Programa 35. Aprendiendo en dos idiomas – La Lectura y el Lenguaje parte 3

Escucha la primera parte

La segunda parte

La tercera parte

La cuarta parte

Los niños pequeños pueden usar el lenguaje para imitar y hablar sobre cosas que actúan y sobre experiencias pasadas.
Conforme su hijo o hija empieza a jugar imaginando y haciendo actuaciones teatrales de ciertas situaciones, pensará en voz alta y se hablará a sí mismo(a). También desarrollará la habilidad de hablar sobre sus experiencias pasadas con una o dos oraciones, lo cual es importante ya que es el principio de la comprensión que tendrá su hijo de las historias y de la manera de generarse.

No todos los niños pequeños desarrollan el lenguaje de la misma manera ni a la misma velocidad.
Por ejemplo, algunos niños tenderán a desarrollar el lenguaje por etapas de avance acelerado, mientras que otros mostrarán un progreso lento pero constante. Algunos aprenden a pronunciar las palabras de una en una. Otros prestarán menos atención a las palabras individuales, pero aprenderán a hablar usando frases y dirán, por ejemplo, “Dame ese vaso de jugo”.

Los niños pequeños empiezan a cobrar conciencia del poder de la palabra.
A esta edad, su niño aprende que puede usar las palabras para captar la atención, satisfacer sus necesidades y expresar sus sentimientos.

Estimule a su niño pequeño

Actúe con su niño pequeño.
Ayude a que su hijo se mueva más allá del “aquí y ahora” en sus juegos con los juguetes. Ayude a crear mundos con palabras al jugar juntos. Por ejemplo, si su hijito le dice: “¡Camión arriba!”, usted podría añadir: “¡Ese camión va para arriba hacia la luna!”.

Ayude a su pequeño a contar una historia acerca de un acontecimiento especial.
Para apoyar la naciente habilidad para narrar cuentos, usted podría hacer preguntas tales como: “¿Y que había encima de tu pastel de cumpleaños?” o abundar sobre lo que el niño ha dicho.

Hable acerca de las fotografías familiares.
El hecho de hablar con su hijo acerca de las fotografías de los acontecimientos familiares constituye una fuente importante de historias que estimulará no sólo su memoria, sino también el lenguaje. La creación de un álbum de fotos o de libros hechos en casa sobre un acontecimiento en particular, tal como el cumpleaños del niño, es una magnífica forma para volver a ver los sucesos especiales una y otra vez.

Dele a su hijo las palabras para expresar sus sentimientos.
Este es un buen momento para introducir palabras concretas que permitan vincularlo con los determinados sentimientos. Cuando su hijo está frustrado, usted puede introducir palabras tales como “enojado”, “furioso” y “frustrado”. También puede enseñarle ciertas frases que su hijo pueda utilizar para obtener su ayuda y su atención.






Lea para expandir el mundo de su niño

Al darles palabras a sus niños, les da el mundo. Una de las mejores maneras de expandir el vocabulario de un niño es mediante los libros. Los niños a quienes se les leen desde que nacen, sea cual sea el idioma, aprenden a leer más fácilmente. Recuerde, la habilidades de lectura temprana que se aprenden en un idioma pueden transferirse a otro. Cuanto más fuertes la habilidades de lenguaje y lectura de un niño en el idioma de su hogar, más fuerte lo serán en su segundo idioma.

Los años tempranos de un niño pasan rápido, pero su impacto dura toda la vida. Cuando usted crea un ambiente diario rico en lenguaje a través de conversaciones, historias, juegos de palabras, rimas, canciones y lecturas, prepara a sus hijos para un futuro de aprendizaje y éxito. Así que, adelante, diviértase, converse, lea, sonría, cante y juegue con sus niños. Hablar, leerles y leer con ellos es la mejor preparación que puede ofrecerles para empezar la escuela preparados y deseosos de aprender.

Empiece a leer cuando su niño todavía es un bebé.
Lea cada día. Lea expresivamente y use diferentes voces. Lleve libros para leer adondequiera que vaya.

¿No lee? ¡No se preocupe!!
Usted no tiene que leer para ayudar a sus niños a aprender sobre la lectura y divertirse con libros. Hable de las ilustraciones y la historia que éstas cuentan. Invite a su niño a señalar imágenes y a dar vuelta las páginas. Hable con él o ella de lo que ven en las páginas.

Lea con su niño.
Haga participar a su niño en la tra­ma de diferentes maneras. Anime a su niño a “leer” o contarle el cuento. Nombre un dibujo y pídale que lo señale o señálelo y pídale que lo nombre. Pídale que adivine lo que va a suceder. Si puede, ayúdele a reconocer letras y a conectarlas con los sonidos y hagan estos sonidos juntos.

Para los bebés:

Evite la televisión para los bebés menores de dos años.
Elija actividades que promuevan el desarrollo del lenguaje y el crecimiento del cerebro, tales como hablar, jugar, leer, cantar y disfrutar de la música.

Para los niños mayores de dos años:

Si usted permite tiempo de televisión, elija los programas apropiados para la edad de su niño.
Involucre a los niños mayores en establecer directrices para lo que quiere ver. Use guías y clasificaciones como ayuda, pero tenga cuidado de programas o DVDs que digan ser educativos.  Incluso los dibujos animados producidos para niños pueden ser violentos o sobre estimulantes.

Limite el tiempo frente al televisor a no más de dos horas por día. Menos es mejor.

Mantenga la televisión apagada durante las comidas.

Establezca días “libres” de televisión, y planee cosas divertidas que hacer en lugar de televisión.

Evite usar la televisión como una recompensa.

Apague la televisión cuando un programa elegido ha terminado.
No deje que la televisión encendida mientras hace otras actividades.  Especialmente cuando nadie está activamente viendo.

Vea la televisión con su hijo.
Hable acerca de lo que miran y platique con su hijo sobre el contenido.

Mantenga televisores fuera de los dormitorios.

Etapas de desarrollo de la lectura

En esta etapa, su niño pequeño aprende cosas acerca de la lectura por medio de su experiencia diaria con los libros.

Simplemente, cuando el niño lee con los adultos, su niño aprende que los libros contienen muchas ilustraciones y palabras interesantes y que las historias le muestran diversos mundos por explorar.

Los niños pequeños a quienes se les ha leído invitarán a los demás a que les lean. 

Cuando los adultos se detienen a hablar sobre las ilustraciones, a nombrar los objetos en la página y a describir lo qué ven, también promueven el desarrollo del lenguaje del niño. Conforme avanza en su lenguaje, el niño hará las mismas cosas que ve en los libros.

Los niños pequeños aprenden que los libros son algo especial.

La experiencia que adquiere su pequeño al interactuar con los libros le enseña como tratarlos. También aprende cómo se toma un libro y cómo se da vuelta a las hojas.

Puede que los niños pequeños usen “el lenguaje de la narración de cuentos” en sus conversaciones diarias.

Por ejemplo, puede que usted oiga a su hijo expresarse de la siguiente forma sobre un plato caliente de macarrones: “Soplaré y resoplaré y te derrumbaré”. Puede que algunos pequeños también incorporen la lectura en la fantasía de sus juegos. Por ejemplo, puede que su hijo le lea historias a sus animalitos de peluche al acostarlos antes de dormir su siesta.

Los niños pequeños aprenden de los libros acerca de la estructura de las historias.

Por medio de la lectura de diferentes libros, los niños pequeños aprenden que la mayoría de las historias presentan las mismas partes: un escenario, unos personajes, una serie de sucesos que conducen a un problema y una solución del mismo. El que el niño pueda entender la forma cómo la mayoría de las historias están estructuradas, le ayuda a entender las historias que se le leen en voz alta. Años más tarde, esto le ayudará a entender las historias que lee en forma independiente.

Los niños pequeños suelen mostrar una preferencia clara y pedirán que se les lea un libro una y otra vez.
Aunque los padres no quieran leer el mismo libro, la relectura es útil para los niños pequeños. El leer un libro favorito tal como “Buenas Noches Luna” por la centésima vez en realidad ayudará a que su hijo relacione lo que oye con las palabras y las letras de la página.

Estimule a su niño pequeño

Léale a su hijo pequeño gran variedad de libros.
Los niños pequeños disfrutan los libros sobre los animales, el abecedario y acerca de los niños de su edad. Los libros con rimas también son populares entre los niños de esta edad. Sólo que hay que recordar que no todo libro que llega a interesarle al niño será uno de los favoritos del padre, la madre o la cuidadora. Aún si el libro no le parece muy interesante a usted, puede ser que su hijo disfrute al escuchar la historia contada una y otra vez.

Háblele a su hijo pequeño cuando le lea un libro.
Mientras usted y su hijo leen juntos, trate de nombrar los objetos en la página, de hablar sobre las ilustraciones o de alternar turnos al contar la historia. Conforme usted lee, recuerde que hay que parar de vez en cuando para darle tiempo al niño de que se enfoque a las páginas que le interesan. Estas interacciones le ofrecerán a usted una ventana abierta hacia los intereses, los temores y los deseos de su hijo.

Al leer, siga el ejemplo de su hijo pequeño.
Está bien si su hijo desea hablar acerca de las ilustraciones o brincarse las páginas del libro. Para hacer las historias más interesantes, podría cambiar las palabras o sustituir el nombre de uno de los personajes usando el de su hijo. Lo más importante es que usted y su hijo se diviertan mientras exploran juntos el mundo de los libros.

Incorpore la lectura en su rutina diaria.
El que sea antes de una siesta o bien después de la cena familiar, el que se incorpore la lectura en la vida diaria sienta los cimientos para que la lectura se vuelva parte fundamental de la vida de su hijo pequeño. Un aspecto importante de la lectura conjunta con su hijo es el acercamiento físico que se propicia entre el adulto y el niño. A los niños pequeños les encanta que se les lea sentados en el regazo de un adulto o acurrucados en la cama con uno de sus padres al lado de ellos.

Disfruten juntos la lectura de libros sobre el abecedario en los que se muestran las letras.
Recuerde que el propósito de la lectura de libros sobre el abecedario no es “enseñar” el abecedario. Empiece por escoger libros acerca de las cosas en las que se interese su hijo y que contengan ilustraciones atractivas. La lectura compartida de estos libros le ofrece a usted y a su hijo una oportunidad para hablar acerca de las letras, sus formas y de las cosas familiares asociadas con la letra, como sería la “O de Oso”. Al hablar de las letras, y de sus formas y sonidos, su hijo empezará a aprender de qué manera se ligan las letras con los sonidos.

Atraiga la atención de su hijo pequeño hacia las palabras y letras impresas que él ve mientras usted realiza sus actividades domésticas.
Con el simple hecho de presentarle al niño a los impresos, puede hacer que los niños un poco mayores empiecen a reconocer los signos familiares, los letreros y los nombres. Al parar el automóvil ante una señal de alto, señale y diga: “¡Mira, es una señal de ALTO! Tengo que parar. La señal dice ¡ALTO!”. Muy pronto, su hijo reconocerá la señal y le dirá que pare. El que le muestre a su hijo las señales y otras formas de escritura en su entorno le fomentará que empiece a comprender los usos de la palabra escrita, con lo cual se da sustento a la lectura.

Etapas de desarrollo de la escritura

Usted puede apoyar el desarrollo de su hijo pequeño teniendo los materiales disponibles.
Cuando usted pone al alcance de la mano los materiales para escribir y dibujar, fomentará que su hijo dibuje y “escriba”. Los niños se sienten orgullosos de sus trabajos y les gusta que sus ensayos sean reconocidos por sus padres y cuidadores.

Dibujar es una tarea compleja, pero ayuda a que los niños pequeños se vuelvan escritores.
El hecho de dibujar involucra coger un crayón o un marcador, fijar el papel para que no se mueva y aplicar la presión correcta con el marcador —todo al mismo tiempo. Conforme los niños pequeños desarrollan y practican estas destrezas, ellos se vuelven mejores escritores y dibujantes.

Los niños pequeños desarrollan el control necesario en sus manos para usar los útiles de la escritura.
A los 18 meses, muchos niños son capaces de sostener un marcador y hacer garabatos en un papel. Algunos niños son capaces de hacer algunas letras tales como la “X” o la “O” para cuando cumplen 3 años. Sin embargo, al principio, puede que hagan estas letras sólo por accidente.

A los niños un poco mayores les gusta usar “la escritura” en sus juegos.
Al usar los gises, los crayones, los marcadores y los lápices, los niños a esta edad imitan lo que han visto que hacen los adultos al usar la escritura en sus vidas. Por ejemplo, su hijo podría actuar haciendo de cuenta que es un policía que “escribe” la boleta de una multa de tráfico o una mamá que llena su bolsa con notas cuando se dispone a ir al mercado.

Los pequeños de más edad toman conciencia de que los símbolos escritos, tales como las letras o las ilustraciones, representan objetos reales.
Esta toma de conciencia sienta las bases para que no sólo se vuelvan escritores, sino también lectores. Para poder leer y escribir, su hijo debe entender primero que las letras representan sonidos y luego que los conjuntos de letras juntas representan palabras.

Estimule a su niño pequeño

Propicie la oportunidad para que su hijo pequeño desarrolle la facultad física necesaria para escribir.
A fin de que los niños sean capaces de controlar los materiales tales como los lápices y los marcadores, necesitan desarrollar la coordinación motriz de sus manos. El hecho de fomentar que su hijo apile los dados, que recoja sus juguetes, que pinte con los dedos y que le dé forma a la masa le ayudará a desarrollar dicha habilidad motora de los movimientos finos.

Mantenga los crayones y otros útiles de dibujo en un lugar de fácil acceso.
Esto propiciará que su hijo use estos materiales para garabatear en el papel. Los dibujos, los garabatos y las líneas son el comienzo de la escritura de su hijo. Al mismo tiempo, su hijo o hija aprenderá que puede comunicar sus ideas por medio de los dibujos y los símbolos.

Enséñele a su hijo pequeño su nombre por escrito.
Conforme los niños se dan cuenta de que son individuos, sus nombres adquieren un significado especial. Muchos niños toman conciencia de las letras de sus nombres, especialmente la letra inicial. Haga hincapié en las letras del nombre de su hijo y aproveche toda ocasión para señalarle esas letras conforme aparecen en las señales, los libros o las etiquetas en el supermercado. Al poner sus compras en el carrito del mercado, usted podría decir: “Mira, dice ‘macarrones’. Macarrones empieza con ‘M’ como tu nombre —Mateo”.

Reaccione con interés al significado que el niño intenta darle a sus trazos en el papel.
Los niños pequeños entre los 18 y 36 meses de edad pueden decir que una línea es un dragón. Cuando usted señala los garabatos en el papel, los más grandes de este grupo podrían decirle con orgullo: “Aquí dice ‘Te quiero’ “. Cualquier cosa que su hijo haya dibujado, no importa cuán legible sea, asegúrese de reaccionar con interés al significado de su escritura. Muestre a los demás el trabajo de su hijo para inculcarle el sentimiento de orgullo.

En programas futuros les traeremos información similar para niños en edad de:

Kindergarten

Preprimaria

Primer grado

Segundo y tercer grado

Esto es todo por hoy, gracias por su participación, le esperamos el próximo miércoles a las 11:00 de la mañana para juntos….

¡APRENDER Y CRECER!

Fuentes de Información utilizadas para este programa:
__________________________________________________________________________

The population-based study is the first of its kind completed in the home environment, guided by lead researcher Dimitri A. Christakis, MD, MPH, director of the Center for Child Health, Behavior and Development at Seattle Children’s Research Institute and professor of pediatrics at the University of Washington School of Medicine. “Audible Television and Decreased Adult Words, Infant Vocalizations, and Conversational Turns” was published in the June 2009 issue of Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.    PBS ONLINE® is an online information exchange service for use by PBS, its Member Stations and the general public. You shall not post, publish, transmit, reproduce, distribute or in any way use or exploit any Information for commercial purposes or otherwise use the Information in a manner that is inconsistent with these rules and regulations.

http://www.pbs.org/parents/readinglanguage/spanish/baby/main.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s