Programa 22. Maneras que tienen los niños de comunicar necesidades que no han sido llenadas

Escucha la primera parte

La segunda parte

La tercera parte
En este programa nos enfocaremos en la cima de la Pirámide.La cima de la Pirámide se reserva para los muy pocos niños que siguen manifestando comportamientos que causan dificultades aun cuando los cuidadores ya han tratado las cuestiones relacionadas a la base de la Pirámide:

El personal y los padres de familia tienen relaciones positivas con los niños

El ambiente de cuidado se ha arreglado con detenimiento para fomentar el comportamiento apropiado

Hay un planteamiento de apoyo con intención al desarrollo de las habilidades social-emocionales.

Los bebés y niños de corta edad en que nos enfocamos hoy son aquellos que manifiestan comportamientos que no se mejoran a través del tiempo, ni con más ayuda, ni con el cuidado típico que reciben todos los niños.

En los casos de bebes y niños pequeños que están recibiendo cuidado en guardería o por proveedores secundarios, ellos llegar al lugar del proveedor ya manifestando estos comportamientos, mientras que otros pueden desarrollarlos después que empiezan a asistir.

La meta de esta información es tratar las dificultades de estos niños muy pequeños e intervenir antes de que el comportamiento se arraigue en el niño y tenga un gran impacto en la familia, el programa de cuidado y las relaciones del niño.

Ya sabemos que muchos de estos niños son vulnerables y corren el riesgo de ser expulsados de programas de cuidado, de modo que tenemos una motivación importante para poder tratarlos eficazmente.

A menudo estos son los niños (y las familias) que pueden beneficiarse más del apoyo de un programa de cuidado y educación de alta calidad.

El comportamiento difícil persistente (esto es, más allá de las dificultades normales que a menudo acompañan el desarrollo típico) no suele desaparecer simplemente sin más ayuda, sino que continúa a través del tiempo y crea más problemas para el niño en sus relaciones y su desarrollo.

La investigación demuestra con constancia que en el caso de niños mayores con problemas de comportamiento, estos problemas habían sido ya identificados en el niño cuando era más pequeño.

El bienestar social-emocional.  En un programa anterior, describimos los elementos de la salud mental y el bienestar en bebés y niños de corta edad, en términos de las siguientes capacidades:

• experimentar, regular y comunicar los sentimientos;

• entablar relaciones estrechas y seguras con otras personas; y

• explorar el ambiente y aprender.

Estas son las habilidades con que los bebés y niños de corta edad cuentan para lidiar con el estrés. Como cuidadores, tenemos la tarea, entre otras, de apoyar el desarrollo de estas habilidades para lidiar con el estrés, ya que fundamentan la salud mental en la primera infancia.

Hoy aprenderemos a apoyar a bebés y niños de corta edad que experimentan dificultades con estas tareas hasta un grado tal que su desarrollo general se ve amenazado. Haremos las tres cosas siguientes:

1)   exploraremos las razones de estas dificultades

2)  describiremos estrategias para llegar a comprender la experiencia del niño, y

3)  describiremos maneras de apoyar las habilidades del niño.

Para los bebés y niños de corta edad, sus comportamientos difíciles pueden tener la consecuencia muy grave de interferir con las relaciones estrechas y

positivas, muy importantes para ayudar a un niño muy pequeño a desarrollar una comprensión de sí mismo.

Por ejemplo, una beba que se queja extremadamente puede recibir una atención menos positiva de los adultos, por lo que puede verse retrasada en su

desarrollo social (por ejemplo, sonreír en respuesta a otro, decir hola con la mano, o responder a su nombre).

Otro ejemplo podría ser el de un niño de 1 ó 2 años que muerde a menudo a sus compañeros cuando está estresado y, cuando los demás niños lo evitan, tiene

menos oportunidades para aprender a jugar en forma cooperativa o desarrollar el lenguaje hasta un grado apropiado para su edad.

Un tercer ejemplo sería el de un bebé muy callado que difícilmente se relaciona con otros. Puede ser dejado solo por los cuidadores que no se sienten conectados con él.

Revisemos nuevamente la definición del Comportamiento difícil para niños entre el nacimiento y los 5 años, hecha por el Centro en las fundaciones Socioemocionales para el aprendizaje temprano (CSEFEL por sus siglas en ingles.)

El comportamiento difícil se refiere a: Cualquier patrón repetido de comportamiento que interfiere con el aprendizaje óptimo o con la participación en interacciones pro-sociales con compañeros y adultos. Comportamientos que no cambian a pesar del uso de procedimientos de guía apropiados al desarrollo.

Cada frase es relevante para los bebés y niños de 1 y 2 años así como los de edad prescolar.  ¿Pueden ustedes pensar en otras facetas del comportamiento difícil que no se describen en esta definición?

El comportamiento difícil a menudo es peculiar a cada cuidador. En otras palabras, algo que cierta cuidadora encuentra dificultoso, puede que no lo sea para otra cuidadora.  Los tipos específicos del comportamiento difícil se discutirán más adelante, de manera que este pendiente.  Lo que queremos considerar ahora son las consecuencias de no tratar el o los problemas.

Al pensar sobre los bebés y niños de corta edad, nos preocupamos por el precio que paga el niño a causa de seguir angustiado.

Cuanto le puede costar al niño la dificultad continua si no se trata oportunamente:

1)   Se puede formar un hábito del comportamiento; este puede hacerse más frecuente y/o más difícil de cambiar

2)  El comportamiento puede afectar la calidad del cuidado que recibe el niño (por ejemplo, un niño con comportamientos difíciles puede recibir interacciones menos positivas)

3)  Se pueden afectar sus relaciones con otros niños (por ejemplo, pueden evitar jugar con un niño que manifiesta comportamientos difíciles)

4)  Se pueden afectar otras áreas del desarrollo (por ejemplo, un niño puede ser menos capaz de enfocarse en los demás aspectos del aprendizaje a causa de gastar su energía en el estrés emocional o el comportamiento difícil)

5)  Es más caro, más invasivo y menos eficaz intervenir más tarde en la vida de un niño. Por esto, en nuestros esfuerzos por resolver problemas, solemos enfocarnos en aliviar oportunamente la angustia que el niño puede experimentar

Además, en el caso de bebés y niños de corta edad, vemos en el comportamiento extremado un indicio de que su angustia puede afectar

negativamente las relaciones íntimas de su vida. De modo que nuestros esfuerzos por resolver problemas van siempre destinados al bebé o niño

pequeño y a sus personas más allegadas.

Una manera de organizar nuestro pensamiento sobre el comportamiento de bebés y niños pequeños, es percibiendo el comportamiento como forma de comunicación que siempre expresa un significado:

Lo que el niño pequeño esta experimentando

Como se siente estar en el cuerpo del niño y

Como se siente vivir en el mundo del niño.

Repasemos ahora las maneras en las que se comunican los bebes.

  • Apartan la mirada
  • Bostezan
  • Con expresiones faciales
    Extienden los labios
    Fruncen el seño
    Aprietan los labios o hacen muecas
    Sonríen
    Sacan la lengua
    Arquean las cejar
    Hacen expresiones de aburrimiento
    Vocalizando
    Se ríen
    Lloran
    Dan chillidos
  • Moviéndose
    Se apartan
    Unen las manos
    Arquean la espalda o se ponen tiesos
    Se aferran a la persona que los sostiene
    Bajan la cabeza
    Se ponen una mane en los ojos
    Se ponen una mano en una oreja
    Se ponen una mano en la boca
    Se ponen una mano en la barriga
    Extienden la mano hacia el cuidador

Al pensar en el comportamiento de bebés y niños de corta edad, vemos que mucho del comportamiento que se considera dificultoso es el que expresa un sentimiento muy intenso, o muy poco sentimiento. El comportamiento del que hablamos puede ser típico para la etapa del desarrollo del niño, como por ejemplo los berrinches. Pero es la intensidad, la frecuencia o la duración del comportamiento que lo hace dificultoso para los cuidadores y lo distingue del comportamiento típico.

Ahora, imagínese un iceberg (témpano de hielo) y enfóquese en la punta iceberg (o una forma triangular) del que solo una parte pequeña (la punta) se asoma del agua, con la mayoría del iceberg debajo de la superficie. El Centro El comportamiento difícil es la parte que se ve encima del agua, o sea, la punta. Esta representa los comportamientos que usan los bebés y niños de corta edad cuando no pueden:

• experimentar, regular y comunicar los sentimientos

• entablar relaciones estrechas y seguras con otras personas

• explorar el ambiente y aprender.

El resto del iceberg está escondido debajo de la superficie y representa las necesidades posibles que no se satisfacen; las cuales ocasionan el

comportamiento. Como la mayor porción del iceberg que está debajo de la superficie, el significado del comportamiento extremado a menudo es difícil de ver y comprender.

Un ejercicio que usted puede hacer, es identificar algunas de las necesidades esenciales de los bebés o niños de corta edad con los que usted vive o trabaja y apuntar sus ideas en una hoja de papel con el dibujo de un iceberg.  Esta lista puede incluir lo siguiente:

• Sentirse seguro

• Una relación constante con uno o más adultos que responden a las necesidades del niño

• Ambientes sociales donde se responde a los sentimientos del niño

• Un ambiente compatible con el temperamento del niño

• Rutinas estructuradas y constantes

• Buena nutrición

• Buena salud

• Oportunidades para mover el cuerpo

• Suficiente descanso

• Aceptación dentro de una familia y cultura

• Ambientes que estimulan la actividad

Por ejemplo, un niño de 6 meses que llora durante ratos largos a menos que sea sostenido por su cuidadora.

Piense en el iceberg para considerar las siguientes preguntas:

1. ¿Qué comportamiento, en esta situación, consideraríamos la punta del iceberg?

Respuesta, el llanto.

2. ¿Cuáles habilidades social-emocionales le pueden faltar al niño por no haberlas desarrollado o por ser incapaz de usarlas en esta situación?

La auto-regulación (por ejemplo, la capacidad de tranquilizarse a sí mismo, cerrando los ojos, chupándose un dedo, o respirando profundamente (en niños mayores de 1 año y medio).

3. ¿Qué podría hallarse “debajo de la superficie”?

• El niño se asusta cuando está solo. El espacio de cuidado es muy ruidoso y lo

asusta. (Sentirse seguro)

• Se siente solo. Lo sostienen mucho en casa ya que su familia cree que se debe sostener mucho a los bebés, o tal vez vive en una gran familia donde siempre hay alguien que puede sostenerlo y se cree que no es seguro colocar a un bebé en el piso. (Relación continua con uno o más adultos que lo cuidan)

• El niño es sensible y ansioso acerca del ruido en el salón y el bullicio de los demás niños. (Ambiente compatible con el temperamento)

• No se siente bien y puede que se está enfermando. (La salud)

El concepto del iceberg puede ser útil al pensar en el comportamiento humano.

Nuestros esfuerzos por comprender el significado del comportamiento son los primeros pasos para hallar una manera apropiada de tratar al niño.  En otras palabras, es esencial que comprendamos el significado del comportamiento para idear una estrategia a fin de tratar la situación que produce el comportamiento difícil. Todo comportamiento tiene un propósito, y en el caso de bebés y niños muy pequeños, no lo usan para manipularnos. En otras palabras, un niño muy pequeño no se comporta adrede de una manera difícil.

Cuesta tiempo y esfuerzo comprender el mensaje que un niño intenta comunicar, y luego encontrar maneras nuevas de satisfacer la necesidad o enseñar al niño otras maneras de comunicar sus necesidades.

Los bebés y niños pequeños tienen dos estilos principales de comportamiento con los que comunican el estrés. En una línea continua, estos comportamientos se agruparán en los dos extremos:

  1. Retiro Social
  2. Exteriorización

Este pendiente del próximo programa para más información en este tema tan importante.

Esto es todo por hoy, gracias por su participación, le esperamos el próximo miércoles a las 11:00 de la mañana para juntos….

¡APRENDER Y CRECER!

Fuentes de Información utilizadas para este programa:
_______________________________________________________________________________

El Centro sobre los Fundamentos Sociales y Emocionales del Aprendizaje

Bebés y niños de 1 y 2 años: Módulo 3

Este material fue desarrollado por el Centro sobre los Fundamentos Sociales y Emocionales del Aprendizaje Temprano (Center on the Social and Emotional Foundations for Early Learning) gracias a fondos federales de la Administración para Niños y Familias (Administration for Children and Families) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. (Acuerdo Cooperativo N. PHS 90YD0215). El contenido de esta publicación no necesariamente refleja los puntos de vista ni las políticas del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., ni la mención de nombres comerciales, productos comerciales u organizaciones implica ningún endoso del gobierno de los EE.UU. Se permite reproducir este material para propósitos de capacitación e información.

http://csefel.vanderbilt.edu/resources/inftodd/mod3_script_sp.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s