Programa 152: Terminemos con la obesidad infantil

Miércoles 30 de julio de 2014
Programas # 152
Bienvenidos a su programa
APOYANDO FAMILIAS – APRENDIENDO JUNTOS 

Terminemos con la obesidad infantil

Nuestros facilitadores: Lupita Montoto, Ricardo——– y su servidora, Romilia Schlueter
Participe en el programa llamando al 321-1480 – enviando un mensaje de texto al 60193.

Escucha las primeras partes:



Las segundas partes:


La obesidad infantil es una epidemia en los Estados Unidos y la lactancia materna puede ayudar a prevenirla. Sin embargo, una de cada tres madres deja de amamantar a su bebé si no cuenta con la guía y apoyo del hospital. Cerca del 95% de los hospitales carece de políticas que brinden apoyo total a la lactancia materna. Dichas instituciones deben esforzarse más para ayudar a que las madres empiecen a amamantar a sus bebés y continúen haciéndolo.

Obesidad significa tener demasiada grasa en el cuerpo. Se diferencia del sobrepeso, que significa pesar demasiado. Ambos términos significan que el peso de una persona está por encima de lo que se considera saludable según su estatura. Los niños crecen a distintas velocidades, de modo que no siempre es fácil saber cuándo un niño está obeso o excede el peso normal. Solicítele a su médico que mida la estatura y el peso de su hijo para determinar si se encuentra dentro de lo que se considera saludable.

En caso de ser necesario apegarse a un programa para bajar de peso, haga participar a toda la familia en los hábitos sanos, de modo que el niño no se sienta apartado. Puede fomentar el consumo de los alimentos sanos sirviendo más frutas y vegetales y comprando menos bebidas gaseosas y bocadillos de alto contenido en grasas y calorías. La actividad física también puede ayudar al niño a superar la obesidad o a sobrepasar su peso normal. Los niños necesitan aproximadamente 60 minutos diarios de actividades físicas.

Niños activos, familias sanas – información muy importante para la salud de sus niños.

¿Niños inactivos? La actividad física es más importante de que usted se imagina – seguramente ha notado que los niños de hoy tienen una vida muy inactiva.  Cuando no estan viendo televisión, estan usando la computadora y jugando video-juegos.  Es decir, pasan muy poco tiempo realizando actividades físicas.

¿Las consecuencias?

Son muchas.  La falta de actividad física puede perjudicar seriamente la salud de sus niños.  Se ha comprobado que muchos de los niños que pasan más de cuatro horas diarias viendo televisión o en la computadora tienen más grasa en su cuerpo, son más propensos al sobrepeso y llegar a ser obesos.  Esto los pone en un alto riesgo d sufrir diabetes o problemas del corazón ¡enfermedades gravísimas!

¿Qué puede hacer?

¡Prepárenlos! Los niños activos son más sanos física y emocionalmente

Además de ser indispensable para la buena salud, la actividad física también puede tener un impacto positivo sobre el desarrollo social y emocional en los niños.   Muchos niños activos tienen más confianza, sufren menos depresión y ansiedad.  En muchos casos, los niños activos tienen mejor desempeño en otras áreas como en los estudios.  También tienen mejor autoestima, y por ello son menos propensos a participar en comportamientos negativos como el uso de tabaco, alcohol o drogas.  La participación regular en actividades físicas le va a enseñar a sus niños habilidades muy útiles para sus vidas.

INFORMACION QUE DEBE SABER

  1. El número de jóvenes con sobrepeso se ha duplicado desde 1980 (Deckelbaum, Williams, Childhood Obesity, Obes Res 2001)
  2. Más del 30% de los niños hispanos están pasados de peso y la cifra sigue aumentando (THE National Longitudinal Study of Adolescent Health, 1998)
  3. En los últimos 10 años se ha triplicado el número de niños hispanos que padecen de Diabetes tipo 2. Para recibir más información sobre este problema visite cdc.gov/diabetes/ (Statement on Diabetes, 1999 Congressional Hispanic Caucus Hearing).
  4. ¿Sabe cuáles son las principales causas de muertes en EE.UU.? Cancer asociado con uso de tabaco y enfermedades al corazón asociadas con la obesidad y la inactividad (U.S. National Center for Health Statistics, National Vital Statistics Report, vol. 521 no. 5. March 14, 2003).
  5. Sobrepeso y vidas inactivas pueden reducir considerablemente los años de vida. (JAMA, 2003; 289: 187-193.
  6. Los médicos recomiendan una hora de actividad física al día (Corbin et al., 1998).

¡Motívelos! Consejos para mantener a sus niños activos

Para desarrollar estilos de vida saludables y disfrutar de todos los beneficios de la actividad física, los médicos recomiendan una hora de actividad física por día.  Logre un equilibrio del tiempo libre de sus niños reduciendo el tiempo que pasan frente a la televisión o la computadora y aumentando el tiempo de actividad física.  Motívelos para que se mantengan activos apoyándolos en las actividades que realicen.  Sea su mejor ejemplo y sea activo junto con ellos.  La actividad física no debe ser un deber, sino un entretenimiento familiar.

¡Ayúdelos! Consejos para que sus niños sean activos

Ayude a sus niños a encontrar actividades físicas como a jugar fútbol, baloncesto, karate, a montar bicicleta o a ir en excursiones familiares.  Estos son buenos ejemplos de actividades que pueden hacer sus niños para mantenerse más sanos.  Recuerde, que no a todos los niños les gusta lo mismo.  Ayúdelos a que participen en diferentes actividades.  Así será más fácil para ellos encontrar las actividades físicas que les gusten y que quieran hacer.

¡Comience hoy mismo! Recursos para los padres

Pregunte en la escuela de sus hijos, en su iglesia o en otras organizaciones de su comunidad sobre las oportunidades que existen para que sus hijos participen en actividades físicas.  Muchos lugares tienen entrenadores que hablan español, cuestan poco y hasta ofrecen becas.  Para obtener más información, visite www.VERBparents.com/español.

El problema de los niños inactivos es serio.  ¡Asegúrese que su familia esté activa!

Peso saludable: ¡No es una dieta, es un estilo de vida!

Consejos para los padres: Ideas para ayudar a que los niños mantengan un peso saludable

Usted probablemente ya lo ha leído en los periódicos y lo ha visto en las noticias: en los Estados Unidos, la cantidad de niños y adolescentes obesos ha continuado en aumento en las últimas dos décadas.1 Quizás usted se pregunte: ¿Por qué los médicos y científicos se preocupan por esta tendencia? Y tal vez como padre de familia o adulto que se interesa en este tema se pregunte: ¿Qué pasos podemos seguir para ayudar a evitar la obesidad en nuestros niños? Esta página ofrece respuestas a algunas de las preguntas que pueda tener y le proporciona recursos para ayudarle a mantener la salud de su familia.

¿Por qué se considera a la obesidad infantil un problema de salud?

Los médicos y los científicos están preocupados por el aumento de la obesidad en niños y jóvenes porque la obesidad puede conducir a los siguientes problemas de salud:

  • Enfermedad cardiaca, causada por:
    • altos niveles de colesterol o
    • hipertensión arterial
  • Diabetes tipo 2
  • Asma
  • Apnea del sueño
  • Discriminación social

La obesidad infantil se asocia a diversos efectos en la salud. Los niños y adolescentes obesos pueden sufrir efectos inmediatos en su salud y corren el riesgo de padecer de problemas de salud relacionados con el peso en la edad adulta.

Los riesgos psicosociales

Algunas de los efectos del sobrepeso infantil y adolescente son psicosociales. Los niños y adolescentes obesos son objeto de una temprana y sistemática discriminación social.2 El estrés psicológico de la estigmatización social puede originar una baja autoestima que, a su vez, puede obstaculizar el funcionamiento académico y social y persistir en la edad adulta.3

Riesgos de enfermedades cardiovasculares

Se ha descubierto que los niños y adolescentes obesos tienen factores de riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV), como niveles altos de colesterol, presión arterial alta y la tolerancia anómala a la glucosa. En una muestra poblacional de personas de 5 a 17 años de edad, casi el 60% de los niños con sobrepeso presentaron al menos un factor de riesgo de ECV, y el 25% de niños con sobrepeso tenían dos o más factores de riesgo de ECV.2

Riesgos adicionales para la salud

Otras afecciones menos comunes asociadas con el aumento de peso incluyen asma, esteatosis hepática, apnea del sueño y diabetes tipo 2.

  • El asma es una enfermedad de los pulmones en la que las vías respiratorias se bloquean o se estrechan causando dificultad para respirar. Los estudios han identificado una asociación entre el sobrepeso infantil y el asma4, 5.
  • La esteatosis hepática es la degeneración grasa del hígado originada por una alta concentración de enzimas hepáticas. Al bajar de peso las enzimas hepáticas se normalizan.2
  • La apnea del sueño es una complicación menos común por sobrepeso en niños y adolescentes. Se trata de un trastorno respiratorio que sucede al dormir y se define como una interrupción de la respiración durante el sueño que dura por lo menos 10 segundos. La apnea del sueño se caracteriza por ronquidos fuertes y respiración dificultosa. Durante la apnea del sueño, los niveles de oxígeno en la sangre pueden bajar drásticamente. Un estudio ha estimado que la apnea del sueño se presenta en aproximadamente el 7% de los niños con sobrepeso.6
  • Cada vez se reportan más casos de diabetes tipo 2 en niños y adolescentes con sobrepeso.7 Si bien la diabetes y la intolerancia a la glucosa, un factor precursor de la diabetes, son efectos en la salud comunes de la obesidad en adultos, la diabetes tipo 2 solo ha comenzado a emerger como problema de salud en niños y adolescentes en años recientes. La aparición de la diabetes en la infancia o la adolescencia puede ocasionar complicaciones avanzadas tales como enfermedades cardiovasculares e insuficiencia renal.8

Además, los estudios han demostrado que los niños y adolescentes obesos son más propensos a la obesidad en la adultez.9, 10

¿Qué puedo hacer como padre o tutor legal para ayudar a evitar el sobrepeso en mis niños?

Para ayudar a su hijo a mantener un peso saludable, tiene que lograr un equilibrio entre las calorías que su hijo ingiere con los alimentos y bebidas y las calorías que usa cuando realiza actividad física y en su proceso de crecimiento normal.

Recuerde que para los niños y adolescentes obesos y con sobrepeso, el objetivo es reducir la tasa de aumento de peso, pero al mismo tiempo permitir el crecimiento y desarrollo normales. Los niños y adolescentes NO DEBEN iniciar dietas para bajar de peso sin consultar con un proveedor de atención médica.

Cómo balancear las calorías: ayude a los niños a adoptar hábitos de alimentación saludables

Una de las maneras de equilibrar calorías es comer alimentos que proporcionan una nutrición adecuada y una cantidad de calorías adecuada. Usted puede ayudar a que los niños aprendan a ser conscientes de lo que comen adoptando hábitos de alimentación saludables, preparando versiones más saludables de sus platillos preferidos y reduciendo las tentaciones de alto contenido calórico.

Fomente hábitos de alimentación saludables.
Alimentarse de forma saludable no tiene ningún secreto. Para ayudar a sus niños y su familia a adoptar hábitos de alimentación saludables:

  • Ofrezca una variedad de verduras, frutas y productos integrales.
  • Incluya leche y productos lácteos bajos en grasa o descremados.
  • Elija carnes magras, aves, pescado, lentejas y frijoles para ingerir proteínas.
  • Sirva porciones de tamaño razonable.
  • Anime a su familia a beber mucha agua.
  • Limite las bebidas endulzadas con azúcar.
  • Limite el consumo de azúcar y grasas saturadas.

¡Recuerde que los cambios pequeños a diario pueden crear la receta del éxito!

Prepare versiones más saludables de los platillos preferidos.
Con apenas unos pocos cambios en las recetas que prepara normalmente y que su familia disfruta, puede hacer que los platos sean más saludables y tan buenos como siempre.

¡Retire de la vista las tentaciones que contienen muchas calorías!
Si bien se puede disfrutar de todo con moderación, reducir las tentaciones de alto contenido calórico ricas en grasa y azúcar o los refrigerios salados, también puede ayudar a que sus niños adopten hábitos de alimentación saludables. ¡Solo permita que sus niños las coman de vez en cuando, para que así sean verdaderas golosinas! Estos son ejemplos de golosinas fáciles de preparar, con poca grasa y azúcar, y que tienen 100 calorías o menos:

  • Una manzana mediana
  • Una banana mediana
  • 1 taza de arándanos
  • 1 taza de uvas
  • 1 taza de zanahorias, brócoli o pimientos verdes con 2 cucharadas de humus

Cómo balancear las calorías: ayude a los niños a mantenerse activos

Otra forma de equilibrar calorías es realizar una cantidad apropiada de actividad física y evitar el sedentarismo en exceso. Además de ser divertido para los niños y adolescentes, la actividad física regular tiene muchos beneficios para la salud, por ejemplo:

  • Fortalecimiento de los huesos
  • Disminución de la presión arterial
  • Reducción del estrés y la ansiedad
  • Aumento de la autoestima
  • Ayuda para controlar el peso

Ayude a los niños a mantenerse activos.
Se recomienda que los niños y los adolescentes hagan por lo menos 60 minutos de actividad física moderada casi todos los días, preferentemente en forma diaria.11 Recuerde que los niños imitan a los adultos. Agregue una actividad física a su rutina diaria y anime a su hijo para que le acompañe.

Algunos ejemplos de actividad física moderada son:

  • Caminar a paso rápido
  • Jugar al “corre que te alcanzo”
  • Saltar la cuerda
  • Jugar al fútbol (soccer)
  • Natación
  • Bailar

Reduzca el sedentarismo.
Además de fomentar la actividad física, ayude a los niños a evitar el exceso de sedentarismo. Aunque está muy bien pasar un tiempo tranquilo para leer y hacer la tarea, límite a no más de 2 horas por día el tiempo que sus niños ven televisión, juegan videojuegos o navegan por internet. Además, la Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda que los niños menores de 2 años de edad no vean televisión.12 En su lugar, anime a sus niños a que busquen actividades divertidas más activas para realizar en forma individual o con la familia.

¿Desea saber más?

Aquí le ofrecemos algunos recursos adicionales para que usted (y su niño) puedan utilizar para ayudarles a alcanzar o mantener un peso saludable con actividad física y alimentos saludables.

 

Cinco hábitos para combatir la obesidad infantil

Los padres deben dar el ejemplo y ser persistentes

La obesidad infantil representa uno de los problemas de salud más grandes del país particularmente para los hispanos.

Según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades el 20 por ciento de niños hispanos entre los 12 y 19 años padece de obesidad. En contraste el 18 por ciento de todos los niños entre los 12 y 19 años padece de obesidad.

“Podríamos decir que es el principal problema de nuestra comunidad”, dijo El Dr. Felipe Lobelo, un especialista en nutrición de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, una agencia del Gobierno federal que promueve la buena salud.

“Somos lamentablemente el grupo en Estados Unidos con las tasas más altas de obesidad en adultos y niños y tenemos que hacer algo respecto”, dijo. Ese algo podría resumirse en los siguientes cinco hábitos que el Dr. Lobelo recomienda a padres de familia o tutores que buscan combatir la obesidad infantil en casa:

1) Introducir más frutas y verduras

El consumo de frutas y verduras es fundamental para combatir la obesidad infantil. Señala que los padres pueden incorporar frutas a la dieta de los niños reemplazando los dulces y las grasas a la hora de comer un bocadillo. Para aumentar el consumo de verduras sugiere que los padres preparen y condimenten las verduras que más les gustan a sus niños y que los ayuden a reducir el consumo de grasas y comidas altas en calorías. “Lo importante es aumentar las probabilidades de que los niños consuman frutas y verduras y bocadillos saludables, porque sabemos que no tienen muchas oportunidades de hacerlo durante el día.”

2) Pasar menos tiempo enfrente de una pantalla

La obesidad difícilmente se combate con éxito sin cambiar hábitos sedentarios como ver demasiada televisión, jugar videojuegos o pasar horas frente a la computadora. “Todos esos son momentos sedentarios que contribuyen al desarrollo de la obesidad”. Lo ideal, es limitar a dos horas al día el tiempo que los niños pasan frente a una pantalla. De esa forma los niños tendrán más tiempo disponible para seguir el próximo consejo: poner sus cuerpos en movimiento.

3) Aumentar la actividad física

Si el ejercicio pudiera comprimirse en una pastilla sería una droga milagrosa que reduciría el riesgo de diabetes, enfermedades del corazón y ciertos tipos de cáncer. Por lo tanto, el Dr. Lobelo, recomienda que los niños hagan por lo menos una hora diaria de actividad física. “No se trata de que se entrenen para un deporte en específico o que el ejercicio sea riguroso todos los días. Se trata de que los niños jueguen en los espacios abiertos, que pasen menos tiempo encerrados en casa, que salgan a caminar y que tengan un estilo de vida que no sea sedentario”, señaló.

4) Eliminar el consumo de bebidas azucaradas

En los últimos años se ha dado una explosión en el consumo de bebidas azucaradas como sodas, jugos y bebidas energéticas e incluso muchas veces las familias desconocen cuánta azúcar contienen estas bebidas. “Las sodas tienen muchas calorías que no tienen ningún componente nutricional y que no contribuyen a una dieta saludable”. “Por eso la recomendación es que se eviten al máximo”. Lo ideal es que los padres fomenten el consumo de agua en el hogar para así inculcar a los niños hábitos saludables.

5) Dar el ejemplo a los hijos

Los buenos hábitos de salud son posibles si los padres les dan suficiente importancia en el hogar. “No se trata de que el padre le diga al hijo que tenga hábitos saludables pero él mismo no los tiene”. Los CDC ofrecen consejos a padres de familia para equilibrar el ejercicio con la buena alimentación. “Toda la familia tiene que tener hábitos saludables, salir a caminar juntos, tratar de reducir el número de horas de televisión y tratar de evitar el consumo de bebidas azucaradas.”

Para aprender más sobre temas relacionados a la nutrición visita GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de Estados Unidos en español y parte de la Administración de Servicios Generales (GSA) de EE. UU. Este artículo es una colaboración de GobiernoUSA.gov y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Estrategias clave para que las escuelas (y las guarderías) prevengan la obesidad

Las escuelas son una parte esencial en la solución a la epidemia de obesidad entre los niños estadounidenses. A través de normas y programas escolares sólidos, como estándares de nutrición, educación sobre salud de calidad, educación física de calidad y oportunidades para realizar actividad física, las escuelas pueden ayudar a que los estudiantes adopten y mantengan comportamientos alimenticios y físicos saludables.

El impacto de la obesidad infantil

La obesidad es un problema de salud grave en EE. UU., que afecta a adultos y niños de todas las razas, etnias y niveles de ingresos. La obesidad infantil está relacionada con numerosos problemas físicos y de salud mental.

Entre los niños de 6 y 11 años, la prevalencia de la obesidad pasó a ser más que el doble en las últimas tres décadas, incrementándose de un 6.5% en 1980 a un 17.0% en 2006. La tasa entre adolescentes de 12 a 19 años pasó a ser más que el triple durante el mismo período, incrementándose de un 5.0% a un 17.6%. La obesidad infantil tiene efectos en la salud inmediatos y a largo plazo:

  • Las personas jóvenes obesas tienen mayor riesgo de padecer problemas óseos y de las articulaciones y apnea del sueño.
  • Los niños y adolescentes obesos pueden tener problemas sociales y psicológicos, tales como estigmatización y baja autoestima.
  • Los niños y jóvenes obesos tienen más probabilidad que los de peso normal de tener sobrepeso o ser obesos cuando son adultos.
  • Seis de diez jóvenes tienen al menos un factor de riesgo adicional de padecer enfermedades cardíacas, tales como colesterol alto o hipertensión.

Es fundamental tener buenos hábitos alimenticios y realizar actividad física para mantener un peso saludable. Lamentablemente, menos del 25% de los adolescentes comen suficientes frutas y vegetales y sólo un tercio de los adolescentes realizan los 60 minutos recomendados de actividad física diaria.

El rol de las escuelas para prevenir la obesidad infantil

Revertir la epidemia de obesidad requiere de un esfuerzo a largo plazo y bien coordinado para que llegue a las personas jóvenes a los lugares donde viven, aprenden y juegan. Las escuelas son socios clave en este esfuerzo:

  • Más del 95% de los jóvenes de EE. UU. asisten a una escuela.
  • Los estudiantes tienen la oportunidad de comer una porción más grande que la que se necesita a diario y estar físicamente activos cuando asisten a la escuela.
  • Las escuelas son el lugar ideal para enseñarles a los jóvenes cómo adoptar y mantener un estilo de vida saludable y activo.
  • Investigaciones muestran que los programas escolares bien organizados y bien implementados pueden promover de manera efectiva la actividad física y la alimentación saludable.
  • Investigaciones recientes muestran la conexión que existe entre la actividad física, la buena alimentación, la educación física y los programas de nutrición y el rendimiento académico.

Si trabajan con otras organizaciones públicas, de voluntariado y del sector privado, las escuelas pueden ayudar a cambiar el ambiente social y físico de un niño y brindar información, herramientas y estrategias prácticas para ayudar a los estudiantes a adoptar estilos de vida saludables.

Para ayudar a las escuelas en estos esfuerzos, los CDC revisan evidencia científica para determinar qué normas y prácticas escolares son más propensas a mejorar los comportamientos de salud claves entre los jóvenes, incluyendo la actividad física y la alimentación saludable. En base a estas revisiones, los CDC identificaron 10 estrategias para ayudar a las escuelas a prevenir la obesidad a través de la promoción de la actividad física y la alimentación saludable. Los CDC y sus socios desarrollaron además herramientas fáciles de usar para ayudar a las escuelas a implementar cada una de estas estrategias de manera efectiva.

10 estrategias clave

Construya una base fuerte

  • Fomente la actividad física y la alimentación a través de programas escolares de salud coordinados.
  • Designe un coordinador escolar de salud y mantenga activo un consejo de salud escolar.
  • Evalúe las normas y programas de salud escolar y desarrolle un plan de mejoras.
  • Fortalezca las normas escolares de alimentación y actividad física.

Prepárese

  • Implemente un programa de promoción de la salud de alta calidad para el personal escolar.
  • Implemente un curso de alta calidad sobre educación para la salud.
  • Implemente un curso de alta calidad sobre educación física.
  • Incremente la posibilidad de que los estudiantes hagan actividad física.
  • Implemente programas de calidad alimenticia escolar.
  • Asegúrese de que los estudiantes tengan elecciones saludables de comidas y bebidas fuera del programa alimenticio escolar.

Esto es todo por hoy, gracias por su participación, les esperamos el próximo miércoles a las 11:00 de la mañana para juntos….

¡APRENDER Y CRECER!

Fuentes de información:

Consejos para padres: http://www.cdc.gov/healthyweight/spanish/children/
Cinco hábitos para combatir la obesidad infantil: http://www.usa.gov/gobiernousa/MasNoticias/Articulos/20101016.shtml
Obesidad infantil – NIH: Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/obesityinchildren.html

Obesidad infantil: la prevención comienza al amamantar a los bebés

Created: 8/2/2011 by Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Date Released: 8/2/2011. Series Name: CDC Vital Minute. http://www2c.cdc.gov/podcasts/player.asp?f=8321184
Niños activos, familias sanas: www.VERBparents.com/espanol
http://www.cdc.gov/youthcampaign/marketing/adult/pdf/Hispanic.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s