Programa 274:Más sobre Inteligencia Emocional

Más sobre Inteligencia Emocional
Programa # 274 – 1 de enero, 2017

Bienvenidos a su programa

APOYANDO FAMILIAS – APRENDIENDO JUNTOS

Con su servidora, Romilia Schlueter y Lupita Montoto

El tema de hoy: Más sobre Inteligencia Emocional

Escucha:

La inteligencia emocional en el contexto familiar

La” educación emocional,” es malentendida por los padres.

– El padre que escucha, que comprende y que acoge es un padre que se valida frente al niño en el verdadero poder, que es el de respetar al otro, el de la admiración por ser acogedor y el poder del cariño. Los niños dicen: quiero mucho a mi papá y a mi mamá porque me saben escuchar. Pero los padres de hoy creen que son más débiles si escuchan a sus hijos.

Luchan, además, con varios factores que les juegan en contra: están menos en casa, “y el poco tiempo que están consideran que su deber es mantener el orden y evitar que los chicos se les desbanden. Llegan a la casa desde el trabajo y se centran en la disciplina: ¿Hiciste las tareas? ¿Arreglaste tu mochila? ¿Por qué dejaste tan desordenada tu pieza? ¿Te bañaste? Entonces comienzan los castigos.”

También, sus hijos reciben influencia no sólo de ellos, sino de la televisión y los videojuegos, donde ven adultos que descalifican a sus adversarios y los tratan con violencia, les hacen bullying. Y, además, les cuesta desprenderse del castigo como medida base de la educación.

La vida familiar es la primera escuela de aprendizaje emocional.

Partiendo del hecho de que los padres son el principal modelo de imitación de los hijos, lo ideal es que, como padres, empecemos a entrenar y ejercitar nuestra propia IE, para qué a la vez, nuestros hijos adquieran dichos hábitos en su relación intrafamiliar. Aquí cabe la máxima de nuestros mayores: “¿Se enseña con el ejemplo?”.

La regla imperante en este sentido, es la siguiente: “Trate a sus hijos como le gustaría que les tratasen los demás”.

Si analizamos esta regla podemos obtener cinco principios en la relación emocional Padres e Hijos:

  1. Sea consciente de sus propios sentimientos y el de sus hijos.
  2. Muestre empatía y comprenda los puntos de vista de sus hijos
  3. Haga frente de forma positiva a los impulsos emocionales y de conducta de sus hijos y regúlelos permanentemente.
  4. Plantéese conjuntamente con sus hijos objetivos positivos y haga proyectos de vida con alternativas reales para alcanzarlos
  5. Utilice las dotes familiares y sociales positivas a la hora de manejar sus relaciones con sus hijos.

Debemos enfatizar en los comportamientos de los padres hacia sus hijos, los cuales NO deben ser parte de la relación padres e hijos:

  1. Ignorar completamente los sentimientos de nuestros hijos, pensando que sus problemas son triviales y absurdos.
  2. Los padres se dan cuenta de los sentimientos de sus hijos, pero muchas veces no le dan soluciones emocionales alternativas, pensando que cualquier forma de manejar esas “emociones inadecuadas”, es correcto en su formación.
  3. Menospreciar o no respetar los sentimientos del niño.

La ciencia y nuestros maravillosos cerebros:

De acuerdo a los autores de la monografía CEREBRO – INTELIGENCIA EMOCIONAL; el ser humano, es una unidad cuerpo – cerebro – mente que se relaciona con su medio ambiente, y cuya función principal es la supervivencia.

Lea sobre este tema en el curso de capacitación docente en neurociencias: Cerebro – Inteligencia emocional:

http://www.asociacioneducar.com/monografias-docente-neurociencias/gardiol-damico-massobrio-nieto-olguin-paoloni.pdf

En este caso, cuando nos preocupamos de que nuestros niños desarrollen su inteligencia emocional, les estamos dado las herramientas que necesitan no solo para sobrevivir, sino para tener éxito en la vida.

¿Cierto o falso?

Sabemos que muy importante que les enseñemos a nuestros niños a manejar sus emociones. Pero, ¿dónde comenzamos? ¿Qué tal si lo hacemos desde el momento en que nacen?

Descubramos nuestras propias habilidades con respecto a lo que es la inteligencia emocional, echando una mirada a los componentes de la inteligencia emocional según Daniel Goleman:

1)    Conocer las propias emociones. La conciencia de uno mismo (el reconocer un sentimiento mientras ocurre) es la clave de la inteligencia emocional. Una mayor certidumbre con respecto a nuestras emociones es una buena guía para las elecciones vitales, desde casarse hasta optar entre un trabajo u otro.

2) Manejar las emociones. Se basa en la capacidad anterior. Las personas que saben serenarse y librarse de la ansiedad, irritación o melancolías excesivas se recuperan con mayor rapidez de los reveses de la vida.

3)    Automotivación. Las personas que saben controlar la impulsividad y esperar para obtener su recompensa cumplen con sus objetivos y están conformes con sus logros.

4) Empatía. La capacidad para reconocer las emociones de los demás, saber qué quieren y qué necesitan es la habilidad fundamental para establecer relaciones sociales y vínculos personales.

5) Manejar las relaciones. Esto significa saber actuar de acuerdo con las emociones de los demás: determinan la capacidad de liderazgo y popularidad.

Y con un infante, ¿cómo podemos comenzar? Abrasándolo, mirándole a los ojos, hablándole, respondiendo a sus necesidades, acariciando al bebé…

Llame al 321-1480 y comparta las maneras en las que usted enseña a sus niños a ser emocionalmente inteligentes.   

☆ Poema del día: Agradecimiento, por JORGE LUIS BORGES

Gracias quiero dar al divino
Laberinto de los efectos y de las causas
Por la diversidad de las criaturas
Que forman este singular universo,
Por la razón, que no dejará de soñar
Con un plano del laberinto.

Por el rostro de Elena y la perseverancia de Ulises,
Por el amor, que nos deja ver a los otros
Como los ve la Divinidad,
Por el firme diamante y el agua suelta,
Por el álgebra, palacio de precisos cristales,
Por las místicas monedas de Angel Silesio,
Por Schöpenhauer,
Que acaso descifró el universo,
Por el fulgor del fuego
Que ningún ser humano puede mirar sin un asombro antiguo,

Por la caoba, el cedro y el sándalo,
Por el pan y la sal,
Por el misterio de la rosa
Que prodiga color y no lo ve,
Por ciertas vísperas y días de 1955,
Por los duros troperos que en la llanura
Arrean los animales y el alba,
Por la mañana en Montevideo,
Por el arte de la amistad,
Por el último día de Sócrates,
Por las palabras que en un crepúsculo se dijeron
De una cruz a otra cruz,

Por aquel sueño del Islam que abarcó
Mil noches y una noche,
Por aquel otro sueño del infierno,
De la torre del fuego que purifica
Y de las esferas gloriosas,
Por Swedenborg,
Que conversaba con los ángeles en las calles de Londres,
Por los ríos secretos e inmemoriales
Que convergen en mí,

Por el idioma que, hace siglos, hablé en Nortumbia,
Por la espada y el arpa de los sajones,
Por el mar, que es un desierto resplandeciente
Y una cifra de cosas que no sabemos
Y un epitafio de los Vikings,
Por la música verbal de Inglaterra,
Por la música verbal de Alemania,
Por el oro, que relumbra en los versos,
Por el épico invierno,

Por el nombre de un libro que no he leído:
Gesta Dei per Francos,
Por Verlaine, inocente como los pájaros,
Por el prisma de cristal y la pesa de bronce,
Por las rayas del tigre,
Por las altas torres de San Francisco y de la isla de Manhattan,
Por la mañana en Texas.

Por aquel Sevillano que redactó la Epístola Moral
Y cuyo nombre, como él hubiera preferido, ignoramos,
Por Séneca y Lucano, de Córdoba,
Que antes del español escribieron
Toda la literatura española,
Por el geométrico y bizarro ajedrez,
Por la tortuga de Zenón y el mapa de Royce,
Por el olor medicinal de los eucaliptos,
Por el lenguaje, que puede simular la sabiduría,
Por el olvido, que anula o modifica el pasado,

Por la costumbre,
Que nos repite y nos confirma como un espejo,
Por la mañana, que nos depara la ilusión de un principio,
Por la noche, su tiniebla y su astronomía,
Por el valor y la felicidad de los otros,
Por la patria, sentida en los jazmines
en una vieja espada,

Por Whitman y Francisco de Asís, que ya escribieron el poema,
Por el hecho de que el poema es inagotable
Y se confunde con la suma de las criaturas
Y no llegará jamás al último verso
Y varía según los hombres,

Por Frances Haslam, que pidió perdón a sus hijos
Por morir tan despacio,
Por los minutos que preceden al sueño,
Por el sueño y la muerte,
Esos dos tesoros ocultos,
Por los íntimos dones que no enumero,
Por la música, misteriosa forma del tiempo.

¡Cumpleaños de enero!

  1. Ulises López
  2. Verónica Rodríguez
  3. Antonia Alcántara
  4. Mariana Gómez
  5. Jennifer Gómez
  6. Michael Gómez
  7. Luis Garcia
  8. Nelson Garcia
  9. David Schlueter
  10. María del Carmen de Sermeño
  11. Lázaro Escobar Díaz
  12. Megs Cotter
  13. Reyna Huerta
  14. Francisco Vázquez
  15. Jonathan Vázquez
  16. Rita Trejo
  17. Lizeth Morales
  18. María Cárdenas
  19. Imelda Pérez Trejo
  20. Camila Cortez

¡FELIZ CUMPLEAÑOS! Y RIFA

Cuéntame un cuento: El Conejo Bermejo, por Jesús Jarque

(Para niños charlatanes.  La escucha activa)

Había una vez una vez un conejo que tenía 5 años. Se llamaba Bermejo.
El conejo Bermejo era muy simpático y tenía muchos amigos en su clase. Pero había una cosa que no hacía bien.

Cuando la señorita Doña Coneja explicaba cómo se hacía una ficha, el conejo Bermejo nunca la escuchaba; empezaba a mirar para todas partes y se ponía a hablar con otro conejito que tenía al lado. ¿Y sabéis lo que pasaba?

Que ni Bermejo ni el otro compañero se enteraban de cómo se hacía y luego la ficha la tenían que repetir para hacerla bien, mientras los otros conejos ya podían ponerse a jugar.
Eso también le pasaba cuando la “seño” contaba un cuento.

Tampoco escuchaba a sus compañeros cuando contaban sus aventuras en la asamblea.
Los conejitos estaban hartos de que Bermejo no parase de molestar.
Un día, Bermejo fue con sus papás al zoo: vio muchos animales y se lo pasó muy bien.
Al día siguiente, Bermejo quería contar a la “seño” y a los demás conejitos su aventura en el zoo.

Todos en el borde de la alfombra, ya estaban colocados y Bermejo se puso a hablar… pero los demás conejitos no le hacían ni caso y Bermejo empezó a enfadarse y a decir:
– ¡Eh! ¡Silencio! ¡Escuchadme!

Pero ni caso. Casi llorando le dijo a su señorita:

¡Señorita! No me escuchan y no puedo contar mi aventura en el zoo.

Entonces una conejita alzó la mano y dijo:

-Señorita, no queremos escucharle, porque cuando Usted explica, Bermejo no la escucha y charla, cuando nosotros queremos contar algo, tampoco nos escucha, así que ahora nosotros no queremos escucharle a él.

Bermejo se puso muy triste porque se dio cuenta que tenían razón: él nunca escuchaba y si alguien estaba hablando él se ponía a charlar. Ahora comprendía cómo se sentía los demás cuando él charlaba.

Se fue a su casa muy triste y su mamá le dijo – ¿Qué te pasa Bermejo?

Bermejo se lo contó todo a su mamá.

La mamá le dijo que, si él no escucha y molesta, los demás ahora no querían escucharlo a él.

Su mamá le enseño un truco:

-A partir de ahora, cuando alguien cuente una cosa, lo miras a los ojos y lo vas a escuchar, y no vas a charlar con nadie.

Si alguien te quiere hablar tú le haces (gesto del silencio) y sigues escuchando. ¿Entendido?

Al día siguiente, en la clase se puso a escuchar a su “seño”, también a sus compañeros. Si algún conejito hablaba él (hacía el gesto del silencio).
Todos los días hacía el truco que le había enseñado su mamá. Así se enteraba de las fichas y todo lo que enseñaba su “seño”.

De esta manera Bermejo estaba contento.

Y colorín colorado, el cuento de Bermejo ha terminado.

Entre padres y educadores – Consejos y Reflexiones:

https://psicologiaymente.net/reflexiones/frases-inteligencia-emocional#!

  1. La ira, el resentimiento y los celos no cambian el corazón de los otros, solo cambia el tuyo (Shannon L. Alder)

A la única persona a la que le afectan negativamente los celos y el resentimiento es a ti mismo, pues te causa resentimiento.

  1. Lo que realmente importa para el éxito, el carácter, la felicidad y los logros vitales es un conjunto definido de habilidades sociales, no solo habilidades cognitivas, que son medidas por pruebas convencionales de cociente intelectual (Daniel Goleman)

Daniel Goleman explica la importancia que tiene la Inteligencia Emocional a la hora de desarrollar herramientas para tener éxito en la vida.

  1. Una emoción no causa dolor. La resistencia o supresión de una emoción causa dolor (Frederick Dodson)

Cuando aceptamos las emociones tal y como son, nuestro nivel de ansiedad y de estrés emocional desciende. Este es el camino hacia el bienestar personal.

  1. Es muy importante entender que la inteligencia emocional no es lo opuesto a la inteligencia, no es el triunfo del corazón sobre la cabeza, es la intersección de ambas (David Caruso)

La Inteligencia Emocional no es lo opuesto al cociente intelectual, sino que se complementan.

  1. Como seres humanos, todos queremos ser felices y estar libres de la desgracia, todos hemos aprendido que la llave de la felicidad es la paz interna. Los mayores obstáculos para la paz interna son las emociones perturbadoras como el odio, apego, miedo y suspicacia, mientras que el amor y la compasión son las fuentes de la paz y la felicidad (Dalai Lama)

Regular las emociones propias es beneficioso para lograr nuestra felicidad y nuestra paz interior, afirma el Dalai Lama.

  1. En la última década, la ciencia ha descubierto el rol que las emociones juegan en nuestras vidas. Los investigadores han encontrado que incluso más que el cociente intelectual, la conciencia emocional y habilidades para controlar sentimientos, determinarán nuestro éxito y felicidad en todos los ámbitos de la vida, incluyendo las relaciones familiares (John Gottman)

El éxito en la vida tiene mucho que ver con el dominio de la Inteligencia Emocional. Un conocimiento pobre de las emociones y una regulación deficiente afecta negativamente a nuestro bienestar y nuestro rendimiento.

  1. No sabemos lo que queremos y aun así somos responsables de lo que somos, eso es un hecho (Jean Paul Sartre)

Nosotros decidimos qué hacemos y cómo lo hacemos. Somos dueños de nuestro comportamiento.

  1. No se trata de borrar las emociones negativas que nos pueden causar ciertos hechos, sino de reducir su intensidad (Jonathan García-Allen)

Las emociones están ahí y hay que aceptarlas. No aceptarlas significa aumentar nuestro nivel de intensidad.

  1. Cuando digo controlar las emociones, quiero decir las emociones realmente estresantes e incapacitantes. Sentir emociones es lo que hace a nuestra vida rica (Daniel Goleman)

No es preciso evitar las emociones, sino aceptarlas tal y como son, porque son parte de la vida.

  1. Usa el dolor como una piedra en tu camino, no como una zona para acampar (Alan Cohen)

No podemos evitar los hechos que nos producen dolor, pero sí que podemos evitar permanecer en ese círculo negativo que nos produce dolor.

  1. El sistema nervioso y las respuestas hormonales de personas hostiles son un camino para la enfermedad y la muerte (Redford Williams)

Revivir constantemente las emociones negativas hace que nuestra salud física y mental quede afectada negativamente.

  1. Cambia tu atención y cambiarás tus emociones. Cambia tu emoción y tu atención cambiará de lugar (Frederick Dodson)

Tenemos la posibilidad de decidir qué camino seguimos con las emociones, si dejar que nos afecten o aceptarlas.

  1. No olvidemos que las pequeñas emociones son los grandes capitanes de nuestras vidas y las obedecemos sin darnos cuenta (Vincent Van Gogh)

Las emociones influyen en nuestra vida de tres maneras: fisiológica, cognitiva, conductual.

  1. La inteligencia emocional es una forma de reconocer, entender y elegir cómo pensamos, sentimos y actuamos. Forma nuestras interacciones con otras personas y nuestro propio entendimiento. Define cómo y porqué aprendemos; nos permite establecer prioridades; determina la mayoría de nuestras acciones diarias. La investigación sugiere que determina al menos el 80% del éxito en nuestras vidas (J. Freedman)

Una gran parte de nuestro éxito se debe a cómo gestionamos nuestras relaciones y cómo manejamos nuestras relaciones interpersonales.

  1. Las emociones son contagiosas. Todos lo conocemos por experiencia. Después de un buen café con un amigo, te sientes bien. Cuando te toca un recepcionista mal educado en una tienda, te vas sintiéndote mal (Daniel Goleman).

 

Despedida – Esto es todo por hoy, gracias por su participación, le esperamos el próximo miércoles a las 10:00 de la mañana para juntos….

 ¡APRENDER Y CRECER!

 

Fuentes de Información utilizadas para este programa

La inteligencia emocional en el contexto familiar:

https://inteligenciaemocionalyhabilidadessociales.wordpress.com/inteligencia-emocional/la-inteligencia-emocional-en-el-contexto-familiar/

Poema: http://inteligencia-emocional.org/poesias/index.htm#Agradecimiento

: OTRO POEMA DE LOS DONES

Cuento: Cuentos para trabajar con niños https://inteligenciaemocionalyhabilidadessociales.wordpress.com/mi-investigacion/actividades-y-cuentos/cuentos/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s