Programa 155: De regreso a la escuela – para padres

Miércoles 20 de agosto de 2014
Programas # 155
Bienvenidos a su programa
APOYANDO FAMILIAS – APRENDIENDO JUNTOS

De regreso a la escuela – para padres

Nuestros facilitadores: Lupita Montoto, Ricardo Serrano, Shelene y su servidora, Romilia Schlueter

Participe en el programa llamando al 321-1480 – enviando un mensaje de texto al 60193.

El regreso a clases es también para los padres – Repaso:

Las escuelas para adultos ofrecen certificaciones para ayudar a encontrar un mejor trabajo

Escucha las primera partes: 

La segunda parte: 

Agosto es el mes en el que muchos padres de familia en todo el país se preparan para el regreso a clases de sus hijos. Y también cuando aprovechan para actualizar las inmunizaciones de sus hijos y comprarles los útiles que necesitan para tener éxito en la escuela.

Pero en el apuro de preparar a los pequeños para el año escolar los padres olvidan que ellos también podrían regresar a la escuela.

La mayoría de las clases son gratis y se ofrecen en centros comunitarios, escuelas públicas y colegios comunitarios. Por ejemplo:

Preparación para el GED. Un diploma de educación es clave para obtener un mejor empleo. Los programas de educación para adultos preparan a los estudiantes para pasar el GED, una certificación equivalente al diploma tradicional de high school. Los estudiantes aprenden materias básicas como álgebra, física, civismo e historia.

Es un programa ideal para personas que necesitan terminar este nivel de educación para obtener un mejor trabajo. Se puede encontrar un centro para tomar el GED (General Education Development) usando el código postal.  En el sur de Madison:

 Omega School: 835 W. Badger Rd. Madison, WI 53713   (608) 256-4650

Clases de inglés. Estas clases están diseñadas para adultos que desean aprender a hablar, leer y escribir en inglés. Hay clases para principiantes pero también para personas que simplemente buscan mejorar sus habilidades del idioma. Debido a que hay varios niveles, los estudiantes toman un examen para determinar en qué nivel pueden comenzar. Es posible que las clases tengan un ambiente internacional ya que puede haber estudiantes de varios países. Los horarios tienden a ser flexibles para ajustarse a los horarios de las personas que trabajan y que tienen familia.

[Preguntar a la audiencia sobre sus experiencias recibiendo clases de inglés en Madison, WI]

  • CMC: 1862 Beld St, Madison, WI 53713 (608) 661-3512
  • Literacy Network: 1118 S Park St, Madison, WI 53715   (608) 244-3911

Capacitación técnica. Los programas de clases para adultos también incluyen capacitación técnica de trabajo y certificaciones en varias áreas. Los estudiantes pueden tomar clases de computación, plomería, administración, electrónica, mecánica, enfermería y carpintería, entre otras cosas. Muchas de estas clases son desarrolladas en conjunto con los empleadores de la localidad para que así los estudiantes tengan las habilidades que necesitan para obtener los trabajos disponibles en el lugar donde viven.

Bridge Lake Point Waunona Neighborhood Center: 1917 Lake Point Dr, Madison, WI 53713 (608) 441-6991: Latino Academy of Workforce Development

Cómo ayudar a los padres a prepararse para el regreso a clases

En verano las rutinas y los horarios son más flexibles, por lo menos para los estudiantes. Pero esos días de descanso pueden hacer que el regreso a clases sea más difícil tanto para los padres como para los hijos.

Planificar las cosas con tiempo ayuda a que el cambio de verano a otoño sea más fácil. Usted puede utilizar algunos recursos que lo ayudarán a prepararse para el regreso a clases, y también seguir estos sencillos consejos a lo largo del año escolar:

Fije hábitos para dormir: establezca un horario para ir a dormir. Dormir lo suficiente es importante para el rendimiento escolar de sus niños. Si su hijo se queda despierto hasta tarde en el verano, cambie poco a poco su horario y actividades para que se duerma más temprano y pueda levantarse más fácilmente en las mañanas.

Supervise la tarea escolar: escoja en casa un lugar con suficiente luz para que sus hijos hagan la tarea escolar a una hora establecida para crear una rutina y asegúrese que no tengan distracciones. Si tiene que resolver problemas con la tarea, hable con los maestros sobre sus preocupaciones.

Aliente la actividad física y una buena alimentación: los niños tienden a ser más activos durante el verano. Mantenga esos hábitos durante el año escolar haciendo ejercicio en familia de manera frecuente. En lugar de ver televisión o jugar videojuegos, puede salir a caminar con sus hijos al atardecer.

Los padres no tienen que ser expertos en todo pero sí deben estar dispuestos a ayudar

Hay muchas cosas que los padres pueden hacer para ayudar a sus hijos en su regreso a la escuela, como reemplazar la mochila vieja o comprarles los útiles que necesitan. Pero hay algo que pueden hacer que es más importante y no siempre cuesta dinero: ayudarlos con la tarea.

Los niños que hacen la tarea constantemente suelen tener mejores calificaciones. Y aunque a veces no es fácil hacerlos cambiar el televisor o la computadora por el cuaderno de tarea, especialmente después de un día largo de actividades, estos consejos pueden ayudar:

  • Hablar con los hijos sobre la tarea. Es importante que los niños entiendan la importancia de hacer la tarea y el impacto positivo que puede tener en sus calificaciones. Además de repasar y practicar lo que aprendieron en clase, la tarea los ayuda a prepararse para las lecciones del día siguiente y desarrollar la disciplina que necesitan para su éxito académico.
  • Reunirse con los maestros. Cuando se trata de la tarea, los maestros pueden tener exigencias distintas. Por lo tanto es importante hablar con ellos para conocer sus expectativas. Por ejemplo, algunos maestros quieren que los padres revisen cuidadosamente la tarea de sus hijos, mientras que otros prefieren que sólo controlen que la hicieron. Además, el maestro puede contestar preguntas como cuánto tiempo debe pasar el estudiante haciendo la tarea y qué hacer si tiene dificultades o si le resulta demasiado fácil.
  • Fijar un horario para hacer la tarea. El mejor momento para hacer la tarea es el que mejor funciona con las actividades del estudiante y la disponibilidad de sus papás. Puede ser antes o después de jugar, ver televisión, cenar o de hacer alguna actividad extracurricular. Lo importante es que la hora sea constante y que no sea la última actividad del día, cuando el niño esté cansado y con sueño.
  • Escoger un lugar cómodo y eliminar las distracciones. Para fomentar la concentración es importante encontrar un lugar en la casa que tenga buena iluminación donde el niño pueda sentarse y hacer la tarea sin distracciones. Puede ser la mesa de la cocina, un escritorio o su propia habitación, siempre y cuando no haya distracciones como televisores prendidos o aparatos electrónicos a mano, a menos de que sean esenciales para hacer la tarea.
  • Proveer los recursos necesarios. Los padres no tienen que ser expertos en todas las materias para ayudar a sus hijos con la tarea. Sin embargo, pueden proveerles los recursos que necesitan, incluyendo lápices, plumas, borradores y papel para escribir. También pueden llevar a sus hijos a la biblioteca o navegar el Internet con ellos para encontrar recursos que ayuden con la tarea.

Cómo ayudar a su hijo durante la edad preescolar – Con actividades para los niños desde el nacimiento hasta los 5 años

De 3 a 5 años de edad

Qué puede anticipar

Entre el tercer y cuarto cumpleaños, los niños

  • Comienzan a jugar con otros niños, no solo al lado de ellos;
  • Son más capaces de tomar turnos y compartir y comienzan a comprender que las otras personas tienen sentimientos y derechos;
  • Son cada vez más independientes y se pueden vestir casi sin ayuda;
  • Pueden desarrollar temores (“Mami, hay un monstruo debajo de mi cama.”) y pueden tener amiguitos imaginarios;
  • Tienen más control de sus músculos mayores y les encanta correr, saltar, brincar con dos pies, agarrar una pelota, subir y bajar escaleras y bailar cuando oyen música;
  • Tienen mayor control de sus músculos menores que los niños más pequeños, lo cual se ve claramente en sus dibujos y garabatos;
  • Pueden clasificar las cosas que se parecen o no se parecen;
  • Pueden reconocer los números;
  • Les gusta el humor ridículo, las adivinanzas y las bromas;
  • Entienden y pueden seguir instrucciones verbales;
  • Pueden utilizar nuevas palabras y formar oraciones más largas;
  • Son conscientes de los sonidos que riman en las palabras;
  • Pueden intentar leer, tratando de llamar la atención y demostrando orgullo por sus logros;
  • Pueden reconocer la escritura que les rodea en letreros o logotipos;
  • Saben que cada letra del abecedario tiene un nombre y pueden identificar por los menos 10 letras del abecedario, en particular las que forman parte de su nombre; y
  • “Escriben” o garabatean mensajes.

Entre el cuarto y quinto cumpleaños, los niños

  • Son muy activos, están llenos de energía y a veces pueden ser agresivos al jugar;
  • Disfrutan más de actividades en grupos, pues pueden mantener su nivel de interés por períodos más largos;
  • Disfrutan haciendo gestos y muecas y comportándose ridículamente;
  • Pueden formar grupitos entre sus amigos y cambian sus amigos rápidamente;
  • Tienen mejor control al correr, brincar y saltar;
  • Reconocen y pueden escribir los números del 1 al 10;
  • Reconocen diferentes figuras como círculos, cuadrados, rectángulos y triángulos;
  • Les encanta hacer rimas, hacer juegos de palabras y contar chistes;
  • Conocen y pueden usar palabras que son importantes para el trabajo escolar, tales como los nombres de los colores, figuras y números; conocen y saben usar palabras que son importantes para la vida diaria, tales como los nombres de las calles y direcciones;
  • Conocen cómo se sostiene un libro al leer y pueden seguir la escritura de izquierda a derecha y de arriba a abajo al escuchar que alguien les lee en voz alta;
  • Reconocen las figuras y los nombres de las letras del abecedario y conocen los sonidos de algunas letras; y
  • Pueden escribir algunas letras, en particular las letras que forman parte de su nombre.

Qué necesitan los niños en esta edad

Los niños entre los 3 y 4 años de edad necesitan oportunidades para

  • Jugar con otros niños para que puedan aprender a escuchar, tomar turnos y compartir;
  • Desarrollar mayor coordinación física, por ejemplo, saltando con ambos pies;
  • Desarrollar sus habilidades de lenguaje más a través de libros, juegos, cantos, ciencias, matemáticas y actividades artísticas;
  • Desarrollar más destrezas de autonomía, por ejemplo, aprendiendo a vestirse o desvestirse solos;
  • Contar y medir;
  • Participar activamente con los adultos en la lectura en voz alta;
  • Explorar el abecedario y la escritura; y
  • Intentar escribir mensajes.

Los niños entre los 4 y 5 años de edad necesitan oportunidades para

  • Experimentar y descubrir, con límites;
  • Desarrollar su propio interés en materias académicas como las ciencias, la música, el arte y las matemáticas;
  • Disfrutar actividades basadas en la exploración y la investigación;
  • Agrupar objetos que sean similares (ya sea por tamaño, color o figura);
  • Utilizar la imaginación y la curiosidad;
  • Desarrollar las destrezas del lenguaje al hablar y escuchar; y
  • Ver que la lectura y la escritura son agradables y útiles (por ejemplo, al escuchar cuentos y poesías, los niños ven a los adultos utilizando los libros para encontrar información y al dictarle historias a los adultos).

Cómo relacionarse bien con otros

Aprender a relacionarse bien con otras personas es muy importante para el desarrollo social de los niños.  Aprender a trabajar juntos y a relacionarse con otras personas contribuye mucho al éxito de los niños en la escuela.

Qué necesita

  • No necesita materiales

Qué hacer

Dele mucha atención personal y ánimo a su niño. Aparte el tiempo necesario para que usted y su niño puedan compartir actividades agradables. Sus sentimientos positivos hacia su niño le ayudarán a sentirse bien sobre sí mismo.

  • Ponga un buen ejemplo. Demuéstrele lo que significa relacionarse bien con otras personas y a tratarlas con respeto. Que le oiga decir “por favor” y “gracias” cuando habla con las personas. Trate a las personas de manera que demuestre que le importa lo que les sucede.
  • Ayude a su niño a encontrar buenas formas de resolver sus conflictos con otros niños. Ayúdele a anticipar qué sucedería si demuestra su enojo y golpea a su compañero: “Juanito, yo sé que Angélica se llevó tu carrito sin pedir permiso. Pero si tú le pegas y se pelean, entonces ella se va a ir a su casa y ustedes no van a poder jugar más hoy. ¿De qué otra manera le puedes hacer entender que quieres que te devuelva tu carrito?”
  • Ofrezca oportunidades para que su niño comparta y demuestre compasión. Póngalo a cargo de alimentar a los pajaritos en su patio. Cuando llegue una familia nueva al vecindario, horneen galletitas juntos para darles la bienvenida.
  • Sea afectuoso con su niño. Los niños necesitan muchos abrazos, besos, una mano sobre el hombro y palmaditas en la espalda.
  • Dígale constantemente que lo quiere mucho. No dé por sentado que sus acciones afectuosas hablan por sí mismas (aunque son muy importantes).

Los quehaceres domésticos

Los quehaceres domésticos pueden ayudar a que los niños aprendan nuevas palabras, cómo escuchar y seguir instrucciones, cómo contar y cómo clasificar las cosas. Los deberes de la casa también les ayudan a mejorar su coordinación física y les enseñan a ser responsables.

Todas las tareas del hogar se pueden convertir en un buen juego educativo y pueden ser muy divertidas.

Qué necesita

  • Los quehaceres domésticos que se tienen que realizar, tales como:
    • Lavar la ropa
    • Lavar y secar los platos
    • Sacar la basura
    • Poner la mesa
    • Quitarle el polvo a los muebles

Qué hacer

Hable con su niño sobre el quehacer que van a comenzar juntos. Explique por qué la familia necesita que esto se haga. Describa cómo lo harán y cómo el niño le puede ayudar.

  • Enséñele nuevas palabras que se relacionan con cada tarea: “Primero vamos a poner el mantel en la mesa, y luego siguen las servilletas.”
  • Lavar la ropa les ofrece muchas oportunidades para aprender. Pregúntele cuántas prendas se tienen que lavar. A ver cuantas puede nombrar: medias, camisetas, pijama, suéteres, camisas. Pídale que le ayude a juntar toda la ropa sucia y luego dividan la ropa según sus colores—blancos, claros y oscuros.
  • Demuéstrele cómo medir el jabón y pídale que le ponga jabón a la lavadora. Deje que ponga la ropa en la lavadora, nombrando cada prenda. Aparte una media. Cuando la lavadora esté llena de agua, saque la otra media del par. Pregúntele al niño cuál media se siente más pesada y cuál más ligera. Al acabar de lavar la ropa, pídale al niño que aparte su propia ropa y agrupe las cosas que son similares (por ejemplo, las camisetas, las medias).

Garabatos, dibujos, pinturas y pegamento

Los proyectos artísticos ayudan a los niños a desarrollar la coordinación entre los ojos y las manos, que les será muy útil cuando aprendan a escribir.

Los niños pequeños son artistas naturales y los proyectos de arte pueden despertar las imaginaciones y alentar la expresión de los niños. Hacer garabatos también los prepara para expresar sus ideas con la escritura.

Qué necesita

  • Crayones, marcadores de agua con punta de fieltro
  • Diferentes tipos de papel (incluyendo cartulina y papel grueso)
  • Cinta adhesiva
  • Pinturas para niños
  • Tijeras para niños (sin puntas filosas)
  • Retazos de tela u otros objetos que se pueden pegar al papel (cuerda, bolitas de algodón, palitos, hilaza)

Qué hacer

Dele varios tipos de papel y materiales para escribir y hacer garabatos. No necesitan libros para colorear. Es bueno comenzar con crayones de cera. Los marcadores de agua son divertidos para el niño porque no hay que hacer demasiada presión para obtener un color brillante. Cubra la mesa con papel “de carnicero” para que su niño se dé gusto pintando a sus anchas.

  • Ponga periódicos o plástico sobre la mesa o el piso y péguele un pedazo de cartulina o papel grueso. Póngale un delantal al niño para que se divierta con las pinturas sin mancharse.
  • Dele retazos u otros objetos como hilaza, cuerda o bolitas de algodón para pegarle a sus dibujos (en cualquier patrón). Déjelo tocar las diferentes texturas y pídale que le hable sobre lo que siente.
  • Estas son algunas sugerencias para introducir al niño al arte:
    • No le diga qué debe dibujar o pintar.
    • No le “arregle” sus dibujos. El niño va a tener que practicar bastante antes de que usted pueda reconocer lo que ha dibujado. Pero dele rienda suelta a su creatividad. Invítelo a hablar con usted sobre lo que está creando y que identifique cada objeto en su dibujo.
    • Dele muchos materiales distintos con qué trabajar. Demuéstrele cómo trabajar con materiales nuevos.
    • Busque una actividad artística que esté al nivel adecuado para su niño y déjelo que haga la mayor parte del proyecto, tanto como sea posible.
    • Exhiba los trabajos de arte del niño en su casa. Señáleselos a las visitas que llegan a la casa cuando su niño los pueda escuchar elogiando su trabajo.

Letras por todos lados

Los niños que conocen bien los nombres y las figuras de las letras del abecedario cuando entran a la escuela generalmente se les hace más fácil aprender a leer.

Compartir el abecedario con los niños les ayuda a comenzar a aprender los nombres de las letras, a reconocer sus figuras y a relacionar las letras con los sonidos del idioma hablado.

Qué necesita

  • Un libro sobre el abecedario
  • Bloques con letras
  • Imanes en forma de letras
  • Papel, lápices, crayones y marcadores
  • Pegamento
  • Tijeras para niños

Qué hacer

Con su niño al lado, escriba las letras de su nombre en un papel y diga cada letra al escribirla. Haga un letrero con su nombre para su cuarto o algún otro lugar especial. Pídale que decore su letrero.

  • Enséñele cantitos sobre el abecedario y jueguen juegos de palabras que usan el abecedario. Algunos libros sobre el abecedario contienen cantos y juegos que se pueden aprender juntos.
  • Busque videos educativos, DVDs, CDs y programas de televisión como Plaza Sésamo que ofrecen actividades para que los niños se aprendan el abecedario. Vean estos programas juntos y rimen y canten juntos con el programa.
  • Ponga imanes en forma de letras sobre su refrigerador o en alguna otra superficie metálica que no sea peligrosa. Pida que el niño nombre las letras mientras juega con ellas y que diga las palabras que está intentando deletrear.
  • No importa donde se encuentre con su niño, señale las letras individuales en letreros, carteleras, volantes, recipientes, libros y revistas. Cuando cumpla 3 o 4 años, pida que busque y nombre algunas letras.
  • Anime a su niño a deletrear y escribir su nombre. Para muchos niños sus nombres son las primeras palabras que aprenden a escribir. Al principio su niño quizás sólo use una o dos letras de su nombre (por ejemplo, Emiliano, al que su familia lo conoce como Emi, sólo usa la letra M cuando “escribe” su nombre).
  • Haga una fila larga con los bloques de madera y pida que su niño diga el nombre de cada letra. Ayúdelo a usar los bloques para deletrear su nombre.
  • Dele una página de una revista vieja. Marque un círculo alrededor de una letra en la página y pídale que busque dónde más puede encontrar la misma letra.

¡A rimar!

Las rimas son una extensión de las destrezas del lenguaje de los niños. Al escuchar y decir rimas, junto con palabras y frases repetidas, su niño aprende sobre los sonidos del lenguaje y sobre las palabras. Las rimas emocionan a los niños al intentar adivinar lo que sigue, lo cual aumenta la diversión y la aventura de leer.

Las rimas ayudan a los niños a prestar atención a los sonidos de las palabras, lo cual es un paso importante al comenzar a leer.

Qué necesita

  • Libros con rimas, juegos de palabras o cantitos infantiles

Qué hacer

Jueguen con rimas o cantos que riman. Muchos cantos y juegos infantiles incluyen actividades como aplaudir, hacer que reboten pelotas o pasarse las pelotas.

  • Lea rimas infantiles con su niño. Al leer, deténgase un momento antes de leer la palabra que rima y pídale al niño que diga la palabra que sigue. Cuando lo haga bien, felicítelo.
  • Preste atención a las rimas en las canciones que conoce en el radio, la televisión o en reuniones familiares. Cante las canciones con su niño.
  • Cuando estén en casa, señale varios objetos y diga sus nombres en voz alta, por ejemplo, mesa. Pida que su niño diga cuantas palabras pueda que rimen con el nombre. Otras palabras que son fáciles de rimar son carro, gato, rana. Deje que su niño rime con palabras sin sentido que no existen pero que riman bien, tales como: gato—pato, rato, garabato, sato.
  • Diga tres palabras, tales como gato, pato y pollo y pida que si niño identifique cuáles palabras suenan igual, o sea que riman.
  • Si su niño tiene un nombre que es fácil de rimar, pida que busque palabras que riman con su nombre: Ana—lana, sana, rana.
  • Si tienen acceso a una computadora, anime a su niño a usarla para jugar juegos en rima.

Dime el sonido

Escuchar y decir los distintos sonidos de las palabras enseña a los niños que las palabras se componen de sonidos, lo cual les ayuda a relacionar los sonidos de una letra con su forma escrita. Esto resulta en una mejor preparación para la lectura.

Qué necesita

  • Una revista vieja
  • Un libro de rimas infantiles o juegos de palabras

Qué hacer

Al ayudar a su niño a prestar atención a los sonidos de las palabras, usted le puede prevenir problemas de lectura más adelante.

  • Diga cuatro palabras que comienzan con el mismo sonido, como barco, barba y balsa. Pídale al niño que identifique cual es el primer sonido de cada palabra, /b/. (Nota: Una letra señalada así, /b/, denota el sonido que la letra representa y no el nombre de la letra. O sea, “b,” no “bé.”)
  • Diga cuatro palabras como, carro, perro, pastel y pollo. Pídale que identifique la palabra que comienza con un sonido diferente.
  • Diga cuatro palabras como, balón, pelón, melón y turrón. Pídale que le diga cuál es el último sonido de cada palabra, /n/.
  • Dele una revista vieja. Siéntese con el niño y señale objetos en las ilustraciones. Pídale que diga los sonidos con los cuales comienzan los nombres de los objetos. Cambie el juego diciendo un sonido y pidiendo que el niño halle un objeto que comience con ese sonido.
  • Diviértanse jugando con trabalenguas como “Pablito clavó un clavito en la calva de un calvito,” u otras rimas sin sentido como “Tres Tristes Tigres,” u otras rimas modernas como las rimas del Dr. Seuss.
  • Al leer un cuento o una poesía, pida que el niño escuche y repita las palabras que comienzan con el mismo sonido. Luego pídale que piense un poco y diga otra palabra que comienza con el mismo sonido.
  • Ayúdelo a inventarse frases ridículas con muchas palabras que comienzan con el mismo sonido, como “Pati pateó el palito de la paleta.”

Junta los sonidos con las letras

Al relacionar sonidos con letras su niño aprende que las letras que ve en las palabras escritas representan los sonidos que dice al hablar. Este es un paso importante para comenzar a leer con éxito.

Aunque los niños pueden aprender a relacionar la mayoría de las palabras con los sonidos que representan, prepárese para darles bastante ayuda.

Qué necesita

  • Papel
  • Bolsa de papel

Qué hacer

Diga algunos sonidos de las letras, como /p/, /c/ y /t/ y pida que su niño escriba la letra que va con el sonido.

  • Al leerle a su niño, señale las letras que comienzan con la misma letra que su nombre: María y mañana, Lisa y limón, Sofía y sol. Pídale que busque otras palabras que comienzan con el mismo sonido.
  • Escriba letras sobre un papel y póngalas adentro de la bolsa de papel. Pida que su niño saque un pedazo de papel de la bolsa y diga el nombre de la letra y el sonido que representa. Entonces pídale que diga una palabra que comienza con ese sonido.
  • Siéntese a jugar “Veo, Veo, Veo” con su niño. Busque algo en el cuarto y diga, “Veo, veo, veo,” el niño contesta, “¿qué ves?” “Una cosita,” y el niño dice, “¿con qué letrecita?” “Con la letrecita, /m/. ¿Qué es?” Si quiere le puede dar pistas como, “Es roja, dulce y se come” (manzana). O “Se pone sobre la mesa antes de sacar los platos (mantel). Mi libro

A muchos niños en edad preescolar les gusta muchísimo hablar y tienen mucho que decir. Aunque la mayoría todavía no puede escribir palabras sin ayuda, les encanta dictar cuentos para que otros los escriban.

Qué necesita

  • Papel
  • Perforadora
  • Tijeras para niños
  • Lápiz, pluma y crayones
  • Hilaza, alambres, grapadora
  • Pegamento

Qué hacer

Hacer este libro le ayudará a su niño a desarrollar destrezas del lenguaje escrito y verbal y le dará mayor destreza.

  • Haga un librito con cinco o seis páginas. Su niño puede ayudarle a hacerle los agujeros a la orilla del papel e hilar la hilaza para juntar las hojas. También pueden armar el libro con alambre o lo pueden grapar.
  • En la primera página del libro escriba el nombre de su niño. Explíquele que este libro se tratará sobre él.
  • Hable con el niño sobre lo que va a dibujar en cada hoja. Mientras él habla, escriba en la hoja lo que dice. Estos son algunos ejemplos:
    —Otros miembros de mi familia
    —Mis juguetes favoritos
    —Mis libros favoritos
    —Mis amigos
    —Mi mascota
    —Mi vecindario
    —Mi casa (o mi cuarto)
  • Anime al niño a leerle su libro a otros miembros de la familia o a las visitas.

Matemáticas en acción

Los libros para leer y contar en voz alta o libros que contienen conceptos numéricos pueden apoyar el aprendizaje de las matemáticas.

Las matemáticas activas que tienen que ver con contar, medir y usar palabras sobre los números son una buena forma de presentar las matemáticas a su niño en edad preescolar.

Qué necesita

  • Bloques
  • Dados o dominós

Qué hacer

  • Hable sobre los números y use conceptos numéricos en su rutina diaria con el niño. Por ejemplo:
    • “Vamos a dividir la masa en dos partes para poder hacer galletitas ahora y guardar el resto en el congelador para hornear galletitas la próxima semana.”
    • “Vamos a colgar este cuadro seis pulgadas más alto que el librero de tu cuarto. Vamos a usar esta regla para medir.”
    • “¿Cuántos platos necesitamos en la mesa? Vamos a contar: Uno para Mamá, otro para Papá y otro para Julieta. ¿Cuántos platos son en total? ¡Tres! ¡Muy bien!”
  • Hable sobre los números más importantes para su niño: su edad, su dirección, su teléfono, su altura y su peso. Al enfocarse en estos números personales usted le ayuda a aprender conceptos matemáticos muy importantes como:
    • El tiempo (horas, días, meses, años; más viejo, más joven; ayer, hoy, mañana). A un niño pequeño le puede decir, “A las 2 nos vamos a tomar una siesta”. Cuando hace planes con un niño en edad preescolar, le puede señalar, “Ya solo faltan tres días para ir a visitar a la abuelita. Vamos a marcar el día con una X en el calendario para que nos acordemos en qué día nos vamos de viaje”.
    • Longitud (pulgadas, pies; más largo, más alto, más bajito): “Esta cinta está demasiado corta para el regalo de la Tía Susana. Vamos a cortar una cinta más larga.”
    • Peso (onzas, libras, gramos; más pesado, más ligero; cómo utilizar las pesas); “Ya pesas 30 libras. Casi no puedo levantar a un niño tan grande.”
    • Dónde viven (direcciones, teléfonos); “Estos números en la puerta de nuestro departamento son el 2-1-4. Vivimos en el departamento número 214.” O: “Cuando vas a jugar a la casa de Teresita, llévate esta notita. Es nuestro número de teléfono: 253-6711. Algún día te aprenderás el teléfono para que me puedas llamar cuando estés en la casa de tu amiguita.”
  • Dele oportunidades para aprender las matemáticas mientras juega. Por ejemplo:
    • Jugar con bloques le puede enseñar a clasificar objetos por color o por figura. Los bloques también le ayudan a aprender sobre dimensión, lo ancho, la altura y lo largo.
    • Jugar juegos donde tienen que llevar la cuenta de la puntuación, como tirar una pelota adentro de una canasta, le ayuda a contar. Enséñele a jugar con dados o dominós. Pídale que tire los dados y cuente los puntitos. Deje que tire los dados y trate de buscar pares.
    • Contar sus juguetes favoritos.

Usted y su hijo en edad de escuela primaria

Los primeros años de la escuela son la base para el éxito en la escuela y es cuando su niño aprenderá los fundamentos de la lectura, las matemáticas, y otras materias de las que dependerá el aprendizaje posterior.

Para garantizar que su niño emprenda el camino acertado hacia el aprendizaje, es importante que usted se involucre en la enseñanza de su niño. Antes que su niño comience sus estudios en escuela primaria, hay muchas actividades que usted puede realizar con él.

El camino hacia el éxito de su niño

Preguntas importantes

Antes que su niño comience la escuela, averigüe:

  • ¿Qué se enseña en kindergarten?
  • ¿Cuánto tiempo se dedica a enseñar a los niños el inglés, la lectura y la matemática?
  • ¿Qué pruebas usa la escuela para medir el progreso de su niño?
  • ¿Cómo saben los padres si los maestros están calificados para enseñar?
  • ¿Puede usted asistir a la orientación de kindergarten junto con su niño?
  • ¿Existe en la escuela un centro de familias?
  • ¿Cumple la escuela con los objetivos académicos establecidos por el estado?

Si la escuela a la que se le asignaría normalmente a su niño no está cumpliendo con los objetivos académicos del estado, su hijo puede tener derecho a cambiarse a otra escuela pública, incluida una escuela charter pública. También, si la escuela no está cumpliendo con los objetivos del estado, su hijo pudiera recibir instrucción individual gratis, y otros servicios de apoyo. Póngase en contacto con su distrito escolar para averiguar más sobre estas oportunidades.

La comunicación es fundamental

En la escuela, los maestros son sus aliados en la labor de ayudar a su niño a desarrollar. Deben mostrarse dispuestos a ayudar y reunirse con usted.

Es importante informarles a los maestros y al director sobre las necesidades particulares de su niño. Si el inglés es su segundo idioma, puede ser conveniente reunirse con el maestro de su niño. La escuela, además, puede proporcionarle materiales en español. Usted tiene la responsabilidad de participar activamente en la enseñanza de su niño; cuanto más presencia tenga usted en la misma y en la escuela, mayor probabilidad de triunfar tendrá su niño.

Apoyar a su niño en la escuela primaria

Puede realizar varias actividades para apoyar el progreso de su niño a lo largo de la escuela primaria. Lea junto con su niño, use la biblioteca local e Internet, y encárguese de que su niño haga su tarea escolar. Fíjese en el tiempo que su niño ve la televisión, usa la computadora o hace juegos de video. También dé a su niño la oportunidad de ser responsable y de trabajar por sí mismo. Lo más importante es escuchar bien lo que su niño dice, y hable con él en cada oportunidad que tenga. Según muestran los estudios, los niños que hablan con los adultos durante su vida no sólo son estudiantes más destacados, sino que también son personas más sanas y felices.

Ser defensor de su niño

Póngase en contacto con los maestros de su niño al principio y durante todo el año escolar. Muéstreles que usted tiene interés, y pida comunicarse con ellos. Pídale al director de escuela, o al coordinador de padres, materiales bilingües para ayudar a hacerlo. Averigüe los objetivos que tienen los maestros para su niño. A cada nivel de grado, los objetivos que usted y los maestros tienen para su niño sufrirán un cambio.

Si usted nota una modificación en el comportamiento o en el desempeño académico de su niño, comuníquese inmediatamente con los maestros. Si su niño tiene dificultades para llevarse bien con los otros niños, llame por teléfono a la escuela. Esto le permite averiguar si existe un problema en la escuela y atenderlo antes de que se agudice. Sea persistente; si no recibe una respuesta adecuada, debe considerar reunirse con los maestros y el orientador, y el director todos juntos.

También debe llamar a los maestros si su niño no entiende una tarea, requiere ayuda adicional o se siente incómodo con cualquier situación.

En las consultas entre padres y maestros, esté preparado para escuchar y hablar. Puede ser útil escribir sus preguntas con anterioridad a la cita.

Esto es todo por hoy, gracias por su participación, les esperamos el próximo miércoles a las 11:00 de la mañana para juntos….

¡APRENDER Y CRECER!

Recursos

Para obtener mayor información del Departamento de Educación de EEUU, llame al 1-800 USA-LEARN o visite www.ed.gov

Para aprender más sobre temas relacionados a la educación se recomienda consultar GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de Estados Unidos en español, que forma parte de la Administración de Servicios Generales (GSA) de EE. UU.

http://www2.ed.gov/espanol/parents/academic/preescolar/part_pg8.html

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s