Programa 95. Siendo Mejores Padres

Miércoles 19 de junio del año 2013
Programa # 95
Bienvenidos a su programa
APOYANDO FAMILIAS – APRENDIENDO JUNTOS

Nuestros facilitadores de este día son: Lupita Montoto, Diego Campoverde-Cisneros y su servidora, Romilia Schlueter. 

Siendo Mejores Padres

Escucha la primera parte:

La tercera parte:

Comencemos con un poema donde el niño le recuerda a su papá la importancia de esos sencillos pero importantes momentos que formarán su vida.

 RECUERDA PAPÁ

 Que si no juegas ahora conmigo,
cuando tú quieras hacerlo ya habré crecido.

Que la armonía entre tú y mamá
me dará seguridad ante la vida y
Hará de mí un triunfador o un frustrado.

Que de tu amor depende mi capacidad
de amar cuando sea adulto.

Que soy muy feliz cuando me llevas
dormido hasta mi cama.

Que lo que yo aprendo contigo
lo recordaré toda la vida.

Que si oramos juntos
aprendo a comunicarme con Dios.

Que el amor y respeto
que demuestres por nuestros semejantes
Será el amor y el respeto
que yo les tenga cuando sea adulto.

 Que yo también tengo intereses personales.
Que me gusta tomar parte en las decisiones familiares.
¡Y Que te necesito como mi mejor amigo!

Autor: Anónimo

10 MANERAS PARA SER UN MEJOR PADRE

1. Respete a la Madre de sus Hijos
Una de las mejores acciones que un padre puede hacer por sus hijos es respetar a la madre de éstos. Si usted está casado, mantenga su matrimonio fuerte y vital. Si no lo está,  es muy importante respetar y dar apoyo a la madre de sus hijos. Un padre y una madre que se respetan mutuamente, y lo evidencian ante sus hijos, ofrecen un ambiente seguro para estos niños. Cuando los hijos ven que los padres se respetan, es más probable que se sienten aceptados y respetados ellos mismos.

2. Pase Tiempo con sus Hijos
La manera en que un padre pasa su tiempo, indica a los hijos cuáles son sus prioridades. Si usted está siempre demasiado ocupado para atender a sus hijos, los chicos se sienten dejados de lado aunque usted les diga lo contrario.  A menudo, para tener momentos preciosos con los hijos, es necesario sacrificar otras cosas, pero es esencial pasar tiempo con ellos. Crecen tan rápido, que las oportunidades perdidas, son perdidas para siempre.

3. Gánese el Derecho a Ser Escuchado
Con demasiada frecuencia, las únicas veces en que un padre habla con sus hijos es cuando hacen algo malo. Es por eso que tantos niños temen cuando su madre les dice, “tu padre te quiere hablar”. Comience a hablar con sus hijos cuando son pequeños para que los temas difíciles sean más fáciles de abordar cuando sean mayores.  Tenga paciencia y escuche sus ideas y sus problemas.

4. Discipline con Amor
Todos los niños necesitan guía y disciplina, no como castigo sino para establecer límites razonables. Recuerde a sus hijos las consecuencias de sus acciones y brinde recompensas significativas cuando su conducta es la deseada.  Los padres que disciplinan calma y justamente, demuestran el amor que sienten por sus hijos.

5. Sirva de Referencia
Los padres, aunque no se den cuenta, son modelos de conducta para los hijos. Una niña que crece junto a un padre cariñoso sabe que merece ser tratada con respeto por los chicos y sabe qué buscar en un futuro esposo. Los padres pueden enseñarles a sus hijos los principios importantes de la vida, demostrando ellos mismos honestidad, humildad y responsabilidad.

6. Sea un Maestro
La mayoría de los padres piensan que enseñar es algo que hacen otras personas. Pero un padre que enseña a sus hijos la diferencia entre el bien y el mal y que los incentiva a dar lo mejor de sí mismos, tendrá hijos que toman buenas decisiones.  Los padres que participan en las vidas de sus hijos, se sirven de los ejemplos de todos los días para darles lecciones básicas de vida.

7. Coman Juntos en Familia
Compartir una comida (desayuno, almuerzo o cena) puede ser una parte importante de una vida familiar saludable. Además de darle estructura a los días agitados, la reunión alrededor de la mesa ofrece a los hijos una oportunidad de hablar de sus actividades y de lo que desean hacer.  Es un buen momento también para que los padres escuchen y den consejos. Más importante aún, es un momento diario para reunirse como familia.

8. Lea a sus Hijos
En un mundo en que la televisión domina a menudo la vida de los chicos, es importante que los padres hagan el esfuerzo de leer a sus hijos.  Los niños aprenden bien a través de actividades y lectura y también a través de estímulos auditivos y visuales.  Comience a leerles cuando son pequeños.  Cuando crezcan, incentívelos a leer por su cuenta.  Transmitir a sus hijos el amor por la lectura, es una de las mejores maneras de asegurar que tengan una vida de desarrollo personal y profesional.

9. Muestre su Afecto
Los niños necesitan el sentimiento de seguridad que proviene de saberse amados y aceptados por sus familias.  Los padres en particular, necesitan sentir ganas de abrazar a sus hijos y sentirse cómodos al hacerlo.  Ser afectuoso todos los días es la mejor manera de demostrar su amor por sus hijos.

10. Sepa Que el Trabajo de un Padre Nunca Termina
Aun cuando los hijos hayan crecido y se hayan ido de casa, todavía buscarán la sabiduría y los consejos del padre.  Los temas cambian y quizás se hable de la educación continua, un nuevo trabajo o el matrimonio, y los padres continúan siendo una parte esencial en la vida de los hijos a medida que éstos crecen, se casan y construyen sus propias familias.

Cuando nosotros como individuos nos preocupamos de crear ambientes saludables y felices para nuestras familias, nuestros niños, que son nuestro futuro, crecen fuertes, sanos, seguros y felices.  Todos los recursos y los esfuerzos que invertimos en fortalecer nuestras familias, se convierten en la satisfacción de haber cumplido como padres.  

Factores de protección
Por mucho tiempo el enfoque de los programas de prevención ha sido reducir el impacto de los llamados factores de riesgo, o circunstancias que los investigadores han asociado con el abuso y el descuido en las familias.

Por otra parte, los servicios de prevención también reconocen cada vez más la importancia de los llamados factores de protección, que a su vez son circunstancias familiares o comunitarias asociadas a la salud y al bienestar en las familias. Donde hay más factores de protección, hay menos factores de riesgo, y esto es bueno para las familias.

En las familias donde existe un mayor riesgo de abuso o negligencia, los factores de protección sirven para que los padres busquen los medios, los recursos y las estrategias necesarias para hacer frente a los problemas y ser buenos padres, aun cuando se sientan agobiados o estresados.

Los siguientes factores de protección contribuyen a reducir la incidencia del abuso y la negligencia de menores:

  • El cariño y la cercanía. Cuando los padres y los hijos se sienten unidos y contentos los niños desarrollan la confianza necesaria para prosperar en la vida.
  • Conocimientos sobre el cuidado de los niños y el desarrollo infantil y juvenil. Los padres que entienden sobre el crecimiento y el desarrollo de los niños pueden construir un entorno para que los niños desarrollen su potencial y crezcan sanos.
  • Capacidad para sobreponerse a los problemas. Los padres que se sobreponen emocionalmente a los problemas demuestran actitudes positivas, resuelven sus problemas con creatividad, enfrentan los retos de manera efectiva y tienen menos posibilidades de descargar sus frustraciones o su ira en los demás, incluidos sus hijos.
  • Conexiones sociales. Los amigos de confianza prestan apoyo a los padres animándolos y ayudándolos a encarar los retos cotidianos de la vida en familia.
  • Apoyos concretos para los padres. Los padres necesitan recursos básicos como ropa, transporte, alimentos, vivienda y acceso a los servicios esenciales para cubrir las necesidades básicas de la familia (como el cuidado de los niños, el cuidado médico y los servicios de salud mental). Estos recursos básicos son necesarios para garantizar la salud y el bienestar de los niños.

Cómo puede ayudar
Ser padre o madre es uno de los trabajos más importantes y difíciles en los Estados Unidos, y todos tenemos que asegurarnos de que los padres cuentan con los recursos y respaldos necesarios. La comunidad entera juega una parte ayudando a las familias a fortalecerse para que puedan criar niños sanos, seguros y productivos.

Usted, en su comunidad o vecindario, puede contribuir de esta manera:

Conozca a sus vecinos. Los problemas son más llevaderos cuando un vecino nos puede prestar ayuda.

Ayude a una familia afectada por el estrés. Ofrézcase para cuidar a los niños; ayude a la familia con sus pendientes y encargos; recomiende recursos o programas de asistencia en su comunidad.

Conozca a los niños de sus vecinos. Una sonrisa o una palabra de aliento pueden significar mucho, ya sea que venga de un padre o de un vecino.

Participe en la vida de su comunidad. Involúcrese en actividades escolares, de beneficencia o comunitarias; trabaje como voluntario en un hospital de niños, agencia de servicios sociales u otro lugar donde ofrezcan asistencia a las familias y a los niños.

Mantenga su vecindario seguro. Promueva un plan de vigilancia para su vecindario o planee una actividad comunitaria para el Día Nacional de la Vigilancia Comunitaria. Tendrá la oportunidad de conocer a sus vecinos y al mismo tiempo promover la seguridad de los niños que viven en su vecindario.

Aprenda a reconocer y a denunciar el abuso y la negligencia de menores. Al reportar sus inquietudes usted puede proteger a un niño y beneficiar a una familia que necesite ayuda profesional.

De corazón, todos los hombres saben que los padres son importantes. Solo tenemos que recordar el actuar de esa forma para nuestros hijos.

La Importancia de los Padres

Es bastante obvio que todo niño necesita un padre. Una paternidad participativa es buena para los niños, las familias, y para los mismos padres.

Los hombres hoy en día ESTÁN pasando más tiempo con sus hijos y más tiempo ayudando en la casa.

Y aún más significante que el tiempo que pasan con sus hijos, es la preocupación que los hombres hoy en día tienen por sus hijos y su deseo de ser padres activos.

Algunos padres sufren de lo que la autora de este artículo llama “analfabetismo de bebés, “pero esto es fácil de corregir cuando los padres leen sobre bebés, participan en las clases prenatales, asisten al parto, comparten el cuidar del bebé desde el principio y sirven como miembros activos en el equipo de padres.

Lo Que Los Padres Proveen

Para comenzar, los padres proveen la mitad del material genético del niño. También proveen un segundo par de manos, recursos monetarios, el modelo de la figura masculina adulta, y la enseñanza de patrones específicos. Y el padre es otra fuente de amor incondicional tan esencial para todo niño.

Todos hemos escuchado la expresión, “Se necesita una población para criar a un niño.” En las sociedades tradicionales, la familia de los suegros toma parte en la crianza de los niños.

La mayoría de nosotros no tenemos la ayuda de los suegros, por lo que todas las tareas de ser padres caen sobre mamá y papá como núcleo de la familia. Es bastante obvio que una madre empleada fuera de la casa necesita ayuda con la crianza. Pero aunque la madre se quede en casa y sea capaz de suplir toda la crianza que el bebé necesite, los papás deberían de ayudar con los cuidados de los niños.

Los niños necesitan aprender cómo reaccionar ante diferentes personas. La situación ideal en la infancia es de tener dos personas encargadas del cuidado, una madre y un padre.

Muchas personas describen a su propio padre como una figura distante, una persona muy difícil de acercarse. Pero el padre de hoy ha sido liberado del típico estereotipo de hombre, frío, impersonal, sin emociones.

A los hombres ya no les asusta ni se avergüenzan de experimentar emociones de cercanía con sus hijos.

El padre de hoy provee tanto al niño como a la niña el modelo ejemplar del hombre que apoya en la crianza.

La Tarea Del Padre

1) HACER LAS VECES DE MADRE CON LA MADRE DE SU HIJO. Cuando usted provee crianza y sostenimiento para la madre le está ayudando a criar bien. Ella necesita su apoyo durante el embarazo para ayudarla a sobrellevar  los cambios en su cuerpo y las emociones. Ella necesita su ayuda y sostenimiento para recuperarse del parto.  Ella necesita su ayuda en la crianza.

2) COMPARTIR en la parte más importante de la crianza: SOCIALIZANDO al bebé. Esto significa discutir como disciplinar al niño, aprendiendo como tratar con sus propios sentimientos acerca de cómo fue disciplinado usted cuando niño, aprendiendo cómo comunicarse tanto con el niño como con la esposa, y esforzándose por ser consistentes.

3) PASAR TIEMPO SOLAS con su infante o niño. Jugar. Salir a caminar. Hacer cosas juntos. Leerle historias al niño. ¿Sabe usted cual es el libro favorito de su hijo/a?

4) SER UN MODELO EJEMPLAR  para sus hijos.  Su hijo aprenderá como ser un hombre al estar con usted y por medio del trato con usted. Y recuerde, los niños serán aptos para hacer lo que usted haga, no necesariamente lo que usted les diga que hagan.

5) PASE TIEMPO CON SU HIJA. No la evite o ignore solo porque ella es una niña. Las niñas necesitan a sus padres tanto como los niños. Niños de ambos géneros necesitan aprender qué esperar y cómo tratar a adultos de ambos géneros. Y no haga estereotipo por el género. Enseñe tanto al niño como a la niña como usar un martillo y clavos o como preparar una comida.

6) ENSEÑE a su hijo lo que usted sabe hacer y lo que a usted más le gusta hacer, ya sea deportes, música, montañismo, o jugar ajedrez.

7) AYUDE EN LOS QUEHACERES DE LA CASA. La maternidad es un trabajo de tiempo completo. Si usted se pasa el tiempo sentado por allí mientras su esposa hace todo el trabajo de la casa, usted está enviando un terrible mensaje para sus hijos, que a las madres y su trabajo no son valorados.

8) DISFRUTE A SUS HIJOS. Visualice el tiempo que le dedica cuidando a sus hijos como un privilegio y no como una tarea. Habrá tiempos en los cuales su infante le escupa sobre su suéter nuevo, o su pequeño niño le haga un berrinche en público. Pero también habrá momentos dichosos donde su infante enrolle su mano alrededor de su dedo o usted escuche a su niño pequeño referirse a usted como “¡el mejor Padre en todo el mundo!”

La importancia del padre en la crianza de hijos e hijas

Por muchos años los especialistas de la psicología y otras disciplinas enfatizaron lo importante que era para un niño/a en sus primeros años de vida tener una relación cercana y segura con la madre. Sin embargo, desde un tiempo a este punto de vista se ha ampliado, reconociendo que el padre es también una figura central para el desarrollo físico y emocional de un niño o niña.

Un papá presente y cercano a la crianza de sus hijos es necesario en dos dimensiones. La primera tiene que ver con su relación directa con el hijo o hija. Cuando el padre participa en los controles prenatales, puede mirar el desarrollo de su hijo en las ecografías o escuchar su corazón, tiene más posibilidades de ir desarrollando una relación afectiva con él desde antes de que nazca.

Esta relación que para las madres es tan obvia porque sienten los cambios en su cuerpo y el movimiento del niño dentro de ellas, para el hombre no lo es. Su experiencia del embarazo es a través de lo que vive la mujer, y por lo tanto toda experiencia “directa” con el hijo le va haciendo más real su presencia en su vida.

Al nacer, el bebé comienza a experimentar las sensaciones de lo que le produce placer y calma y lo que es desagradable, como el hambre, el frío, el calor o los dolores. Cuando un adulto responde a esas sensaciones de desagrado y lo calma, el niño va asociando el olor y la voz de ese adulto con un espacio seguro, un encuentro que lo ayuda a volver a sentirse bien.

En concreto eso es lo que va ocurriendo, sin que a veces los adultos se den cuenta cuando se cambia pañales o ropa al niño, cuando le ayudan a sacar el gas, cuando lo ayudan a dormir, o cuando lo alimentan. Si eso siempre lo hace la mamá, el bebé asociará estas sensaciones de seguridad y calma a ella. Si el papá también está presente en estas pequeñas pero importantes tareas diarias, será también para ese niño o niña un adulto confiable, que lo quiere y lo cuida. Esta es la base fundamental sobre la que se cimienta la autoestima y la seguridad personal.

Hoy se sabe que un niño con más de una figura de apego, con más de una persona que lo cuida y le hace sentir amado, es un niño que crece con una base más sólida para enfrentar la vida.

Mirando algunos aspectos específicos de la aportación de los padres, algunos autores señalan que los padres son los que aportan más en el desarrollo motor del niño, por el tipo de juegos que tienden a hacer con ellos; les ayudan a salir al mundo y en el proceso de “destete” de la mamá, y también son un modelo de identificación masculina para los niños, y un modelo de diferenciación para las niñas.

Pero hay otra importancia de la presencia del padre en la crianza, que es un aporte indirecto hacia el niño: es su apoyo hacia la mamá que está embarazada o que ha tenido recién a su bebé. En la primera etapa del nacimiento de un hijo cuando una mujer se siente querida, cuidada, y acompañada puede estar en mejor disposición para la lactancia y el cuidado del hijo que resultan tareas a veces muy agotadoras.

No siempre el padre y la madre de un niño viven bajo el mismo techo. Esto hace más desafiante para ellos la tarea de ser padres presentes pero no la hace imposible.  Ambos padres tienen obligaciones comunes en lo que respecta al cuidado y la crianza de los hijos.  En este sentido, los hijos tienen derecho a tener a ambos padres presentes, y es importante que las instituciones y las políticas favorezcan esta relación.

El padre fue visto por mucho tiempo en el rol de proveedor económico de la familia. Hoy que la mujer ha ingresado al mundo laboral, y cuando esta tarea se puede compartir, el desafío para los padres es poder ser junto con ella “proveedores afectivos”.

Esto es todo por hoy, gracias por su participación, le esperamos el próximo miércoles a las 11:00 de la mañana para juntos….

¡APRENDER Y CRECER!

Fuentes de Información utilizadas para este programa:

10 Maneras de ser un mejor padre: National Fatherhood Initiative American Academy of Pediatrics

http://www.childwelfare.gov/preventing

Poema Recuerda Papá: http://luisalberto.wordpress.com/2008/06/02/palabras-para-el-dia-del-padre/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s