Programa 184: Mentes Saludables

Miércoles 25 de marzo de 2015
Programas # 184
Bienvenidos a su programa 

APOYANDO FAMILIAS – APRENDIENDO JUNTOS

Mentes Saludables

Nuestros facilitadores: Lupita Montoto, Shelene Zárate y su servidora Romilia Schlueter

Escucha:

El elogio en la disciplina positiva

  • Las ventajas y las desventajas del elogio
  • Diferentes estrategias de disciplina positiva para usar en lugar del elogio
  • ¿Es posible mejorar nuestras habilidades para utilizar frases que pueden reemplazar el elogio con la audición reflexiva?

¿Qué es audición reflexiva?

Es un estilo de comunicación respetuoso y de reflexión que surge de la “audición activa” que Thomas Gordon (1987) describe en su libro “Parent Effectiveness Training.” Kathleen Green, en su artículo El elogio no se elogia, dice que “si se muestra a los niños lo que ellos mismos están haciendo, y lo que yo percibo que ellos mismos están sintiendo, se refuerza el sentido de su propia personalidad de tal forma que ellos se sienten fortalecidos y validados como seres humanos potentes, competentes y dignos de ser tenidos en cuenta.”

No siempre se ha visto el elogio como algo bueno: en realidad, en el siglo pasado se suponía que el elogio malcriaba a los niños. Hoy día, muchos lo consideran como algo que “fortalece la autoestima.”

Dos temas conectan la forma antigua y la forma nueva de considerar el elogio. Un tema es la idea de que la manera en que los niños piensan sobre ellos mismos y se autoevalúan depende de lo que los adultos les dicen acerca de ellos mismos. El otro es el énfasis constante en lo bueno, lo malo y la obediencia.

El elogio es una forma importante y poderosa de comunicación. A la autora le preocupa el uso frecuente del elogio porque fomenta una dependencia excesiva en los juicios externos de otras personas, y no en la evaluación que hace el niño de su propia experiencia.

Grey describió cómo se ella sintió al usar el elogio en su aula, antes de que aprendiera otras técnicas de manejo de grupo. Estaba exhausta, tensa, cansada de tratar de anticipar lo que los niños iban a hacer a continuación, y de estar lista para ellos. Entonces aprendió acerca de la audición reflexiva, basada en la idea de la audición activa de Thomas Gordon, y esto la hizo cambiar como maestra.

Este tipo de enfoque de la comunicación está basado en la creencia de que los niños nacen con un profundo interés en participar en la raza humana, en aprender sus reglas y en expresar su propio ser. Esto transformó el pensamiento de la autora: de sentirse que necesitaba hacer crecer a los niños, pasó a creer que los niños querían crecer.

Ella descubrió que cuando no lograba guiar a los niños de la forma que ella quería, eso se debía a menudo a que ella no estaba “escuchando” la comunicación del niño. Las desventajas del elogio que ella descubrió fueron:

  • El elogio es, con demasiada frecuencia, una manipulación. Si haces esto, te elogiaré de nuevo es el sentimiento que el elogio puede crear en un niño.
  • El elogio puede conducir a que los niños se comporten de formas que produzcan el elogio una y otra vez, a que dependan de que el maestro elogie cada esfuerzo o a hacer que en cada experiencia el elogio sea cada vez mayor que el anterior.
  • El elogio puede darle validez a desempeños mediocres debido a que el elogio no toma en consideración la realidad del niño en ese momento.
  • Los niños pueden hacer cosas (como acatar o escuchar) sólo porque el maestro quiere que lo hagan, no porque ellos en realidad quieren hacerlo.

La autora propone que los maestros se concentren en la audición reflexiva (también llamada estímulo) y no en el elogio. Estas frases describen, le dicen al niño qué y cómo son sus comportamientos, independientemente del nivel de desempeño. La mayoría de las veces, estas frases comienzan con “tú” o “ustedes” y una descripción de lo que el maestro vio hacer al niño.

Por ejemplo, “Tú tienes zapatos azules.” También pueden comenzar con “Yo” si el maestro está describiendo lo que él o ella ve. Por ejemplo, “Yo te veo jugando al béisbol con Pedro.”

Cuando los maestros usan audición reflexiva, el niño siente que sus comportamientos y su sentido de sí mismo adquieren validación. La premisa de Grey es que los niños merecen validación, no aprobación, de los maestros.

Discutir el artículo de Kathleen Grey: el elogio no se elogia

Evaluar el aprendizaje de Lupita y Shelene …

Esto es todo por hoy, gracias por su participación, les esperamos el próximo miércoles a las 11:00 de la mañana para juntos….

¡APRENDER Y CRECER!

Fuentes de información:

Exchange – Disciplina positiva #4600908

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s