Programa 46. Los Padres como Protectores de su Familia

Escucha la primera parte

La segunda parte

La tercera parte

 

Comencemos el programa con un poema de un padre a su hijo, escrito por el poeta inglés Rudyard Kipling.

 

Si puedes conservar la cabeza cuando a tu alrededor
 Todos la pierden y te echan la culpa;

  Si puedes confiar en ti mismo cuando los demás dudan de ti
 Pero al mismo tiempo tienes en cuenta su duda;

 Si puedes esperar y no cansarte de la espera,
 O siendo engañado por quienes te rodean, no pagar con mentiras,

 O siendo odiado, no dar cabida al odio,
 Y no obstante, ni ensalzas tu juicio ni ostentas tu bondad:

Si puedes soñar y no dejar que los sueños te dominen;
 Si puedes pensar y no hacer de los pensamientos tu objetivo;

 Si puedes encontrarte con el Triunfo y la Derrota
 Y tratar a estos dos impostores de la misma manera;

 Si puedes soportar al escuchar la verdad que has dicho
 Tergiversada por bribones para tender una trampa a los necios,

 O contemplar destrozadas las cosas a las que dedicaste tu vida,
 y agacharte y reconstruirlas con las herramientas desgastadas:

Si puedes hacer una pila con todos tus triunfos
 Y arriesgarlo todo de una vez en un golpe de azar,
 Y perder, y volver a comenzar desde el principio
 Y no dejar escapar nunca una palabra sobre tu pérdida;

 Si puedes hacer que tu corazón, tus nervios y tus músculos
Te respondan mucho después de que hayan perdido su fuerza,
Y permanecer firmes cuando nada haya en ti
Excepto la Voluntad que les dice: “¡Adelante!”.

Si puedes hablar con la multitud y perseverar en la virtud,
 O caminar junto a reyes sin perder tu sentido común;

 Si ni los enemigos ni los buenos amigos pueden dañarte;
 Si todos los hombres cuentan contigo pero ninguno demasiado;

Si puedes llenar el preciso minuto
Con sesenta segundos de un esfuerzo supremo,
 Tuya es la Tierra y todo lo que hay en ella,
Y, lo que es más, serás un Hombre, ¡hijo mío!

10 MANERAS PARA SER UN MEJOR PADRE

 1. Respete a la Madre de sus Hijos

Una de las mejores acciones que un padre puede hacer por sus hijos es respetar a la madre de éstos. Si usted está casado, mantenga su matrimonio fuerte y vital. Si no lo está,  es muy importante respetar y dar apoyo a la madre de sus hijos. Un padre y una madre que se respetan mutuamente, y lo evidencian ante sus hijos, ofrecen un ambiente seguro para estos niños. Cuando los hijos ven que los padres se respetan, es más probable que se sienten aceptados y respetados ellos mismos.

2. Pase Tiempo con sus Hijos

La manera en que un padre pasa su tiempo, indica a los hijos cuales son sus prioridades. Si usted está siempre demasiado ocupado para atender a sus hijos, los chicos se sienten dejados de lado aunque usted les diga lo contrario.  A menudo, para tener momentos preciosos con los hijos, es necesario sacrificar otras cosas, pero es esencial pasar tiempo con ellos. Crecen tan rápido, que las oportunidades perdidas, son perdidas para siempre.

 3. Gánese el Derecho a Ser Escuchado

Con demasiada frecuencia, las únicas veces en que un padre habla con sus hijos es cuando hacen algo malo. Es por eso que tantos niños temen cuando su madre les dice, “tu padre te quiere hablar”. Comience a hablar con sus hijos cuando son pequeños para que los temas difíciles sean más fáciles de abordar cuando sean mayores.  Tenga paciencia y escuche sus ideas y sus problemas.

4. Discipline con Amor

Todos los niños necesitan guía y disciplina, no como castigo sino para establecer límites razonables. Recuerde a sus hijos las consecuencias de sus acciones y brinde recompensas significativas cuando su conducta es la deseada.  Los padres que disciplinan calma y justamente, demuestran el amor que sienten por sus hijos.

5. Sirva de Referencia

Los padres, aunque no se den cuenta, son modelos de conducta para los hijos. Una niña que crece junto a un padre cariñoso sabe que merece ser tratada con respeto por los chicos y sabe qué buscar en un futuro esposo. Los padres pueden enseñarles a sus hijos los principios importantes de la vida, demostrando ellos mismos honestidad, humildad y responsabilidad.

 6. Sea un Maestro

La mayoría de los padres piensan que enseñar es algo que hacen otras personas. Pero un padre que enseña a sus hijos la diferencia entre el bien y el mal y que los incentiva a dar lo mejor de sí mismos, tendrá hijos que toman buenas decisiones.  Los padres que participan en las vidas de sus hijos, se sirven de los ejemplos de todos los días para darles lecciones básicas de vida.

7. Coman Juntos en Familia

Compartir una comida (desayuno, almuerzo o cena) puede ser una parte importante de una vida familiar saludable. Además de darle estructura a los días agitados, la reunión alrededor de la mesa ofrece a los hijos una oportunidad de hablar de sus actividades y de lo que desean hacer.  Es un buen momento también para que los padres escuchen y den consejos. Más importante aún, es un momento diario par reunirse como familia.

 8. Lea a sus Hijos

En un mundo en que la televisión domina a menudo la vida de los chicos, es importante que los padres hagan el esfuerzo de leer a sus hijos.  Los niños aprenden bien a través de actividades y lectura y también a través de estímulos auditivos y visuales.  Comience a leerles cuando son pequeños.  Cuando crezcan, incentívelos a leer por su cuenta.  Transmitir a sus hijos el amor por la lectura, es una de las mejores maneras de asegurar que tengan una vida de desarrollo personal y profesional.

9. Muestre su Afecto

Los niños necesitan el sentimiento de seguridad que proviene de saberse amados y aceptados por sus familias.  Los padres en particular, necesitan sentir ganas de abrazar a sus hijos y sentirse cómodos al hacerlo.  Ser afectuoso todos los días es la mejor manera de demostrar su amor por sus hijos.

10. Sepa Que el Trabajo de un Padre Nunca Termina

Aun cuando los hijos hayan crecido y se hayan ido de casa, todavía buscarán la sabiduría y los consejos del padre.  Los temas cambian y quizás se hable de la educación continua, un nuevo trabajo o el matrimonio, y los padres continúan siendo una parte esencial en la vida de los hijos a medida que éstos crecen, se casan y construyen sus propias familias.

Cuando nosotros como individuos nos preocupamos de crear ambientes saludables y felices para nuestras familias, nuestros niños, que son nuestro futuro, crecen fuertes, sanos, seguros y felices.  Todos los recursos y los esfuerzos que invertimos en fortalecer nuestras familias, se convierten en la satisfacción de haber cumplido como padres.  

Según los investigadores, los padres y cuidadores que cuentan con el apoyo de sus familias, amigos y comunidades tienen más posibilidades de construir un hogar seguro y saludable para sus hijos. Pero cuando los padres se sienten aislados o carecen de este apoyo es más probable que tomen malas decisiones que pueden llevar al abuso o al descuido de un menor.

Las estáticas arrojan un número estremecedor; un reporte en abuso infantil es hecho cada 10 segundos en los Estados Unidos.  Más de 5 niños mueren cada día como resultado de abuso infantil.  Aproximadamente 80% de los niños que mueren como consecuencia del abuso, son menores de 4 años.  

Cada año, más de 1 millón de niños sufren abuso y negligencia en los Estados Unidos; y el costo nacional es de $220 millones cada día. En el año 2012.  Pero es importante subrayar que siempre es posible prevenir el abuso y la negligencia de menores. Siempre se puede hacer algo. Los estados, los gobiernos locales, las organizaciones comunitarias y los ciudadanos ya están tomando cartas en el asunto para proteger a los niños. Todos nosotros podemos hacer algo.

Cada vez más los ciudadanos y las organizaciones se están dando cuenta que la mejor manera de prevenir el abuso de menores es cuando los padres encuentran ayuda para desarrollar sus habilidades e identificar los recursos que necesitan para proteger a sus hijos. Los padres que reciben esta ayuda están en mejor posición para entender las necesidades físicas y emocionales que juegan una parte importante en el desarrollo de sus hijos.

Programas de prevención

Muchos estados, gobiernos locales y organizaciones religiosas llevan a cabo actividades de prevención. Los servicios que proveen varían ampliamente. Hay servicios de prevención diseñados para un público general, tal como los anuncios de servicio público en español (en la tele o la radio) para concientizar al público sobre el abuso de menores.

Otros servicios están específicamente dirigidos a individuos y familias donde existe un mayor riesgo de abuso o negligencia de menores. Una clase sobre la maternidad responsable para madres jóvenes y solteras es un buen ejemplo de estos servicios.

Algunos servicios están diseñados específicamente para familias donde ha ocurrido el abuso o la negligencia, y sirven para prevenir su reincidencia o para aminorar los efectos negativos. Todos podemos hacer algo para prevenir el abuso y la negligencia de menores.

Estas son algunas de las actividades y campañas que organizan con frecuencia los programas de prevención, y que usted podrá encontrar en su comunidad o en su condado:

Concientización pública por medio de anuncios de servicio público en español, posters y folletos que promuevan un cuidado infantil saludable y responsable; información sobre la seguridad de los niños y consejos para denunciar el abuso de menores. 

Programas escolares para que los niños desarrollen destrezas y habilidades, y para que aprendan sobre la seguridad y cómo auto protegerse. Muchos de estos programas se enfocan en la prevención del abuso sexual

Educación para los padres para ayudarlos a desarrollar habilidades positivas de cuidado infantil y para identificar y reducir comportamientos relacionados al abuso y la negligencia de menores.

Grupos de apoyo para que los padres puedan trabajar juntos y para que fortalezcan sus familias y construyan redes de apoyo social.

Visitas a domicilio para promover la seguridad de los niños ayudando a las madres embarazadas y a las familias con recién nacidos y niños pequeños para que aprendan más sobre cómo ser buenos padres y sobre el desarrollo de los niños

Programas de crisis y de apoyo para el cuidado de los niños que ofrecen asistencia a corto plazo a los padres o cuidadores que pasan por situaciones difíciles o estresantes

Centros de recursos familiares que trabajan con personas de la comunidad para desarrollar una variedad de servicios que cubran las necesidades específicas de las personas que viven en los alrededores

Todos los programas de prevención exitosos tienen dos elementos en común, no importa qué servicios ofrezcan o quiénes sean los beneficiarios. Uno es su capacidad para involucrar a los padres en todos los aspectos de la planificación del programa; el otro es la capacidad para autoevaluarse y así garantizar que las familias y los proveedores de servicios estén trabajando juntos.

Los padres involucrados están más capacitados para identificar soluciones viables y tienen más probabilidades de llevar a cabo cambios duraderos y positivos. Tenga en mente estos dos elementos si usted quiere participar en un programa local.

Otro aspecto clave para garantizar el éxito de un programa de prevención es su capacidad para proveer servicios basados en evidencia, en datos duros.

Esto quiere decir que se investigan todos los temas de manera exhaustiva, y que se busca la evidencia para demostrar que el servicio impacta de manera positiva a los niños y a las familias para quienes fue diseñado.

Es decir, van más allá del “sentido común” (“este programa no puede ser malo”) y buscan resultados verificables. Esto hace que los proveedores de servicios tengan más confianza en su trabajo. También puede ser una manera de justificar la existencia del programa y el presupuesto necesario para financiarlo cuando los recursos públicos son escasos.

Factores de protección
Por mucho tiempo el enfoque de los programas de prevención ha sido reducir el impacto de los llamados factores de riesgo, o circunstancias que los investigadores han asociado con el abuso y el descuido en las familias.

Por otra parte, los servicios de prevención también reconocen cada vez más la importancia de los llamados factores de protección, que a su vez son circunstancias familiares o comunitarias asociadas a la salud y al bienestar en las familias. Donde hay más factores de protección, hay menos factores de riesgo, y esto es bueno para las familias. 

En las familias donde existe un mayor riesgo de abuso o negligencia, los factores de protección sirven para que los padres busquen los medios, los recursos y las estrategias necesarias para hacer frente a los problemas y ser buenos padres, aun cuando se sientan agobiados o estresados.

Los siguientes factores de protección contribuyen a reducir la incidencia del abuso y la negligencia de menores:

  • El cariño y la cercanía. Cuando los padres y los hijos se sienten unidos y contentos los niños desarrollan la confianza necesaria para prosperar en la vida.
  • Conocimientos sobre el cuidado de los niños y el desarrollo infantil y juvenil. Los padres que entienden sobre el crecimiento y el desarrollo de los niños pueden construir un entorno para que los niños desarrollen su potencial y crezcan sanos.
  • Capacidad para sobreponerse a los problemas. Los padres que se sobreponen emocionalmente a los problemas demuestran actitudes positivas, resuelven sus problemas con creatividad, enfrentan los retos de manera efectiva y tienen menos posibilidades de descargar sus frustraciones o su ira en los demás, incluidos sus hijos.
  • Conexiones sociales. Los amigos de confianza prestan apoyo a los padres animándolos y ayudándolos a encarar los retos cotidianos de la vida en familia.
  • Apoyos concretos para los padres. Los padres necesitan recursos básicos como ropa, transporte, alimentos, vivienda y acceso a los servicios esenciales para cubrir las necesidades básicas de la familia (como el cuidado de los niños, el cuidado médico y los servicios de salud mental). Estos recursos básicos son necesarios para garantizar la salud y el bienestar de los niños.

Cómo puede ayudar
Ser padre o madre es uno de los trabajos más importantes y difíciles en los Estados Unidos, y todos tenemos que asegurarnos de que los padres cuentan con los recursos y respaldos necesarios. La comunidad entera juega una parte ayudando a las familias a fortalecerse para que puedan criar niños sanos, seguros y productivos.

Usted, en su comunidad o vecindario, puede contribuir de esta manera:

Conozca a sus vecinos. Los problemas son más llevaderos cuando un vecino nos puede prestar ayuda.

Ayude a una familia afectada por el estrés. Ofrézcase para cuidar a los niños; ayude a la familia con sus pendientes y encargos; recomiende recursos o programas de asistencia en su comunidad.

Conozca a los niños de sus vecinos. Una sonrisa o una palabra de aliento pueden significar mucho, ya sea que venga de un padre o de un vecino.

Participe en la vida de su comunidad. Involúcrese en actividades escolares, de beneficencia o comunitarias; trabaje como voluntario en un hospital de niños, agencia de servicios sociales u otro lugar donde ofrezcan asistencia a las familias y a los niños.

Mantenga su vecindario seguro. Promueva un plan de vigilancia para su vecindario o planee una actividad comunitaria para el Día Nacional de la Vigilancia Comunitaria. Tendrá la oportunidad de conocer a sus vecinos y al mismo tiempo promover la seguridad de los niños que viven en su vecindario.

Aprenda a reconocer y a denunciar el abuso y la negligencia de menores. Al reportar sus inquietudes usted puede proteger a un niño y beneficiar a una familia que necesite ayuda profesional.

Esto es todo por hoy, gracias por su participación, le esperamos el próximo miércoles a las 11:00 de la mañana para juntos….

¡APRENDER Y CRECER!

Fuentes de Información utilizadas para este programa:

http://www.childwelfare.gov/preventing – 10 Maneras de ser un mejor padre: National Fatherhood Initiative

American Academy of Pediatrics

El abuso sexual infantil: Qué es y cómo prevenirlo

www.mipediatra.medem.com/ypol/common/commonPrinterFriendly.asp?cid=ZZZU60UCG8D

Cómo proteger a sus hijos del abuso infantil: Una guía para los padres

www.scoutingvalelapena.org/pdf/46-073.pdf

http://www.childhelp.org/pages/statistics

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s