Programa 164: Conociendo nuestras fortalezas para tener familias fuertes

Miércoles 22 de octubre de 2014
Programas # 164
Bienvenidos a su programa

 APOYANDO FAMILIAS – APRENDIENDO JUNTOS 

Conociendo nuestras fortalezas para tener familias fuertes

Nuestros facilitadores: Lupita Montoto, Shelene Sárate y su servidora, Romilia Schlueter
Participe en el programa llamando al 321-1480 – enviando un mensaje de texto al 60193.

Escucha las primeras partes:


Las segundas partes:


CARTA DE UN HIJO A TODOS LOS PADRES Y MADRES DEL MUNDO

No me grites. Te respeto menos cuando lo haces. Y me enseñas a gritar a mí también y yo no quiero hacerlo.

Trátame con amabilidad y cordialidad igual que a tus amigos. Que seamos familia, no significa que no podamos ser amigos.

Si hago algo malo, no me preguntes por qué lo hice. A veces, ni yo mismo lo sé.

No digas mentiras delante de mí, ni me pidas que las diga por ti. Aunque sea para sacarte de un apuro. Haces que pierda la fe en lo que dices y me siento mal.

Cuando te equivoques en algo, admítelo. Mejorará mi opinión de ti y me enseñarás a admitir también mis errores.

No me compares con nadie, especialmente con mis hermanos. Si me haces parecer mejor que los demás, alguien va a sufrir (y si me haces parecer peor, seré yo quien sufra).

Déjame valerme por mí mismo. Si tú lo haces todo por mí, yo no podré aprender.

No me des siempre órdenes. Si en vez de ordenarme hacer algo, me lo pidieras, lo haría más rápido y más a gusto.

No cambies de opinión tan a menudo sobre lo que debo hacer. Decide y mantén esa posición.

Cumple las promesas, buenas o malas. Si me prometes un premio, dámelo, pero también si es un castigo.

Trata de comprenderme y ayudarme. Cuando te cuente un problema no me digas eso no tiene importancia… porque para mí sí la tiene.

No me digas que haga algo que tú no haces. Yo aprenderé y haré siempre lo que tú hagas, aunque no me lo digas. Pero nunca haré lo que tú digas y no hagas.

No me des todo lo que te pido. A veces, sólo pido para ver cuánto puedo recibir.

Quiéreme y dímelo. A mí me gusta oírtelo decir, aunque tú no creas necesario decírmelo.

ANÓNIMO

Cuando los niños crecen y aprenden en entornos afectuosos y comprensivos, pueden obtener mejores resultados en la escuela y estar más preparados para el futuro. Aun así, incluso los mejores padres necesitan ayuda para darles a sus hijos las mayores posibilidades de éxito. Los proveedores de cuidado de niños en el hogar desempeñan una función importante protegiendo y atendiendo a los niños pequeños y promoviendo su desarrollo social y emocional.

Los proveedores de cuidado de niños en el hogar que “tienden la mano” a los padres de diferentes maneras ayudan a los padres a contribuir a que sus hijos crezcan y se desarrollen de una manera positiva y saludable. Los proveedores de cuidado de niños en el hogar que “tienden la mano” a los padres también ayudan a disminuir las probabilidades de abuso infantil y negligencia en las familias.

EL ENFOQUE DE FORTALECIMIENTO FAMILIAR

El Centro para el Estudio de la Norma Social realizó una investigación de gran alcance que dio como resultado un cambio en el enfoque sobre la prevención del abuso infantil y la negligencia hacia el fortalecimiento familiar como una manera de acercarse a las familias antes de que se genere el riesgo de abuso infantil o negligencia.

El enfoque Strengthening FamiliesTM (fortalecimiendo familias) se basa en la identificación de cinco Factores de Protección que reducen las probabilidades del abuso infantil y la negligencia cuando estos están presentes y arraigados dentro de una familia.

¿Qué hace a su familia fuerte?

La realidad es que hay tiempos duros, mala suerte, dificultades, como usted le llame – su familia lo enfrentará tarde o temprano.

La buena noticia es que los riesgos que usted y su familia enfrentan no definen a su familia – los factores de protección si definen a su familia.  Los estudios muestran que cuando los 5 factores de protección están bien establecidos, la fortaleza de la familia y el desarrollo positivo de los niños es aparente.

LOS CINCO FACTORES DE PROTECCIÓN

Resiliencia de los padres: Sea flexible y desarrolle su fuerza interior

Los padres mantienen una actitud positiva y tienen la capacidad de enfrentar, resolver creativamente y recuperarse de todos los tipos de retos en la vida como durante situaciones de estrés y la capacidad de sobreponerse de los retos.

Tome tiempo tranquilo para recargar energías: tome un baño, escriba, cante, ríase, juegue, tome una taza de café.

Haga un poco de ejercicio físico: camine, estire los músculos, practique yoga, levante pesas, baile.

Comparta sus sentimientos con alguien en quien confíe.

Rodéese de personas que lo apoyan y le hacen sentir bien.

Conexiones sociales: Haga amistades

Los padres cuentan con una red de personas, agencias y organizaciones que brindan apoyo emocional y asistencia concreta.  ¿Tiene usted amigos, familiares y vecinos que le pueden ayudar y ofrecer apoyo emocional?

Participe en actividades del vecindario, como cenas de contribución, festivales

para las familias, picnics o fiestas de cuadra.

Únase a un grupo de juego o grupo de apoyo en línea de padres con hijos de edades similares.

Encuentre una iglesia, templo o mezquita que acoja y apoye a los padres.

Conocimiento de la función de los padres y del desarrollo de los niños: aprenda como ser el experto de sus hijos

Los padres entienden qué puede suceder en las diferentes etapas del desarrollo de los niños, destrezas de crianza eficaces y formas de encontrar ayuda en caso de problemas específicos del desarrollo o del comportamiento.

Conocimientos sobre la crianza y el desarrollo de los niños:

¿Sabe usted que la crianza es parcialmente natural y parcialmente aprendida?

¿Tiene oportunidades de aprender constantemente cosas nuevas sobre la crianza de niños y lo que ellos pueden hacer a diferentes edades?

Explore preguntas sobre la crianza con su doctor de cabecera, el maestro de su hijo, sus familiares o amigos.

Suscríbase a una revista, sitio web o boletín informativo en línea sobre el desarrollo de los niños.

Tome un curso sobre la crianza en un centro comunitario local (éstos a menudo son gratis o tienen una escala móvil de costos).

Siéntese y observe lo que su hijo puede y no puede hacer.

Comparta los que aprenda con toda persona que cuide de su hijo.

Apoyo concreto en tiempos de necesidad: Pida ayuda

Los padres tienen acceso a asistencia y servicios formales e informales a través de las redes sociales en momentos de crisis familiares.

Apoyos concretos para los padres:

¿Su familia puede satisfacer las necesidades diarias, incluyendo vivienda, alimentos, atención de la salud, educación y consejería? ¿Sabe dónde conseguir ayuda si la necesita?

Haga una lista de personas o lugares donde puede llamar para recibir ayuda.

Pida al director de la escuela de su hijo que celebre una Noche de Recursos Comunitarios, para que usted y otros padres puedan ver qué tipo de ayuda se ofrece en su comunidad.

Marque “2-1-1” para encontrar información sobre organizaciones que apoyan a las familias en su área.

Capacidad social y emocional: Dele a sus hijos palabras para que expresen lo que sienten.

Los padres trabajan con los niños para ayudarles a aprender a interactuar positivamente con los demás, a comunicar sus emociones y sentirse bien consigo mismos.

Competencia social y emocional de los niños:

Mis hijos saben que son amados, sienten que pertenecen y son capaces de llevarse bien con los demás.

Establezca rutinas regulares, especialmente para los niños pequeños. Asegúrese de que toda persona que cuide de su hijo esté al tanto de sus rutinas en lo concerniente a las horas de comida, siestas y hora de dormir.

Hable con sus hijos sobre la importancia de los sentimientos.

Enseñe y aliente a sus hijos a resolver los problemas de formas apropiadas a sus edades.

ESTRATEGIA PARA DESARROLLAR LOS FACTORES DE PROTECCIÓN

Todos los profesionales de cuidado y educación tempranos —incluidos los proveedores de cuidado de niños en hogar familiar— pueden trabajar para desarrollar los 5 factores de protección en las familias utilizando las siguientes 7 estrategias:

  1. Valorar y respaldar a los padres
  2. Facilitar amistades y el apoyo mutuo
  3. Fortalecer la crianza
  4. Facilitar el desarrollo social y emocional de los niños
  5. Vincular a las familias con los servicios y las oportunidades
  6. Responder a las crisis familiares
  7. Observar y responder a los signos de advertencia tempranos de abuso infantil y negligencia

Haciendo conexiones saludables con su familia

La buena salud comienza con alimentarse de comidas saludables y hacer bastante actividad física. Un estilo de vida más saludable puede ayudar a su familia de muchas formas, incluyendo las siguientes: • Menos estrés, depresión y ansiedad • Un mejor sueño y más energía • Menos enfermedad y costos de cuidado de salud más bajos Las costumbres saludables no tienen que costarle tiempo con su familia.

¡Diviértanse haciéndolo juntos! La alimentación saludable Los niños aprenden las costumbres de alimentación que practicarán en el futuro observándolo a usted. Sea un buen ejemplo a seguir para sus niños y prepárelos para una vida de buena salud.

Considere los siguientes consejos:

  • Las comidas familiares son una buena oportunidad para conectar y compartir con sus hijos. Ofrézcales una variedad de comidas saludables y luego mantenga el enfoque en lo que sus hijos están diciendo en vez de lo que están comiendo.
  • Deje que sus hijos decidan cuanto quieren comer según cuanta hambre tengan en vez de siempre esperar que “limpien sus platos”.
  • Premie a sus hijos con atención y palabras cariñosas en vez de comida. Consuélelos con abrazos, no con dulces.
  • Planeen las comidas, hagan las compras y cocinen comidas en casa juntos en familia. Involucre a sus hijos cuando esté escogiendo, lavando y (para niños mayores) cortando y cocinando frutas y vegetales.
  • Deje que sus hijos inventen sus propias recetas saludables. Opciones fáciles de preparar incluyen una mezcla de frutos secos y nueces (o “trail mix”), batidos de frutas y ensaladas de frutas.
  • Si encuentra que es difícil proveerles suficientes alimentos saludables a su familia, puede solicitar cupones de comida o beneficios del Programa Especial de Nutrición Suplementaria Para Mujeres, Infantes y Niños (WIC, por sus siglas en inglés), o buscar su banco de alimentos local (“food bank”) para ayudar a aliviar su presupuesto.

La actividad física

Los niños y adolescentes necesitan por lo menos 60 minutos de actividad física todos los días. Los adultos deben tratar de hacer por lo menos 30 minutos de actividad física por día, la mayoría de los días de la semana. Intente las siguientes sugerencias para aumentar el nivel de actividad de toda su familia:

  • Busquen actividades que les guste hacer en familia. Jueguen básquetbol, bailen, naden o patinen—no importa lo que hagan siempre y cuando estén juntos y activos.
  • Apoye la participación de sus hijos en deportes; ayúdelos a practicar pateando la pelota de futbol o atrapando la de beisbol.
  • Caminen juntos después de la cena en vez de prender el televisor. Invente juegos para sus hijos jóvenes durante las caminatas, como tratar de contar todos los carros rojos o juegos de “yo veo”. Con sus hijos de edad escolar o adolescentes, use la oportunidad para preguntarles cómo les está yendo en la escuela o con sus amigos.
  • Camine o maneje en bicicleta a la escuela con su hijo en las mañanas y de vuelta en las tardes.
  • Establezca retos para la familia, como completar juntos una caminata larga, y celebren cuando alcancen sus metas.
  • Los centros comunitarios locales a menudo ofrecen clases de ejercicios, clubs, equipos y otras actividades para niños y familias gratis o a bajo costo. Muchos también ofrecen una escala móvil de costos de membresía.

Recuerde: Hacer un compromiso en familia a vivir una vida saludable es más divertido que hacerlo solo…y puede ayudar a unir más a su familia.

Esto es todo por hoy, gracias por su participación, les esperamos el próximo miércoles a las 11:00 de la mañana para juntos….

¡APRENDER Y CRECER!

Recursos:

Making Meaningful connections – 2014 Prevention Resource Guide

https://www.childwelfare.gov/preventing

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s