Programa 150: El Cerebro Adolescente: Todavía en construcción

 Miércoles 16 de julio de 2014
Programas # 150
Bienvenidos a su programa
APOYANDO FAMILIAS – APRENDIENDO JUNTOS
El Cerebro Adolescente: Todavía en construcción

Nuestros facilitadores: Lupita Montoto, Rubén Barahona y su servidora, Romilia Schlueter
Participe en el programa llamando al 321-1480 – enviando un mensaje de texto al 60193.

Escucha la primera parte: 

La segunda parte:

Introducción

Una de las maneras en la que los científicos han buscado las causas de las enfermedades mentales es estudiando el desarrollo del cerebro desde el nacimiento hasta la edad adulta.

Potentes nuevas tecnologías les han permitido seguir el crecimiento del cerebro e investigar las conexiones entre la función cerebral, el desarrollo y el comportamiento.

La investigación ha demostrado algunas sorpresas, entre ellas el descubrimiento de sorprendentes cambios que tienen lugar durante la adolescencia. Estos hallazgos han alterado suposiciones largamente aceptadas sobre la edad en la que el cerebro alcanza madurez. En aspectos clave, el cerebro parece alcanzar madurez alrededor de los 20 años de edad.

Entendiendo la manera en la que el cerebro adolescente está cambiando, puede ayudarnos a explicar desconcertantes contradicciones de la adolescencia: los jóvenes en este tiempo de sus vidas, se hallan en su cúspide de salud, fuerza, capacidad mental, sin embargo, para algunos, esta puede ser una época peligrosa.  Las tasas de mortalidad suben en los años de la adolescencia.  Las tasas de muerte por lesión entre las edades de 15 a 19 años son cerca de seis veces mayores que entre los 10 y 14 años. Las tasas de criminalidad son más altas entre los hombres jóvenes y las tasas de abuso de alcohol son más altas en comparación con otras edades.

Aunque la mayoría de los adolescentes sobrellevan bien esta etapa de transición en su crecimiento, es importante entender los factores de riesgo durante esos años para el comportamiento, que pueden tener graves consecuencias.

Genes, experiencia de la infancia y el medio ambiente en el cual una persona joven alcanza la adolescencia todo esto contribuye a formar el comportamiento. Agregando a este complejo cuadro, la investigación está revelando cómo todos estos factores actúan en el contexto de un cerebro que está cambiando, con su propio impacto en el comportamiento.

Cuanto más aprendemos, mejor podremos entender las capacidades y vulnerabilidades de los adolescentes y la importancia que esta etapa tiene para la salud mental de toda la vida.

El hecho de que tanto cambio está teniendo lugar bajo la superficie puede ser algo que los padres deben tener en cuenta durante los altibajos de la adolescencia.

El cerebro “Visible”

Una pista sobre el grado de cambio que tiene lugar en el cerebro adolescente proviene de estudios en los que científicos hicieron exploraciones del cerebro de los niños durante su crecimiento, desde la primera infancia hasta que cumplieron 20 años de edad.

Los análisis revelaron inesperadamente tarde, cambios en el volumen de materia gris, la que forma la capa externa delgada, plegable o corteza del cerebro. La corteza es donde se basan los procesos del pensamiento y la memoria.

En el transcurso de la infancia, el volumen de materia gris en la corteza aumenta y luego disminuye. Una disminución en el volumen es normal a esta edad y es de hecho una parte necesaria de la maduración.

La suposición por muchos años había sido que el volumen de materia gris era mayor en la infancia temprana y gradualmente bajaba a medida que el niño crecía. Los estudios más recientes, sin embargo, revelaron que la mayor parte de la materia gris se produce durante la adolescencia temprana.

Mientras los detalles de los cambios en el volumen de materia gris revelados por las exploraciones no están totalmente claros, los resultados empujan la línea de tiempo de maduración del cerebro hacia la adolescencia y adultos jóvenes. En términos del volumen de materia gris en imágenes del cerebro, el cerebro no comienza a parecerse al de un adulto hasta los 20 años de edad.

Los estudios también sugieren que diferentes partes de la corteza maduran a ritmos diferentes. Las áreas involucradas en las funciones más básicas maduran primero: los involucrados, por ejemplo, en el procesamiento de la información de los sentidos y en el control de movimiento.

Las partes del cerebro responsables de controlar los impulsos y la habilidad de hacer planes para el futuro — características distintivas del comportamiento adulto — se encuentran entre las últimas en madurar.

¿Qué es la materia gris?

Los detalles de lo que está detrás del aumento y disminución de la materia gris todavía no están totalmente claras. La materia gris se compone de los cuerpos celulares de las neuronas, las fibras nerviosas que salen de ellas y sirven de apoyo a las células.

Una de las características del crecimiento del cerebro en los primeros años de vida es que hay un florecimiento temprano de las sinapsis, las conexiones entre las células cerebrales o neuronas — seguido de poda a medida que madura el cerebro.

Las sinapsis son los medios por los cuales las neuronas se comunican entre sí y son la base de los circuitos de funcionamiento del cerebro. Ya más numerosas que las de un adulto en el nacimiento,  las sinapsis se multiplican rápidamente en los primeros meses de vida.

Un niño de 2 años tiene aproximadamente 50% más de sinapsis que un adulto.

(Para tener una idea de la complejidad del cerebro: un cubo de masa encefálica, de 1 milímetro por lado, puede contener entre 35 y 70 millones de neuronas y un estimado de 500 billones de sinapsis.)

Los científicos creen que la pérdida de sinapsis a medida que un niño madura es parte del proceso por el cual el cerebro se vuelve más eficiente. Aunque los genes desempeñan un papel en la disminución de las sinapsis, las investigaciones en animales han demostrado que la experiencia también da forma a la disminución.

Las sinapsis “activadas” por la experiencia sobreviven y se fortalecen, mientras que otras son podadas. Los científicos están trabajando para determinar en qué medida los cambios en la materia gris del cerebro durante la adolescencia reflejan el crecimiento y la poda de las sinapsis.

Un espectro de cambios

La investigación utilizando muchos diferentes enfoques está demostrando que más que la materia gris está cambiando:

  • Las conexiones entre las diferentes partes del cerebro aumentan a lo largo de la infancia y en la edad adulta. Mientras se desarrolla el cerebro, las fibras que conectan las células nerviosas están envueltos en una proteína que aumenta enormemente la velocidad con la que se pueden transmitir los impulsos de célula a célula.El aumento resultante en la conectividad — parecido a proporcionar a una ciudad que crece con un sistema de comunicación integrado, rápido — da forma a la manera en la que las diferentes partes del cerebro funcionan en conjunto.La investigación ha encontrado que el grado de conectividad está relacionado con el crecimiento en capacidades intelectuales como la memoria y la capacidad de la lectura.
  • Varias líneas de evidencia sugieren que los circuitos cerebrales involucrados en las respuestas emocionales estan cambiando durante la adolescencia.Estudios de imágenes del cerebro, por ejemplo, sugieren que las respuestas de los adolescentes a imágenes y situaciones cargadas de emoción son más agudas en relación a los adultos y los niños más pequeños.Los cambios cerebrales que causan estos patrones implican centros cerebrales y moléculas de señalización que forman parte del sistema de recompensa con la cual el cerebro motiva el comportamiento.

    Estos cambios relacionados con la edad dan forma a la manera en que las diferentes partes del cerebro son activadas en respuesta a la experiencia, y en términos de comportamiento, la urgencia y la intensidad de las reacciones emocionales.

  • Enormes cambios hormonales ocurren durante la adolescencia. Las hormonas reproductivas dan forma no sólo al crecimiento sexual, sino al comportamiento social general. También están cambiando los sistemas hormonales implicados en la respuesta del cerebro al estrés durante la adolescencia. Como con hormonas reproductivas, las hormonas del estrés pueden tener efectos complejos en el cerebro y como resultado, el comportamiento.
  • En términos de poder intelectual, el cerebro de un adolescente es igual al de un adulto. La capacidad de una persona para aprender nunca será mayor que durante la adolescencia.Al mismo tiempo, pruebas de comportamiento, a veces combinadas con la proyección de imagen funcional del cerebro, sugieren diferencias en cómo los adolescentes y adultos realizan tareas mentales.Los adolescentes y adultos parecen involucrar diferentes partes del cerebro en diferentes grados durante las pruebas que requieran cálculo y control de los impulsos o en reacción al contenido emocional.
  • La investigación sugiere que la adolescencia trae consigo cambios basados en el cerebro en la regulación del sueño que puede contribuir a la tendencia de los adolescentes quedarse despiertos hasta tarde en la noche.Junto con los efectos obvios de privación del sueño, tales como fatiga y dificultad para mantener la atención, el sueño inadecuado es un poderoso colaborador para irritabilidad y depresión.Estudios de niños y adolescentes han encontrado que la privación del sueño puede incrementar el comportamiento impulsivo; Algunos investigadores reportan que es un factor en la delincuencia. Un sueño adecuado es fundamental para la salud física y emocional.

El cerebro en desarrollo y el comportamiento de los adolescentes

Una interpretación de todos estos hallazgos es que en la adolescencia, las partes del cerebro involucradas en las respuestas emocionales son totalmente paralelas, o incluso más activas que en los adultos, mientras que las partes del cerebro involucradas en mantener respuestas emocionales e impulsivas bajo control todavía no alcanzan la madurez. Un equilibrio cambiante podría proporcionar pistas para el apetito de un joven por la novedad y la tendencia a actuar impulsivamente, sin tener en cuenta el riesgo.

Mientras que mucho se está aprendiendo sobre el cerebro adolescente, aún no es posible saber hasta qué punto un determinado comportamiento o habilidad es el resultado de una característica de la estructura cerebral — o un cambio en la estructura cerebral. Cambios en el cerebro ocurren en el contexto de muchos otros factores, entre rasgos innatos, historia personal, familia, amigos, comunidad y cultura.

Los adolescentes y el cerebro: más preguntas para la investigación

Los científicos siguen investigando el desarrollo del cerebro y la relación entre los cambios que están teniendo lugar, comportamiento y salud. Las siguientes preguntas están entre las más importantes como objetivos para la investigación:

  • ¿Cómo interactúan la experiencia y el ambiente con la pre-programación genética para dar forma a la maduración cerebral y como resultado, las futuras capacidades y comportamiento? En otras palabras, ¿hasta qué punto lo que un adolescente hace y aprende da forma su cerebro para el  resto de su vida?
  • ¿De qué manera las características únicas al cerebro adolescente juegan un papel en los altos índices de abuso de alcohol y uso de sustancias ilícitas en los últimos años de adolescencia y los jóvenes adultos? ¿Esta capacidad que los adolescentes tienen para el aprendizaje los hace especialmente vulnerables a la adicción?
  • ¿Por qué tan a menudo es el caso de que, para muchos trastornos mentales, los primeros síntomas surgen durante la adolescencia y los adultos jóvenes?

Esta última pregunta ha sido el motivo central para estudiar el desarrollo del cerebro desde la infancia hasta la edad adulta. Los científicos consideran cada vez más las enfermedades mentales como trastornos del desarrollo que tienen sus raíces en los procesos implicados en la forma en las que el cerebro madura.

Mediante el estudio de cómo se desarrolla el sistema de circuitos del cerebro, los científicos esperan identificar cuándo y por qué razones el desarrollo se desvía.

Los estudios han revelado distintivas variaciones en los patrones de crecimiento del tejido cerebral en jóvenes que muestran signos de trastornos que afectan la salud mental.

Las investigaciones en desarrollo nos proporcionan información sobre la manera en la que los factores genéticos o incrementan o reducen la vulnerabilidad a enfermedades mentales; y cómo las experiencias durante la infancia, la niñez y la adolescencia pueden aumentar el riesgo de enfermedades mentales o proteger contra ellas.

El cerebro adolescente y el cerebro adulto

No es sorprendente que el comportamiento de los adolescentes sea un estudio en el cambio, ya que el cerebro está cambiando de un modo tan fascinante.

Los científicos destacan que el hecho de que el cerebro adolescente está en transición no significa de alguna manera que no esté en línea. Es diferente del cerebro de un niño y del cerebro de un adulto en tal forma que puede equipar a los jóvenes para hacer la transición de la dependencia a la independencia.

La capacidad de aprender a esta edad, la expansión de la vida social y el gusto por la exploración y deseo de poner a prueba los límites, pueden hasta cierto punto, ser reflejos de la biología relacionados con la edad.

Entendiendo los cambios ocurridos en el cerebro a esta edad presenta una oportunidad para intervenir temprano en las enfermedades mentales que tienen su inicio en esta edad.

Los resultados de la investigación sobre el cerebro también pueden servir para ayudar a los adultos a comprender la importancia de crear ambientes en los cuales los adolescentes puedan explorar y experimentar mientras que se les ayuda a evitar comportamientos destructivos a sí mismos y a otros.

El alcohol y cerebro adolescente

Los adultos beben más con frecuencia que los adolescentes, pero cuando los adolescentes beben tienden a beber cantidades más grandes que los adultos.

Hay evidencia que sugiere que el cerebro adolescente responde al alcohol diferentemente que el cerebro adulto, esto quizás nos puede ayudar a explicar el elevado riesgo de consumo concentrado de alcohol en la juventud.

Bebiendo en la juventud y beber en gran cantidad son dos factores de riesgo de dependencia al alcohol más adelante.  Resultados en el cerebro en desarrollo deberían ayudar a aclarar el papel del cerebro en desarrollo en el consumo de alcohol de los jóvenes y la relación entre los jóvenes que beben y el riesgo de adicción más adelante en vida.

Esto es todo por hoy, gracias por su participación, les esperamos el próximo miércoles a las 11:00 de la mañana para juntos….

¡APRENDER Y CRECER!

Sources:

This publication is in the public domain and may be reproduced or copied without permission from NIMH. We encourage you to reproduce it and use it in y our efforts to improve public health. Citation of the National Institute of Mental Health as a source is appreciated. However, using government materials inappro-priately can raise legal or ethical concerns, so we ask you to use these guidelines:

NIMH does not endorse or recommend any commercial products, processes, or services, and our publications may not be used for advertising or endorsement purposes.

NIMH does not pro vide specific medical advice or treat-ment recommendations or referrals; our materials may not be used in a manner that has the appearance of such information.

NIMH requests that non-Federal organizations not alter our publications in ways that will jeopardize the integrity and “brand” when using the publication.

Addition of non-Federal Government logos and website links may not have the appearance of NIMH endorsement of an y specific commercial products or services or medical treatments or services.

Images used in publications are of models and are used for illustrative purposes only. Use of some images is restricted.

If you have questions regarding these guidelines and use of NIMH publications, please contact the NIMH Information Resource Center at 1-866-615-6464 or e-mail at nimhinfo@nih.gov.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s