Programa 171: Aprendiendo sobre nuestras tradiciones La Piñata

Miércoles 10 de diciembre de 2014
Programas # 171

Bienvenidos a su programa 

APOYANDO FAMILIAS – APRENDIENDO JUNTOS 

Aprendiendo sobre nuestras tradiciones
La Piñata

Nuestros facilitadores: Lupita Montoto y su servidora, Romilia Schlueter

Participe en el programa llamando al 321-1480 – enviando un mensaje de texto al 60193.

Lo que se canta cuando uno va a romper la piñata en la época de Navidad. La primera estrofa, se canta mientras una persona guía al vendado dando palos al piso y haciendo círculo hasta llegar al centro de la piñata y se le dan unos toques con el bastón y luego se eleva la piñata mientras todos le gritan para guiarlo en donde se encuentra la piñata.
Ya se va el curro Ponciano,

con su bastón en la mano,

para darle a la piñata,

sin tenerle compasión.

En éstos momentos se le dan varias vueltas al niño vendado y se le baja la piñata junto a él y se comienza cantando:

Un ejemplo:  https://www.youtube.com/watch?v=IiBBCD15e5Y

Dále, dále, dále,
no pierdas el tino,
mide la distancia,
que hay en el camino.

Dále, dále, dále,
no pierdas el tino,
porque si lo pierdes,
pierdes el camino.

No quiero oro, ni quiero plata,
o lo que quiero es romper la piñata.

No quiero oro ni quiero plata,
yo lo que quiero es romper la piñata.

Ándale Juana no te dilates,
con la canasta de los cacahuates,

Echen confites y canelones
pa’ los muchachos que son muy tragones,

Dále, dále, dále,
no pierdas el tino,
mide la distancia,
que hay en el camino.

Dále, dále, dále,
no pierdas el tino,
porque si lo pierdes,
pierdes el camino.

No quiero oro, ni quiero plata,
yo lo que quiero es romper la piñata.
No quiero oro ni quiero plata,
yo lo que quiero es romper la piñata.

Ándale Pedro, sal del rincón
con la canasta de la colación.

Yo tengo cañas de buen sabor
y tejocotes de buen color,
con cacahuates de Salvatierra,
tostado de horno y no hay mejor.

Dále, dále, dále,
no pierdas el tino,
mide la distancia,
que hay en el camino.

Dále, dále, dále,
no pierdas el tino,
porque si lo pierdes,
pierdes el camino.

No quiero oro, ni quiero plata,
yo lo que quiero es romper la piñata.

No quiero oro ni quiero plata,
yo lo que quiero es romper la piñata.

Ándale niña, sal otra vez
con la botella del vino jerez,
que muy alegre está la posada,
pero a mi copa no han servido nada.

Dále, dále, dále,
no pierdas el tino,
mide la distancia,
que hay en el camino.
Dále, dále, dále,
no pierdas el tino,
porque si lo pierdes,
pierdes el camino.

No quiero oro ni quiero plata,
Yo lo que quiero es romper la piñata.

No quiero oro ni quiero plata,
Yo lo que quiero es romper la piñata.

Castaña asada, piña cubierta,
dénle de palos a los de la puerta,

De los cerritos y los cerrotes,
saltan y brincan los tejocotes.

Dále, dále, dále,
no pierdas el tino,
porque si lo pierdes,
pierdes el camino.

Dále, dále, dále,
no pierdas el tino,
porque si lo pierdes,
pierdes el camino.

No quiero oro ni quiero plata,
Yo lo que quiero es romper la piñata.

No quiero oro ni quiero plata,
Yo lo que quiero es romper la piñata.

Dále, dále, dále,
dále y no le dió,
quítenle la venda,
porque sigo yo.

Historia y tradición

El Origen de La Piñata, su Historia y su Significado.

Hay varias versiones del significado religioso que tiene la piñata pero las más aceptada es la idea de que representa la lucha del hombre contra las pasiones o los pecados capitales. Valiéndose de la fe, que es representada y simbolizada por el palo o bastón. El hombre tiene que destruir el maleficio de la pasiones, golpeando y finalmente rompiendo la piñata y al romperla, rompe esa tentación y obtiene, los frutos divinos, que son representados, por la fruta y las colaciones que contiene la piñata.

Romper la piñata con los ojos vendados simboliza la destrucción del mal y por lo que y así se descubren los frutos que hay dentro de la piñata, que representan las gracias de Dios.  Esto en si significa, la lucha del hombre contra la tentación y los siete picos de la estrella, son los pecados capitales dichos anteriormente. El relleno de la piñata es el símbolo o premio del amor de Dios hacia los hombres, son las riquezas del reino de los cielos.

Otra versión nos dice que los frailes españoles instruían a los indígenas de México en el catecismo, usando piñatas con ésta explicación:

La piñata simboliza a las tres virtudes teologales:

La fe, porque al romper la piñata vamos con los ojos vendados, sin otra guía que las voces que nos dicen arriba, abajo, atrás y que tratan de hacernos el mal como en efecto sucede al mentir.  La gente le dice al vendado, el lugar en el que no encontrará la piñata.

La esperanza, porque todos miramos al cielo anhelando y esperando el premio.

La caridad, porque si rompemos la piñata destrozando los vistosos oropeles del pecado, alcanzamos los regalos deseados para compartirlos con los demás.

Supuestamente la historia de la piñata se remonta a la China Imperial. Allí con motivo del año nuevo que se celebra con la llegada de la primavera, se confeccionaba una figura de vivos colores que llenaban de semillas. Los mandarines* golpeaban la figura (que regularmente representaba a un becerro) con varas y esta se rompía derramando su contenido sobre los campos y simbolizando la fertilidad.  Posteriormente, la piñata se quemaba y sus cenizas se repartían entre los allí presentes, como portadoras de buena suerte y de la fertilidad.

Marco Polo conoció esta costumbre que exportó de Oriente a Italia en el siglo XII. Allí en Italia, la transformaron de un mito pagano a uno religioso, debido a las fuertes creencias religiosas de la Edad Media europea. Ésta se usaba para celebrar el primer domingo de Cuaresma. Para  el siglo XVI, los conquistadores españoles llevan este rito a la Nueva España y allí tiene gran aceptación entre los novohispanos. Así, al primer domingo se le llamaba Domingo de la Piñata. La piñata era una olla de barro con papeles de colores y oropeles llena de dulces. Para romperla, las personas se vendaban los ojos. Cuando llegó a la Nueva España, y considerando su ambiente festivo, se le usó para atraer a la gente a las ceremonias religiosas. Posteriormente el pueblo se apropió de ella para las celebraciones populares y fue así como se ha mantenido entre nosotros.

Aparentemente también se asemejaba a un ritual azteca en el que golpeaban una olla de barro para derramar una ofrenda que se encontraba dentro. Los frailes agustinos ven en la piñata un pasatiempo que les sirvió para evangelizar al pueblo y de esta forma la olla de barro se llena con colaciones y se recubre con cartón para después darle la forma de estrella con siete picos. Todo ello cargado de simbolismo y adaptado a su religión que trataba de convertir a los conquistados, el catolicismo.

Hoy en día la tradición de la piñata se ha extendido desde México a todo el mundo y se pueden encontrar piñatas en toda América, Europa y en muchos países del mundo con miles de formas que ya no tienen el significado complejo, religioso y original.

 

Las posadas mexicanas – Origen y tradición

Las Posadas son fiestas populares que se celebran en México, Honduras, Guatemala, El Salvador, y Panamá durante los nueve días antes de la Navidad, es decir, del 16 al 24 de diciembre. Estas fiestas recuerdan el peregrinaje de María y José desde su salida de Nazaret hasta Belén, donde buscan un lugar para alojarse y esperar el nacimiento del niño Jesús.

Las Posadas se crearon desde los primeros evangelizadores: el fraile agustino Diego Soria solicitó autorización al Papa para llevar a cabo nueve misas en los días anteriores a la Navidad para celebrar el nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo como el verdadero sol y luz del mundo, a lo que el Vaticano respondió afirmativamente. Esto debido a que los indígenas celebraban, por las mismas fechas, una importante fiesta en honor del nacimiento del dios de la guerra, Huitzilopochtli,1 Además de los rituales observados en honor a este dios, durante la conquista el pueblo azteca solía comprar un esclavo propicio para representar al dios Quetzalcóatl, quien según las creencias de los aztecas, bajaba a visitarlos durante las fiestas en conmemoración del sol viejo. Transcurridos los nueve días que tomaba esta celebración el esclavo era sacrificado en honor de la luna. Ésa misma noche en los templos se realizaban ceremonias en las que se representaba la llegada del dios honrado: Quetzalcóatl. Por lo anterior, y en desacuerdo con los ritos Mexicas, los agustinos promovieron la sustitución de personajes y así desaparecieron a la divinidad prehispánica, mantuvieron la celebración y le dieron características cristianas planteando que la nueva tradición serviría como preparación para recibir a Jesús en su corazón el día de Navidad y promovían la conversión al cristianismo.

En 1587, fray Diego de Soria obtuvo del Papa Sixto V la bula que autorizaba la celebración en el Virreinato de la Nueva España de unas misas, llamadas de aguinaldo, del 16 al 24 de diciembre y que se realizarían en los atrios de las iglesias. Junto con las misas se representaban escenas de la Navidad. Luego de la misa se realizaban festejos con luces de bengala, cohetes, piñatas y villancicos.

En el siglo XVIII, la celebración, aunque no dejó de realizarse en las iglesias, pasó a tomar más fuerza en los barrios y en las casas, y la música religiosa fue sustituida por el canto popular.

La Novena de Aguinaldos colombiana fue creada por fray Fernando de Jesús Larrea, nacido en Quito en 1700, ordenado en 1725 y luego predicador en Ecuador y Colombia. Fray Fernando la escribió por petición de la fundadora del Colegio de La Enseñanza en Bogotá, doña Clemencia de Jesús Caycedo Vélez. Muchos años después, la religiosa de La Enseñanza, la madre María Ignacia, la modificó.

Los frailes evangelizadores, para facilitar la enseñanza de la Iglesia Católica a los naturales, realizaron representaciones del peregrinar de San José y la Virgen María en su salida de Nazaret en camino a Belén para registrarse en el censo ordenado por César Augusto y, posteriormente, el nacimiento de Jesus. Estas representaciones se conforman de nueve Posadas, que se inician el 16 de diciembre, y consisten en solicitar alojamiento en ese simbólico camino a Belén hasta el día 24 de diciembre, víspera del nacimiento de Jesús.

Durante este peregrinar se hacen notar las penurias por las que tuvieron que pasar hasta encontrar alojamiento en un establo de Belén.

Celebraciones en distintos países

En Guatemala

Fue el Hermano Pedro de San José de Betancur (16261667) quien en Guatemala introdujo como parte de las festividades navideñas los nacimientos y Posadas para recordar la travesía de María y José en su viaje a Jerusalén, para poder cumplir así con el censo romano y el nacimiento del niño Jesús en Belén.

En las Posadas la gente se divide en dos grupos, uno que permanece dentro de la casa seleccionada y otro que, estando afuera, lleva el anda ya adornada. Las Posadas son acompañadas en su recorrido por una marimba, por el sonido de una concha de tortuga o por un tambor y una flauta. Durante el recorrido las personas que participan también cargan faroles de colores, con velas encendidas, los cuales sirven para alumbrar el camino de la posada, así como para hacer notar el paso de esta. La posada transita por las calles y van cantando o rezando; cuando llegan a la casa que espera la posada, cantan los dos grupos letanías en responso, escritas especialmente para estas fiestas. Luego se reza el santo rosario y se termina la celebración con una merienda que consiste en ponche de frutas caliente, chuchitos, tamales, tortillas tostadas, pan dulce, café o chocolate.

En Colombia

La Novena de Aguinaldos es una de las tradiciones más arraigadas en Colombia durante la época navideña. Se reza durante 9 días desde el 16 hasta el 24 de diciembre, rememorando los meses previos al nacimiento de Jesús y terminando con su llegada en el Pesebre de Belén.

El esquema básico es el siguiente, pero puede variar de familia a familia; además es usual que se rece el rosario antes de la novena misma:

  1. Oración Para Todos Los Días.
  2. Oración a La Virgen.
  3. Oración a San José.
  4. Oración del día correspondiente (nueve en total, una cada día).
  5. Aspiraciones para la Venida del Niño Dios (Gozos).
  6. Oración al Niño Jesús.
  7. Villancicos.
  8. Al final de la novena se reparten galletas navideñas y vino a los adultos y leche a los niños.

Existe una variación de la novena clásica, en la novena Los Nueve Días y un Día por Jairo Anibal Niño** en el que la novena tiene un día más (décimo).

Las novenas se celebran cada día en las casas, apartamentos, iglesias, salones comunales. Es tradición que en estas novenas brinden comida, bien sea jugos, gaseosas, galletas, panecillos, etc, esto hace que la mayoría de niños que vayan a las novenas solo por la comida.

En México

Las posadas son tradiciones en México durante la época navideña. Se reza durante 9 días desde el 16 hasta el 24 de diciembre, rememorando los meses previos al nacimiento de Jesús y terminando con su llegada en el Pesebre de Belén. Se puede celebrar cada día en una casa diferente, usualmente de la familia extensa, a manera de reencuentro, o bien, se tiene la costumbre de organizar a los vecinos por calles o cuadras y de este modo, a cada cuadra le va tocando la realización de cada una de las 9 posadas. Como ejemplo, tenemos al municipio de Tlaxco correspondiente al estado de Tlaxcala, localizado en la zona centro de la República Mexicana. En la localidad, las posadas también se celebran desde 9 días antes de navidad. Es una tradición católica, por lo que las personas rezan y cantan villancicos navideños cada día. Los caseros ofrecen ponche, cañas, naranjas o mandarinas y una bolsita con dulces y cacahuates llamado aguinaldo, sin faltar las piñatas llenas de dulces.

Una persona organiza un grupo llamado “Los pastores” de niños y niñas, éste varía en número de integrantes ya que pueden ser 10, 15, 20 o más parejas. Se forman en dos filas, una de niñas y otra de niños, de 2 en fondo. A la pareja que queda al frente se les llama capitán y capitana respectivamente. El día 24 de diciembre en la noche este grupo baila y canta, llevando un atuendo especial. Las niñas visten un corset y un mandil, ambos de color negro, un vestido blanco o floreado y un sombrero en la espalda adornado con papel china formando tiras de colores y una flor grande también de papel china, su cabello es peinado con 2 trenzas hacia los lados y caen ligeramente sobre sus hombros hacia el frente con listones de colores.  Llevan en la mano derecha una sonaja de lámina de fierro la cual hacen sonar al unísono al cantar y bailar. Los niños visten una camisa suelta con un olán en la orilla inferior, puede ser blanca o de algún color especial (pero todos van iguales) y un pantalón corto, abombado con mallas (parecido a los pantalones de los españoles en tiempos de la colonia), llevan un sombrero en la espalda adornado igual que el de las niñas, también llevan una sonaja igual, pero además ellos portan en el hombro izquierdo un arco hecho con varas de jarilla y adornado con papel china de colores. Después de cantar y bailar (para el niño Dios en el portal de Belén) cada niño (a) dice un verso (de memoria) al tiempo que ofrecen un presente. A esto le llaman “La pastorela.” En otro lugares, se conserva la tradición de realizarse en el atrio de la iglesia, reuniendo a todos los habitantes del poblado o la comunidad en este lugar, las personas encargadas de las posadas son elegidos por los administrativos de la iglesia, los cuales necesitan 9 familias para cada uno de los días en los cuales se realizan estas. Las familias se encargan de obsequiar a los asistentes frutas de temporada, dulces, bebidas y algún aperitivo.

Las posadas se realizan todos los días desde el 16 de diciembre hasta la noche del 24. La gente se reúne y forma una pequeña peregrinación a la cual se les reparten velas y se prenden para acompañar el “misterio” (estatuas o personas disfrazadas que representan a José, María, El Ángel y un burro) y cantar las letanías o villancicos, así se llega a la casa donde se pedirá posada y las personas dentro cantan para negarla hasta descubrir que se trata de José y María, entonces dejan entrar a toda la peregrinación cantando “entren santos peregrinos”; posteriormente se reza un rosario, y se rompe la piñata.

La piñata (fue utilizada por los evangelizadores para mostrarles lo que era la tentación) se hace con una olla de barro dándole la forma de una estrella de siete picos, los cuales representan los siete pecados capitales y se cubre con papel de colores llamativos, y se rellena de dulces y fruta, una vez lista la piñata representa al demonio. Para romperla primero se cuelga, se venda a los niños (se les giraba en treinta y tres vueltas en recuerdo de los treinta y tres años que vivió Cristo), ya que esto representa la fe, la cual nos permite continuar sin necesidad de ver, el palo de madera con que se le pega representa a Dios, que da la fuerza para vencer las tentaciones. Una vez que se rompe la piñata caen los dulces y fruta que contenía, lo que representa el amor de Dios, ya que al destruir el mal se obtienen las bendiciones de Dios. Finalmente al término de la posada se reparten “aguinaldos”, que son pequeñas bolsas, con dulces, fruta y colación. Durante el transcurso de la posada no puede olvidarse el ponche de frutas.

En la actualidad se ha popularizado llamar posada a cualquier fiesta no religiosa celebrada entre el 16 y 24 de diciembre, lo que ha motivado protestas de parte de grupos religiosos, en contra del uso indiscriminado del término.

En el estado de Jalisco. Las posadas adquirieron características propias distinguiéndose en primer lugar por la utilización de esculturas de patol (Madera de colorín) algunas de verdadero mérito artístico, de las llamadas de vestir, es decir que tienen únicamente pies, manos y rostro, ya que lo demás se cubre con ropajes de tela. Esculturas que además están articuladas, lo que permite sentar la imagen que representa a la Virgen, e inclusive dar distintas posturas a las Peregrinos sobre el anda en que se les trasporta, durante cada uno de los días de las posadas, y después al finalizar colocarlos arrodillados en el “Nacimiento” que se ha puesto en la casa de donde salió la primera posada. Los ropajes con que se visten a las esculturas son invariablemente: Túnica y pañoleta blancas, manto azul cielo, canasta y sombrero para la Virgen. Túnica verde oscuro, manto amarillo claro, sombrero y bule de agua para San José. Y túnica blanca y manto rojo para el Niño Dios. Aunque al Niño se le coloca en el nacimiento hasta el día 24 a la media noche, y el manto no se le viste sino hasta el día 6 de enero en que se levanta y sienta. Los peregrinos se colocan sobre una mesa cubierta de heno (Musgo gris arbóreo también llamado paixtle) con varas para poder portarla, y también se coloca una rama de palma o huizache a manera de árbol protector, adornada con farolitos de papel corrugado de colores y flecos de heno. El ritual de la posada se inicia generalmente a las 8 de la noche, reunidos en la casa de los vecinos que organizan. Rezado el acto de contrición y las oraciones propias del día, después el Rosario, alternando a cada misterio un canto entre ellos:

“Me pide posada”

“Camina Oh Virgen”

“En noche de invierno”

“Hermosa Peregrina”

“Pastorcita Virgen”

“Una bella Pastorcita”

“Vamos Pastores”

“Venid Pastorcillos”

“Humildes Peregrinos”

“Ave María” y propio de las posadas: “Zagalillos entonemos.”

Terminado el Rosario, la concurrencia se dirige a la puerta, en donde al llegar al umbral los Peregrinos, se entona el canto “Muy agradecido”. Una vez en la calle se organiza la procesión con velas, donde se entonan o bien las letanías lauretanas, o los cantos que no se alcanzaron a entonar durante el Rosario. Al llegar a la Casa del vecino que ha tomado el primer día, dividido el coro entre los que piden fuera y los que niegan dentro, se pide la posada con un canto singular, obra de un gran compositor tapatío del siglo XIX Llamado Abel L Loreto, que entraña un nivel alto de dificultad por lo elevado del registro, y por la variación de las melodías que lo componen. al llegar al párrafo: “Una Reina tiene soberbios palacios y ahí a toda hora le abren sus vasallos” las puertas de la casa se abren y Peregrinos y concurrentes, entran a la casa, en donde acabado el canto se ofrece cena para todos, y además dulces para los niños. Los platillos que pueden servirse van desde los tamales, hasta el pozole blanco, pasando por los buñuelos y demás platillos propios de la temporada. Con esto termina la primera posada entre las pláticas de los vecinos y los retozos y juegos de los niños, en algunas casas se ofrecen piñatas. AL día siguiente todos se reúnen en la casa de la cena para rezar ahí el rosario y llevar a los Peregrinos a su siguiente hospedaje. El último día la posada regresa a la casa de donde salió y colocados los peregrinos en el “Nacimiento” a la media noche, acabada la cena, se arrulla al Niño Dios con un rorro propio y se le coloca en el Pesebre, con lo que se da fin a los festejos de este día.

Aunque cada región tiene sus propios versos para pedir posada, la temática de los villancicos es la misma y uno de los más conocidos es el siguiente:

Música y versos en Youtube:

https://www.youtube.com/watch?v=-0Yz379-tJs

 

Peregrinos: 

En nombre del cielo

os pido posada

pues no puede andar

mi esposa amada

Posaderos:

Aquí no es mesón,

sigan adelante.

Yo no puedo abrir

no sea algún tunante

Peregrinos:

No seas inhumano,

tennos caridad

que el Rey de los cielos

te lo premiará

Posaderos:

Ya se pueden ir

y no molestar

porque si me enfado

os voy a apalear

Peregrinos:

Venimos rendidos

desde Nazaret;

yo soy carpintero

de nombre José

Posaderos:

No me importa el nombre

déjenme dormir

porque ya les digo

que no hemos de abrir

Peregrinos:

Posada te pide

amado casero

por sólo una noche

la Reina del cielo

Posaderos:

Pues si es una reina

quien lo solicita

¿Cómo es que de noche

anda tan solita?

Peregrinos:

Mi esposa es María

es reina del cielo

y madre va a ser

del divino Verbo

Posaderos:

¿Eres tú José?

¿Tu esposa es María?

Entren peregrinos

no los conocía

Peregrinos:

Dios pague, señores

vuestra caridad

y que os colme el cielo

de felicidad

Posaderos:

¡Dichosa la casa

que alberga este día

a la Virgen pura

la hermosa María!

A continuación se canta un villancico todos juntos cuando los posaderos acceden a “hospedar” a los peregrinos:

Entren Santos peregrinos, peregrinos, reciban este rincón

Y aunque es pobre la morada, la morada os la doy de corazón

¡Cantemos con alegría, alegría! Todos al considerar

que Jesús, José y María, y María nos vinieron hoy a honrar.

La piñata es la parte más divertida de la celebración y el momento más esperado por los más pequeños.

Mientras se rompe la piñata los invitados beben ponche, hecho con frutas como manzana, tejocote, guayaba, naranja, caña de azúcar y vino tinto, té, agua y azúcar, además de un chorrito de aguardiente, tequila o ron. También se reparte a los invitados el aguinaldo: bolsitas de dulces, fruta y galletas, para asegurarse de que nadie se quede sin su parte de la piñata.

A continuación da comienzo la merienda, que aparte de los dulces y las frutas de la piñata también incluye atole (bebida con base de maíz servida muy caliente), chocolate, tamales (especie de empanadillas de masa de maíz cocida envueltas en hoja de plátano o maíz y rellenas) y buñuelos caseros. La fiesta viene, por supuesto, acompañada de luces de bengala y buena música de mariachis, ya sea en vivo o grabado, y de cohetes, a veces hasta bien entrada la noche.

La tradición de las posadas se repite durante nueve noches hasta el 24 de diciembre, cuando se reúne toda la familia para la gran cena de Nochebuena.

Esto es todo por hoy, gracias por su participación, les esperamos el próximo miércoles a las 11:00 de la mañana para juntos….

¡APRENDER Y CRECER!

 

 

Fuentes de información

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/8/83/NAVIDAD_2013_022.JPG/180px-NAVIDAD_2013_022.JPG

http://diariodealfredo.blogspot.com/2011/12/el-origen-de-la-pinata-su-historia-y-su.html

  1. Aldama, Arturo J.; Candelaria, Cordelia; Garc& iacute (2004). Encyclopedia of Latino popular culture. Westport, Conn: Greenwood Press. ISBN 0-313-33211-8.

 

La lujuria – castidad

la gula – templanza

la avaricia – generosidad

la pereza – diligencia

la ira – paciencia

la envidia – caridad

la soberbia = humildad

Además de éstas, se consideran las tres virtudes teologales (fe, Esperanza y caridad)  y las cuatro virtudes cardinales (prudencia, justicia, fortaleza y templanza)

*Un mandarin era un hombre estudiado  en el gobierno de la China Imperial y Vietnam.

**Jairo Aníbal Niño (Moniquirá, Boyacá, 5 de septiembre de 1941Bogotá, 30 de agosto de 2010)2 fue un escritor colombiano. Publicó obras de teatro, cuentos y libros de poemas. Sus primeros pasos los dio como artista en el campo de la pintura, luego se dedicó a la dramaturgia. En el campo de las letras, su mayor contribución la hizo al género de la literatura infantil y juvenil a la que dedicó la mayoría de sus publicaciones y gran parte de su carrera como escritor.3

A lo largo de su vida Jairo Aníbal Niño fue profesor universitario, director de la Biblioteca Nacional de Colombia hasta 1990, guionista, director del taller de dramaturgia del Teatro Libre de Bogotá y director del teatro de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s