Programa 263: Una mirada a la forma en la que disciplinamos a nuestros niños

Miércoles 26 de octubre de 2016
Una mirada a la forma en la que disciplinamos a nuestros niños

Programa # 263

Bienvenidos a su programa

APOYANDO FAMILIAS – APRENDIENDO JUNTOS

Con su servidora, Romilia Schlueter y Lupita Montoto

Les invitamos a participar llamando al 608-321-1480

radio1

☆ La pregunta de hoy:

¿Cómo se veía la disciplina en el hogar en el que usted creció?

¿Qué es lo que usted valora con respecto a la disciplina de sus hijos?

La ciencia y nuestros maravillosos cerebros:

“El maestro, si es realmente sabio,
No te pide entrar
En la casa de su sabiduría,
Sino que te guía hacia el portal
De tu propia mente.” Translation by Romilia E. Schlueter
“The teacher, if indeed wise,
Does not bid you to enter
The house of their wisdom,
But lead you to the threshold of your own mind.” –      Kahlil Gibran

¿Tendrá algo que ver este poema de Kahlil Gibran con el desarrollo saludable del cerebro? Y que tal el proverbio chino que dice:

“Dime y lo voy a olvidar, muéstrame y talvez lo recuerdo; déjame participar y voy a entender.”

¿Cierto o falso?

El objetivo de la disciplina es enseñar, no castigar.

Definitivamente……. ¡??????!

Es muy importante que los padres conozcan cuáles son los valores que rigen su vida, ya que tienen la importante misión de transmitir e inculcar a sus hijos los valores que creen son más útiles y adecuados para desarrollarse como persona.

☆ Poema del día: Algo para meditar, por Madre Teresa de Calcuta

La felicidad no está ni en el pasado ni en el futuro, es hoy.
La cosa más fácil, equivocarse.
El obstáculo más grande, el miedo.
El error mayor, abandonarse.
La raíz de todos los males, el egoísmo.
La distracción más bella, el trabajo.
La peor derrota, el desaliento.

Los mejores profesores, los niños.
La primera necesidad, comunicarse.
Lo que nos hace más feliz, ser útiles a los demás.
El misterio más grande, la muerte.
El peor defecto, el malhumor.
La persona más peligrosa, la mentirosa.
La mayor satisfacción, el deber cumplido.

El sentimiento más ruin, el rencor.
El mejor remedio, el optimismo.
El regalo más bello, el perdón.
El resguardo más eficaz, la sonrisa.
Lo imprescindible, el hogar.

La ruta más rápida, el camino correcto.
La sensación más grata, la paz interior.
La fuerza más potente del mundo, la fe.
Las personas más necesarias, los padres.
La cosa más bella de todas, el amor.

¡Cumpleaños de octubre!

  1. Bricia Sotelo
  2. Alexander Nieto Cansi
  3. Jonathan Alexander Román
  4. Yailin Valentin
  5. Caren M. Girón
  6. John Schlueter
  7. Romilia Díaz de Escobar
  8. Jessica Sermeño

¡FELIZ CUMPLEAÑOS! Y RIFA….

Les invitamos a mandar los nombres de las personas que quieran felicitar por su cumpleaños durante el mes de julio, felicitaremos a los cumpleañeros en cada programa y el final del mes todos los que están en la lista, participaran en una rifa.

 

Cuéntame un cuento:

Autor: Eva María Rodríguezhttp://www.cuentoscortos.com/cuentos-originales/el-robot-que-queria-tocar-el-violin

Edades:
A partir de 8 años
Valores:
esfuerzo, autoconfianza, disciplina

P47-52 era un robot muy especial. P47-52 no solo sabía hacer de todo, sino que era capaz de pensar. El famoso inventor Hugo Piensaengrande había conseguido dotar a su robot de inteligencia artificial.

P47-52 era tan listo que por sí mismo había conseguido aprender a hablar, leer y escribir en varios idiomas, incluido en ruso y en chino. P47-52 también había aprendido a conducir, a cocinar y a muchas cosas más.

Un día, P47-52 escuchó en la televisión algo que despertó su curiosidad.

-Padre, ¿qué es eso que suena? -preguntó P47-52 a Hugo Piensaengrande.

-Es música -contestó el inventor.

-Sí, eso lo sé. Pero, ¿qué instrumento está tocando el músico? -preguntó el robot.

-Es un violín -respondió el inventor.

-Quiero aprender a tocar el violín -dijo P47-52.

-Está bien. Te compraré un violín -dijo el inventor.

Al día siguiente, Hugo Piensaengrande le llevó al robot lo que le había pedido. También le llevó varios libros y unos vídeos para que aprendiera, igual que había hecho otras veces en las que a Hugo se le había antojado aprender algo nuevo.

Pasaban los días y Hugo no avanzaba con el violín. Por mucho que se esforzaba, de aquel instrumento solo conseguía arrancar sonidos que más parecían maullidos de gato enfadado que cualquier otra cosa que pudiera llamarse música.

-Tal vez deberías dejarlo, P47-52. Parece que el violín no es lo tuyo -le dijo un día el inventor al robot.

-Quiero tocar el violín. Y no voy a parar hasta que lo consiga -dijo el robot.

-No recuerdo haberte programado para ser un cabezota -dijo el inventor.

El robot se quedó pensativo. Si su padre, el gran inventor, el que le había dado la vida, le decía que no podía tocar el violín tal vez fuera cierto. Entonces se le ocurrió una idea.

– ¿Por qué no me programas para tocar el violín? -dijo el robot.

-Eso no puedo hacerlo. Tocar el violín o cualquier otro instrumento musical es mucho más que tocar las notas que hay escritas en una partitura. También se necesita oído, sensibilidad, ritmo y otras cualidades…

-Humanas -le interrumpió el robot.

-Eso es, P47-52 -dijo el inventor-. El violín no es para ti.

P47-52 se pasó las semanas siguientes viendo vídeos de violinistas y escuchando música, pero sin decir una sola palabra.

– ¿Qué te pasa, P47-52? -preguntó el inventor.

-Estoy triste. Quiero tocar el violín, pero tú dices que no puedo. Me siento un inútil -dijo el robot.

-No digas tonterías. Eres un robot, no puedes tener sentimientos -dijo el inventor-. Además, no eres un inútil. Puedes hacer otras muchas cosas.

-Tal vez creas que como mi inteligencia es artificial no puedo sentir. Pero sí siento. Tal vez para ti sean sentimientos artificiales, pero para mí no lo son.
El inventor se quedó con la boca abierta.

-Voy a investigar una cosa.

Unos minutos después, Hugo Piensaengrande volvió al lugar donde había dejado al robot.

-He hecho cálculos nuevos y, ¿sabes una cosa? Creo que puedo modificar tu software para que puedas tocar el violín.

P47-52 se puso muy contento.

-Gracias, padre.

Ese mismo día, Hugo Piensaengrande hizo lo prometido P47-52 retomó sus prácticas con el violín. Y no solo consiguió sacar buen sonido a su violín, sino que se convirtió en un verdadero maestro.

Años después, el robot preguntó al inventor:

-Padre, ¿qué modificación hiciste en mi software para que pudiera tocar el violín?

-Ninguna, P47-57.

-Entonces, ¿qué ha pasado?

-Solo necesitabas creer en ti mismo y tener la suficiente fuerza de voluntad como para conseguir tus sueños.

Entre padres y educadores… consejos y reflexiones

  • La familia es el primer laboratirio para la vida. El que hoy es hijo y hermano, mañana radio-2será subalterno y esposo, colega o amigo.
  • La mejor edad para educar en valores es en la niñez
  • La familia es encargada de arraigar tempranamente en los hijos las raíces profundas de los valores.
  • Lo permanente -valores y principios- ddebe regir lo trnsitorio: gustos, modas, bienes materiales, decisiones, posturas.
  • ¡PONGAMONOS DE ACUERDO EN LO FUNDAMENTAL!

http://www.slideshare.net/yulyalexander/disciplina-y-valores

Dos Libros que les recomendamos:

  1. Disciplina sin lágrimas, por Daniel J. Siegel y Tina Payne Bryson

Los autores Daniel J. Siegel y Tina Payne Bryson, analizan, en esta ocasión, el desafío primordial en la educación de los hijos: la disciplina. Haciendo hincapié en el fascinante vínculo entre el desarrollo neurológico del niño y el modo en que los padres reaccionan ante la mala conducta de este, La disciplina sin lágrimas proporciona un efectivo y compasivo «mapa de carreteras» para afrontar las pataletas, las tensiones y las lágrimas sin montar un número.

Al definir el verdadero significado de la palabra «disciplina» (instruir, no gritar ni regañar), los autores explican cómo establecer conexión con el niño, redirigir emociones y convertir una rabieta en una oportunidad para crecer. De este modo, el ciclo de comportamiento (y castigo) negativo básicamente se detiene, mientras que la resolución del problema se transforma en una situación en la que todos salen ganando. En esta guía para no volverte loco descubrirás:

– Estrategias para ayudar a los padres a identificar su propia filosofía disciplinaria y dominar los mejores métodos para transmitir las lecciones que intentan impartir – aspectos del desarrollo del cerebro del niño y análisis de las disciplinas más adecuadas y constructivas para todas las edades y etapas
– La manera de conectar con un niño con tranquilidad y afectuosidad (por extrema que sea su conducta) fijando a la vez límites claros y coherentes
– Consejos para orientar a tus hijos a lo largo de una pataleta a fin de lograr percepción, empatía y reparación
– Veinte errores en relación con la disciplina que hasta los mejores padres cometen, y cómo permanecer centrados en los principios de las técnicas disciplinarias y el estilo parental de «cerebro pleno».

Complementado con sencillas historias y divertidas ilustraciones que dan vida a las sugerencias de los autores, La disciplina sin lágrimas explica cómo trabajar con la mente en desarrollo de tu hijo, resolver conflictos de forma tranquila, inspirar felicidad y fortalecer la resiliencia en todos los miembros de la familia.

  1. Tranquilos y atentos como una rana, por Eline Snel

Resumen del libro: Los niños de hoy suelen ser inquietos y dispersos. A algunos les cuesta conciliar el sueño, otros están incluso estresados. ¿Cómo ayudarlos a calmarse y relajarse? ¿Cómo lograr que se concentren en lo que hacen? La meditación es una herramienta sencilla y eficaz, que se adapta perfectamente a las necesidades de los pequeños y les puede aportar beneficios inmediatos.  Este libro ofrece historias y ejercicios simples y breves que los niños podrán practicar a diario. Está dirigido a niños y niñas de 5 a 12 años y a sus padres, que pueden acompañarlos en su práctica.
La autora ha basado sus técnicas en el método de mindfulness desarrollado por Jon Kabat-Zinn. Los resultados han demostrado que los niños que practican estos ejercicios duermen mejor, están más concentrados y serenos y se sienten más seguros.  Tranquilos y atentos como una rana se ha convertido ya en un éxito de ventas en Holanda y Francia y ha sido traducido a numerosos idiomas.

Despedida – Esto es todo por hoy, gracias por su participación, le esperamos el próximo miércoles a las 10:00 de la mañana para juntos….

 ¡APRENDER Y CRECER!

 

Fuentes de Información utilizadas para este programa

Algunos materiales recomendados

  • Disciplina sin lágrimas, Daniel J. Siegel y Tina Payne Bryson
  • Tranquilos y atentos como una rana, por Eline Snel
  • The 10 greatest gifts I give my children, by Steven W. Vannoy
  • I love you rituals, by Becky A.Bailey, PhD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s