Programa 197: Aprendiendo con nuestros niños a reconocer y manejar la decepción y la frustración

Miércoles 24 de junio de 2015
Programa # 197

Bienvenidos a su programa 

APOYANDO FAMILIAS – APRENDIENDO JUNTOS

Aprendiendo con nuestros niños a reconocer y manejar la decepción y la frustración
Con Romilia Schlueter, Lupita Montoto y Shelene Zárate

Participe en el programa llamando al 321-1480 – enviando un mensaje de texto al 60193

 Escucha: 

La decepción es normal, aunque difícil y forma parte del proceso de crecimiento. Es probable que su niño sufra la decepción a medida en que conozca nuevos amigos, intente cosas nuevas y experimente los altos y bajos  de la vida. Ya sea un viaje al parque que sea estropeado por la lluvia o perderse una fiesta de cumpleaños, la vida está llena de pequeñas y grandes decepciones. Cuando usted permita que su niño sienta, experimente y aprenda de las pequeñas decepciones a una edad temprana, le está ayudando a desarrollar las aptitudes que necesitara para manejar de manera exitosa las grandes decepciones que sufrirá más adelante en su niñez y después como adulto.

Dese cuenta y describa cuándo usted, su niño u otras personas estén decepcionados; explique que todos, incluyendo los adultos, se sienten decepcionados en algún momento – por ejemplo, usted puede decir:

  • Acerca de usted: “Estoy decepcionado. La abuela debía venir de visita pero se quedó en casa enferma. Le voy mandar una tarjeta deseando que se mejore.
  • Acerca de su niño: “Tienes lágrimas en los ojos. Veo que estás decepcionado. En realidad querías ir al parque pero está lloviendo. Pensemos en cosas divertidas que podríamos hacer en un día lluvioso como hoy.”
  • Acerca de los demás: “Esa niña realmente está decepcionada. Su mami le dijo que no podía comerse un helado. ¿Qué crees que la podría alegar o hacer que se sienta mejor?”

Practique algunas maneras de manejar la decepción antes de que ocurra un incidente potencialmente decepcionante. Por ejemplo, si sabe que su niño se decepcionará si alguien más está en su columpio favorito, sugiera soluciones apropiadas antes de que suceda. Usted podría decir, “Cuando vayamos al patio de juegos, alguien más podría estar en tu columpio favorito. Te puedes sentir decepcionado. ¿Qué podrías hacer para mantener la calma?” Sugiera algunas soluciones tal como pedirle una oportunidad al otro niño, pedirlo por favor, o llevando una palita y una cubetita para jugar en la caja de arena mientras el otro niño está en el columpio.

Fomente y enséñele a su niño cómo resolver problemas. “Sé que estás decepcionado por perderte la fiesta de cumpleaños de Sofía. Tú haces tarjetas de cumpleaños muy bonitas y estoy segura que encontrarás una manera para desearle un feliz cumpleaños.”

La decepción rápidamente puede conllevar a sentimientos de ira si no se reconoce. Simplemente reconozca sus sentimientos sin exagerar. “Tú querías el vaso rojo y tu hermana tiene el vaso rojo por hoy. ¿Quieres usar el azul o el verde?”

De ejemplos de cómo las pequeñas decepciones pueden ser en ocasiones positivas. Por ejemplo, “estaba decepcionado al tener que llevar el carro al taller para ser reparado pero acabé divirtiéndome tanto contigo. ¡Fue un día muy divertido!”

Los niños pueden decepcionarse en la escuela o la guardería cuando sus emociones o expectativas sobre un juguete, actividad o persona no resultan ser como ellos quieren. Cada niño afronta la decepción de manera diferente y los maestros les ayudan a los niños a reconocer cómo se están sintiendo y en pensar en maneras de cómo solucionar sus problemas para que puedan sentirse bien otra vez. Como grupo, los niños aprenden observando a sus compañeritos a resolver sus propios problemas e intentan pensar en las probables soluciones ellos mismos.

La decepción puede ser una emoción sana y positiva, aunque no placentera, para los niños. La decepción de no poderse poner el vestido de princesa, que se le caiga al piso el helado o el no ser el primero en la fila prepara a los niños para hacerle frente a los grandes obstáculos de la vida durante su niñez o de adulto.

Los padres pueden ayudarles a sus hijos a reconocer y comprender la decepción, tranquilizarse y resolver problemas. Aunque tentador, no resulta provechoso que los padres intenten evitar que sus hijos se sientan decepcionados y que la vida siempre pase sin problemas. Los padres pueden ayudar mucho más si en su lugar les enseñan a sus hijos cómo reconocer y hacer frente a todas sus emociones como la ira, la alegría, frustración y decepción y enseñarles cómo afrontar sus emociones en vez de expresarse a través de conductas desafiantes.

La frustración es una emoción común en los niños que por lo general aparece cuando un niño comienza a descubrir las muchas cosas que le gustaría hacer, pero que simplemente aún nos las puede realizar. La frustración es una emoción natural y sana la cual puede brindar una experiencia de aprendizaje positiva para un niño. Los sentimientos de frustración que aparecen cuando su niño tiene dificultad para comunicarle sus necesidades o cuando se ata las cintas de los zapatos son su señal de que necesita intentar las cosas de otra manera o lo que él está haciendo no está funcionando. Usted le puede enseñar a su niño a cómo afrontar la frustración de una manera que el niño pueda entender.  Es muy importante que usted responda a la frustración en cuanto ésta se presente antes de que la frustración se convierta en ira o se en un berrinche. Dos cosas que los niños deben aprender para poder afrontar la frustración son:

  1. cómo pedir ayuda
  2. cuándo necesitan tomar un descanso

Aprenda a identificar y describir los momentos en los que usted se siente frustrado, cuando se niño se siente frustrado o cuando otras personas parecen estar frustradas. Explique que todos, incluyendo los adultos, se sienten frustrados de vez en cuando.

Por ejemplo podría decir:

  • Acerca de usted: “Me siento muy frustrado. ¡Intenté reparar la aspiradora y todavía no funciona! Voy a tomar un descanso y volveré a intentarlo una vez más cuando me sienta más tranquilo.”
  • Acerca de su niño: “Pareces muy frustrado, te he visto tratar de construir esa torre y sigue derrumbándose. ¿Qué te parece si te preparo un refrigerio y después lo intentamos juntos?”
  • Acerca de los demás: “Ese niño parece frustrado, no puede subirse a la escalera por sí solo. ¿Crees que necesita ayuda?”

Enséñele a su niño las maneras apropiadas para responder a la frustración. Podría decirle a su niño, “Puedes pedirle ayuda a papá,” o decir “necesito ayuda por favor.”

Saber cuándo tomarse un descanso es una aptitud que le puede enseñar a su hijo. Podría decirle, “Parece que estás frustrado. Vamos a tomarnos un descanso.  Primero saltaremos 5 veces, después iremos por agua y enseguida volveremos a intentarlo de nuevo.”

Las marionetas y los juguetes son buenas herramientas para demostrar las situaciones en las cuales su hijo puede estar teniendo dificultad, puede usar ejemplos de los mismos juegos del niño, por ejemplo, parece que el tren no puede subir esta lomita. Lo ha intentado cuatro veces y sigue deslizándose hacia abajo. Pobre tren… ¿Qué crees que puede hacer el tren para poder subir?”

La escuela presenta una oportunidad para que los niños exploren nuevos conceptos y aptitudes. A medida que un niño intenta ser más independiente, a menudo se siente más frustrado cuando no puede realizar una tarea por sí solo. Un docente puede ayudar a identificar cuando el niño se siente frustrado e indicarle que solicite ayuda, intentar otra solución o tomarse un descanso.

“Has estado trabajando mucho para colocar esa pieza en el rompecabezas. Parece que estás frustrado. ¿Quieres que te ayude?” A medida que el niño aprenda nuevas aptitudes para afrontar sentimientos frustrantes, éste se sentirá más confiado en sus habilidades y ansioso por intentar actividades nuevas.

La infancia está llena de momentos frustrantes. A medida que los niños exploran su mundo se encuentran con muchos retos. Hay un sin número de cosas que simplemente ellos no pueden alcanzar, abrochar o trepar por sí solos. Desde el punto de vista de los niños, los padres y los demás adultos siempre están diciendo “No” a las actividades u objetos que ellos quieren. Es importante que usted como padre o proveedor de cuidado infantil, le ayude al niño a aprender cómo reconocer, comprender y encontrar soluciones a sus frustraciones. Cada vez que su niño pueda solucionar una frustración, él está agregando una aptitud importante que necesita para ser feliz y tener éxito en la vida.

Los niños que aprenden estas aptitudes son menos propensos a demostrar conductas desafiantes y pueden navegar mejor en los altibajos de la vida con mayor seguridad.

Esto es todo por hoy, gracias por su participación, le esperamos el próximo miércoles a las 11:00 de la mañana para juntos….

¡APRENDER Y CRECER!

Fuentes de Información utilizadas para este programa:

Serie de conexión mochila:

  • Como ayudar a su niño a reconocer y comprender la decepción
  • Como ayudarle a su niño a reconocer y comprender la frustración

www.challengingbehavior.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s