Programa 50. Enseñando a nuestros niños a llevarse bien cuando están enojados

Escucha la primera parte

La segunda parte

La tercera parte

La emoción, el gozo, enojo, la frustración y desilusión – todos forman parte de experiencia crecer. Aprender cómo y cuándo demostrar estas emociones se conoce como control los impulsos. He aquí unos datos sobre impulsos:

* El control de los impulsos ayuda a los niños a hacer y conservar las amistades.

Es probable que los niños que pueden controlar su enojo y su frustración, y que usan las palabras para manifestar sus emociones, puedan hacer y conservar las amistades. Y esto podría aumentar su amor propio además de su futuro éxito escolar.

* Las experiencias tempranas pueden contribuir al éxito más tarde con el control de los impulsos.

Los bebés necesitan un ambiente sensible y constante. Cuando se responde con amor y consideración a sus necesidades físicas, aprenden a esperar que su mundo sea ordenado. También aprenden que sus acciones pueden afectar a los demás.

Los niños de 2 a 3 años necesitan sentirse independientes y hábiles. Usted puede ayudarles a usar sus habilidades en desarrollo de lenguaje para clasificar sus acciones y las de los demás. El aprender de cómo describir las acciones, los pensamientos, y los sentimientos con palabras es la clave para tener un control bueno de los impulsos.

Los niños más grandes de edad preescolar aprenden a controlar los impulsos turnándose o compartiendo los juegos. Van aumentando las habilidades en usar el lenguaje para controlar sus emociones y relacionarse con los demás.

* Usted puede fomentar el desarrollo del control de los impulsos en sus niños de 3, 4 y 5 años de las siguientes maneras:

Sugerir palabras que su hijo puede usar para comunicar cómo se siente. Si su hija se enfada mientras juega un juego, anímele a usar palabras para expresar el enojo, como “¡Eso me enfada mucho!” o “¡No me gusta cuando juegas el juego así!”

Poner en claro que no se permite hacerles daño a otros. Cuando su hijo se enoja mientras está jugando un juego y le da empujones o pega a otro niño, apártele del grupo y recuérdele que se prohíbe hacerles daño a los demás.

Ayudar a su hijo a idear nuevas maneras para resolver los problemas. Cuando su niño tiene un desacuerdo con otro niño, sugiérale soluciones como turnarse o compartir.

Reaccionar al mal comportamiento de su hijo usando las palabras. Al contarle a su hija las razones detrás de las reglas y explicarle las consecuencias del mal comportamiento, le ayuda a desarrollar modos internos de controlar su propio comportamiento.

Poner el ejemplo del autodominio al hacer frente al estrés o la frustración. Su hijo aprende muchos comportamientos observándole a usted. Cuando usted pone el ejemplo de la auto-disciplina y el autodominio en situaciones difíciles, su hijo aprenderá a seguir su ejemplo.

¿Qué es el juego? ¿Por qué es tan importante para los niños?

(Usar en este espacio la hoja: ¡Los niños pequeños necesitan jugar!)

El juego no es simplemente una actividad en la que los niños ocupan su tiempo cuando todavía no tienen la edad para asistir a la escuela. Algunas personas perciben el juego como “la labor” o “el trabajo” de los niños. Al jugar, los niños ponen el cimiento para el aprendizaje posterior en la vida, ya que resuelven problemas y aumentan su comprensión de sí mismos, de otras personas y del mundo en el que viven.

Para los niños pequeños, “el juego” incluye una variedad de actividades divertidas e interesantes. Estas incluyen el juego tranquilo, creativo, activo o dramático, juegos con reglas y el juego con objetos para manipular. Se puede jugar de una manera estructurada o sin estructura. El juego estructurado tiene reglas o una manera específica de hacer las cosas. Los juegos activos, como deportes o la ‘caza’, juegos de naipes y de tableros son ejemplos de juegos estructurados. El juego sin estructura incluye actividades como el usar ropa de juego, jugar con muñecas, construir con bloques, correr, trepar y montar triciclos, entre otras cosas.

Puede que un niño juegue a solas o que juegue de manera social, con otros niños o con adultos. El juego social toma un papel esencial en ayudar a los niños a aprender a relacionarse con otros. Cierta investigación ha identificado las etapas del juego social. Los niños pasan por estas etapas al crecer y a medida que se desarrollan, llegan a ser capaces de relacionarse más con otras personas mientras juegan. Es importante tener en cuenta que un niño de cualquier edad puede jugar de una manera que refleje una etapa del desarrollo más temprana.

El juego exploratorio –que a veces se llama el juego desocupado– se refiere a las interacciones que un niño realiza, aparentemente al azar, con las cosas y las personas que encuentra a sus alrededores. Si un adulto observa al niño, tal vez no pueda darse cuenta si el niño tiene un propósito para lo que hace.

El juego del observador ocurre cuando un niño parece estar jugando solo pero realmente está mirando las actividades y juegos de otros.

El juego solitario ocurre cuando un niño juega a solas o cerca de otro niño pero no se relaciona con él. El juego en paralelo se refiere al juego de niños que están cerca y usan materiales similares pero casi no se relacionan.

El juego asociativo se parece al juego en paralelo, pero los niños se relacionan un poco más. El juego cooperativo incluye las metas comunes y la colaboración. Se puede negociar de maneras complejas, tomar decisiones de forma cooperativa, y fijar reglas.

A veces el juego de niños tiene mucho que ver con aprender sobre su entorno, y poco que ver con otras personas. Los niños pequeños exploran sus ambientes de manera natural y juguetona para entender el ambiente físico y sus propios cuerpos. Este tipo de juego a veces se llama juego sensorimotor. Mientras varían sus acciones y se relacionan con juguetes y otros objetos, los niños descubren lo que sus propios músculos pueden hacer y practican los movimientos que necesitarán para la vida diaria. También tienen la oportunidad de aprender sobre la gravedad y otros principios del mundo físico.

¿Cuáles juegos son apropiados para los bebés y niños de 1 y 2 años?

Los bebés aprenden fácilmente a jugar mediante sus propias acciones y su contacto con otras personas. Los bebés juegan al relacionarse con adultos quienes les hablan, les cantan, se ríen con ellos y los ayudan a explorar su mundo. Lo que más les encanta a los bebés es jugar con otras personas. Los padres, madres y cuidadores pueden jugar a esconderse la cara, bailar sosteniendo al bebé, llevarlo de un cuarto a otro y andar a gatas con él en el piso. La capacidad de turnarse comienza con juegos sencillos e interactivos.

Los adultos ayudan al bebé a aprender a hablar cuando le sonríen y le hablan durante interacciones juguetonas, como las de esconderse la cara o dar y tomar un juguete. Estas interacciones de ‘dar y tomar’ ponen el cimiento para aprender a hablar, ya que demuestran que la conversación incluye respuestas a las palabras y acciones de otra persona.  El primer año de la vida de un niño es buen momento para que los adultos empiecen a leerle libros ilustrados. También pueden escuchar varios tipos de música con un bebé y cantarle.

También es bueno para los bebés ponerlos en el piso por un rato para que puedan darse vueltas y explorar en forma segura. Una vez que un bebé empieza a andar a gatas, los juguetes que pueden empujarse, hacerse rodar o perseguirse en el piso, animan a la actividad física y a la interacción con otras personas.

Los juguetes para bebés deberán estimular varios sentidos. Los bebés gozan de ver un móvil colgado encima de su cuna y dibujos en las paredes. Pueden empezar a manejar los juguetes seguros: juguetes suaves para palpar y mascar, sonajeros y juguetes con variados sonidos. Los juguetes deben ser seguros para mascar, ya que muchos bebés exploran cosas con la boca.

Los niños de 1 y 2 años de edad siguen desarrollando la destreza de usar los músculos grandes y pequeños (motricidad gruesa y fina). Les gusta manejar objetos, como por ejemplo, echándolos a un recipiente y luego volcándolo. También pueden aprender jugando de manera ‘sucia’ con agua, arena y arcilla suave o pasta para moldear.

Muchas actividades de arte estimulan la motricidad fina y la creatividad del niño. Puede empezar a usar grandes brochas para pintar, pinturas no tóxicas que se puedan lavar, y crayones para principiantes. Es necesario seguir de cerca a los niños de 1 y 2 años y darles materiales seguros, por si acaso intentan probarlos con la boca.

A los niños de esta edad a menudo les encanta la música. Pueden empezar a cantar canciones con adultos o hacer su propia música. ¡Las ollas y cacerolas hacen muy buenos tambores! Los niños también pueden moverse al ritmo de la música y empezar a bailar.

Los niños de 1 y 2 años también necesitan oportunidades de jugar usando los músculos grandes. Les gusta tirar y hacer rebotar o rodar pelotas de varios tamaños, dar saltos en colchones, o hacer una casa o ‘fortaleza’ con una caja de cartón. Con supervisión, estos niños pueden salir a dar paseos, jugar con juguetes para trepar y montar, y usar equipos de un tamaño adecuado en patios de recreo.

El jugar con adultos u otros niños puede estimular a los niños a desarrollar las habilidades sociales y emocionales y a aprender a hablar. Al turnarse usando juguetes o hablando durante los juegos, los niños de 1 y 2 años pueden aprender a relacionarse con otros y a entender las ‘reglas de conversación’ fundamentales para la interacción social y el desarrollo del lenguaje. Si estos niños juegan con otros, ¡también tendrán mucho que decir sobre sus juegos!

A algunos niños de esta edad les interesa cada vez más el mirar libros ilustrados o escuchar mientras alguien les lee, además de explorar lo que se encuentra en su entorno. Otros niños todavía estarán muy ocupados investigando su mundo y no querrán sentarse a escuchar un libro. Los padres y madres podrían leer a estos niños antes de la siesta o a la hora de acostarse.

Se pueden animar los juegos imaginarios y dramáticos de los niños de 1 y 2 años con una variedad de juguetes y objetos comunes. Les gusta jugar con bloques grandes; ollas y cacerolas; camiones, coches y aviones de juguete; ropa y sombreros de juego; muñecas, animales de peluche y juguetes para hacer de casa; y otros objetos interesantes, como cajas, lazos, y papel estampado para envolver. Los juguetes de montar que los niños pueden propulsar dando empujones con los pies, también sirven para estimular los músculos grandes.

¿Cuáles juegos son apropiados para la edad preescolar y de kindergarten?

Cuando los niños tienen entre 3 y 5 años, sus actividades de juego frecuentemente extienden las experiencias que les gustaban de más pequeños. Con sus destrezas motoras y habilidades sociales más desarrolladas, gozan de los juegos activos y supervisados, a solas y con compañeros.

Los niños de edad preescolar tienen más capacidad para usar crayones, lápices y pinturas, tijeras seguras y pegamento o engrudo. Suelen tener más confianza en su capacidad de correr, dar saltos, trepar, montar triciclos, y jugar a pelota u otros juegos interactivos. A menudo aprovechan con gusto la oportunidad de jugar en equipos y usar sus músculos grandes, al aire libre y bajo techo.

A muchos niños preescolares les encanta hacer de cuenta o actuar fantasías y pueden cooperar para jugar juntos. Los títeres y otros accesorios pueden usarse para actuar papeles y contar cuentos. Estos juegos imaginarios ayudan a los niños a representar intereses y deseos en una situación que implica reglas del comportamiento.

Los juegos aparentados de los niños frecuentemente guardan relación con cuentos que los adultos les han leído, de modo que los libros forman una parte importante de los juegos de niños. Estos deberán tener acceso a libros para compartirlos o mirarlos a solas. Al llevarlos a la biblioteca para asistir a actividades para niños, se los puede ayudar a formar el hábito de ir a la biblioteca durante toda la vida.

Los niños preescolares pueden seguir construyendo con bloques y otros juguetes de construir. A veces planifican carreteras y edificios y agregan pequeños coches o muñecas a sus estructuras. Un padre, madre o maestro puede unirse a los juegos de un niño y darle sugerencias para expandir lo que hacen: “¿Qué tal si construimos un puente para tus coches?” “¿Qué pasa luego?” “Siena quiere jugar a la casita también. ¿Puede ser ella la vecina que está visitando?” Se pueden enseñar juegos sencillos para grupos, como Simón Dice o Seguimos al Líder. A algunos niños preescolares les gustarán juegos de naipes o de tableros. Pueden empezar a entender que los juegos tienen reglas para que todos los que juegan puedan gozar jugando juntos. A veces les gusta cambiar las reglas de un juego o idear otras; en otros momentos querrán que todos “jueguen siguiendo las reglas”. Los padres, madres y maestros querrán enfatizar la diversión y la cooperación en vez de la competencia.

Los materiales de uso abierto –aquellos que dependen más de la imaginación y el uso creativo del niño– frecuentemente ayudan a los niños preescolares a aprender más que los juguetes que tienen un uso limitado. Por ejemplo, los bloques pueden usarse de muchas maneras, pero los juguetes que se mueven o hacen ruidos mientras el niño los mira son de uso limitado.

¿Qué tal de la televisión, los videojuegos y las computadoras?

La televisión forma parte de la vida para muchos niños pequeños, pero mirarla mucho puede impedirles jugar. La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda que los padres y madres restrinjan el uso de la televisión, los videojuegos y las computadoras con los niños menores de 2 años y sugiere que los niños de edad preescolar no miren la televisión más de 1 ó 2 horas al día.

Si los padres, madres o maestros deciden dejar que los niños mayores de 2 años miren televisión, deberán mirarla con los niños y hacer la experiencia activa. Los adultos pueden animar a los niños a cantar o bailar con el programa y discutirlo con ellos. También hay que tomar en cuenta que el uso prolongado de los medios de entretenimiento está relacionado con una reducción en la actividad física, lo que puede contribuir a la obesidad. También este uso prolongado se ha conectado a una reducción del tiempo que se pasa mirando libros o escuchando la lectura de ellos, lo que puede demorar que un niño aprenda a leer.

Las personas que estudian el desarrollo infantil han sugerido a menudo que los videojuegos y el uso de la computadora simplemente no satisfacen las necesidades de niños menores de 3 años. Los niños de esta edad todavía están aprendiendo a coordinar todas las partes del cuerpo: los brazos y las piernas, los ojos, el oído, el sentido del equilibrio y más. Los niños cambian a menudo el enfoque de su atención, y necesitan moverse con frecuencia. No existe un buen sustituto para la actividad física durante esta etapa de la vida. Los videojuegos y el uso de la computadora no son buenas opciones para estimular las destrezas esenciales que los bebés y niños de corta edad necesitan dominar: andar a gatas, caminar, hablar, agarrar cosas, turnarse y conocer a otras personas.

Los niños menores de 3 años sacan más provecho jugando de forma activa y relacionándose con las personas, que quedándose sentados frente a una computadora. Esta puede ser útil en el caso de niños mayores que la usen de maneras apropiadas a su desarrollo. Cuando los niños mayores usan la computadora, es importante la supervisión de adultos además de claras reglas sobre el tiempo para su uso, los programas que se usan o los sitios de Internet que se visitan. Los padres, madres y maestros pueden animar la interacción social al colocar dos sillas ante la computadora para que los niños puedan relacionarse fácilmente al usarla.

Esto es todo por hoy, gracias por su participación, le esperamos el próximo miércoles a las 11:00 de la mañana para juntos….

¡APRENDER Y CRECER!

Fuentes de Información utilizadas para este programa:

The Illinois Early Learning Project: Helping Children Develop “Impulse Control.”

http://www.illinoisearlylearning.org/tipsheets-sp/impulsecontrol-sp.htm

Soluciones Positivas para las familias –  Sesión 4, Actividades 18 (La técnica de la tortuga), 19 Resolución de problemas y 20 (Habilidades de alfabetismo emocional).

El Centro sobre los fundamentos Sociales y Emocionales para el Aprendizaje Temprano: www.vanderbilt.edu/cefel

Programa 49. Aprendiendo a controlar nuestro temperamento… continuación

Escucha la primera parte
La segunda parte

La tercera parte

Un testimonio:

Consciente del peso de mis pensamientos negativos. Hace unos días los conté. Cada vez que me venía un pensamiento negativo lo apuntaba. En sólo dos horas llegué a ¡104 pensamientos negativos…!

Estaban relacionados con todo: mi trabajo, mi familia, la sociedad, mis amigos y conmigo mismo.

En el fondo he estado pensando como afectan a mi vida los pensamientos negativos y puedo decirte que:

•       Me agotan

•       Me hace infeliz

•       Me aíslan

•       Me convierten en pesimista

•       Me anulan cualquier motivación

•       Me contrarrestan la alegría y la energía

•       Me restan posibilidades en mi trabajo

•       Me convierten en impopular entre mis compañeros

•       Los traslado a los seres más queridos, “los educo en la negatividad.” Afectan a mi familia de forma muy diversa. Van creando barreras con mis hijos

•       Perjudican a mi pareja, le quitan ilusión, entusiasmo, alegría…

•       Me impide ver oportunidades y potencialidades, me sumen en un marco de perjuicios y riesgos

•       Me llevan a un concepto del mundo en el que apenas merece vivir

•       Cada vez río menos, me disgusto más, incluso por tonterías. Me irrito cada vez con más gente y con más facilidad

•       Me afecta a la salud (dolores de cabeza, úlcera, dolores y tensiones en los músculos

Me acaban deprimiendo…”

Haga la prueba:

Primer día: Lleve una pequeña libreta de bolsillo con un lápiz. Apunte todas las veces que su pensamiento se ha inclinado en criticar a alguien con una palabra que sintetice la crítica en cuestión. Por la noche escriba, las veces que usted ha caído en lo que ha sido objeto de la crítica en cuestión. Por ejemplo, si reprocha a su pareja que gasta en exceso, apunte las veces que se ha excedido en su presupuesto o ha hecho gastos inútiles.

Segundo día: Alabe sinceramente a personas a las que ha criticado. Observe su reacción y comportamiento.

Tercer día: Lea cómo mejorar las relaciones con los demás:

Las personas ejercemos una influencia determinante sobre los demás. Somos seres sociales, el amor, el trabajo y las relaciones en general determinan a lo largo del día muchos de nuestros estados de ánimo, nuestra alegría, tristeza, euforia, depresión…

¿Cómo podemos mejorar nuestras relaciones con los demás hasta el punto de esto pueda ejercer positivamente en nosotros mismos? He aquí unas ideas:

 Desarrollo de nuestra inteligencia emocional

Daniel Goleman, autor del libro “Inteligencia Emocional” nos invita a “tomar las riendas de nuestros impulsos emocionales”. En resumen, se trata de que no desperdiciemos nuestra energía mental.  Hay que conseguir cultivar más energía, potenciar el bienestar de nuestra mente. Cuidarla.

Por dónde empezar: practicar LA EMPATÍA. Empatía significa ponerse en lugar del otro, intentar comprender su punto de vista desde su posición. Si hemos ya realizado con éxito nuestro objetivo de Dejar de criticar, podemos dar un paso más y practicar la empatía. Sé generoso, piensa que probablemente tú, con una influencia familiar, educacional, laboral, social, etc. -incluso genética- podrías ser mucho peor que otro… Por eso, merece la pena meterse en la piel de los demás. Quien lo hace encuentra gente interesantísima en los lugares menos esperados, entre las gentes con menos posición social, menos “triunfadores”.  Si les damos una oportunidad a todas esas gentes, nos estamos dando una oportunidad a nosotros mismos. Estamos haciéndonos mucho más fuertes.

Siembra positividad en los demás ¿Cómo? Intenta encontrar el lado positivo de cada persona. Existe. Incluso en las más negativas. Si siembras positividad en tu entorno, ellos te devolverán también mensajes cada vez más positivos. El ambiente negativo, volverá a ser progresivamente positivo… Intenta descubrir el lado bueno de las cosas. Persevera en ver las cosas buenas de la gente e intenta comprender y ser generoso con sus cosas menos buenas.

Intenta actuar positivamente en pequeños detalles de la vida diaria en tu relación con los demás. Dale Carnegie escribío a principios de XX una obra que en los Estados Unidos llegó a ser más leída que la Biblia, Se tiulaba “Cómo ganar amigos” y en realidad fue un tratado para un país que utilizó su filosofía y método para triunfar profesionalmente a través de un ideario para mejorar las relaciones humanas. Darnegie se fijaba en los pequeños detalles y su gran capacidad para influir positivamente en las personas. Aunque es un libro ya viejo te invitamos a que los leas y que practiques alguno de ellos, cada día:

Autocontrol de tus emociones. Conócete a ti mismo: analiza tus propias emociones y cómo te afectan. Dedica tiempo a analizar el modo en el que tu estado de ánimo influye en tu comportamiento. Haz una lista con tus puntos fuertes y tus puntos débiles. Aprenderás cosas de ti mismo que quizás te sorprenderán.

Automotivación: Hay que aprender a auto motivarse. Canalizar nuestras emociones positivas. Hay que fijar nuestra atención en nuestras metas, nuestros objetivos -de ahí la importancia de fijar unos objetivos que viables nos motiven y animen- en lugar de en los obstáculos. Reír, ser optimista, nos ayudará por la senda de los avances y de pensar positivamente para lograr nuestros objetivos.

La empatía. Fomentemos que los demás sean nuestro aliados. Ganemos a las personas reconociendo sus emociones, sus expresiones, sus gestos, sus contestaciones… Establezcamos lazos reales con los demás. Tratemos de identificarnos con su situación… No cultivemos el rechazo, las diferencias, la xenofobia mental, la distancia…

La fórmula es:

AUTOCONTROL EMOCIONES + AUTOMOTIVACIÓN PERSONAL + EMPATÍA =

Control de nuestros impulsos emocionales= + ENERGÍA MENTAL

¿Gente que tiene éxito? ¿Cómo son positivos? ¿Qué ideas y qué métodos siguen? El personal de “Investor’s Business Daily” hizo un seguimiento de las personas con éxito en la vida, especialmente en el mundo de los negocios y en el ámbito profesional y laboral… Y estos son los diez consejos estrella:

La forma de pensar es clave. Cómo piensas es determinante. Al respecto, “pensar positivamente en cada momento da una ventaja fundamental. Al respecto se deben visualizar éxitos no fracasos. Se debe evitar gente negativa y ambientes negativos. Eres lo que piensas.

Decide tus propios sueños y objetivos. Sé concreto a la hora de fijar tus objetivos. Por ejemplo no digas “me gustaría empezar a hacer ejercicio este mes” sino “voy a empezar a hacer ejercicio este mes”. Haz un plan meticuloso y cúmplelo.

Pasa a la acción. Los objetivos por sí solos no tienen sentido sino se pasa a la acción para hacerlos realidad. Simplemente ponte a ejecutarlos sin vacilar. En el ejemplo anterior: Compra tu ropa de deporte, apúntate al gimnasio y controla el rendimiento creciente de tus dos primeras semanas…

Nunca dejes de aprender. Nunca pares de aprender, Toma clases, lee libros, participa en grupos, adquiere nuevas habilidades continuamente. .

Sé persistente y trabaja duro. Alguna vez habrás oído la expresión “el camino del éxito es una maratón, no una salida rápida. Mantén tu objetivo, lucha por él y trabaja duro de forma persistente. No te rindas.

Aprende a analizar los detalles. Obtén todos los hechos, pide todos los datos, todas las variables claves. Esto te ayudará a tomar las decisiones más sabias. Aprende de tus errores, pero no dejes que te batan.

Centra tu tiempo y dinero. Cuando creas en algo, pon toda tu atención y energía en ello. No dejes que la gente te distraiga.

No temas ser innovador. Sé diferente, intenta ser innovador. El mundo se mueve continuamente, progresando. No pares tu mundo. Ten ideas propias sobre lo que tiene éxito idea. No sigas la multitud.

Comunícate con la gente de forma efectiva. Una persona no es una isla. Comunica tus pensamientos y tus deseos de forma sincera. Anima a terceros a comunicarte de forma sincera contigo. Practica el entendimiento y la motivación con la gente.

Actúa con honradez. Toma la responsabilidad de lo que haces. Nunca hagas trampas o mientas. Cuando hagas una promesa mantenla. Cuando cometas un error admítelo.

Superar los celos en una relación de pareja

Posiblemente lo más destructivo para una relación de pareja son los celos, muchas veces irracionales, que impidan que la relación fluya de forma sosegada. Si eres una persona celosa y tu relación sufre estrés por ello, aquí hemos extraído unos consejos que aparecieron en el periódico británico El Independiente, para superar tu problema y hacer que los celos irracionales desaparezcan.

Frenarlos

Los celos son parte natural y casi inevitable de una relación romántica. El truco está en asegurarse de que apenas constituyan una parte muy pequeña. Tener una pelea por celos cada cinco minutos resulta agotador para todos los implicados y no mejorará en absoluto las posibilidades de éxito de la relación; de hecho, podría conducir al fin de todo lo que precisamente intentamos proteger.

Ser racional

Los celos románticos normalmente provienen de la percepción de una amenaza para la relación. Un buen paso es intentar averiguar si esta amenaza es real o imaginaria, recordando siempre que una mente celosa es propensa a magnificar con rapidez pequeñas cosas, dando lugar a una respuesta totalmente desproporcionada. Para ver una prueba de ello –y una muestra de las terribles consecuencias que pueden llegar a tener los celos– basta con leer Otelo, de Shakespeare, que se basa en un pañuelo extraviado como prueba de que su esposa le ha sido infiel y la mata.

Trabajar nuestra autoestima

Los celos y los sentimientos de ansiedad y sospecha que los acompañan, están muy relacionados con la inseguridad. Un estudio de 2008 observó que los hombres bajitos eran más propensos a los celos que los altos, lo que sugiere que los más altos estaban más seguros de sí mismos y, por tanto, se preocupaban menos por la amenaza de posibles amantes rivales. Tomar medidas para aumentar nuestra estima puede ayudarnos a protegernos de los celos. Estas medidas pueden ser algo tan sencillo como intentar no tener pensamientos negativos sobre nosotros mismos, centrándonos en nuestros puntos fuertes y pasando tiempo con amigos con hacen sentirnos bien.

Reafirmar la relación

Tener una pareja celosa puede ser agotador, pero hay que ser pacientes ya que, a menudo, la reacción adecuada puede acabar con los posibles celos. Si hay algo que dispare los celos de nuestra pareja, procurar evitarlo. Por último, recordar que aunque puede que nuestra pareja se comporte como un completo imbécil, los celos son una consecuencia del amor, por lo que debemos intentar reafirmar a nuestra pareja en lugar de ponernos a la defensiva.

Ejercicios de relajación – Modo de relajación: Técnica Yóguica

¿Tiene estrés? ¿No descansa bien cuando duerme? ¿Se crispa con facilidad? ¿Tiene algún músculo en tensión mientras escucha estas palabras: la mano, los dedos, la pierna…? ¿Le gustaría practicar un método de relajación anti-estrés en 45 minutos cada día?

El Yoga lleva milenios practicándose y obteniendo sorprendentes beneficios para la salud con la respiración, la relajación y una serie de posturas llamadas asanas.  Anímese a interesarse en esta técnica milenaria.

Paso 1:

Aprenda a respirar. Es fundamental para iniciar una relajación con resultados rápidos y efectivos, aprender a respirar, es indispensable antes de seguir los ejercicios de relajación.

Paso 2:

Prepare un sitio cómodo y tranquilo: sin interrupciones ni ruidos. Puede tenderse en una cama boca arriba, o en una manta en el suelo. Concéntrese unos minutos en su respiración. Déjese llevar por ella. No fuerce nada. Lenta, profunda y silenciosa. Piense solo en su respiración durante cinco minutos. Concéntrese en hacer una espiración lenta y profunda. Deje entrar el aire en sus pulmones lentamente mientras inspira… Ensaye una respiración completa. Céntrese en la respiración abdominal, sienta como el diafragma desciende suavemente cuando inspira… Concéntrese en hacer una respiración relajada, silenciosa; respirar y relajar… Sienta que respira con su cuerpo, sienta que sus ojos respiran, su cara, su frente, respire con sus órganos internos, su garganta, sus pulmones, su vientre, sus músculos… Tome conciencia de que todas las células de su cuerpo están respirando…(Haga esto unos diez minutos…

Paso 3:

Déjese llevar por la gravedad. Vaya tomando conciencia de su cuerpo mientras respira lenta, profunda y silenciosamente. Sea consciente de las fuerzas de la gravedad, la tierra nos atrae… Deje que cada músculo de los pies, las piernas, los muslos, la espalda, los hombros, el cuello, la cabeza… sea atraído por la gravedad. Sienta cada músculo muy pesado, aleje de su mente cualquier necesidad de contracción muscular… concentre su pensamiento en la relajación. Deje que sus pies, piernas y muslos, los atraiga el suelo… sus brazos extendidos hacia arriba, su cuello sin tensión, relajando… (3 minutos).

Paso 4:

Relaje los pies, las piernas y los muslos. Vaya dejando su respiración relajada y su cuerpo y centre su mente en partes muy concretas. Primero los pies, sus dedos, uno a uno… Relájelos, abandone cualquier tensión que exista, relaje dedo a dedo, sienta calor conforme note su relajación, su respiración, lentamente, vaya relajando la planta del pié, los talones, cada tobillo, los gemelos de las piernas, sienta su pesadez… la de sus muslos, su zona lumbar… No siga hasta que haya desaparecido cualquier tensión o signo de contracción muscular de las extremidades inferiores, observe mental y pasivamente cómo respiran… (6 minutos).

Paso 5:

La relajación de la espalda, el cuello, el vientre, la caja torácica, el pecho, los hombros. Siga concentrándose en la relajación de cada músculo, relajándolo, sintiendo su descanso, su respiración… En realidad es su estado natural, aleje de cada músculo la tensión, no hay necesidad de tensión… Su cerebro ayuda a cada músculo a recuperar su estado natural en posición de descanso… Cuando llegue a la espalda, concéntrese vértebra a vértebra sienta que se ensancha y se extiende; deje que el diafragma de un masaje suave al abdomen al respirar relajándolo del todo, retire del cuello cualquier rigidez que todavía quede…

(8 minutos).

Paso 6:

Relaje las manos, los brazos… Concéntrese en sus manos. Primero la relajación de sus dedos, uno a uno de cada mano. Pase a la las palmas de sus manos, sus muñecas, sus antebrazos y brazos (8 minutos).

Paso 7:

Relajar la cabeza, la cara… Tómese un tiempo muy especial para su cabeza de forma muy minuciosa. Empiece por relajar las mandíbulas, la lengua, los labios… Relaje los músculos de sus ojos: sus cejas, sus pestañas… Sienta su frente amplia, relajada; relaje hasta los cabellos, el cuero cabelludo… (6 minutos).

Paso 8:

Incluso… los órganos internos… Sienta su respiración y relajación. Vaya sintiendo la unidad de su cuerpo. Viaje por su cuerpo y observe que está perfectamente relajado… casi separado de usted. Vaya abandonando a su cuerpo ya perfectamente relajado, deje que su mente se recree con imágenes plácidas, el agua, el cielo, la naturaleza (2 minutos)

Paso 9:

Relajación total. Abandone mentalmente su cuerpo, deje su mente flotar, viajar por el espacio, por un bosque la luz, su aire limpio, puro, la paz… Sienta que cambia de tamaño conforme camina… sienta que todo lo que le rodea tiene un tamaño enorme (los árboles, los troncos, las hojas siéntase una abeja que vuela, disfrute de la placidez de animales pacíficos: una ardilla, los pájaros… Perciba dimensiones de gran tamaño… disfrute de los detalles, las formas de las hojas, los colores de las flores, el tamaño inmenso de las flores, las gotas de agua, el olor de humedad de la tierra, recorra los tallos de las plantas, mire hacia arriba los inmensos árboles… camine y hágase un gigante de aire… vea una dimensión diferente, vea pequeños los árboles, las casas, los pueblos… respire mucho aire… flote. Navegue por las estrellas, por el espacio infinito… (todo el tiempo que quiera, que disfrute).

Comprobará que es uno de los mejores remedios para el nerviosismo, la tensión, el estrés…

Si le gusta la música puede escuchar música relajante mientras practica los ejercicios.

Frases que inspiran:

      Para triunfar en la vida, no es importante llegar el primero. Para triunfar simplemente hay que llegar, levantándose cada vez que se cae en el camino.

      Si no te esfuerzas hasta el máximo, ¿cómo sabrás donde está tu límite?

      Cada fracaso supone un capítulo más en la historia de nuestra vida y una lección que nos ayuda a crecer. No te dejes desanimar por los fracasos. Aprende de ellos, y sigue adelante.

      Somos dueños de nuestro destino. Somos capitanes de nuestra alma. (Winston Churchill)

      Nuestra gloria más grande no consiste en no haberse caído nunca, sino en haberse levantado después de cada caída. (Confucio)

      Las oportunidades no son producto de la casualidad, mas bien son resultado del trabajo. (Tonatiuh)

      Para empezar un gran proyecto, hace falta valentía. Para terminar un gran proyecto, hace falta perseverancia.

      Si quieres triunfar, no te quedes mirando la escalera. Empieza a subir, escalón por escalón, hasta que llegues arriba.

      Cuando pierdes, no te fijes en lo que has perdido, sino en lo que te queda por ganar.

      Utiliza tu imaginación, no para asustarte, sino para inspirarte a lograr lo inimaginable.

      Si no sueñas, nunca encontrarás lo que hay más allá de tus sueños.

      Es duro fracasar en algo, pero es mucho peor no haberlo intentado.

      Nunca se ha logrado nada sin entusiasmo. (Emerson)

      Los grandes espíritus siempre han tenido que luchar contra la oposición feroz de mentes mediocres. (Einstein)

      Saber no es suficiente; tenemos que aplicarlo. Tener voluntad no es suficiente: tenemos que implementarla. (Goethe )

¿Te crees perfecto?  Enhorabuena.  Ya tiene una muy buena razón para ser generoso con los demás -a los que Dios o la naturaleza no les han dotado de tanta perfección.

No eres perfecto… reconocerlo te ayudará a tener un poco de humildad y comprensión hacia los demás… ¡Los humanos no somos perfectos! ¡Deja de criticar y sé comprensivo!

Cuantos textos y dichos populares nos advierten sobre la costumbre de criticar a los demás. Y no escarmentamos. La Biblia: “El que esté libre de pecado que tire la primera piedra”. O no digamos el refranero popular español: “Se ve antes una legaña en el ojo ajeno que una viga en el propio”. Pero el caso es que no paramos de tirar piedras y de ver legañitas en ojos ajenos.

Es muy fácil caer en el error de criticar a los demás. A nuestros hijos, nuestra pareja, nuestros vecinos, nuestros compañeros de trabajo… Las personas somos diferentes. Ni mejores, ni peores. Ha sido la diversidad uno de los factores que ha hecho progresar a la humanidad. Aceptar y respetar la diversidad es un acto de inteligencia suprema.

Hágalo de forma egoísta. Cuanta más generosidad y tolerancia practique, más capacidad intelectual tendrá su cerebro. Criticar es un factor importante en la escala de pensamientos negativos que nos perjudican psíquica y físicamente, según la psiconeuroinmunología.

Pasamos horas en analizar con detalle los defectos de los demás. Es un tiempo precioso que podríamos emplear en observarnos a nosotros mismos y combatir esos mismos defectos. Si vas a criticar a alguien practica el “pensamiento opuesto”. Analiza de forma honesta, sincera y valiente ese mismo defecto en ti. Tu mente adquirirá mayor grandeza si la empleas en autoanalizarte y en tratar de superar tus propios defectos.

Criticar, obstáculo para las buenas relaciones humanas

A veces, cuando una persona critica en nuestra presencia a un tercero, nos vemos identificados con la persona criticada, nos molesta. También pensamos que esta actitud prepotente del crítico no nos librará de críticas a nosotros con otras personas. El que critica frecuentemente, va adquiriendo mala imagen.

Dale Carnegie daba el siguiente consejo: “Hable usted de sus propios errores antes de criticar al prójimo”. Cuando llame la atención a su hijo por algo, piense en lo que hacía usted a su edad. Comience diciéndole: “Yo también a tu edad hacia lo mismo, incluso peor que tú…”. Es muy sabio aplicar el dicho “Antes de que digan, digas”, esto nos indica que es mejor adelantarse a los demás en explicar los defectos propios.

Piense en cómo hemos reaccionado nosotros mismos ante las críticas. Si no tiene mala memoria recordará que hemos reaccionado, en el mejor de los casos, a la defensiva o auto justificándonos; en el peor de los casos, atacando los defectos de la persona que critica. Recuerde ahora como ha reaccionado ante una alabanza generosa. Probablemente ha intentado actuar para merecerla realmente. Practique el arte de la tolerancia, la comprensión, la generosidad… le conviene.

Piense en política. Lo que diferencia a un estadista de un simple político es la capacidad para ceder y llegar a acuerdos de estado en beneficio de una nación. El estadista invita a la oposición a pactar y avanzar en temas importantes para un país. Es imposible que un estadista moderno emplee la crítica ácida y descalificadora con su adversario político, sin hacer daño a su propia imagen.

Piense en la empresa. Los grandes empresarios son generalmente grandes líderes, personas capaces de motivar a cientos o a miles de personas, de hacer equipos, de entusiasmarles e ilusionarles con sus objetivos y ganar la dura batalla de la competencia. No critican, alaban, motivan. Criticar es una pérdida de tiempo y de dinero. Saben muy bien que la productividad crece con la motivación.

Y otro refrán español: “Mayor gloria se alcanza defendiendo que acusando”.

Actividades propuestas:

Esto es todo por hoy, gracias por su participación, le esperamos el próximo miércoles a las 11:00 de la mañana para juntos….

¡APRENDER Y CRECER!

Fuentes de Información utilizadas para este programa:

Pensamientos Negativos:  http://www.euroresidentes.com/salud/ser_positivo/pensamientos_negativos.htm

Definiciónes:

Psiconeuroinmunología: es un campo científico interdisciplinar que se dedica al estudio e investigación de los mecanismos de interacción y comunicación entre el cerebro (mente/conducta) y los sistemas responsables del mantenimiento homeostático del organismo, los sistemas: nervioso (central y autónomo), inmunológico y neuroendocrino, así como sus implicaciones clínicas.  George F. Solomon1

Programa 48. Aprendiendo a controlar la ira

Escucha la primera parte

La segunda parte

La tercera parte
 

Consejos para el manejo de la ira y para calmar el mal genio

La ira descontrolada puede hacernos sentir muy mal. Si nuestros enfados, rabia o frustración están afectando negativamente a nuestras relaciones con familiares, amigos, compañeros de trabajo o incluso desconocidos, es hora de aprender algunas habilidades para el manejo de la ira. No podremos progresar si dejamos que predominan los pensamientos negativos.

Está demostrado que las técnicas de manejo o control de la ira ayudan a cambiar la forma en que expresamos nuestra ira o rabia. Mientras un enfado periódico puede ser hasta sano para dejar salir emociones negativas, pero cuando se convierte en la principal forma en que expresamos nuestras discrepancias con la forma de actuar o pensar de terceros, puede ser hasta peligroso. Tanto para las relaciones humanas como para la salud, pues un estado de irritación o ira constante influye negativamente sobre la tensión y el estado de salud general de una persona.

Consejos para controlar la ira.

  1. Tomarse un “tiempo”: aunque pueda parecer un cliché, contar hasta diez antes de reaccionar realmente puede calmar nuestro temperamento, sobre todo si es una persona compulsiva que suele hablar (o gritar) antes de pensar.
  2. Poner un poco de distancia de por medio: es aconsejable tomarse un descanso de la persona con la que estamos enfadados hasta que nuestras frustraciones se disipen un poco. Esto también nos permite planificar mejor cómo abarcar el asunto que nos preocupa o que nos ha causado un disgusto.
  3. Expresar de forma clara el motivo de nuestro enfado: es saludable expresar la frustración sin confrontación.  No por gritar más fuerte vamos a convencer a nadie que tenemos la razón. Una argumentación inteligente y honesta suele ser mucho más eficaz que un enfado monumental.  Se convence mucho mas si se identifican problemas y se plantean soluciones. Y si logramos convencer además al “culpable”, pues hay mucha mas probabilidad de que el problema no vuelva a surgir.
  4. Hacer algo de ejercicio: la actividad física puede ofrecer una salida a las emociones, especialmente si estamos a punto de estallar. Salir a caminar o a correr, nadar, levantar pesas o simplemente subir y bajar las escaleras varias veces permitirá sacar la adrenalina de la ira sin confrontaciones.
  5. Pensar bien las cosas antes de decir nada: de lo contrario, es muy probable que digamos algo de lo que nos arrepentiremos después. Puede ser muy útil escribir lo que queremos decir para ceñirnos al tema o problema actual. Cuando estamos muy enfadados, es fácil dispersarse. Y si nos pasamos es muy importante saber pedir perdón.
  6. Identificar soluciones para la situación: en lugar de centrarnos en lo que nos hizo estallar, trabajar conjuntamente con la persona que nos enfureció para resolver el asunto en cuestión. Esto quiere decir que también debe estar dispuesto a escuchar la versión de la otra persona. No se puede llegar a acuerdos o soluciones sin antes comprender (no compartir) el argumento del otro.
  7. Hablar en primera persona al describir el problema: esto nos ayudará a evitar criticar o culpar a la otra persona, algo que podría hacer que se enfadara más o sintiera resentimiento, aumentando la tensión. Hay que evitar que la otra persona se sienta acusada o criticada para que no se ponga automáticamente a la defensiva. Podemos decir, por ejemplo: “Me siento mal porque he tenido que hacer todas las tareas domésticas esta semana” en vez de “Deberías haberme ayudado” o “Eres un vago y no ayudas nada”.
  8. No guardar rencor: si podemos perdonar a la otra persona, ambos nos sentiremos mejor. No es realista esperar que todo el mundo se comporte exactamente como queremos. El rencor es un sentimiento muy negativo. Una vez resuelta una discusión es importante olvidar lo sucedido y no dejar que el resentimiento o rencor siga dentro, listo para salir en una discusión posterior. Intenta pensar en positivo.
  9. Utilizar el humor para liberar tensiones: reírse puede ayudar a disipar la tensión. No obstante, no utilizar el sarcasmo; solo logrará herir los sentimientos de la otra persona y empeorar las cosas. Si una risa le parece imposible, intentar al menos una sonrisa.
  10. Practicar técnicas de relajación: aprender habilidades de relajación y des estrés también puede ayudarnos a controlar nuestro genio cuando aparezca. Practicar ejercicios de respiración profunda, visualizar una escena relajante o repetir una palabra o frase para calmarnos, como “Tranquilo”. Otras formas demostradas para aliviar la ira son escuchar música relajante, hacer meditación, cocinar, escribir un diario y hacer yoga.

Ejercicios de relajación para reducir el estrés
Relajación muscular para el estrés y el insomnio

La relajación muscular progresiva (PMR) es una técnica de relajación profunda que se ha utilizado eficazmente para controlar el estrés y la ansiedad, aliviar el insomnio y reducir los síntomas de ciertos tipos de dolor crónico.

La mayoría de los médicos recomiendan contraer y relajar los grupos musculares de uno en uno y en un orden específico, que suele comenzar con las extremidades inferiores y acabar con la cara, el abdomen y el pecho. La técnica se puede practicar sentado o tumbado y se debe procurar llevar ropa cómoda y estar en un lugar tranquilo, libre de toda distracción.

Cómo hacer la relajación muscular progresiva

1. Mientras se inhala, contraer un grupo muscular (por ejemplo, la parte superior de los muslos) de cinco a 10 segundos;

2. luego, exhalar y liberar, de pronto, la tensión en dicho grupo muscular.

3. Esperar unos 10-20 segundos para relajarnos y, a continuación, pasar al siguiente grupo muscular (por ejemplo los glúteos).

4. Al aflojar la tensión, tratar de concentrarse en los cambios que se sienten cuando se relaja el grupo muscular. La imaginación puede ser útil combinada con la liberación de la tensión, por ejemplo, podemos imaginarnos que los sentimientos de estrés fluyen hacia el exterior de nuestro cuerpo mientras relajamos cada grupo muscular.

5. Trabajar, gradualmente, todo el cuerpo contrayendo y relajando los grupos musculares.

La ira y las relaciones

La ira es especialmente destructiva en una relación.  Cuando convivimos con alguien, nuestras personalidades, prioridades, intereses y formas de hacer las cosas a menudo chocan. Al pasar tanto tiempo juntos y conocer tan bien los defectos de la otra persona, es muy fácil volverse críticos y mostrar mal genio con nuestra pareja y echarle la culpa de hacernos la vida insoportable.

A menos que hagamos un esfuerzo continuo para hacer frente a la ira en cuanto surja, nuestra relación se deteriorará. Aunque dos personas estén realmente enamoradas, si se enfadan con frecuencia, los momentos felices que pasan juntos, irán disminuyendo y espaciándose. Finalmente, llegará un momento en que antes de haberse recuperado de una discusión, ya ha empezado la siguiente.

Y aunque con el amor, todo es posible, es muy difícil sostener una relación en tales circunstancias. Por todo ello, el control de la ira es fundamental en una relación de pareja (también una relación de amistad o de familia), para facilitar la convivencia y el bienestar.

En una relación de pareja, las oportunidades de enfadarse surgen muchas veces al día, así que para evitar la acumulación de malos sentimientos tenemos que lidiar con el enfado tan pronto como empieza a formarse en nuestra mente. Por lo general, lavamos los platos después de cada comida en vez de esperar a final de mes, porque no queremos vivir en una casa desordenada ni tener que enfrentarnos después a un trabajo enorme y desagradable.

Del mismo modo, debemos esforzarnos por eliminar el desorden de nuestra mente tan pronto como aparece, porque si permitimos que se acumule, será cada vez más difícil de tratar y pondremos en peligro nuestra relación. Una relación en la que hay muchos roces y conflictos de intereses es también una oportunidad sin precedentes para mermar nuestro amor propio y egoísmo, que son las verdaderas fuentes de muchos de nuestros problemas.

Si logramos aprender a tener más paciencia y a comprender, sobre todo, que nuestra pareja no pretende ni mucho menos hacernos daño, será más fácil controlar las sensaciones de ira que sus errores o acciones puedan provocar.

A través de la ira y el odio convertimos a la gente en enemigos.

Generalmente, damos por hecho que la ira surge cuando nos encontramos con una persona desagradable, pero en realidad es la ira que llevamos dentro la que transforma a la persona que conocemos en nuestro enemigo imaginario. Una persona controlada por la ira vive en una visión muy equivocada del mundo, rodeada de enemigos de su propia creación.

Aprender a tener más paciencia y aceptar a las personas tales como son.

Muchos de los problemas de ira en una relación ocurren porque no logramos aceptar a nuestra pareja tal como es. En vez de intentar cambiar a nuestra pareja en la persona que nos gustaría que fuese, es importante aprender a tolerar las facetas que menos nos gustan. Y sobre todo, procurar no juzgar o criticar.

Una vez que aprendamos a aceptar nuestra pareja (o amigos, familiares etc.), dejaremos de considerarla como la raíz de muchos de nuestros problemas. Además, si somos capaces de actuar con aceptación y paciencia, lograremos ayudar a nuestra pareja a superar mejor sus propios defectos. Sentirse aceptado es muy distinto a sentirse juzgado.

Al sentirse juzgada, una persona automáticamente responderá con sentimientos negativos: se pondrá a la defensiva, empezará a juzgar también o se deprimirá. Pero si se siente querida y valorada positivamente, se relajará y florecerán con mayor facilidad todas sus cualidades positivas. Y realmente esta es la clave.  Está demostrado que las personas rinden muchísimo mejor cuando se sienten valoradas y motivados en su lugar de trabajo.

Lo mismo ocurre en las relaciones personales. La paciencia, la tolerancia y la generosidad son sin duda conceptos que mejorarán la calidad de su relación, mientras que la ira, los críticos y el resentimiento la empeorarán. Y aunque en la convivencia es inevitable vivir conflictos, éstos se pueden resolver sin dejarse llevar por la ira.

Pautas para la resolución de conflictos de forma respetuosa

Una de las claves para controlar la ira es aprender a resolver conflictos de forma respetuosa y sin perder el genio.  A continuación les damos un ejemplo de como puede ser una clase práctica del manejo de la ira (Anger Management)

El orador: es la primera persona en hablar y es, también, por lo general, quien tiene “el problema”

Lo primero que debe hacer la persona que “tiene el problema,” es establecer una conexión positiva.  Por ejemplo: quiero hablar contigo de esta manera porque (te amo, nuestra relación es importante para mí, etc.)…

Enseguida puede compartir su percepción: cuando siento que… (Te enfadas, me ignoras, me criticas, etc.) O… cuando llegas tarde, dejas la ropa tirada, etc…

Y lo que siente como consecuencia: Me siento… (Enfadado, herido, frustrado, etc.).

Nombra su comportamiento: Entonces yo respondo… (Discutiendo, gritando, recluyéndome, callándome, etc.).

Y el temor subyacente (el temor que es la raíz del comportamiento): cuando esto sucede tengo miedo a… (Ser rechazado, abandonado, avergonzado, etc.).

Ahora esta listos para mencionar la historia de nuestros sentimientos: el modo en que esto se relaciona con mi experiencia emocional de la infancia es… (Describir las experiencias emocionales relacionadas previas a esta relación, empezando desde nuestros primeros recuerdos).

Y hace su petición: lo que realmente quiero es… (Indicar el comportamiento específico que deseamos e nuestra pareja).

Ejemplo:

“Nuestra relación es importante para mí; cuando siento que me ignoras, me siento herido, entonces yo respondo gritando.  Cuando esto sucede, mi temor más grande es ser rechazado.  El modo en que esto se relaciona con mi experiencia emocional de la infancia es que la tía que me crio, no tenia tiempo para sus hijos y para mi y no me ponía mucha atención y si lloraba me encerraba en un cuarto.  Lo que realmente quiero es que…”

El interlocutor: es la otra persona que participa en el diálogo.

Debe escuchar de forma reflexiva: repetir, lo mejor que pueda, las palabras exactas de su pareja con respeto e interés (entiendo que me estás diciendo que…; si estoy escuchando correctamente…)

Mostrar empatía y reconocimiento: aceptar la validez de los sentimientos de la pareja, independientemente de que este de acuerdo con el o ella (cuando me pongo en tu lugar, puedo ver por qué te sientes así).

Expresar comprensión: mostrar que comprende lo que está experimentando (creo que puedo entender a qué te refieres; entiendo lo que quieres decir).

Mostrar apoyo: expresar agradecimiento porque se haya abierto y haya mostrado sus sentimientos (agradezco que me digas cómo te sientes; gracias por tu franqueza).

Y responde a su petición: es importante ser honestos sobre lo que realmente pensamos que podemos hacer, marcarnos unos plazos, etc. (en respuesta a lo que me pides, creo que puedo…; lo que me gustaría hacer ante tu petición es…)

Ejemplo:

Entiendo que durante tu infancia no tenias a alguien en que pudieras depender por atención y cariño, cuando me pongo en tu lugar, puedo ver por qué te sientes así y creo que puedo entender lo que me quieres decir. Gracias por tu franqueza, en respuesta a lo que pides, creo que…

Directrices para el orador para resolver un conflicto sin ira:

  • Utilizar una voz tranquila y agradable; y evitar alzar la voz.
  • Sentarse cómodamente en una silla sin cruzar los brazos ni las piernas.
  • Respirar profundamente con el abdomen. Esto nos ayudará a mantener la calma y un tono de voz agradable.
  • Nuestro principal objetivo es expresarnos con amabilidad y respeto, manteniendo toda nuestra energía en nuestra relación de manejo de la ira.
  • Estamos asumiendo la responsabilidad de nuestros sentimientos y reacciones, al mismo tiempo que hacemos saber a nuestra pareja qué ha pasado y cómo nos ha afectado.

Directrices para el interlocutor para resolver un conflicto sin ira:

  • Esperar pacientemente mientras se dirigen a nosotros. Escuchar con atención, porque tendremos que repetir lo que nuestra pareja ha dicho cuando él / ella termine para asegurarnos de que lo hemos entendido correctamente.
  • Mirar a nuestra pareja mientras nos está hablando.
  • No interrumpirle mientras habla.
  • Mientras escuchamos, ponernos en el lugar del orador. Dejar a un lado nuestra agenda por un momento. ¿Cómo se siente la otra persona? ¿Cuál es su perspectiva? ¿Cómo experimenta su relación con nosotros?
  • Si no tenemos claro o no entendemos lo que el orador nos acaba de decir, debemos pedirle que lo repita. Pero es importante no hacer ningún comentario ni responder en ese momento a lo que nos está diciendo.

Frases que inspiran:

  • Para triunfar en la vida, no es importante llegar el primero. Para triunfar simplemente hay que llegar, levantándose cada vez que se cae en el camino.
  • Si no te esfuerzas hasta el máximo, ¿cómo sabrás donde está tu límite?
  • Cada fracaso supone un capítulo más en la historia de nuestra vida y una lección que nos ayuda a crecer. No te dejes desanimar por los fracasos. Aprende de ellos, y sigue adelante.
  • Somos dueños de nuestro destino. Somos capitanes de nuestra alma. (Winston Churchill)
  • Nuestra gloria más grande no consiste en no haberse caído nunca, sino en haberse levantado después de cada caída. (Confucio)
  • Las oportunidades no son producto de la casualidad, mas bien son resultado del trabajo. (Tonatiuh)
  • Para empezar un gran proyecto, hace falta valentía. Para terminar un gran proyecto, hace falta perseverancia.
  • Si quieres triunfar, no te quedes mirando la escalera. Empieza a subir, escalón por escalón, hasta que llegues arriba.
  • Cuando pierdes, no te fijes en lo que has perdido, sino en lo que te queda por ganar.
  • Utiliza tu imaginación, no para asustarte, sino para inspirarte a lograr lo inimaginable.
  • Si no sueñas, nunca encontrarás lo que hay más allá de tus sueños.
  • Es duro fracasar en algo, pero es mucho peor no haberlo intentado.
  • Nunca se ha logrado nada sin entusiasmo. (Emerson)
  • Los grandes espíritus siempre han tenido que luchar contra la oposición feroz de mentes mediocres. (Einstein)
  • Saber no es suficiente; tenemos que aplicarlo. Tener voluntad no es suficiente: tenemos que implementarla. (Goethe )

¿Te crees perfecto?  Enhorabuena.  Ya tiene una muy buena razón para ser generoso con los demás -a los que Dios o la naturaleza no les han dotado de tanta perfección.

No eres perfecto… reconocerlo te ayudará a tener un poco de humildad y comprensión hacia los demás… ¡Los humanos no somos perfectos! ¡Deja de criticar y sé comprensivo!

Cuantos textos y dichos populares nos advierten sobre la costumbre de criticar a los demás. Y no escarmentamos. La Biblia: “El que esté libre de pecado que tire la primera piedra”. O no digamos el refranero popular español: “Se ve antes una legaña en el ojo ajeno que una viga en el propio”. Pero el caso es que no paramos de tirar piedras y de ver legañitas en ojos ajenos.

Es muy fácil caer en el error de criticar a los demás. A nuestros hijos, nuestra pareja, nuestros vecinos, nuestros compañeros de trabajo… Las personas somos diferentes. Ni mejores, ni peores. Ha sido la diversidad uno de los factores que ha hecho progresar a la humanidad. Aceptar y respetar la diversidad es un acto de inteligencia suprema.

Hágalo de forma egoísta. Cuanta más generosidad y tolerancia practique, más capacidad intelectual tendrá su cerebro. Criticar es un factor importante en la escala de pensamientos negativos que nos perjudican psíquica y físicamente, según la psiconeuroinmunología.

Pasamos horas en analizar con detalle los defectos de los demás. Es un tiempo precioso que podríamos emplear en observarnos a nosotros mismos y combatir esos mismos defectos. Si vas a criticar a alguien practica el “pensamiento opuesto”. Analiza de forma honesta, sincera y valiente ese mismo defecto en ti. Tu mente adquirirá mayor grandeza si la empleas en autoanalizarte y en tratar de superar tus propios defectos.

Criticar, obstáculo para las buenas relaciones humanas

A veces, cuando una persona critica en nuestra presencia a un tercero, nos vemos identificados con la persona criticada, nos molesta. También pensamos que esta actitud prepotente del crítico no nos librará de críticas a nosotros con otras personas. El que critica frecuentemente, va adquiriendo mala imagen.

Dale Carnegie daba el siguiente consejo: “Hable usted de sus propios errores antes de criticar al prójimo”. Cuando llame la atención a su hijo por algo, piense en lo que hacía usted a su edad. Comience diciéndole: “Yo también a tu edad hacia lo mismo, incluso peor que tú…”. Es muy sabio aplicar el dicho “Antes de que digan, digas”, esto nos indica que es mejor adelantarse a los demás en explicar los defectos propios.

Piense en cómo hemos reaccionado nosotros mismos ante las críticas. Si no tiene mala memoria recordará que hemos reaccionado, en el mejor de los casos, a la defensiva o auto justificándonos; en el peor de los casos, atacando los defectos de la persona que critica. Recuerde ahora como ha reaccionado ante una alabanza generosa. Probablemente ha intentado actuar para merecerla realmente. Practique el arte de la tolerancia, la comprensión, la generosidad… le conviene.

Piense en política. Lo que diferencia a un estadista de un simple político es la capacidad para ceder y llegar a acuerdos de estado en beneficio de una nación. El estadista invita a la oposición a pactar y avanzar en temas importantes para un país. Es imposible que un estadista moderno emplee la crítica ácida y descalificadora con su adversario político, sin hacer daño a su propia imagen.

Piense en la empresa. Los grandes empresarios son generalmente grandes líderes, personas capaces de motivar a cientos o a miles de personas, de hacer equipos, de entusiasmarles e ilusionarles con sus objetivos y ganar la dura batalla de la competencia. No critican, alaban, motivan. Criticar es una pérdida de tiempo y de dinero. Saben muy bien que la productividad crece con la motivación.

Y otro refrán español: “Mayor gloria se alcanza defendiendo que acusando”.

Actividades propuestas:

Esto es todo por hoy, gracias por su participación, le esperamos el próximo miércoles a las 11:00 de la mañana para juntos….

¡APRENDER Y CRECER!

Fuentes de Información utilizadas para este programa:

Pensamientos Negativos:  http://www.euroresidentes.com/salud/ser_positivo/pensamientos_negativos.htm

Cómo hacer la relajación muscular progresiva: Fuente: Web MD Boots

———–

Definiciones:

Psiconeuroinmunología: es un campo científico interdisciplinar que se dedica al estudio e investigación de los mecanismos de interacción y comunicación entre el cerebro (mente/conducta) y los sistemas responsables del mantenimiento homeostático del organismo, los sistemas: nervioso (central y autónomo), inmunológico y neuroendocrino, así como sus implicaciones clínicas.  George F. Solomon1

Subyacente: 1.adj. Que subyace o se encuentra debajo de algo:

no me preocupan tanto sus comentarios como la ideología subyacente en ellos.

Legaña: 1.f. Secreción del lagrimal que se seca en el borde de los párpados o en la comisura de los ojos.