Programa 252: CONSTRUYENDO FAMILIAS FUERTES

Formato CONSTRUYENDO FAMILIAS FUERTES

Miércoles 3 de agosto de 2016
Programa # 252

Bienvenidos a su programa

APOYANDO FAMILIAS – APRENDIENDO JUNTOS

Con su servidora, Romilia Schlueter y Lupita Montoto

Les invitamos a participar llamando al 608-321-1480, o por medio de un mensaje de texto al 60193

 

Bloque 1: APOYANDO FAMILIAS

Escucha: 

☆ La pregunta de hoy: ¿Qué son los valores?

Los valores son las reglas de conducta y actitudes que guían nuestro comportamiento y que están de acuerdo con aquello que consideramos correcto; son actitudes que son consideradas como correctas y positivas que ayudan a la buena convivencia de unas personas con otras, de acuerdo a la ética. Valores como la responsabilidad, el respeto, obediencia, justicia, tolerancia, perdón, honestidad, humildad etc.

¿Y los antivalores?

Cuando se habla de los antivalores se hace referencia a todo lo contrario a los valores. Los antivalores, también conocidos como los valores inmorales, son aquellas actitudes o prácticas dañinas y negativas que realiza una persona, puede que en un sentido personal o social.

Entonces en el entorno social según la ética y la moral, los antivalores son posturas o conductas peligrosas que la sociedad no apoya como sanas.

La ciencia y nuestros maravillosos cerebros:

Enseñando habilidades socioemocionales por medio de cuentos infantiles.

¿Por qué es importante y necesario que eduquemos a nuestros hijos a través de los valores? Educar a nuestros hijos para que aprendan a dar valor a algunas conductas y comportamientos les ayudará a convivir de mejor manera y a sentirse bien en el ambiente en que se encuentren.

Los cuentos infantiles son una buena manera de inculcar a nuestros hijos estos valores. Los cuentos cortos para leer a los niños con valores como la amistad, la comprensión, la tolerancia, la paciencia, la solidaridad y el respeto, son esenciales para un sano desarrollo de los niños

¿Cierto o falso?

Los cuentos y los poemas infantiles son herramientas eficaces para enseñar a los niños acerca de los valores.

Definitivamente……. ¡CIERTO!

A través de los cuentos, los niños asimilarán de una forma más rápida y práctica el verdadero significado de cada valor. A través de los cuentos para niños podemos enseñar a nuestros hijos a que se comporten de forma educada, respetuosa, y amistosa con los demás, para que todos puedan convivir unos con otros, de una forma positiva, sin perjudicar a nadie:.

Poema del día:

Receta para una familia feliz

Para hacer una familia

Nunca te deben faltar

Los siguientes ingredientes

No te puedes olvidar.

 

Caricias, mimos y besos

En abundante cantidad

Bien mezclados con dulzura

Cariño y complicidad.

 

Respeto, tolerancia y

Mucha comunicación:

En algunas ocasiones

Agregar también perdón

 

Tamizar las diferencias

Con algo de comprensión

Evitar que se hagan grumos

De pelea y mal humor

 

Luego llevar al horno,

Sin descuidar su cocción

Desmoldar con paciencia

Y espolvorear con unión.

 

Tema del día: Enseñando los valores a nuestros niños

pic1

Los valores familiares — Cómo ayudar a su hijo durante los primeros años de la adolescencia

¿Qué puedo hacer para que mi hijo desarrolle valores morales y sepa distinguir entre lo bueno y lo malo?

Todos queremos que nuestros hijos desarrollen el respeto y la compasión por otras personas. Queremos que sean honestos, decentes y considerados—que sepan defender sus principios, cooperar con otros y actuar responsablemente. Queremos que tomen decisiones morales. Las recompensas que otorga infundir los valores morales de un jovencito son enormes: los muchachos que crecen con valores fuertes, consistentes y positivos son más felices, se destacan más en sus estudios y están más propensos a contribuir más a la sociedad.

Hable con su hijo sobre los buenos valores y por qué son importantes. Así como los niños necesitan ser guiados académicamente, también deben ser educados en los valores de una sociedad civil—valores como amar al prójimo; el dinero hay que ganarlo con un trabajo honrado; decir la verdad y ser honesto; respetar a los demás, respetar su propiedad y respetar sus opiniones; y asumir responsabilidad por las decisiones que uno toma.

En palabra y en hechos, los padres juegan un papel importante ayudando a sus hijos a distinguir entre lo bueno y lo malo y entre lo correcto y lo no correcto.

Muchas de las amenazas a nuestros hijos hoy en día no por casualidad suceden, sino porque así lo escogieron—cosas como beber alcohol y manejar, fumar, coger las drogas, entrar en la actividad sexual y dejar el colegio.

Las investigaciones indican que los jóvenes que ejercen un comportamiento riesgoso tienen más probabilidad de ejercer otros, por lo tanto, los padres deben ayudar a sus hijos a entender los riesgos y las consecuencias potenciales de sus decisiones—no sólo en el futuro inmediato si no durante toda la vida.

Afortunadamente la mayoría de los jovencitos comparten los valores de sus padres en sus aspectos más importantes. Sus prioridades y principios, así como su buen ejemplo del buen comportamiento le puede enseñar a sus adolescentes a tomar el camino correcto a pesar de que el camino fácil sea muy tentador. Estas son algunas formas que usted le puede ayudar a su hijo a desarrollar valores morales:

  • Si usted persiste en terminar un deber difícil, su hijo estará más inclinado a terminar su tarea y sus deberes.
  • Cuando usted se niega a beber alcohol antes de manejar, su hijo se fija.
  • Cuando usted acepta una pérdida en la cancha de baloncesto con gracia, su hijo aprende que el ganar no es el todo.
  • Si su hijo ve que sus padres se tratan con respeto, este es el ejemplo que llevará consigo en sus relaciones y en su matrimonio.
  • Cuando su hijo ve que sus padres aprecian a las personas de todas las razas y religiones, es más probable que tenga amistades diversas.
  • Cuando usted le señala a la cajera que le entregó cambio de un billete de diez dólares y usted le dio un billete de cinco, su hijo ve cómo funciona la honestidad en acción.
  • Cuando su hijo observa a sus padres tomar decisiones difíciles—”Vamos a comprar un auto usado para poder ahorrar dinero para las vacaciones familiares”—se da cuenta.
  • Si usted acepta los fracasos como parte íntegra de la vida—si usted se levanta y sigue adelante—es más probable que su hijo aprenda a sobrevivir las penas de la vida.
  • Si usted tiene la capacidad de reírse de sus propios errores, su hijo será más capaz de aceptar sus imperfecciones.
  • Si usted se ofrece como voluntario en un albergue, será más probable que su hijo demuestre compasión por los menos afortunados.

Su actitud ante el dinero y las posesiones también moldean las actitudes de su hijo. Si usted cree que su valor y el de otros se define en términos materiales, como los carros, las casas, los muebles y ropa bonita, es más probable que su hijo adopte las mismas actitudes. Es muy importante que usted cumpla con las necesidades de su hijo, pero debe guiarlo para que sepa discernir la diferencia entre lo que necesita y lo que quiere. La chaqueta de cuero cara que tiene que comprar puede ser una buena compra, si tiene los fondos.

Al darle un salario usted le ayuda a comprender el valor del dinero. Usted decide cuánto le da tomando en cuenta sus recursos, la edad de su hijo y qué gastos se supone que cubra con esta cantidad (almuerzos, ropa, donativos para la iglesia, entretenimiento y otras cosas). Un salario permitirá que su adolescente aprenda a ahorrar y a gastar el dinero con sensatez.

Naturalmente que los padres quieren compartir información y dar consejos que encuadren con sus valores morales y religiosos. Los expertos en desarrollo infantil nos dicen que los padres generalmente son más adeptos a dar información sobre los detalles biológicos reproductivos que en hablar sobre lo que más importa: los valores que gobiernan sus actitudes sobre la sexualidad. Para poder tomar buenas decisiones los adolescentes necesitan tener información confiable sobre “los detalles de la vida” que también considere los valores de la familia.

Algunos padres descubren que es más fácil transmitir sus valores morales a sus hijos cuando pueden apoyarse en el consejo y la participación de otros padres de familia. Muchos padres obtienen apoyo de sus iglesias, sinagogas, mezquitas u otras instituciones religiosas.

En algún momento los padres se sentirán desalentados y frustrados mientras sus hijos se enfrentan a la adolescencia. (“No puedo creer que mi hijo haya hecho algo tan estúpido y desconsiderado. ¿Qué hice mal?”) En general, no es necesario el pánico En algún momento los padres se sentirán desalentados y frustrados mientras sus hijos se enfrentan a la adolescencia.  Cuando su hijo se comporta de una manera que contradice sus normas—siempre y cuando no lo haga con regularidad. El mal comportamiento debe reconocerse y enfrentarse. Pero en estos momentos, hay que recordar nuestros propios tropiezos como adolescentes.

Bloque 2: Nuestros niños  

¡Fiesta! – Cumpleaños de agosto

¡FELIZ CUMPLEAÑOS!

 

Les invitamos a mandar los nombres de las personas que quieran felicitar por su cumpleaños durante el mes de julio, felicitaremos a los cumpleañeros en cada programa y el final del mes todos los que están en la lista, participaran en una rifa.

Cuéntame un cuento: Uga la tortuga

A través de los cuentos, fábulas o poemas los niños aprenden sobre su entorno, dan rienda suelta a su imaginación, desarrollan la creatividad y generan interés por la lectura.

Cuento infantil sobre la perseverancia

¡Caramba, todo me sale mal! se lamenta constantemente Uga, la tortuga. Y es que no es para menos: siempre llega tarde, es la última en acabar sus tareas, casi nunca consigue premios a la rapidez y, para colmo es una dormilona.

¡Esto tiene que cambiar! se propuso un buen día, harta de que sus compañeros del bosque le recriminaran por su poco esfuerzo al realizar sus tareas.

Y es que había optado por no intentar siquiera realizar actividades tan sencillas como amontonar hojitas secas caídas de los árboles en otoño, o quitar piedrecitas de camino hacia la charca donde chapoteaban los calurosos días de verano.

¿Para qué preocuparme en hacer un trabajo que luego acaban haciendo mis compañeros? Mejor es dedicarme a jugar y a descansar.

No es una gran idea, dijo una hormiguita. Lo que verdaderamente cuenta no es hacer el trabajo en un tiempo récord; lo importante es acabarlo realizándolo lo mejor que sabes, pues siempre te quedará la recompensa de haberlo conseguido.

No todos los trabajos necesitan de obreros rápidos. Hay labores que requieren tiempo y esfuerzo. Si no lo intentas nunca sabrás lo que eres capaz de hacer, y siempre te quedarás con la duda de si lo hubieras logrado alguna vez.

Por ello, es mejor intentarlo y no conseguirlo que no probar y vivir con la duda. La constancia y la perseverancia son buenas aliadas para conseguir lo que nos proponemos; por ello yo te aconsejo que lo intentes. Hasta te puede sorprender de lo que eres capaz.

¡Caramba, hormiguita, me has tocado las fibras! Esto es lo que yo necesitaba: alguien que me ayudara a comprender el valor del esfuerzo; te prometo que lo intentaré.

Pasaron unos días y Uga, la tortuga, se esforzaba en sus quehaceres.

Se sentía feliz consigo misma pues cada día conseguía lo poquito que se proponía porque era consciente de que había hecho todo lo posible por lograrlo.

He encontrado mi felicidad: lo que importa no es marcarse grandes e imposibles metas, sino acabar todas las pequeñas tareas que contribuyen a lograr grandes fines.    

FIN

Entre padres y educadores… consejos y reflexiones

Enseñar valores a los niños es un proyecto de toda la vida. Hay muchas cosas que entran en juego cuando se enseñan valores, como identificar los valores buenos y malos y llevar un estilo de vida que ejemplifique los valores que quieres que aprendan los niños. Las actividades que realices pueden ayudar a los niños a formar una base sólida de valores sobre la que puedan construir toda su vida.

Nos preguntamos muchas veces por qué es importante y necesario que eduquemos a nuestros hijos a través de los valores. Educar a nuestros hijos para que aprendan a dar valor a algunas conductas y comportamientos les ayudará a convivir de mejor manera y a sentirse bien en el ambiente en que se encuentren.

Valores como la amistad, la comprensión, la tolerancia, la paciencia, la solidaridad y el respeto, son esenciales para un sano desarrollo de los niños.

Un niño que conoce el límite del otro, podrá vivir una vida sana y saludable, sea en su entorno familiar o escolar. Un niño que sabe respetar a los demás, será más fácilmente respetado, y así con todo.

pic2

Los Valores Personales, son aquellas cualidades en nuestro interior que nos impulsan a vivir bien, a ser mejores cada día.

Algunas definiciones de valores personales:

Honestidad: la palabra hace referencia a aquel que es decente, decoroso, recatado, pudoroso, razonable, justo, probo, recto u honrado

Serenidad: La serenidad es el valor de mantener la calma en medio de la dificultad. Las personas serenas, son las capaces de estar en medio de un momento difícil y mantener la cordura para estabilizar su interior, para ayudarse a sentir paz. Las personas con este valor, son aquellas que vemos por la calle sonriendo y reflejando armonía a otros, motivando a los demás a vivir bien y generando sonrisas, cuando ellas mismas atraviesan un momento crucial en sus vidas y a lo mejor en su interior hay rastros de tristeza. A veces la serenidad nos lleva a guardar lo que sentimos y nos impide desahogar las ganas de llorar que llevamos dentro, lo cual no es realmente bueno y favorable para nosotros.

Tolerancia:  La tolerancia es uno de los valores humanos más respetados y guarda relación con la aceptación de aquellas personas, situaciones o cosas que se alejan de lo que cada persona posee o considera dentro de sus creencias. Se trata de un término que proviene de la palabra en latín “tolerare”, la que se traduce al español como “sostener”, o bien, “soportar”.

Podríamos definir la tolerancia como la aceptación de la diversidad de opinión, social, étnica, cultural y religiosa. Es la capacidad de saber escuchar y aceptar a los demás, valorando las distintas formas de entender y posicionarse en la vida, siempre que no atenten contra los derechos fundamentales de la persona…

La tolerancia si es entendida como respeto y consideración hacia la diferencia, como una disposición a admitir en los demás una manera de ser y de obrar distinta a la propia, o como una actitud de aceptación del legítimo pluralismo, es a todas luces una virtud de enorme importancia.  Se considera generalmente la tolerancia como una virtud, pues tiende a evitar los conflictos, “El espíritu de tolerancia es el arte de ser feliz en compañía de otros.”

Compasión: La compasión, es el deseo en nuestro interior de ver a los demás bien, de ayudarlos a ser felices, a que cumplan sus sueños y a que superen momentos difíciles.  La compasión es un valor que nace por amor y comprensión… No por pesar ni lastima.  La compasión es ponernos en el lugar del otro para ayudarlo en lo que necesite, sin juzgar ni criticar, sino con los brazos abiertos para amar y abrazar.

Cuando te compadeces de tus semejantes, no solamente aportarás cosas positivas a la vida de los otros, sino que también lograrás atraer el bien a tu propia vida.

Justicia: a justicia, es el valor de ser objetivos para saber lo que corresponde y merece a alguien, sobre todo nosotros mismos.  La justicia, es saber que en la medida en que demos, recibiremos.  Por lo general, tendemos a aprender que la justicia tiene que ver con los demás, “trata a otros como quieres que te traten a ti” — nos dicen.

Pero, lo cierto aquí es que la justicia no sólo aplica a las personas, no tiene que ver simplemente con sonreír a otros aun hipócritamente, para que nos sonrían a nosotros también.  La justicia va mucho más allá… Es la vida la que es justa contigo para darte los resultados que tú mismo te buscas con tus acciones, decisiones y pensamientos.  Recuerda: La justicia es el resultado de lo que tú mismo te buscas en la vida.

Generosidad: Es servir con auténtico desprendimiento sin esperar nada a cambio, buscando el bien de los demás. Cuando los niños empiezan a relacionarse con otros iguales, sea un amigo o un hermano, es natural que desarrolle un sentimiento de propiedad sobre sus cosas, juguetes… No podemos decir con eso que ellos sean egoístas. Es una reacción natural como el sentir celos. Que algo sea suyo les da seguridad y por ello no lo quieren compartir.

Para conseguir que los niños sean generosos, es necesario educarles en este valor poco a poco. Si los padres aprueban sus pequeños esfuerzos, les estarán motivando a seguir con estos actos generosos.

El niño aprende a ser generoso: Cuando nota que sus padres comparten y son generosos. De nada les sirve que sus padres les repitan “tienes que compartir, tienes que compartir…”, una y otra vez. El ejemplo es la mejor forma de enseñar. Los niños necesitan ver que sus padres ayudan a otros padres y les hacen favores.

Cuando es animado a ser correcto y dadivoso con los demás. Por ejemplo, cuando se compra un chocolate, puede dividirlo entre todos de la familia. “Un trocito para papá, para mamá, para ti, para la abuela…”.

Moderación: La moderación tiene que ver con no excederse en las cosas.

La exageración y el exceso de algo, siempre lleva a un mal fin… Y es por eso que se hace importante moderarse. La comida es placentera, pero si nos excedemos comiendo podemos sufrir una enfermedad, llegar a la obesidad, sentir indigestión, volvernos incapaces de ser activos por el peso, etc.

Descansar es maravilloso, es genial, es lo que todos desearíamos hacer todo el tiempo, pero simplemente, descansar sin moderación, lleva a la pereza, a la falta de acción, a una zona de confort reducida, y bueno, finalmente no lleva a nada bueno… La moderación es importante en nuestra vida para mantener el equilibrio y el bienestar en todas nuestras áreas de vida.

Prudencia: La prudencia, es el valor de saber cuándo hacer y decir las cosas para que salgan bien.  El valor de la prudencia, es el que nos permite saber cuándo es momento de algo, cuando es momento de actuar, de hablar, de caminar o de parar.  Una persona prudente, es la que cuida sus palabras y acciones para no hacer algo mal, es la que tiene en cuenta que todo tiene su instante para producirse.  La imprudencia, es lo que lleva a muchas personas a herir a otras, a tomar decisiones apresuradas, a pasar por encima del tiempo que cada cosa necesita para su óptima fluidez.

Compartir: Compartir es el acto de participación recíproca en algo, ya sea material o inmaterial. Lleva implícito el valor de dar (la generosidad) y de recibir, aceptar o acoger lo que otra persona ofrece. Cuando estamos recién nacidos, vivimos fundamentalmente de lo que recibimos; a medida que crecemos, nos vamos dando cuenta de que saber vivir, significa que en la medida que se da, se recibe. Al compartir se produce una ruptura con el egoísmo de aquella persona que se cree autosuficiente. También se produce ruptura con la subestima de aquella que piensa que no tiene nada que dar ni ofrecer.

Solidaridad: La solidaridad nace del ser humano y se dirige esencialmente al ser humano.  La verdadera solidaridad, aquella que está llamada a impulsar los verdaderos vientos de cambio que favorezcan el desarrollo de los individuos y las naciones, está fundada principalmente en la igualdad universal que une a todos los hombres. Esta igualdad es una derivación directa e innegable de la verdadera dignidad del ser humano, que pertenece a la realidad intrínseca de la persona, sin importar su raza, edad, sexo, credo, nacionalidad o partido.

La solidaridad trasciende a todas las fronteras: políticas, religiosas, territoriales, culturales, etc. Para instalarse en el hombre, en cualquier ser humano, y hacer sentir en nuestro interior la conciencia de una “familia” al resto de la humanidad.  La solidaridad implica afecto: la fidelidad del amigo, la comprensión del maltratado, el apoyo al perseguido, la apuesta por causas impopulares o perdidas, todo eso puede no constituir propiamente un deber de justicia, pero si es un deber de solidaridad.

Paz: Vivir la fraternidad y la armonía entre los seres humanos son los ideales de paz que más se predican, en contraposición al desastre, la guerra y a todo género de conflictos. Pero la paz no comienza desde fuera, sino desde dentro. No depende de las decisiones de altos funcionarios sino de lo que llevamos en el interior.

La paz es un valor que suele perderse fácilmente de vista. Cuando una nación entra en conflicto con otra y tenemos que vivir sus consecuencias o cuando en la familia los problemas o pleitos comienzan a surgir comenzamos a apreciar el valor que tiene la paz.

Laboriosidad:  Significa hacer con cuidado y esmero las tareas, labores y deberes que son propios de nuestras circunstancias. El estudiante va a la escuela, el ama de casa se preocupa por los miles de detalles que implican que un hogar sea acogedor, los profesionistas dirigen su actividad a los servicios que prestan. Pero laboriosidad no significa únicamente “cumplir” nuestro trabajo. También implica el ayudar a quienes nos rodean en el trabajo, la escuela, e incluso durante nuestro tiempo de descanso; los padres velan por el bienestar de toda la familia y el cuidado material de sus bienes; los hijos además del estudio proporcionan ayuda en los quehaceres domésticos.

Despedida – Esto es todo por hoy, gracias por su participación, le esperamos el próximo miércoles a las 10:00 de la mañana para juntos….

 

¡APRENDER Y CRECER!

 

Fuentes de Información utilizadas para este programa

Los valores en la escuela:

http://valoresenlaescuelatelesecundaria.blogspot.com/2013/04/blog-post_22.html

Cuento – Uga la tortuga:

http://www.guiainfantil.com/1240/cuento-infantil-sobre-la-perseverancia-uga-la-tortuga.html

Definiciones… de la lista de valores…

http://www.wordreference.com/definicion/ira

La importancia de enseñar valores a los niños

  • Juan Francisco Gómez (2008)

http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-3218232

Los valores familiares –cómo ayudar a su hijo durante los primeros años de adolescencia:

http://www2.ed.gov/espanol/parents/academic/adolenscencia/partx5.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s