Programa 231: Invitación a las llamadas

Miércoles 9 de marzo de 2016
Programa # 231

Bienvenidos a su programa

APOYANDO FAMILIAS – APRENDIENDO JUNTOS

Con su servidora, Romilia Schlueter, Lupita Montoto y José Flores

(Invitación a las llamadas)

Escucha: 

Bloque 1: APOYANDO FAMILIAS

Poema del día:

MAQUILISHUAT, por Karla Estrada, El Salvador

¡Que alfombra de flores rosas!
amanece sobre la grama verde
desnudo tu cuerpo queda en estos
días de verano.

A merced del viento,
tus hojas y flores arranca sin
misericordia, tus ramas cuál si
fueran brazos desamparados y
sin abrigo.

Tu desnudez expuesta al mundo
tu tristeza evidente ante el ojo
humano, anclado mudo testigo de la
noche y el día.

En este verano más solitario vigilas
se ausentan la avecillas con sus
crías, los vientos inclementes
arrancaron tu atuendo verde,
dejándote expuesto al implacable
sol de mediodía.

Olvidado y despreciado por la gente,
se te alejan por no tener en estos
días tu fresca sombra, que alivia su
cansado camino

El viajero de mediodía te ignora por
estar sin tu verde abrigo,
tus ramas débiles, parecen brazos
abiertos pidiendo cariño.

Tu corteza ya desvencijada,
tus raíces bien arraigadas; me dicen
que ante la indiferencia humana,
has sobrevivido a muchos veranos.

¡Ya vendrá el invierno!
Y con el tu grito de alegría también,
tus austeras ramas reverdecerán y llenas
de cantos matinales estarán,
coloridas aves y mariposas
se volverán a posar

La ciencia y nuestros maravillosos cerebros:

Estrés crónico. Según sacaba a la luz el año pasado la revista Neuron, las hormonas del estrés afectan negativamente la función de la corteza prefrontal, una región del cerebro que se ocupa entre otras cosas, de almacenar la memoria de trabajo (que almacena información por un breve lapso de tiempo) y de tomar decisiones. Y todo porque las señales en esta zona se transmiten a través del glutamato, cuyos niveles caen cuando nos estresamos reiteradamente.

Los estudios también han demostrado que existe un fuerte vínculo entre el insomnio y el estrés crónico. Los expertos recomiendan acostarse a la misma hora todas las noches, procurar dormir de 7 a 8 horas y retirar distracciones, tales como televisores y computadoras, del dormitorio.

Una buena manera de eliminar el estrés es enfrentar el problema que lo está causando. Deténgase y piense sobre lo que lo tiene estresado. ¿Hay algo que pueda hacer para arreglar el problema? Puede ser útil hablar con otras personas sobre lo que está ocurriendo y ver si hay maneras de mejorarlo.

Fumar. Un reciente estudio de la Universidad de Northumbria revelaba que los fumadores tienen peor memoria que los no fumadores. Concretamente, en pruebas de memoria en que se les pedía recordar una serie de tareas asociadas a distintos lugares, los no fumadores recordaban un 81%, mientras que los adictos al tabaco solo recordaban un 59%. Dejar de fumar revierte estos efectos negativos de los cigarrillos.

Muchas personas fuman cuando se sienten estresadas. Aunque saben que fumar les hace daño a ellas y a las personas que aman, a algunos fumadores les cuesta dejar el cigarrillo como forma de lidiar con el estrés.

El estrés es parte de la vida, de modo que una parte importante del plan de dejar de fumar de muchas personas es encontrar maneras de manejar el estrés y ocuparse de sí mismos sin fumar. Dedique algún tiempo a pensar sobre eso y buscar formas de lidiar con los días ocupados que son una parte tan frecuente de la vida.

Exceso de grasa. Si nuestra dieta incluye demasiadas grasas saturadas y colesterol el cerebro se inflama, la función nerviosa se altera y la memoria de trabajo o memoria inmediata se reduce, tal y como se desprende de un estudio dado a conocer en la revista Journal of Alzheimer’s Disease.

Practica buenos hábitos de sueño. Malos hábitos de sueño como mantener el televisor o comer justo antes de acostarse, pueden desemparejar el descanso que tu cuerpo obtiene durante la noche. La falta de sueño puede conducir a un aumento de cortisol, estrés, niveles hormonales y la retención de la grasa en el vientre.

Hipertensión. A partir de los 45 años de edad, la presión arterial alta o hipertensión se asocia con una pérdida de memoria, según demostraba un estudio de la Universidad de Alabama publicado en Neurology. Los autores lo atribuyen a que la presión sanguínea alta debilita las pequeñas arterias del cerebro, lo que puede desencadenar daños neuronales.

El estrés es la respuesta del cuerpo a estímulos intensos, como temperaturas frías, ruidos, conflictos. Esto estimula el sistema nervioso central y libera las hormonas del estrés, Existen situaciones de estrés “positivo”  que estimulan las actividades cotidianas y de estrés “negativo”(distrés).

En una situación de distrés, las respuestas del cuerpo al estrés están desbordadas y en el caso de una reacción crónica puede afectar negativamente a la evolución de la hipertensión y la arterioesclerosis. El ruido, la presión de la responsabilidad, la agitación, la falta de reconocimiento, el miedo a perder el sustento, los problemas familiares o las preocupaciones del trabajo: todo ello puede desencadenar el estrés.

La respuesta al estrés prepara nuestros cuerpos para situaciones difíciles. La presión arterial sube, la respiración se acelera, el corazón late más deprisa y los músculos se vuelven más tensos. Una vez ha pasado el “peligro”, el cuerpo puede relajarse de nuevo y sacar nuevas fuerzas.

Sin embargo, el estrés constante nos puede enfermar. Por ello, hay que aprender a enfrentarse al estrés. En el caso de padecer hipertensión, el reposo y la relajación suficiente es especialmente importante.

¿Cierto o falso?

El estrés no provoca hipertensión arterial.

Aunque el estrés puede dar lugar a una elevación de la tensión, esta subida no es más que pasajera. Una vez que pasa el estrés, el aumento de la tensión desaparece y la presión arterial vuelve a la normalidad. El fenómeno es idéntico tanto en personas hipertensas como en las que no lo son.

Definitivamente……. ¡Cierto!

Bloque 2: Tema del día: ¿Un aditivo que confunde nuestro cerebro?

Si, se llama  Glutamato monosódico.

En la actualidad uno de nuestros peores hábitos  es el consumo de alimentos procesados. Los altísimos contenidos de sodio, grasas y químicos impronunciables han transformado una experiencia que solía ser nutritiva en algo puramente artificial y hasta dañino. Entre los muchos aditivos químicos en nuestros alimentos se encuentra el glutamato monosódico (GMS), también conocido como el aditivo “umami”. El umami es uno de los cinco sabores básicos, junto con el amargo, dulce, ácido y salado, se encuentra naturalmente en algunos alimentos como la carne, las espinacas y los champiñones, sin embargo el GMS es el resultado de un proceso químico.

¿Qué es?

El GMS es un aditivo que mejora el sabor de algunos alimentos procesados. Hace que las carnes procesadas y la comida congelada sepa más fresca, que los aderezos tengan un mejor sabor y le quita el sabor metálico a los alimentos enlatados.

El GMS “engaña” a nuestro cuerpo haciéndonos creer que la comida sabe mejor, más sana y más rica en nutrientes.

¿Por qué debemos evitarlo?

El consumo de GMS puede causar dolores de cabeza, migrañas, espasmos musculares, nausea, alergias, ataques epilépticos, depresión e irregularidades cardiacas. Ya que es una sustancia tóxica que actúa sobre el sistema nervioso, daña el sistema nervioso y sobre-estimula a las neuronas llevándolas a un estado de agotamiento, y algunas de ellas eventualmente morirán como consecuencia de esta estimulación artificial. Además, consumir alimentos con GMS hace que los niveles de glutamato en la sangre sean más altos de lo que deberían ser, y si estos niveles se mantienen así, el glutamato se filtra al cerebro causando y contribuyendo a malestares físicos.

De acuerdo con la prestigiada Clínica Mayo, el consumo de este aditivo se asocia a efectos secundarios tales como mareo, nausea, sudación, debilitamiento, taquicardia y dolor de pecho, entre otros. Y si bien se sigue utilizando masivamente en miles de alimentos procesados, la cantidad de reportes alrededor de sus efectos nocivos sigue creciendo.

Como no consumirlo:

Para evitar consumir GMS es imperativo consumir productos orgánicos y dejar de consumir alimentos procesados. Antes de comprar cualquier producto procesado (salsas, galletas, alimentos congelados y comida chatarra) lee las etiquetas, si tiene glutamato monosódico no lo compres.

Los alimentos bajos en calorías o los que están enriquecidos con vitaminas, el almidón y jarabe de maíz, el jarabe de arroz y la leche en polvo, también contienen rastros de GMS.

Lee también las etiquetas de productos no-alimenticios. Algunos cosméticos, jabones, acondicionadores y champús también contienen pequeñas cantidades de este nocivo producto.

Bloque 3: Nuestros niños  

  • ¡Fiesta! – Cumpleaños de marzo
  1. Josefa Trejo
  2. José Flores
  3. Teresa Escobar Frenzel
  4. Zoila Escobar Díaz
  5. Virginia López

¡FELIZ CUMPLEAÑOS!

Les invitamos a mandar los nombres de las personas que quieran felicitar por su cumpleaños  durante el mes de marzo, felicitaremos a los cumpleañeros en cada programa y el final del mes todos los que están en la lista, participaran en una rifa.

  • Cuéntame un cuento:

Maquilishuat en Flor

Por, Miguel Ángel Espino (1902-1967). Escritor y novelista salvadoreño

Era un jarrón, todo loco de flores, era una copa de corolas que se vertía sobre el monte. Propiamente, no era un árbol. Todo él era una flor. No tenía hojas, por tener corolas, y desde lejos se adivinaba el afán de cubrirse de pétalos. Era un maquilishuat florido, todo violeta y rosa. Como si un celaje de octubre hubiera descendido a besar una rama del bosque.

Un anciano de la montaña me contó la leyenda. Bajo el crepúsculo de supremos fuegos, evoqué las figuras del idilio. El paisaje fugaz de la tribu, en medio de las selvas apretadas, y el hijo del cacique, flechero milagroso que va de caza con su corte de lanzas hacia la selva autóctona que admiraba su pujanza. Ídolo del poblado, pasa orgulloso, único, bello, lancero real, el hijo predilecto del cacique, cuando llega el verano.

Hay en el marco de una ventana florida, cada vez que pasa el príncipe, dos ojos que lo miran con ternura infinita. Es una india, milagro de las sierras y del sol, una flor de la tribu, que se atavía, para verlo desfilar, indiferente, glacial y bello bajo el escudo regio que lo defiende.

Han pasado los años. El hijo del cacique, el guerrero de bronce más recio de la selva, ya no pasa en las caravanas marciales hacia los viejos ríos. Murió tal vez en el fragor de algún combate, con un dardo temblándole en el pecho.

El verano ya viene. En la ventana florida que decora una enredadera, la india soñadora se cansa de esperar el paso de la corte. El hijo del cacique ya no vendrá.

Ha de pasar el tiempo y es en vano, señora. El guerrero de tus amores no ha de volver a casa.

Y han pasado los años. Otra vez el verano viene con su ruido de nidos nuevos. Hay en la vieja ventana florida una loca anhelosa que se cansa esperando una sombra que no ha de venir, una pobre loca pálida que se va muriendo…

Una tarde de verano cerró los ojos, y esperando el paso del guerrero, se fue quedando dormida toda ataviada de flores… En su boca triste jugaba una sonrisa de amor.

Se iniciaba un risueño verano. Ya volvían los pájaros. Y era un árbol sin hojas, todo lleno de flores, todo ataviado de colores. Era un jarrón salvaje, prolífico de corolas, una pincelada violeta, como si un celaje de octubre hubiera descendido a vestir una rama del bosque…

No. No era un árbol. Era la india soñadora, era la loca risueña que se vestía de flores para esperar el paso del hijo del cacique.

Algún día, en alas de las brisas enamoradas, ha de pasar el príncipe amado, que deshoje un beso para sus pobres ojos que interrogan el vacío…

¡Guyau, dulce filósofo, la Loca del Traje Nupcial que tu encontraste, la loca esperanza que esperaba, quizás era la agreste soñadora de América que a la vera de un sendero infinito, cabe su ventana florida, esperaba el paso del cacique!

No era un árbol. El anciano del cuento se alumbraba con el claror de la leyenda. No era un árbol. Torné la vista al bosque. Era invierno. Un Maquilishuat levantaba sus hojas. Cinco dedos. Y eran manos, manos temblorosas de mujer, manos que alzan y dicen adiós a una sombra, manos que se cruzan y oran. Un pájaro dejaba caer la sarta de perlas de sus notas, y en la tarde augusta que decoraba un lucero, se deslizaba el rosario entre aquellas manos ilusas, como las cuentas de un rosario cristiano que pasaran entre dos manos trémulas.

No. No era un árbol. Era una copa de corolas que se vertía sobre el monte. Una rama, toda loca de flores, en un afán de tener sólo pétalos. Era el gusto de un color, la actitud de un perfume.

Era… no. No era una rama. Era una india que hace siglos, cuando el verano viene, se atavía de flores para esperar el paso del hijo del cacique.

Y colorín colorado… Este cuento se ha acabado.

Nota: El Maquilishuat es el árbol nacional de El Salvador.

  • Entre padres y educadores… consejos y reflexiones

¿Cómo puedo educar a mi hijo para que tenga buenos modales?

  • Dé un buen ejemplo. Si su hijo le escucha decir “por favor”, “gracias” y “con su permiso”, aprenderá el uso de estas frases. Sea constante en el uso de ellas. Los modales, como la hora de acostarse y el hábito de lavarse los dientes, deben ser rutinarios.
  • Enséñele maneras específicas y positivas. Recuerde a su hija usar su “voz de adentro” en vez de decirle que deje de gritar. Muestre a su hijo cómo contestar el teléfono educadamente.
  • Provea recordatorios suaves o practique en casa. Se puede inventar un juego de saludarse uno al otro o decirse “con permiso”. Un niño podría encontrar muy raro que su papi lo salude con un aprieto de manos y le diga “Buenos días, Josué,” pero esta práctica puede dar una buena impresión al niño. Al practicar modales durante la cena con su familia, usted puede ayudar a preparar a su hijo para comer meriendas o comidas fuera de casa.
  • Ayude a su hijo a comprender lo que se espera en situaciones sociales. A veces los niños hablan con honestidad pero sin tacto. Lleva tiempo para que un niño aprenda cuáles palabras y acciones están bien y cuáles podrían insultar o lastimar los sentimientos ajenos. Las explicaciones firmes pero amistosas que usted le dé podrán ayudar.
  • Sea tolerante cuando el niño se equivoca. Los niños a veces se excitan e interrumpen o a veces se sienten tímidos y evitan hablar a un desconocido. Si se necesita corregir a una niña, hágalo en privado para impedir que ella u otra gente se sienta incómoda.
  • Testimonios – Llamadas
  • Información local:

Bloque 4: Hasta la próxima

  • Sorteos
  • Despedida

Esto es todo por hoy, gracias por su participación, le esperamos el próximo miércoles a las 10:00 de la mañana para juntos….

¡APRENDER Y CRECER!

Fuentes de Información utilizadas para este programa

http://foros.monografias.com/showthread.php/37621-Maquilishuat-florido

http://creciendoconamorkarlaestrada.blogspot.com/2012/03/maquilishuat.html

http://www.cdc.gov/spanish/Datos/FaltaSueno/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s