Programa 18. Trastornos Emocionales parte 1

Escucha la primera parte

La segunda parte

La tercera parte
 

“Cada uno de nosotros es un ser en sí mismo y un ser en la sociedad, cada uno de nosotros debe entenderse a sí mismo y comprender a los demás, cuidar a los demás y recibir cuidado para sí mismo.”  Haniel Long

El Uso del Término “Discapacidad”

El término “discapacidad” fue aceptado por la Real Academia Española de la Lengua hace diez años y aparece en el diccionario de la lengua española de ésta. En reconocimiento del gran poder del lenguaje para influir y crear impresiones, NICHCY utiliza el término “discapacidad” en todas sus publicaciones.

Otros términos quizás más comunes–como, por ejemplo, “incapacidad” o “minusválido–pueden dar a entender que las personas con discapacidades son personas “sin habilidad” o de “menor valor.”

En comparación, “discapacidad” quiere decir una falta de habilidad en algún ramo específico. El uso del término reconoce que todos los individuos con discapacidades tienen mucho que contribuir a nuestra sociedad y al mismo tiempo está de acuerdo con cambios similares en el lenguaje de la ley estadounidense.

Llame al 321-1480 y comparta sus experiencias con personas que tienen una discapacidad.

El miércoles pasado no pudimos de terminar el artículo “Para Padres cuando Se Enteran que su Niño Tiene Una Discapacidad,” escrito por Patricia McGill Smith; de manera que lo hacemos a continuación:

Mantenga un Aspecto Positivo
Una actitud positiva será genuinamente una de sus herramientas más valiosas para tratar con los problemas. Siempre hay, ciertamente, un lado positivo de cualquier cosa que está ocurriendo. Por ejemplo, cuando se descubrió que mi niña tenía una discapacidad, una de las otras cosas señaladas a mí fue que ella era una niña muy sana. Aún lo es.El hecho de que ella no ha tenido impedimentos físicos a través de los años ha sido una bendición grande; ella ha sido la más sana de todos los niños que yo he criado. Concentrarse en los aspectos positivos disminuye los negativos y hace más fácil enfrentarse con la vida.Manténgase en Contacto con la Realidad
Mantenerse en contacto con la realidad es aceptar la vida en la forma que es. Mantenerse en contacto con la realidad también es reconocer que hay algunas cosas que nosotros podemos cambiar y otras cosas que nosotros no podemos cambiar.  La tarea para todos nosotros es aprender cuáles cosas nosotros podemos cambiar y entonces dedicarnos a hacer eso.Recuerde que el Tiempo Está de su Lado
El tiempo cura muchas heridas. Esto no significa que el vivir con un niño que tiene problemas, y criarlo, será fácil, pero es justo decir que, a medida que el tiempo pasa, mucho puede ser hecho para aliviar el problema. Por lo tanto, ¡el tiempo ayuda!

Encuentre Programas Para su Niño
Aún para aquéllos que viven en zonas aisladas del país, la asistencia está disponible para ayudarle con cualquier clase de problema que Ud. esté teniendo.

En las Hojas de Recursos Estatales de NICHCY aparecen los nombres de personas que sirven de contacto quienes pueden ayudarle a comenzar a obtener la información y asistencia que necesite. Mientras trate de encontrar programas para su niño con una discapacidad, mantenga en mente que también hay programas disponibles para el resto de la familia.

Tome Cuidado de Sí Mismo
En tiempos de tensión, cada persona reacciona en su propia forma. Unas cuantas recomendaciones universales pueden ayudar: obtenga descanso suficiente; coma lo mejor que pueda; reserve tiempo para usted mismo; busque el apoyo emocional de otros.

Evite Sentir Lástima
Tenerse lástima de sí mismo, experimentar lástima por otros, o sentir lástima por su niño son actos que incapacitan. La lástima es lo que no se necesita. Simpatía, lo cual es la habilidad de sentir afecto por otra persona, es la actitud que debe ser alentada.

Decida Cómo Tratar con Otros
Durante este período, Ud. puede sentirse entristecido o enojado acerca de la forma como la gente está reaccionando hacia Ud. o su niño. Muchas reacciones de la gente hacia problemas serios son causadas por la falta de entendimiento, simplemente no sabiendo qué decir o por miedo a lo desconocido.

Entienda que mucha gente no sabe cómo comportarse cuando ven un niño con diferencias, y ellos pueden reaccionar inapropiadamente. Piense acerca de ello y decida cómo Ud. quiere tratar con las miradas fijas o las preguntas. Trate de no usar mucha energía estando preocupado acerca de las personas que no son capaces de responder en las formas que Ud. pudiera preferir.

Mantenga las Rutinas Diarias Tan Normales Como le Sea Posible
Una vez mi madre me dijo, “Cuando se presente un problema y no sepas qué hacer, entonces haz de todos modos lo que sea que fueras a hacer.” Practicar este hábito parece producir alguna normalidad y consistencia cuando la vida llega a ser febril.

Recuerde que Este es su Niño
Esta persona es, primero y sobre todo, su niño. Dé por sentado que el desarrollo de su niño puede ser diferente al de otros niños, pero esto no hace a su niño menos valioso, menos humano, menos importante, o en menor necesidad de su amor y crianza. Ame y goce su niño. El niño viene en primer lugar, la discapacidad en segundo. Si usted puede descansar y seguir las etapas positivas aquí descritas, una a la vez, Ud. hará lo mejor que pueda, su hijo se beneficiará, y Ud. puede mirar hacia el futuro con esperanza.

Reconozca que Ud. No Está Solo
El sentimiento de aislamiento al momento del diagnóstico es casi universal entre los padres. En este artículo, hay muchas recomendaciones para ayudarle a manejar los sentimientos de separación y aislamiento. Ayuda saber que estos sentimientos han sido experimentados por muchos, muchos otros, que hay disponibles comprensión y ayuda constructiva para Ud. y para su niño, y que Ud. no está solo.

Trastornos Emocionales

Definición

Hay muchos términos para describir problemas emocionales, mentales o del comportamiento. En la actualidad, éstos están calificados de trastornos emocionales (“emotional disturbance”) bajo las regulaciones del Acta para la Educación de Individuos con Discapacidades (IDEA, por sus siglas en inglés). IDEA define el trastorno emocional como:

…una condición que exhibe una o más de las siguientes características a través de un periodo de tiempo prolongado y hasta un grado marcado que afecta adversamente el rendimiento académico del niño.

(A) Una inhabilidad de aprender que no puede explicarse por factores intelectuales, sensoriales o de la salud.

(B) Una inhabilidad de formar o mantener relaciones interpersonales satisfactorias con sus pares y maestros.

(C) Conducta o sentimientos inapropiados bajo circunstancias normales.

(D) Un humor general de tristeza o depresión.

(E) Una tendencia a desarrollar síntomas físicos o temores asociados con problemas personales o escolares.” (1)

Esta definición Federal incluye a los niños con esquizofrenia. Los niños que se han identificado como socialmente mal ajustados (con excepción de los niños con trastornos emocionales) son excluidos de esta categoría.

Incidencia

Más de 484,000 niños y jóvenes con trastornos emocionales recibieron servicios de educación especial bajo IDEA en las escuelas públicas de los Estados Unidos en el año 2003. (2)

Características

Hasta el momento, las causas de los trastornos emocionales no han sido adecuadamente determinadas. Aunque algunas causas pueden incluir factores tales como la herencia, desórdenes mentales, dieta, presiones y el funcionamiento familiar, ningún estudio ha podido demostrar que alguno de estos factores sea la causa directa de los trastornos emocionales o del comportamiento. Algunas de las características y comportamientos típicos de los niños con trastornos emocionales incluyen:

  • La hiperactividad (la falta de atención, impulsividad);
  • Agresiones/un comportamiento que puede resultar en heridas propias;
  • Retraimiento (falta de iniciar intercambios con los demás; el retiro de los intercambios sociales; temores o ansiedades excesivas);
  • Inmadurez (el niño llora en ocasiones inapropiadas; temperamento; habilidad inadecuada de adaptación);
  • Dificultades en el aprendizaje (rendimiento académico por debajo del nivel correspondiente al grado).

Los niños con los trastornos emocionales más serios pueden exhibir un pensamiento distorsionado, ansiedad, actos motrices raros, y un temperamento demasiado variable. A veces son identificados como niños con una psicosis severa o esquizofrenia.

Muchos niños que no tienen un trastorno emocional pueden experimentar algunos de estos comportamientos durante diferentes etapas de su desarrollo. Sin embargo, cuando los niños tienen trastornos emocionales, este tipo de comportamiento continúa a través de largos períodos de tiempo. Su comportamiento nos indica que no están bien dentro de su ambiente o entre sus compañeros.

Entendiendo los Desórdenes Diferentes

Los trastornos emocionales no son iguales, aunque IDEA ofrece una definición y una descripción del término. Cada uno tiene sus propios síntomas, manifestaciones, y tratamientos. Por eso, es importante acercarse a los recursos disponibles en cuanto al trastorno de su interés personal o profesional. Y hay mucha ayuda e información detallada disponible.

Por ejemplo, la Academia Estadounidense de Psiquiatría del Niño y del Adolescente (AACAP) opera diferentes Centros de Recursos, los cuales ofrecen su conocimiento especializado al público y a los profesionales involucrados en el bienestar emocional de los niños y adolescentes. Los centros de AACAP son:

  • Desórdenes de Ansiedad
  • Trastorno Bipolar
  • Depresión
  • Trastorno de Oposición Desafiante
  • Desastre (que se enfoca en tratar los efectos emocionales que un desastre pueda tener al bienestar de los niños).

De estos centros—y muchos otros—Ud. puede conseguir información en español sobre el trastorno emocional de su interés, como puede ver al fin de esta publicación, bajo la sección Organizaciones y Sus Recursos.

Implicaciones Educacionales

Cuando se determina que un niño es elegible para la educación especial bajo la categoría de “trastorno emocional,” sus padres y el personal de la escuela trabajan juntos para desarrollar un Programa Educativo Individualizado (conocido como el IEP, por sus siglas en inglés) para el niño. El IEP debe incluir metas anuales, los servicios que el niño recibirá como parte de su educación especial, y mucho más. NICHCY ofrece mucha información sobre el proceso de desarrollar el IEP que les puede ayudar a los padres a participar efectivamente en la educación de su niño, especialmente en conseguir los servicios especiales que su niño necesite.

Hablando en general, los programas educacionales para los niños con trastornos emocionales deben incluir atención que aporte apoyo de comportamiento y emocional, así como que les ayude a dominar el ámbito académico y el social, y aumente la auto conciencia, el auto control, y la auto estima. Existe un amplio cuerpo de investigación relacionado con los métodos de proveer a los estudiantes apoyo para el comportamiento positivo (“positive behavioral support,” o PBS) en el ambiente escolar, para que así los problemas de comportamiento se minimicen y se fomenten los comportamientos positivos y apropiados. (Ver la lista de recursos al final de esta publicación para más información sobre PBS.) También es importante saber que dentro del ámbito escolar:

  • Para un niño cuyo comportamiento impide el aprendizaje (incluyendo el aprendizaje de otros), el equipo del IEP del niño necesita considerar, si apropiado, estrategias dirigidas a ese comportamiento, incluyendo intervenciones de comportamiento positivo, estrategias, y apoyos.
  • Los IEPs de los alumnos que son elegibles para recibir servicios de educación especial bajo la categoría de trastornos emocionales pueden incluir servicios psicológicos o de asesoramiento. Estos importantes servicios relacionados están disponibles bajo ley y deben ser provistos por un trabajador social, psicólogo, consejero escolar, u otro personal calificado.
  • Los programas de preparación profesional, tanto vocacionales como académicos, constituyen una parte principal de la educación secundaria de estos niños. Para los adolescentes, es un requisito—conocido como “la planificación de transición” a la vida adulta. Entonces, la preparación profesional debe ser considerada como parte del IEP de cada adolescente.

Otras Consideraciones

Las familias de niños con trastornos emocionales pueden necesitar ayuda para comprender la condición de su niño y aprender a trabajar efectivamente con él o ella. Pueden recibir ayuda de psiquiatras, psicólogos u otros profesionales en salud mental que trabajan en el sector público o privado. Los niños deben recibir servicios basados en sus necesidades individuales, y todas las personas que trabajan con ellos deben estar al tanto del cuidado que están recibiendo. Es importante coordinar todos los servicios entre hogar, escuela y comunidad terapéutica, manteniendo abiertas las vías de comunicación.

La Importancia de Apoyo

Hoy en día se reconoce que tanto las familias como los niños necesitan apoyo, cuidado para dar respiro a los padres, servicios intensivos para el manejo del caso, y un plan de tratamiento que incluya la participación de varias agencias. Muchas comunidades están preparándose para proveer estos servicios, y cada día más agencias y organizaciones trabajan para establecer servicios de apoyo en la comunidad.

Los grupos de apoyo para padres también son importantes, y ciertas organizaciones tales como National Alliance on Mental Illness(NAMI) tienen grupos de padres en cada estado. Estas organizaciones se encuentran a continuación.
Trastorno por Déficit de Atención /Hiperactividad

La Historia de Mario

Mario tiene 10 años. Cuando tenía 7 años, su familia se enteró de que tenía el trastorno por déficit de atención con hiperactividad— TDA/H, por sus siglas en español.* En aquel momento, estaba volviendo locos a todos en su familia. En la escuela, no podía ni quedarse en su silla ni mantenerse tranquilo. En el hogar, no podía completar ni sus deberes ni sus tareas. Hacía además cosas miedosas como salirse por la ventana de su habitación y cruzar la calle corriendo sin mirar.

Las cosas van mejor ahora. Mario fue evaluado por un profesional preparado para averiguar lo que hace bien y lo que es difícil para él. Sus padres y maestros buscaron maneras de ayudarle en la escuela. A Mario le cuesta sentarse tranquilo, así es que ahora hace mucho de su trabajo de pie. También limpia la sala de clases y lava la pizarra. Sus maestros dividen sus lecciones en varias partes. Luego, hacen que complete una parte a la vez. Esto ayuda a Mario mantener atención en su trabajo.

Las cosas han cambiado en casa también. Ahora sus padres saben por qué es tan activo. Tienen cuidado de elogiarlo cuando hace algo bien. Tienen además un programa de recompensa para fomentar la buena conducta. Mario se gana “puntos por un buen trabajo” los cuales marcan en una carta gráfica en la pared. Después de ganarse 10 puntos, puede seleccionar algo entretenido que le gustaría hacer. El tener un niño con TDA/H todavía es un desafío, pero las cosas se ven mejores.

* En inglés TDA/H se conoce como AD/HD, Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder.

¿Qué es el TDA/H?

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad es una condición que hace difícil que una persona pueda sentarse tranquila, controlar su conducta y poner atención. Estas dificultades comienzan generalmente antes de que la persona cumpla siete años de edad. Sin embargo, estas conductas pueden ser ignoradas hasta que el niño sea mucho mayor.

Los doctores no saben exactamente qué es lo que causa TDA/H. Sin embargo, investigadores que estudian el cerebro están llegando a comprender lo que puede causarlo. Ellos creen que algunas personas con TDA/H no tienen suficientes cantidades de ciertas substancias químicas (llamados neurotransmisores) en su cerebro. (1) Estas substancias químicas ayudan al cerebro controlar la conducta.

Los padres y maestros no causan TDA/H. Sin embargo, hay muchas cosas que tanto los padres como los maestros pueden hacer para ayudar a un niño con TDA/H.

¿Con Qué Frecuencia Ocurre TDA/H?

Según el DSM-IV-TR, entre 3% y 7% de los niños tienen TDA/H (2), aunque hay estudios realizados en muestras de la comunidad que han calculado tasas aún más altas. Los niños son tres veces más propensos que las niñas a tener TDA/H. (3)
¿Cuáles Son las Señales de TDA/H?

Hay tres principales señales o síntomas de TDA/H. Estas son:

  • problemas al poner atención,
  • el ser muy activo (llamado hiperactividad), y
  • actuar antes de pensar (llamado impulsividad).

Se puede encontrar mayor información sobre estos síntomas en un libro titulado Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales-IV-TR (DSM-IV-texto revisado), el cual es publicado por la American Psychiatric Association (2000). Basándose en aquellos síntomas, se han encontrado tres tipos de TDA/H:

  • tipo desatento, donde la persona no puede ni enfocarse ni mantenerse enfocada en una tarea o actividad;
  • tipo hiperactivo-impulsivo, donde la persona es muy activa y a menudo actúa sin pensar; y
  • tipo combinado, donde la persona es inatenta, impulsiva y demasiado activa.

Tipo Desatento

Muchos niños con TDA/H tienen problemas al poner atención. Los niños con el tipo desatento de TDA/H a menudo:

  • no ponen atención a los detalles;
  • no pueden mantenerse enfocados en el juego o trabajo escolar;
  • ni siguen las instrucciones ni terminan el trabajo escolar o tareas;
  • parecen no poder organizar sus tareas y actividades;
  • se distraen fácilmente; y
  • pierden cosas tales como sus juguetes, trabajo escolar y libros. (4)

Tipo Hiperactivo-Impulsivo

El ser demasiado activo probablemente es la señal más visible de TDA/H. El niño hiperactivo siempre está en movimiento. (A medida que crece, el nivel de actividad podría disminuir.) Estos niños también actúan antes de pensar (llamado impulsividad). Por ejemplo, podrían atravesar la calle corriendo sin mirar o subirse a un árbol muy alto. Pueden sorprenderse al encontrarse en una situación peligrosa. Posiblemente no tengan la menor idea de cómo salirse de la situación.

La hiperactividad e impulsividad tienden a manifestarse juntas. Los niños con el tipo hiperactivo-impulsivo a menudo pueden:

  • estar inquietos y torcerse;
  • salirse de la silla cuando no deben;
  • correr constantemente o subirse por todos lados;
  • tener dificultad en jugar tranquilamente;
  • hablar demasiado;
  • decir abruptamente las respuestas antes de que se completen las preguntas;
  • tener dificultad en esperar su turno;
  • interrumpir a los demás cuando están hablando; y
  • interrumpir los juegos de los demás. (5)

Tipo Combinado

Los niños con el tipo combinado de TDA/H tienen síntomas de ambos tipos descritos más arriba. Tienen problemas en poner atención, con hiperactividad y en controlar sus impulsos.

Por supuesto, de tiempo en tiempo, todos los niños son desatentos, impulsivos, y demasiado activos. Con los niños que tienen TDA/H, estas conductas son la regla, no la excepción.

Estas conductas pueden causar que el niño tenga verdaderos problemas en el hogar, escuela, y con los amigos. Como resultado, muchos niños con TDA/H se sienten ansiosos, inseguros, y deprimidos. Estos sentimientos no son síntomas de TDA/H. Vienen de tener problemas una y otra vez en el hogar y en la escuela.

¿Cómo Se Sabe Si Un Niño Tiene TDA/H?

Cuando un niño demuestra señales de TDA/H, él o ella deben ser evaluados por un profesional preparado. Esta persona podría trabajar en el sistema escolar o podría ser un profesional en una práctica privada. Una evaluación completa es la única manera de estar seguro si el niño tiene TDA/H. También es importante:

  • descartar otras razones por la conducta del niño, y
  • averiguar si el niño tiene otras discapacidades además de TDA/H.

¿Y el Tratamiento?

No hay ningún tratamiento rápido para TDA/H. Sin embargo, los síntomas de TDA/H pueden ser manejados. Es importante que la familia y los maestros del niño:

  • averigüen más sobre TDA/H;
  • aprendan cómo ayudar al niño en el manejo de su conducta;
  • crean un programa educacional que se ajuste a las necesidades individuales del niño; y
  • proporcionen medicamentos, si los padres y el médico piensan que esto ayudaría al niño.

¿Y la Escuela?

La escuela puede ser difícil para los niños con TDA/H. El éxito en la escuela a menudo significa que el alumno debe poner atención y controlar su conducta e impulsividad. Estas son las áreas donde los niños con TDA/H tienen dificultades.

Hay muchas maneras a través de las cuales la escuela puede ayudar a los niños con TDA/H. Algunos alumnos podrían ser elegibles para recibir servicios de educación especial bajo el Acta para la Educación de Individuos con Discapacidades (IDEA). Bajo IDEA, TDA/H es mencionado bajo la categoría de “Otro Impedimento en la Salud” (“Other Health Impairment,” OHI). Hemos incluido la definición de OHI bajo IDEA en el cuadro a continuación.

Algunos alumnos no serán elegibles para recibir servicios bajo IDEA. Sin embargo, podrían ser elegibles para recibir servicios bajo una ley diferente, Sección 504 del Acta de 1973 de Rehabilitación. En ambos casos, la escuela y los padres del niño deben reunirse y hablar sobre el tipo de ayuda especial que necesita el alumno.

La mayoría de los alumnos con TDA/H son ayudados con cambios en la sala de clases (llamados adaptaciones). Algunos cambios comunes que ayudan a los alumnos con TDA/H se encuentran en la sección “Consejos para Maestros” de esta publicación. Los recursos que aparecen al final también ayudarán a las familias y maestros aprender más sobre maneras de ayudar a los niños con TDA/H.

La Definición de “Otro Impedimento en la Salud” bajo IDEA

Muchos alumnos con TDA/H ahora califican para recibir servicios de educación especial bajo la categoría de “Otro Impedimento en la Salud” dentro del Acta para la Educación de Individuos con Discapacidades (“Individuals with Disabilities Education Act,” o IDEA). IDEA define “otro impedimento en la salud” como…

“… tener fuerza, vitalidad o vigilancia limitada, incluyendo una vigilancia elevada a los estímulos ambientales, que resulta en una vigilancia limitada con respecto al ambiente educacional, que—

(i) Se debe a problemas crónicos o agudos de salud como el asma, trastorno por déficit de atención (TDA) o trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDA/H), diabetes, epilepsia, una condición cardíaca, hemofilia, envenenamiento con plomo, leucemia, nefritis, fiebre reumática, anemia falciforme y síndrome de Tourette; y

(ii) Afecta adversamente el rendimiento académico del niño.” [34 Código de Regulaciones Federales §300.8(c)(9)]

Consejos para Padres

Aprenda más acerca de TDA/H. Mientras más sabe, más puede ayudarse a sí mismo y a su niño. Vea la lista de recursos y organizaciones al final de esta publicación.

Elogie a su niño cuando haga bien su trabajo. Refuerce las habilidades de su niño. Hable sobre y fomente sus potencialidades y talentos.

Sea claro, consistente, y positivo. Establezca reglas claras para su niño. Dígale lo que debe hacer, no solamente lo que no debe hacer. Sea claro acerca de lo que ocurrirá si su niño no sigue las reglas. Tenga un programa de recompensa para la buena conducta. Elogie a su niño cuando él o ella demuestren las conductas que a usted le gustan.

Aprenda acerca de estrategias para manejar la conducta de su niño. Estas incluyen valiosas técnicas tales como: hacer una carta gráfica, tener un programa de recompensa, ignorar conductas, consecuencias naturales, consecuencias lógicas, y tiempo de descanso (“time-out”). El uso de estas estrategias resultará en conductas más positivas y una reducción de conductas problemáticas. Usted puede leer más acerca de estas técnicas en muchos libros. Vea “Recursos” al final de esta publicación.

Hable con su médico para ver si acaso los medicamentos pueden ayudar a su niño.

Ponga atención a la salud mental de su niño (¡y a la suya!). Sea abierto a la idea de asesoramiento. Esto podría ayudarle con los desafíos de criar un niño con TDA/H. Podría ayudar a su niño a tratar con la frustración, a sentirse mejor acerca de sí mismo, y a aprender más sobre las destrezas sociales.

Hable con otros padres cuyos niños tienen TDA/H. Los padres pueden compartir consejos prácticos y apoyo emocional. Llame a NICHCY para averiguar cómo encontrar grupos de padres cerca de usted.

Reúnase con la escuela y desarrolle un plan educacional para tratar las necesidades de su niño. Tanto usted como los maestros de su niño deben obtener una copia escrita de este plan.

Manténgase en contacto con el maestro de su niño.

Consejos para Maestros

Aprenda más acerca de TDA/H. Los recursos que aparecen al final de esta publicación le ayudarán a identificar estrategias para el apoyo de la conducta y maneras efectivas de apoyar al alumno educacionalmente. Más abajo hemos incluido algunas estrategias.

Averigüe cuáles cosas específicas son difíciles para el alumno. Por ejemplo, un alumno con TDA/H podría tener dificultades al comenzar una tarea, mientras que otro podría tener dificultades al terminar una tarea y comenzar la siguiente. Cada alumno necesita ayuda diferente.

Reglas y rutinas claras ayudan a los alumnos con TDA/H. Fije las reglas, horarios, y asignaciones. Establezca horas para desempeñar tareas específicas. Llame atención a cualquier cambio en el horario.

Enséñele al alumno cómo usar un libro de asignaciones y un horario diario. Enséñele además destrezas de estudio y estrategias para aprender, y refuerce éstas regularmente.

Ayude al alumno a conducir sus actividades físicas (por ejemplo, deje que el alumno haga su trabajo de pie o en el pizarrón). Proporcione descansos regulares.

Asegúrese de que las instrucciones sean dadas paso por paso, y que el alumno siga las instrucciones. Proporcione instrucciones tanto verbales como escritas. Muchos alumnos con TDA/H también se benefician de realizar los pasos como tareas separadas.

Trabaje junto con los padres del alumno para crear e implementar un plan educacional preparado especialmente de acuerdo a las necesidades del alumno. Comparta regularmente información sobre cómo le está yendo al alumno en el hogar y escuela.

Tenga altas expectaciones para el alumno, pero esté dispuesto a probar nuevas maneras de hacer las cosas. Tenga paciencia. Maximice las oportunidades del alumno para lograr el éxito.

 

Referencias

1 Asociación Americana de Psiquiatría (APA). (2000). Diagnostic and statistical manual-IV, text revision (DSM-IV-TR). Arlington, VA: Autor.

2 Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). (2009, diciembre). Datos y estadísticas. Disponible en línea en: http://www.cdc.gov/ncbddd/Spanish/adhd/data.html

4 Asociación Americana de Psiquiatría (APA). (2000). Diagnostic and statistical manual-IV, text revision (DSM-IV-TR). Arlington, VA: Autor. (pág. 85-86)

5 Asociación Americana de Psiquiatría (APA). (2000). Diagnostic and statistical manual-IV, text revision (DSM-IV-TR). Arlington, VA: Autor. (pág. 86)

1 [Código de Regulaciones Federales, Título 34, Sección 300.8(c)(4)]

2 U.S. Department of Education. (2007). 27th annual report to Congress on the implementation of the Individuals with Disabilities Education Act, 2005 (Vol. 2). Washington, DC: Autor.

Organizaciones y Sus Recursos

AACAP | American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (Academia Estadounidense de Psiquiatría del Niño y del Adolescente) | Publicaciones en español disponible en: www.aacap.org/cs/root/facts_for_families/informacion_para_la_familia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s