muchísimas cosas nuevas y emocionantes.  ¡Esto puede ser abrumador!
Es necesario que siempre validemos los sentimientos de nuestros niños y que no los
castiguemos por expresar cómo se sienten.  Puede ser buena idea que usted recuerde
a su hijo que le puede contar como se siente, pero no está bien lastimar a otras personas
ni cosas cuando está enojado.

Enséñeles cosas sobre los sentimientos, permita que practiquen durante mucho tiempo sus
estrategias nuevas, y recuerde siempre darles mucho aliento positivo cuando usan la nueva
estrategia en vez de reaccionar como lo habían hecho antes.

VOCABULARIO
Cuando las necesidades no están satisfechas,

Los movimientos afectivo-emocionales fluctúan entre algunos de los sentimientos, como son:

Rabia: estar molesto, disgustado, descontento, gruñón, frustrado, indignado, enfadado,
malhumorado, enojado, irritado, harto, crispado, furioso, enfurecido, impotente,
desesperado, hostil, violento, agresivo

Tristeza: estar apenado, conmocionado, consternado, desanimado, desilusionado,
deprimido, preocupado, solitario, abatido, apagado, descorazonado, acongojado,
melancólico, inconsolable, desesperado, indefenso, apático, indiferente, pesimista…

Sorpresa: estar confuso, desconcertado, desorientado, perdido, asombrado, escéptico,
anonadado, perplejo, estupefacto, atónito, bloqueado, paralizado, asustado, curioso…
Dolor: estar frágil, sensible, vulnerable, dolido, herido, afectado, incapacitado, angustiado, destrozado…

Disgusto: estar descontento, distante, indiferente, frío, resentido, amargado, asqueado, indignado, rencoroso…

Miedo: estar temeroso, tembloroso, aterrorizado, espantado, con pánico, agitado, inseguro,
incómodo, tenso, ansioso, nervioso, asustado, alarmado, paralizado, pasivo, inerte, cerrado…

Confusión: estar confuso, enturbiado, preocupado, inseguro, desconfiado, indeciso,
inquieto, contrariado, desconcertado, desorientado, perplejo, apagado, pensativo,
perturbado, trastornado, dependiente…

Preocupación: estar incómodo, intranquilo, inquieto, impaciente, agitado, nervioso,
agobiado, ansioso, angustiado, alarmado, alterado, abrumado…,

Vergüenza: estar arrepentida, tímido, inhibido, cohibido, acobardado, o

Cansancio: estar cansado, aplastado, débil, perezoso, sin energía, desanimado,
desinteresado, desmotivado, deprimido, fatigado, abatido, agotado, saturado, adormecido,
aburrido, rutinario, impotente, decaído, exhausto

Cuando las necesidades están satisfechas, fluctúan  sentimientos/emociones, como son:

Calma: estar en paz, tranquilo, sereno, relajado, descansado, despejado, aliviado, calmado,
sosegado, silencioso, quieto, apacible, neutral, tolerante, equilibrado, confiado, armonioso…

Placer: estar feliz, alegre, contento, satisfecho, orgulloso, flotante, radiante, pletórico,
efusivo, excitado, gozoso, fascinado, afortunado, esperanzado, optimista, sensual, vivo,
comunicativo, en armonía…

Afecto: estar amistoso, cariñoso, acogedor, cálido, cordial, humilde, cercano, próximo,
sensible, tierno, afectuoso, amoroso, apasionado, atraído, confiado, adorable, conmovido,
compasivo, comprensivo, valorado, reconocido…

Interés: estar interesado, curioso, asombrado, sorprendido, intrigado, expectante, absorto,
animado, ilusionado, entusiasmado, alerta, inspirado, motivado, involucrado, comprometido,
decidido, seguro, despreocupado, desprendido

Actividad: estar animado, contento, estupendo, encantado, entonado, divertido, jovial,
vibrante, estimulado, saltando de alegría, emocionado, bien despierto, activo, vivo, vigoroso,
aventurero, energético, fuerte, fortalecido, revitalizado, efusivo, excitado, electrizado,
refrescado, realizado…

Apertura: estar abierto, expansivo, dialogante, comunicativo, sociable, despierto, ligero,
receptivo, sensitivo, inspirado, vulnerable, vital, liberado, independiente, generoso,
disponible, servicial, agradecida…

__________________________________________________________________________________________
Esto es todo por hoy, gracias por su participación, le esperamos el próximo miércoles a las 11:00 de la mañana para juntos….

¡APRENDER Y CRECER!

_______________________________________________________________________
Fuentes de Información utilizadas para este programa:

Este material fue desarrollado por el Centro sobre los Fundamentos Sociales y
Emocionales del Aprendizaje Temprano (Center on the Social and Emotional

Foundations for Early Learning) gracias a fondos federales de la Administración para Niños
y Familias (Administration for Children and Families) del Departamento de Salud y Servicios
Humanos de EE.UU. (Acuerdo Cooperativo N. PHS 90YD0215). El contenido de esta
publicación no necesariamente refleja los puntos de vista ni las políticas del Departamento
de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., ni la mención de nombres comerciales, productos
comerciales u organizaciones implica ningún endoso del gobierno de los EE.UU.

Se permite reproducir este material para propósitos de capacitación e información.

El Centro sobre los Fundamentos Sociales y Emocionales del Aprendizaje Universidad Vanderbilt: vanderbilt.edu/csefel

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s