Programa 170: Apoyándonos mutuamente Los programas a las familias y las familias a los programas

Miércoles 3 de diciembre de 2014
Programas # 170
Bienvenidos a su programa 

APOYANDO FAMILIAS – APRENDIENDO JUNTOS

 

Nuestros facilitadores: Lupita Montoto, Shelene Sárate y su servidora, Romilia Schlueter

Participe en el programa llamando al 321-1480 – enviando un mensaje de texto al 60193. 

Apoyándonos mutuamente
Los programas a las familias y las familias a los programas

Promoviendo niños fuera de peligro y familias saludables: Qué pueden hacer los programas y organizaciones.

Escucha: 

Brindar apoyo a las familias:

Muchos padres comparten el deseo de darle lo mejor a sus hijos. Pero lograr educar a hijos saludables y seguros de sí mismos puede ser difícil, especialmente cuando los padres son inexpertos, se sienten frustrados, tienen serios problemas de salud mental, o se enfrentan a condiciones serias de tensión con sus parejas o crisis financiera.

Porqué el apoyo a las familias es crucial

Las investigaciones han demostrado que los padres y las personas que cuidan a niños son más propensos a ofrecer hogares seguros y saludables si disponen de apoyo y recursos. Específicamente, los padres necesitan una red de relaciones personales de apoyo y otros recursos para hacer frente

a la tensión, lograr entender las etapas críticas del desarrollo del niño, y adquirir ayuda financiera y otras ayudas concretas tales como sitio de abrigo, alimento y guarderías. Una carencia de estas ayudas críticas, por otra parte, puede causar que padres de buena fe tomen decisiones pobres que pueden conducir a la negligencia o al abuso.

A medida que vamos aprendiendo más acerca de las causas del abuso y el descuido de menores, más organizaciones, agencias, y comunidades están reconociendo que la mejor manera de promover la prevención es proveer a los padres de las habilidades y de los recursos necesarios para entender y satisfacer las necesidades emocionales, físicas y de desarrollo del niño y para proteger a sus niños contra daño.

Como el apoyo a las familias puede ser efectivo

El ser padre es uno de los trabajos más difíciles y más importante en Norteamérica, y todos tenemos el deber de asegurar que los padres tengan acceso a las herramientas y asistencia que ellos necesitan para triunfar. Con la ayuda de actividades de asistencia, muchas familias son capaces de encontrar la fortaleza y los recursos necesarios para criar niños libres de peligro, sanos y productivos. Por ejemplo, las escuelas locales o centros de servicios familiares pueden proporcionar un lugar donde reunirse, socializar y aprender más acerca del crecimiento y desarrollo de sus hijos.

Las comunidades de fe pueden servir como recurso de apoyo y amistad para los padres de familia. Los pediatras ayudan a los padres respondiendo preguntas, preocupaciones o frustraciones acerca del comportamiento de sus niños. Los programas de asistencia familiar, tales como educación a los padres, visitas al hogar, servicios de asistencia y grupos de apoyo, ayudan a los padres a desarrollar destrezas, entendimiento de los beneficios de las técnicas de disciplina positiva, y como satisfacer las necesidades de sus hijos. Los programas de asistencia familiar también ofrecen apoyo contra otros importantes retos que enfrentan las personas que cuidan a niños de los niños, tales como un lugar adecuado donde vivir y guarderías infantiles a precios razonables.

A través de éstas y otras actividades de asistencia, los padres desarrollan recursos, conocimiento y destrezas para:

  • Entender cuál es comportamiento típico de los niños durante diferentes edades
  • Identificar, responder y abogar por las necesidades de sus niños
  • Comunicarse clara y tranquilamente con los niños
  • Establecer límites claros y reales
  • Corregir y redirigir a los niños sin perder el control
  • Manejar el estrés de maneras positivas, incluyendo:
    • hablar con los amigos y la familia
    • buscar recursos comunitarios para apoyo
    • Desarrollar lazos positivos con sus hijos y disfrutar el tiempo que pasan juntos
    • Tener confianza en sus propias habilidades como padres.*

 

Fomentando los puntos positivos: Fortalecer los factores de protección para los niños y las familias

Los niños fuera de peligro y las familias saludables son una responsabilidad compartida

Los investigadores, médicos y legisladores están constantemente analizando los factores personales, familiares y ambientales que fortalecen a las familias y reducen el riesgo de abuso y abandono de menores en las familias. La investigación demuestra que mientras ciertos factores de riesgo tienen efectos perjudiciales en niños y familias, otros factores “protectores” pueden atenuar esos efectos y proporcionar ventajas, dando por resultado mayor fortaleza para los padres y los hijos. Las actividades de ayuda a la familia y los programas de prevención del abuso de niño exitosos se diseñan para promover estos factores protectores.

Un grupo de investigaciones ha identificado los factores protectores conocidos por estar relacionado con la reducción del abuso y abandono de menores:

  1. Fortaleza de los padres
  2. Cuidado, resguardo y cariño
  3. Contactos sociales
  4. Conocimiento de la crianza y el desarrollo infantil
  5. Habilidades eficaces para solucionar problemas y para comunicarse
  6. Apoyo verdadero en momentos de necesidad
  7. Capacidad social y emocional de los hijos
  8. Matrimonios saludables

Estrategias de apoyo familiar que enfatizan puntos positivos* La investigación ha demostrado que las siguientes estrategias son efectivas al ser usadas por los programas de apoyo familiar y de prevención del abuso de menores para promover factores protección:

  • Facilitar la amistad y el apoyo mutuo.
  • Ofrezca oportunidades para que los padres en el vecindario se conozcan mutuamente, desarrollen sistemas de desarrollo mutuo y acepten papeles de liderazgo. Las estrategias pueden incluir equipos deportivos, clases, grupos de consejería, comidas comunales, junta de líderes y oportunidades de voluntariado.
  • Fortalezca las maneras de criar a los hijos.
  • Desarrolle formas para que los padres consigan ayuda en temas de crianza cuando la necesiten. Las posibilidades incluyen clases, grupos de ayuda, visitas caseras, panfletos con consejos en las oficinas de los pediatras y bibliotecas de recursos.
  • Responda a crisis familiares.
  • Ofrezca apoyo adicional a familias cuando lo necesitan, como en tiempo de enfermedad, pérdida de trabajo, problema de vivienda y otras situaciones de tensión.
  • Establezca enlaces entre las familias y los servicios y las oportunidades.
  • Proporcione información y ayuda para que los padres encuentren entrenamiento vocacional, educación, cuidado médico, salud mental y otros servicios ofrecidos por entidades locales religiosas y comunitarias.
  • Valore y apoye a los padres.

La relación entre los padres y el personal profesional es esencial para la que los programas entiendan a las necesidades de los padres. El apoyo, entrenamiento y supervisión del personal son esenciales para ayudarlos hacerlo efectivamente.

Facilite el desarrollo social y emocional de los niños. Algunos programas usan contenidos que se enfatizan específicamente en ayudar a los niños a expresar sus sentimientos y entender a los otros. Cuando los niños traen a casa lo que han aprendido en el salón de clases, los padres también se benefician.

Observe y responda a signos tempranos de alerta de abuso o abandono de menores. Entrene al personal para observar a los niños cuidadosamente y responder al primer signo de problemas. La intervención temprana puede ayudar a mantener a los niños libres de peligro y a los padres a obtener el apoyo y servicios que ellos necesitan

Compartiendo su mensaje: Ideas para hablar con otros
Existen muchas oportunidades para hablar acerca de lo que se puede hacer en su comunidad para apoyar a niños y a familias. Plantear el tema repetidamente es importante para estimular la acción entre su comunidad. Las reuniones de la colaboración de la comunidad, eventos en la escuela, o por medio de otros programas, acontecimientos en las iglesias, sinagogas y mezquitas proporcionan buenas oportunidades para compartir el mensaje sobre la promover niños libres de riesgo y a familias sanas. Es importante enfatizar en sus comentarios que en su comunidad todos pueden hacer algo para ayudar.

Sea un héroe en su comunidad trabajando para mejorar la seguridad infantil y el apoyo familiar. Aquí le damos algunas sugerencias fáciles para ser un héroe:

  • Honre las fortalezas de las familias.
  • Si habla a grupos, presenta en una clase o habla directamente con los padres, haga un esfuerzo por enfatizar lo que los padres y las familias están haciendo correctamente y cómo pueden mejorarlo.
  • Busque oportunidades para agregar y promover interacciones positivas entre padres e hijos a través de una comunicación efectiva, disciplina consistente y fijación de límites.
  • Encare los temas.
  • Póngase en contacto con su escuela local y comunidades religiosas para alentarlos a patrocinar clases y apoyar programas para los nuevos padres. Hable con sus vecinos y otras personas en su comunidad sobre lo que ellos piensan que son las necesidades y sobre que se puede hacer.
  • Llame o escriba a sus candidatos y oficiales elegidos para ayudar a educarlos acerca de los temas en su comunidad y la necesidad de ofrecer programas que apoyan a los niños y familias saludables y libres de peligro.

Reconozca que ser padre puede ser un reto. Muchos padres tienen muchas responsabilidades y experimentan numerosas situaciones de tensión su vida diaria. Estrés puede venir de las demandas del trabajo, preocupaciones monetarias, responsabilidades alrededor de la casa, enfermedad o dificultades en las relaciones con la esposa o esposo y otros.

Responder a las necesidades de uno o más hijos además de todo lo anterior, puede ser un reto o muchas veces sobrecogedor. Es importante tratar de proporcionar asistencia a los padres antes que estas dificultades se transformen en demasiado para sobrellevarlas de una manera apropiada y sana.

Ofrezca apoyo a los niños y padres en su comunidad.
Hay muchas cosas que usted puede hacer para apoyar a los niños y padres en su comunidad. Sea un buen vecino.
Ofrezca cuidar un bebé. Done las ropas usadas de sus hijos, muebles y juguetes para ser usados por otras familias. Sea amable y ofrezca apoyo, especialmente a los nuevos padres. Involúcrese con programas y actividades en su comunidad que apoyan a niños y padres. Hable a otros acerca de cómo involucrarse en tales actividades.

Enriquezca y fortalezca destrezas para sobrellevar los problemas. Ciertas características personales, familiares y comunitarias han demostrado que mejoran la capacidad de sobrellevar los problemas de los padres y niños y ayudan a mantener a los niños a salvo del abuso y el abandono. Las estrategias que ayudan a proteger y apoyar a los niños y a las familias incluyen:

  • Ayudar a los padres a desarrollar amistades y sistemas de apoyo mutuo.
  • Proveer maneras para que los padres aprendan más acerca de los temas de crianza y cómo fomentar unas relaciones estables, positivas y cariñosas entre padres e hijos.
  • Sugerir a los padres que hablen con el doctor de sus hijos acerca de cualquier preocupación, frustración o preguntas relacionadas al comportamiento o el desarrollo de sus hijos.
  • Ofrecer apoyo adicional a las familias cuando lo necesiten en asuntos relacionados a vivienda, salud y trabajo.
  • Ayudar a los padres a desarrollar destrezas fuertes y saludables para sobrellevar problemas.
  • Ayudar a desarrollar destrezas sociales, imágenes propias positivas y relaciones interpersonales apropiadas.

Recuerde, apoyar a las familias y a los niños es una responsabilidad compartida.  Todos tenemos un papel que podemos jugar.

Promoviendo niños fuera de peligro y familias saludables:
Lo que podemos hacer

Todos tenemos un papel que jugar en la construcción de comunidades fuertes donde las personas y los niños sean valorizados y comprendidos. Todas las familias desean lo mismo para sus hijos, un hogar seguro, buena educación y la oportunidad de triunfar. A continuación está una lista de actividades que usted puede hacer, tanto como individuo preocupado y como miembro activo de la comunidad.

  • Construya una red de apoyo en su vecindario, existen muchas maneras de crear, mejorar y mantener una comunidad saludable. Esto puede ser tan sencillo como llegar a conocer a sus vecinos o considerable como trabajar en un proyecto de mejora comunitario. Algunos ejemplos incluyen:
    • Conocer a sus vecinos. Desarrolle amistades con sus vecinos y los hijos y nietos de sus vecinos. Haga de sus vecinos su familia extendida. Las personas se sienten mejor y más seguras y los problemas parecen menos abrumadores cuando el apoyo está cercano. Es más fácil compartir sus alegrías y preocupaciones si conoce a sus vecinos.
    • Ayudar a una familia bajo estrés. Si una familia que usted conoce parece estar en crisis bajo estrés ofrece ayuda—ofrece cuidar a los niños, ayudar con las tareas del hogar o sugiere recursos en la comunidad que puedan ayudar a la familia, tales como los líderes religiosos de la comunidad, profesores y doctores.
    • Involúcrese con los niños de su comunidad. Una sonrisa o una palabra de estímulo puede significar mucho, si viene de un padre o de un extraño que pasa.
    • Involúcrese en una escuela local. Únase a la organización de padres y profesores y participe en los programas de la escuela. Incluso si no tiene a un hijo de edad escolar, usted puede ser mentor de un niño en su escuela.
    • Aprenda como su comunidad patrocina a los niños y familias y sea un miembro activo de la comunidad.

Una forma de construir una comunidad fuerte es participando en los programas que apoyan a los miembros de la comunidad. Encuentre maneras de ofrecer servicio voluntario en escuelas locales, organizaciones comunitarias o religiosas, clínicas de cuidados de la salud, hospitales de niños, centros de cuidado de niños o instituciones de servicio social.

Usted puede ayudar al iniciar uno de los programas mencionados más adelante, enseñando a los niños o ayudando a promover estos y otros programas comunitarios y actividades:

  • Los programas educacionales ayudan a enseñar ocupaciones, manejo de presupuesto o destrezas de cómo educar a sus hijos.
  • Los talleres para el fortalecimiento de relaciones matrimoniales pueden ayudar a promover la importancia de matrimonios saludables en la comunidad.
  • Los programas de paternidad pueden fortalecer el papel de los padres ayudándolos a aprender habilidades de cómo ser mejores padres y cómo llegar a ser más activos en las vidas de sus niños.
  • Los programas de tratamiento de abuso de sustancias pueden ayudar a los padres a sobrellevar problemas con alcohol y otras drogas.
  • Los refugios para personas sin vivienda pueden ofrecer no sólo comida y camas para niños y familias, sino también entrenamiento ocupacional, educación, guardería infantil y servicios de salud mental.
  • Los centros locales de recreación dan a los niños un lugar seguro para jugar, también ofrecen deportes, clases, actividades después de la escuela y otras actividades para toda la comunidad.
  • Los programas de bebés sanos ofrecen servicios de educación y salud a los nuevos padres.
  • Los programas de guarderías infantiles ofrecen un lugar seguro para los niños de esta manera sus padres pueden mantener sus trabajos o permanecer en la escuela.
  • Los servicios de cuidado ofrecen un alivio a familias durante tiempos estresantes con un niño u otro familiar que está enfermo o tiene una incapacidad.
  • Los centros de apoyo a víctimas de violencia doméstica alertan al público a cerca de este tema y proporcionan servicios y refugio a los miembros de la familia afectados por la violencia.
  • Los grupos de apoyo a los padres ofrecen un lugar para que los padres se reúnan y discutan temas relacionados a la educación de los hijos, intercambian ideas y ofrecen ayuda y proporcionan una oportunidad para los padres de apoyarse mutuamente en el manejo de los desafíos de criar niños y jóvenes.
  • Las comunidades proporcionan a menudo actividades de apoyo familiar a través de eventos culturales y reuniones comunales.
  • Los centros de recursos para las familias proporcionan un conjunto de servicios de apoyo de prevención, incluyendo muchos de los mencionados anteriormente, así como también recomendaciones a programas y servicios de otros centros comunitarios.

50 maneras que los miembros de la familia pueden decir “Te quiero”

Mantenga confianza.
Discipline en privado.
Haga que “No” sea realmente No.
Haga que “Sí” sea realmente Sí.
Pregunte, “¿Deseas conversar?”
Escuche, Escuche, Escuche.
Este preparado para estar presente.
Separe tiempo libre.
Permita errores.
Ríanse a carcajadas
Pregunte, “¿Cómo puedo ayudarte?”
Ofrezca y respete la privacidad.
De la bienvenida a los amigos de sus hijos.
Diga, “Estoy orgulloso de ti.”
Establezca límites.
Ofrezca expectativas claras.
Fije metas obtenibles.
Diga, “Lo siento” y pida disculpas cuando esté equivocado.
Diga la verdad.
Diga, “No lo sé”, cuando no lo sepa.
Sonría.
Pregunte, “¿Cómo te sientes acerca de…?”
Diga, “Confió en ti.”
Mire a los ojos cuando hable.
Diga “por favor” con sus peticiones.
Diga “gracias.”
Hable amablemente con sus hijos.
Aclame orgullosamente a su hijo.
Este en casa cuando ellos estén en casa.
De libertad.
Creen juntos las reglas.
Establezca con claridad los límites y las consecuencias.
Implemente consistentemente las consecuencias.
Reconozca los sentimientos.
Pida ideas y sugerencias.
Celebre el éxito.
Ría cuando este feliz.
Llore cuando este triste.
Explique porque está molesto.
Acepte la responsabilidad
Use una voz suave.
Abrace frecuentemente.
Sorprenda a su hijo siendo bueno.
Haga que “Te amo” sea la última cosa dicha
Al final del día.
Diga, “¡Buenos días!” alegremente cada
mañana.
Pare de hacer lo que está haciendo y escuche.
No acepte excusas, regateos o lloriqueos.
Deséele un “buen día” a su hijo cuando salga para la escuela.
Mantenga sus promesas.
Diga “Te amo.

Consejos para ser un padre que apoya a sus hijos

Una relación saludable con su hijo se construye mediante interacciones innumerables sobre el paso del tiempo. Se requiere mucha energía y trabajo, pero la recompensa vale el esfuerzo. Al momento de la crianza de hijos existen algunos términos absolutos (uno de ellos, por supuesto, es que cada hijo necesita ser amado) y no existe una manera “correcta” de hacerlo.

Diferentes formas de crianza funcionan para diferentes niños en diferentes circunstancias. Estos consejos proporcionan sugerencias mientras usted descubre que es lo que funciona mejor en su familia.

No espere ser perfecto; la crianza de hijos es un trabajo difícil. Ayude a sus hijos a sentirse amados y seguros. Todos podemos tomar acciones para fortalecer nuestras relaciones con nuestros hijos, lo cual incluye:

  • Asegúrese que sus hijos sepan que usted los ama, aun cuando ellos hagan algo erróneo.
  • Anime a sus hijos.
  • Elogie sus logros y talentos.
  • Reconozca las habilidades que están desarrollando.
  • Pase tiempo con sus hijos. Hagan juntos cosas que ambos disfruten.
  • Escuche a sus hijos.
  • Aprenda como usar opciones que no sean físicas para la disciplina. existen muchas alternativas. Dependiendo de la edad de su hijo y la etapa de su desarrollo, esto puede simplemente incluir cambiar la atención de su niño, dando opciones o usando la separación temporal.
  • Infórmese de los recursos que apoyan a los servicios comunitarios

Los niños necesitan acceso continuo y directo a las personas con las cuales puedan desarrollar relaciones saludables y de apoyo. Para asistir con esto, los padres pueden:

  • Llevar a los niños a bibliotecas, museos, películas y eventos deportivos.
  • Inscribir los niños en programas de mejoras juveniles, tales como deportes o música.
  • Usar los servicios comunitarios para necesidades familiares, tales como educación para padres o servicios de asistencia.
  • Comunicarse regularmente con los cuidadores de niños o el personal de las escuelas.
  • Participar en grupos religiosos o juveniles.
  • Buscar ayuda si la necesita

Ser padre es difícil. Nadie espera que usted lo sepa todo. Los retos tales como el desempleo o niños con necesidades especiales pueden aumentar a la tensión dentro de la familia. Si usted piensa que el estrés puede afectar la manera que usted trata a su hijo, o si usted sólo desea un apoyo extra que muchos padres necesitan en cierto momento, intente lo siguiente:

  • Hable con alguien.
  • Dígale a un amigo, proveedor de salud o líder de su comunidad religiosa acerca de lo que usted está pasando. O, únase a un grupo de apoyo para padres.
  • Llame a una línea de ayuda.
  • Busque conserjería.
  • La conserjería individual de parejas o de familias puede identificar y reforzar formas saludables para comunicarse y criar a sus hijos.
  • Tome clases de crianza de niños.
  • Nadie nace sabiendo cómo ser un buen padre, es una destreza adquirida. Las clases de crianza pueden ofrecerle las destrezas que usted necesita para criar a niños felices y saludables.
  • Acepte ayuda.
  • Usted no necesita hacerlo todo. Acepte las ofertas de ayuda de su
  • familia, amigos y vecinos. No tenga miedo de pedir ayuda si usted siente que la necesita.

Comprendiendo el comportamiento de sus hijos

A todos los padres les toca luchar con algunas de las cosas indebidas que hacen sus hijos. A pesar de que no existe una receta mágica que funciona en todas las situaciones, es muy útil reconocer los factores que afectan el comportamiento de los niños. Al entender estos factores y al saber que durante las diferentes etapas de desarrollo juvenil se presentan diferentes problemas, sus reacciones como padres serán más acertadas y será más fácil crear para su hijo un medio ambiente de apoyo que promueve el pleno y sano desarrollo.

Si el comportamiento de su hijo es preocupante, pregúntese:

  1. ¿Es esto una etapa de crecimiento o desarrollo juvenil?
    Durante cada una de las etapas nuevas de crecimiento o desarrollo juvenil surgen dificultades para el niño y para quienes lo cuidan. Por ejemplo, a medida que aumenta la independencia del niño, a los dos años de edad, también aumenta el deseo de retar a la autoridad (La fase del “¡No!”). Los problemas para dormir o de alimentación pueden ocurrir durante periodos de transición de una etapa de desarrollo a otra.  Es útil que las personas que cuidan al niño ejerzan mucha paciencia y que sean muy cariñosos en sus reacciones. El mejor paso es darle opciones al niño, usando el humor y dándole apoyo pero manteniéndose firme.
  1. ¿Es esto una diferencia individual o de carácter?
    No todos los niños de la misma edad se comportan de la misma manera. El desarrollo de algunos progresa a diferente rapidez y todos tienen sus propios caracteres. Esto puede explicar algunas de las diferencias en comportamiento. Si usted reconoce la tendencia del niño de adaptarse fácilmente o ser inflexible o de ser penoso y taciturno, entonces podrá entender mejor el comportamiento del niño durante una situación específica. Este conocimiento guiará su repuesta al comportamiento.
  1. ¿El medio ambiente (entorno) está causando el comportamiento?
    Algunas veces el entorno provoca un comportamiento que podría parecer inapropiado. La agresión o la envidia pueden ser alimentadas por la falta de juguetes o si el niño vive o va a la escuela con un número excesivamente grande de niños. Evalué su hogar en términos del comportamiento de su hijo y analice el entorno desde un punto de vista infantil.
  1. ¿Sabe el niño que se espera de él o ella?
    Un niño que se enfrenta a territorio nuevo o desconocido o a nuevas tareas o problemas posiblemente desconozca el comportamiento apropiado que se espera de él o ella. Podría ser cuando el niño de dos años, que no tiene hermanos, tiene que compartir un juguete por primera vez. Su desarrollo no le ha permitido entender de lleno el concepto de compartir, por lo tanto es el deber del padre de explicar calmadamente como los niños reaccionan en esta situación. Es necesario tener paciencia y repetir el mensaje una y otra vez pues casi nunca los niños aprenden algo nuevo en su primer intento.

¿Son las reacciones del niño debidas a que está carente de atención emocional?   La carencia de atención emocional es la causa de comportamiento más difícil de interpretar. Si un joven en particular, necesita más atención y cariño, es deseable buscar una manera de hacerlo sentir deseado y querido frecuentemente en vez de negarle dicha atención.

Esto es todo por hoy, gracias por su participación, les esperamos el próximo miércoles a las 11:00 de la mañana para juntos….

¡APRENDER Y CRECER!

Recursos:

Making Meaningful connections – 2014 Prevention Resource Guide

https://www.childwelfare.gov/preventing

Los niños no son egoístas por naturaleza. El egoísmo también se aprende. ¿Cómo enseñar a los niños a que hagan lo que muchos de nosotros todavía no lo hemos aprendido? El compartir es una de las habilidades sociales más difíciles de enseñar a los hijos. Requiere tiempo y práctica. Los bebés demuestran habilidades sociales desde el día que nacen.

Al escuchar la voz de su madre, al voltear la cabeza para seguirla, los bebés están estableciendo un lazo social con su entorno. Luego, cuando empiezan a jugar con sus iguales, ellos estarán desarrollando habilidades sociales que serán positivas o no dependiendo de las relaciones que tengan con sus padres, familiares, cuidadores y maestros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s