Programa 156: Aprendiendo sobre el desarrollo de nuestros niños

 Miércoles 27 de agosto de 2014
Programas # 156
Bienvenidos a su programa
APOYANDO FAMILIAS – APRENDIENDO JUNTOS

 Aprendiendo sobre el desarrollo de nuestros niños

Nuestros facilitadores: Ricardo Serrano, Shelene y su servidora, Romilia Schlueter

Participe en el programa llamando al 321-1480 – enviando un mensaje de texto al 60193.

Escucha las primeras partes:

La segunda parte: 

Este material es un extracto de la Guía de los resultados positivos del niño para los que dirigen Head Start y que puede ser muy útil tanto para todas las personas que trabajan en el campo de educación preescolar, como para padres de familia.

Dominio 1: Desarrollo lingüístico

El Dominio 1 del Marco de los Resultados del Niño en Head Start identifica las etapas del desarrollo de los niños de tres a cinco años, tanto en el idioma expresivo como receptivo. Los equipos de enseñanza descubren que el idioma es un aspecto vital para el aprendizaje y desarrollo de los niños en otras áreas. Examinan las estrategias eficaces que ayudan a que los niños adquieran las destrezas necesarias de escuchar, comprender, hablar y comunicarse. Los maestros que trabajan con los niños cuyos antecedentes lingüísticos no provienen del inglés, o sea cuyo idioma materno no es el inglés reciben muchas sugerencias que ayudan a los niños a medida que aprenden el inglés mientras también conservan su idioma materno.

Los resultados sobre el aprendizaje y el desarrollo enumerados por Head Start en el marco de los resultados del niño son metas para que todos los niños avancen en el transcurso de su participación en el programa Head Start. Este día les hablaremos del primer dominio: Desarrollo lingüístico, les invitamos a sintonizar los siguientes programas para aprender sobre los 7 dominios restantes.  Los 8 dominios de aprendizaje son parte de la guía para que las personas que trabajan educando a nuestros tengan una visión más detallada de lo que ocurre cada día en programas que tienen un compromiso para ayudar a los niños lograr resultados positivos.

Las estrategias eficaces que se sugieren y se encuentran bajo cada Dominio no son, de ningún modo, las únicas prácticas que tienen valor. El punto más importante es: El equipo docente tiene que planear experiencias de aprendizaje y usar las estrategias de enseñanza de modo considerado e intencional para cada Dominio. Los maestros deben también seguir de forma regular el progreso de los niños en lograr los resultados deseados en el aprendizaje y adaptar las estrategias de enseñanza o experiencias de aprendizaje cuando los niños no están avanzando como se espera.

Todos los resultados de aprendizaje del marco de los resultados del niño importan, y cada uno requiere atención en el currículo de la primera infancia. Puesto que los Dominios se relacionan tanto entre sí y que el currículo de la primera infancia se presta a la integración entre los Dominios, muchas estrategias de enseñanza aparecen en varios Dominios. Esta redundancia está ahí a propósito para que las maestras vean que las buenas experiencias de aprendizaje pueden cumplir muchos objetivos diversos. Por ejemplo, leer un libro de cuentos puede promover escuchar y entender, vocabulario, conciencia fonológica, conocimientos del alfabeto, conciencia de la palabra impresa, conocimientos en áreas como las ciencias o matemáticas, o incluso habilidades de resolución de problemas. El juego de dramatización puede apoyar el desarrollo lingüístico, comprender la función y contenido de la palabra impresa, habilidades sociales, resolución de problemas, autocontrol emocional y muchos otros resultados importantes entorno al aprendizaje.

Las experiencias de aprendizaje positivas a menudo fomentan el logro de los resultados a través de varios Dominios.

Aunque hay bastantes conexiones entre los Dominios, el que haya avance en un área no quiere decir que se garantice el progreso en otra. A veces, puede ser útil centrarse en el aprendizaje en relación con un elemento o indicador de Dominio en particular. Otras veces, es mejor integrar la enseñanza y las experiencias de aprendizaje a través de varios Elementos del Dominio.

INTRODUCCIÓN AL DESARROLLO LINGÜÍSTICO

Entre las tareas más importantes de los primeros cinco años de vida se encuentra el desarrollo lingüístico, el cual afecta el aprendizaje y el desarrollo en todas las demás áreas. Dicha habilidad es un gran pronosticador del éxito en aprender a leer y leer en el futuro (Snow, Burns & Griffin 1998). Los niños que son hábiles en la comunicación tienen más probabilidad de mostrar mayor competencia social y mejor preparación para la escuela.

Puesto que los niños aparentemente aprenden a hablar de forma natural, los adultos suponen a menudo que es simplemente cuestión de madurez. Pero no es así. El desarrollo lingüístico tiende a seguir un patrón similar, comenzando con gorgoritos y balbuceos y pasando a decir palabras y frases. Pero como en todas las áreas de desarrollo, aprender a comunicarse es fruto de experiencias acumulativas que comienzan cuando nace el niño. (Weitzman 1992).

Los niños aprenden gradualmente el lenguaje en el transcurso de muchos años de interacción con adultos y otros niños. Y lo que es más, los niños en edad preescolar ya tienen experiencia con el idioma, de hecho, durante los años preescolares, la habilidad lingüística es lo que más rápidamente se desarrolla en esa etapa, más que durante cualquier otra. Puesto que el lenguaje que usan los niños es adquirido en el contexto de su hogar y comunidad cultural, puede diferir del que se usa en Head Start o en la guardería. Por último, aprender el idioma no es algo que se completa antes de ingresar en kindergarten. Los seres humanos continúan aprendiendo el lenguaje durante los años escolares y en toda la vida.

Los resultados del aprendizaje en Head Start del Dominio 1 incluyen dos clases de lenguaje:

  1. El lenguaje receptivo es entender lo que dicen los demás.
  2. El lenguaje expresivo es el que emplean los niños y el que conocen del lenguaje hablado, es decir, su habilidad para comunicarse.

El resultado deseado del aprendizaje es aumentar, tanto la cantidad, como la calidad, del vocabulario receptivo y expresivo de los niños. No es suficiente que los niños hablen mucho. Debemos prestar atención a la extensión de las palabras que comprenden y utilizan el vocabulario, que es el número de palabras que la persona conoce cuando escucha o habla, y el uso de pronombres, preposiciones, adverbios y otras partes del habla.

Otro Elemento importante del desarrollo lingüístico es la complejidad de la estructura de las frases en otras palabras, la sintaxis o la gramática que usan los niños. Un objetivo relacionado con el aprendizaje es que los niños comiencen a adquirir los guiones que las personas usan para comunicarse en distintos ambientes. Por ejemplo, lo que el médico dice es diferente a lo que dice un dependiente de una tienda de comestibles, y la forma de hablar durante la hora del círculo es diferente a la forma de hablar en el patio de recreo.

Los niños desarrollan el lenguaje y las destrezas de lectoescritura temprana durante aproximadamente la misma etapa, y los dos se relacionan entre sí (Dickinson & Tabors 2001). Leer a los niños acrecienta su desarrollo lingüístico, especialmente el vocabulario, porque las estructuras y las palabras que se emplean en los libros son más variadas que las que habitualmente se hablan. Conocer más palabras, a su vez, ayuda a los niños a comprender la palabra escrita y a encontrar más significativo e interesante lo que leen. Y hablarles a los niños de lo que se ha leído mejora aún más su vocabulario y comprensión.

ELEMENTO DEL DOMINIO: ESCUCHAR Y ENTENDER

Las destrezas del lenguaje receptivo escuchar y entender tienden a desarrollarse antes que las habilidades expresivas de hablar y comunicarse. En otras palabras, en cualquier momento dado, los niños entienden más palabras y estructuras avanzadas que las que usan. Esto es cierto también en el caso de los que están aprendiendo el inglés, los cuales comprenden lo que se está diciendo en el segundo idioma (inglés), pero no lo hablan todavía.

Las investigaciones de la encuesta de las experiencias familiares y del niño (FACES) muestra que aunque los niños de Head Start avanzan más que otros en la adquisición de vocabulario receptivo, no obstante, no alcanzan los promedios nacionales (ACYF 2001). Dada su enorme importancia y porque ésta es un área que hay que fortalecer en los muchos niños que se crían en la pobreza, el desarrollo del lenguaje receptivo tiene que ser un enfoque importante de la enseñanza y las experiencias de aprendizaje en los programas Head Start.

  1. Indicador: Entiende un vocabulario cada vez más complejo y variado.
  2. Indicador: Progresa en escuchar y entender el inglés, en el caso de los niños que no hablan este idioma.

Vocabulario receptivo, el número de palabras que conocen y entienden los niños es uno de los pronosticadores más importantes del éxito de los niños en aprender a leer y escribir y, más adelante, en la comprensión de lo que leen. Cuantas más palabras entienden, más fácilmente pueden usar las pistas contextuales para ayudarlos a leer palabras nuevas. El vocabulario receptivo se puede considerar como si fueran etiquetas para los conceptos que aprendemos, así como para los que ya conocemos y entendemos. Los niños pequeños normalmente piensan en voz alta, y el lenguaje social o interactivo aparece antes que el pensamiento interno (Vygotsky 1978). Así pues, cuanto más limitado sea el vocabulario del niño, más limitada es su comprensión conceptual del mundo.

El vocabulario no sólo afecta el aprendizaje y rendimiento de los niños, sino que, según demuestran las investigaciones, antes de llegar a la edad preescolar, ya hay diferencias importantes en el tamaño y alcance del vocabulario de los niños, especialmente cuando se comparan los que provienen de familias de bajos recursos con sus compañeros de la clase media (Hart & Risley 1995). Estas diferencias deben abordarse y reducirse temprano para mejorar el porvenir, dado que el lenguaje es sumamente indispensable para el aprendizaje dentro y fuera de la escuela.

INDICADORES: ESCUCHAR Y ENTENDER

Demuestra una capacidad creciente para prestar atención y entender conversaciones, relatos, canciones y poesías.

Muestra avance en entender y seguir instrucciones sencillas y de pasos múltiples.

  1. Entiende un vocabulario cada vez más complejo y variado.
  2. Progresa en escuchar y entender el inglés, en el caso de los niños que no hablan este idioma.

ESTRATEGIAS: ESCUCHAR Y ENTENDER

Para promover el escuchar y comprender un vocabulario cada vez más complejo

  • Ser un modelo de escuchar bien, manteniendo contacto visual y expresar interés en la persona que está hablando.
  • Jugar a juegos donde hay que escuchar. Por ejemplo, colocar algunos artículos en una caja de misterio para que los niños adivinen lo que hay dentro según unas pistas, jueguen a copiar sonidos, juegos de la búsqueda del tesoro y lotería donde los niños deben escuchar y seguir una serie de instrucciones. Juegos como El `Tío Simón ofrecen la oportunidad de aprender conceptos concretos.
  • Construir destrezas de discernimiento auditivo jugando a juegos donde se destacan sonidos iguales/diferentes.
  • Ofrecer experiencias nuevas y diferentes que amplíen el vocabulario receptivo, como las excursiones, visitantes y objetos que hay que descubrir. Más tarde, pedir a los niños que describan sus experiencias en sus propias palabras para comprobar lo que comprenden y las palabras nuevas que han aprendido.
  • Ofrecer un currículo rico y variado que incorpore las ciencias, matemáticas, estudios sociales y otras materias que aumentan la comprensión de los conceptos y el vocabulario que escuchan los niños.
  • Leerles a los niños cada día con el propósito expreso de mejorar su vocabulario y su destreza en escuchar. Leer con regularidad a grupos pequeños de tres a seis niños para asegurar la participación activa de los mismos. Durante la lectura que tiene lugar en grupos pequeños, los niños tienden a aprender más vocabulario y a comprender mejor el cuento.
  • Usar los intereses de los niños, como los trenes o camiones, para identificar palabras nuevas locomotor, vagón trasero, vagón restaurante, o camión de 18 ruedas, camión cisterna y camioneta de reparto.
  • Elegir cuentos o libros que tengan un vocabulario rico y palabras poco comunes, tales como los que normalmente no oye o emplea un niño en edad preescolar. Antes de leer, explíqueles algunas de las palabras nuevas y señale las palabras cuando lea.

ELEMENTO DEL DOMINIO: HABLAR Y COMUNICARSE

Este Elemento del Dominio se refiere al lenguaje expresivo la capacidad que tienen los niños de expresar sus ideas y sentimientos usando palabras. La capacidad creciente de comunicarse con otras personas durante la edad preescolar está vinculada con su aprendizaje general y con su desarrollo en otras áreas, particularmente con las relaciones sociales y el desarrollo emocional.

  1. Indicador: Desarrolla una capacidad cada vez mayor para comprender y utilizar el lenguaje para comunicar información, experiencias, ideas, sentimientos, opiniones, necesidades, hacer preguntas y otros fines varios.
  2. Indicador: Usa un vocabulario hablado cada vez más complejo y variado.
  3. Indicador: Progresa en hablar el inglés, en caso de los niños que no lo hablan.

 

Desde los primeros años de vida, los niños necesitan tomar parte en conversaciones extensas y sensibles con los adultos sobre temas interesantes y atractivos.

Los primeros tres años de vida son especialmente críticos en el desarrollo del lenguaje, incluso antes de la etapa en que los niños comienzan a hablar. Para los bebés y niños pequeños, las maestras adaptan su habla al nivel del niño, respondiendo y aumentando las vocalizaciones e intentos de hablar de los niños. Durante los años preescolares, el desarrollo del lenguaje se dispara si se recibe un buen apoyo por los adultos.

Esta es la etapa en que es especialmente importante el que haya y se extienda la conversación de intercambio. Los niños necesitan tomar parte en conversaciones particulares con personas que hablan el idioma mejor y también necesitan tener algo interesante de qué hablar (Dickinson & Tabors 2001). Los temas principales para tales conversaciones pueden ser acontecimientos personales y familiares, experiencias rutinas cotidianas en el aula (como la hora de comer), juegos y el contenido del currículo.

Los niños en edad preescolar deberían tener temas de estudio en el currículo que les proporcione cosas interesantes de qué hablar, como por ejemplo: ciencias, estudios sociales, matemáticas, literatura, artes creativas y otros temas.

INDICADORES: HABLAR Y COMUNICARSE

  1. Desarrolla una capacidad cada vez mayor para comprender y utilizar el lenguaje para comunicar información, experiencias, ideas, sentimientos, opiniones, necesidades, hacer preguntas y otros fines varios.
  2. Avanza en su habilidad de iniciar conversaciones y diálogos con sus compañeros y adultos y responde a ellos apropiadamente.
  3. Usa un vocabulario hablado cada vez más complejo y variado.
  4. Mejora en la claridad de su pronunciación y para hablar con oraciones cada vez más largas y de mayor complejidad gramatical.
  5. Progresa en hablar el inglés, en caso de los niños que no lo hablan.

ESTRATEGIAS: HABLAR Y COMUNICARSE

Para mejorar la capacidad de los niños en comunicarse y usar un vocabulario cada vez más complejo y variado.

  • Entablar conversaciones extendidas y particulares con cada niño entorno a sus experiencias personales o acontecimientos en el programa.
  • Responder a lo que dicen los niños con extensiones y preguntas que señalan las causas y las consecuencias.
  • Introducir palabras nuevas, incluyendo las que tienen muchas sílabas que normalmente no forman parte del vocabulario de un niño en edad preescolar. Use palabras nuevas muchas veces y observe si los niños comienzan a usarlas adecuadamente.
  • Ocupar e los niños en conversaciones sobre acontecimientos, experiencias del pasado, del futuro o de la imaginación de los niños (es decir, hablar fuera de contexto). Tal interacción requiere que los niños y los adultos usen un vocabulario más complejo y variado para dar explicaciones, describir, narrar, dialogar y simular el habla.
  • Hablar de un libro que se vaya a leer a los niños antes de hacerlo, pedirles que predigan de qué se va a tratar el cuento y qué es lo que va a suceder, partiendo del título o la cubierta del libro.
  • Hablar con los niños tras la lectura de un cuento; pídales que lo vuelvan a contar o lo representen. Anímelos a hablar acerca de los personajes y acontecimientos, contestando a sus preguntas y respondiendo a sus comentarios.
  • Escribir los mensajes de los niños a sus padres y otras personas, dictados para los cuadros de experiencias del lenguaje o cuentos y leerlos.
  • Ofrecer áreas de juego de dramatización, accesorios, materiales y temas que fomentan hablar y escuchar, tales como un despacho, la oficina de correos, librería, restaurante, biblioteca, supermercado, clínica médica y una obra de construcción.
  • Participar en el juego para continuarlo si los niños tienen dificultades o para extenderlo y usar más interacción con el lenguaje. Por ejemplo, la maestra puede entrar en el restaurante y simular ser una cliente: ¿Me puede traer el menú, por favor? Deseo algo para cenar. En el juego, los niños naturalmente procuran imitar a los adultos y su lenguaje se hace más complejo y sofisticado. Necesitan muchas oportunidades para practicar tal interacción verbal con otros niños y de vez en cuando con los adultos. (Véanse los ejemplos de las conductas de enseñanza en el cuadro Serie continua de las conductas de enseñanza).
  • Tener la costumbre de darles a los niños suficiente tiempo unos cinco segundos para responder a una pregunta o hacer un comentario sobre la conversación. Los adultos casi nunca dan suficiente tiempo a los niños para responder, lo que hacen es darse prisa respondiendo por ellos o preguntándoles otra cosa. El simple acto de esperar aumenta las respuestas verbales de los niños, especialmente en los niños que tienden a hablar con menos frecuencia.
  • Planear proyectos a fondo con los niños para investigar preguntas o temas de interés que aumenten el vocabulario y proporcionen oportunidades de conversación extendida y de dar distintos puntos de vista.
  • Alentar a los padres a que hablen, lean cuentos a sus hijos o se los cuenten en su casa.
  • Invitar a los padres, hermanos mayores y otros miembros de la familia a hablar con el grupo sobre algún acontecimiento especial o experiencias en el hogar de cualquier tipo.
  • Ser un buen ejemplo en cuanto al lenguaje para los niños. Si fuera posible, sea un ejemplo de la forma normal de hablar gramaticalmente en el idioma materno del niño. Reconozca que hay muchos errores en la forma de hablar de los niños en inglés.

ELEMENTO DEL DOMINIO: LOS NIÑOS QUE ESTÁN APRENDIENDO EL INGLÉS

  1. Indicador: Para los niños que no hablan el inglés: avanza en escuchar y entender este idioma.
  2. Indicador: Para los niños que no hablan el inglés: progresa en hablar este idioma.

En el Dominio 1, Desarrollo lingüístico, el Marco de los Resultados del Niño incluye dos Indicadores exigidos por la ley que atañe a los niños que están aprendiendo el inglés. Es difícil definir estos resultados de aprendizaje en términos específicos. El progreso varía bastante de niño en niño, según su nivel de adquisición del idioma, su aptitud en el idioma materno y su exposición actual y previa al inglés.

El progreso de los niños también depende del contexto dentro del cual reciben servicios. Es decir, algunos programas Head Start son monolingües; otros son bilingües, usando el inglés y otro idioma dominante, como el español. Algunos programas pueden tener muchos idiomas en una misma aula tantos como 10. Dichos programas Head Start pueden usar los principios del inglés como segundo idioma (ESL), donde el idioma principal de interacción con los niños y las familias es el inglés. Estos programas pueden asimismo ofrecer contacto regular con otros niños o adultos en la clase, los cuales hablan los idiomas que se hablan en el hogar.

Cualquiera que fuera la situación, los principios multiculturales incorporados en las normas de ejecución del programa de Head Start (2002) requieren que los programas apoyen el idioma y cultura del hogar del niño al tiempo que se le enseña el inglés. Esto ayuda a mantener un sentido de continuidad entre el hogar y el salón de clase para el niño y les permite estar conectado con su familia y cultura y, de este modo, el proceso de comunicación en el idioma materno no se interrumpe ni se pierde.  Tener una base sólida en idioma materno puede transferirse a su capacidad de aprender el inglés con menos dificultad.

Para lograr que los niños sean bilingües, el proceso de aprender el segundo idioma en este caso, el inglés debe ser añadido, o sea, que el aprender el segundo idioma no suponga la pérdida del primero. La meta es crear un ambiente de aprendizaje en los programas Head Start que sumen y que no resten.  Todos los niños de nuestra sociedad necesitan adquirir el inglés para triunfar en la escuela y en la vida. Ahora pueden lograrlo sin perder su idioma nativo (Cummins 1979; Wong Filmore 1991; Tabors 1997). Es esencial que las maestras hablen de ello con los padres. Las maestras de Head Start pueden ayudar a que los padres tomen decisiones informadas sobre el idioma que se usa en el hogar. Deben ser conscientes que si se enfocan exclusivamente en que los niños aprendan el inglés desde una edad muy temprana puede significar que pierdan el idioma materno.

Si los padres no hablan bien el inglés y sus hijos pierden el idioma materno, es muy probable que se creen problemas serios de comunicación y de relaciones familiares (Wong Filmore 1991). Las maestras deberían alentar especialmente a los padres a que hablen a los niños y les cuenten o lean cuentos en cualquier idioma que les vaya mejor a los padres, siendo éste un medio importante de ayudar a alcanzar los demás resultados lingüísticos y de lectoescritura deseados. Fortalecer las experiencias del idioma materno en los niños puede considerarse una meta a corto plazo que puede ayudarlos a progresar hacia el logro de la meta, a largo plazo, de comprender y comunicarse en inglés.

Evaluar el desarrollo lingüístico del niño que está aprendiendo el inglés requiere herramientas y pericia especiales. Quizá la estrategia más eficaz de evaluar el aprendizaje del segunda idioma sea el que las maestras observen cuidadosamente a dichos niños e interactúen con ellos de forma regular. No se deberá asumir la competencia o la inteligencia del niño basándose en las mediciones hechas en el idioma en que el niño no domina. Lo más eficaz consiste en evaluar a los niños en el idioma en que mejor se desenvuelven.

Hay demasiados niños, que están aprendiendo el inglés, a quienes se les ha juzgado con retraso en el lenguaje cuando realmente están demostrando las etapas normales de desarrollo del segundo idioma. Los niños a menudo experimentan un periodo de silencio durante algunos meses, en los que no hablan ninguno de los dos idiomas. Los padres y los maestros pueden preocuparse en este período en el que parece que no están avanzando o incluso que están perdiendo terreno. De hecho, este período de silencio, cuya duración varía, puede seguirse por otro de experimentación en el nuevo idioma.

Hay una secuencia relativamente previsible en la adquisición de un segundo idioma, pero debemos tener presente que los niños que están aprendiendo el inglés difieren entre sí, tal y como lo son los niños que hablan el idioma. Varían en temperamento, habilidad, intereses y muchas otras dimensiones. Algunas de estas diferencias afectan su aprendizaje del segundo idioma. Los niños que se aventuran, por ejemplo, tienen mayor probabilidad de progresar más en aprender un idioma nuevo. Cualquier niño que se siente seguro de sí mismo, a gusto y aceptado tiene mayor probabilidad de motivarse más para aprender a comunicarse con los demás en un entorno nuevo.

INDICADORES: LOS NIÑOS QUE ESTÁN APRENDIENDO EL INGLÉS

DESARROLLO LINGÜÍSTICO

Escuchar y entender

  • Progresa en escuchar y entender el inglés, en el caso de los niños que no hablan este idioma.

Hablar y comunicarse

  • Progresa en hablar el inglés, en caso de los niños que no lo hablan.

ESTRATEGIAS: LOS NIÑOS QUE ESTÁN APRENDIENDO EL INGLÉS

Para ayudar a los niños que están aprendiendo el inglés a progresar en entender y hablar tanto el inglés como su idioma materno

  • Establecer relaciones positivas, cálidas y formativas con los niños que están aprendiendo el inglés para que puedan sentirse seguros y tengan menos ansiedad. No poder comunicarse crea bastante ansiedad en los niños pequeños, que entonces no pueden aprender nada estando estresados.
  • Hablar el inglés de manera que los niños que no lo hablan lo entiendan: Por ejemplo, use frases sencillas, repita lo que diga, use gestos y expresiones faciales, señale objetos, use un vocabulario corriente.
  • Hablar el inglés claramente y despacio, pero no en voz demasiado alta, simplificando el idioma cuando haga falta, tal y como lo usaría para hablarle a un niño más pequeño que está aprendiendo su primer idioma. Gradualmente, amplíe su vocabulario para que los niños que están aprendiendo el inglés continúen avanzando en el desarrollo del vocabulario y sean desafiados.
  • Ayudar a los niños a vincular el vocabulario inglés a experiencias de primera mano con dibujos, objetos concretos y acontecimientos de la vida real. Al principio, hablen sobre los que pasa aquí y ahora, hasta que los niños dominen mejor el idioma.
  • Respetar y valorar el idioma e identidad cultural de la familia de los niños.
  • Alentar los intentos de expresión de los niños en inglés. Dígales lo mucho que agradece sus esfuerzos.
  • Usar canciones para ayudar a los niños a aprender frases nuevas, tales como: Hello, hello, hello, and how are you? Im fine, Im fine, and I hope that you are too.
  • Escribir los cuentos que se inventen los niños o grabarlos en su idioma materno, con la participación de los voluntarios, padres y niños mayores que hablan el idioma.
  • Dar apoyo social para los niños que aprenden el inglés, proporcionar contacto regular con otros niños o adultos que hablan su idioma para ayudar a apoyar su identidad y ayudarles a darle sentido a lo que está ocurriendo a su alrededor.
  • Proporcionar mucho tiempo y oportunidades para que los niños hablen entre sí. Emparejar a los niños cuyo idioma dominante es el inglés con los que están aprendiendo el idioma para algunas actividades.
  • Seguir con rutinas previsibles y cómodas para que los niños que aprenden el inglés sepan a qué atenerse.
  • Proporcionar tiempo regular para leer en grupos pequeños usando libros de conceptos o textos previsibles, tales como Brown Bear, Brown Bear, libros en la serie Spot, o la colección de Alma Flor Ada, con un vocabulario simplificado, donde los niños puedan ver claramente los dibujos y seguir el cuento.
  • Leer con frecuencia y en grupos pequeños para apoyar a los niños que parecen estar confundidos o inciertos sobre el cuento.
  • Leer un libro no sólo una vez, sino muchas, siempre que los niños estén disfrutando, para que puedan conocer el cuento y su contenido y texto.
  • Facilitar temas interesantes para estudiar que les dé algo de qué hablar y los ayude a hacer conexiones entre los conceptos y comprender las palabras nuevas que están aprendiendo.
  • Ofrecer oportunidades y apoyo para el juego dado que el interés natural de los niños por jugar y comunicarse con los demás entrega motivación para su desarrollo lingüístico.
  • Ayudar a los niños a adquirir conocimientos, apreciación de los libros, conciencia de la letra impresa y fonológica de su idioma materno, usando a la familia y los miembros de la comunidad como recurso. Una vez adquiridos, estas habilidades se transferirán a medida que los niños vayan dominando el inglés.
  • Incluir textos impresos, tales como letreros y etiquetas, en inglés y en el idioma materno de los niños.
  • Ofrecer libros, revistas, periódicos y otros textos en inglés y en el otro idioma de los niños.
  • Alentar a los padres a hablar con sus hijos y leerles cuentos en su idioma materno y en inglés, cuando sea posible.
  • Invitar a las familias a ocupar a los niños con experiencias culturales y tradiciones orales como contar cuentos y representaciones con títeres en su idioma y en inglés.
  • Proporcionar un centro para escuchar cuentos y canciones grabadas en los idiomas maternos de los niños y en inglés.
  • Invitar a que los niños participen en representaciones dramáticas de un cuento o un acontecimiento, alentándolos a repetir juntos el diálogo, las acciones y frases.
  • Considerar usar el lenguaje por señas junto con las palabras habladas para proveer aprendizaje multi-sensorial.

Las características esenciales que componen un aula de calidad de Head Start o programa basado en el hogar puede apoyar la adquisición de tanto el idioma materno como del segundo idioma. Implementar las estrategias mencionadas anteriormente para mejorar el desarrollo lingüístico y de lectoescritura ayudará a establecer un ambiente en el que los niños puedan fortalecer y ampliar su idioma materno mientras aprenden el inglés.

A medida que los niños se desenvuelven mejor lingüísticamente, sus habilidades en otras áreas aumentan también. Pero las diferencias de las aptitudes lingüísticas de los niños continúan persistiendo entre los grupos socioeconómicos a la hora de ingresar a la escuela. Desafortunadamente, estas diferencias se hacen mayores a medida que pasa el tiempo y contribuyen a la brecha en el rendimiento que persiste en nuestro país. Los programas preescolares deben hacer frente al desafío de acelerar el avance lingüístico de los niños. Pensemos en esto–lo que dice la maestra ¿domina la clase? Cuando las maestras hablan, ¿dan directivas como haz esto o no hagas esto? O ¿están hablando extendidamente las maestras y los niños? las maestras ¿están hablando con los niños de forma cognoscitiva y estimulante?

Los visitantes domiciliarios y los trabajadores familiares también tienen un papel importante que desempeñar en el desarrollo lingüístico de los niños. Pueden ayudar a los padres a comprender la importancia de tener un ambiente rico lingüísticamente dentro del hogar. Pensemos en esto–¿ayudan a los padres a comprender la importancia del desarrollo del vocabulario en los niños? ¿Alientan a los padres a leer o contar cuentos a sus hijos? ¿Hablan sobre extender el vocabulario de los niños o dan el ejemplo de ello, y hacen preguntas atractivas cuando leen o cuentan cuentos? ¿Ayudan a los padres a aprender a usar las rutinas cotidianas como oportunidades para conversar con sus hijos?

El ambiente lingüístico dentro de los programas preescolares, reforzado por el ambiente lingüístico en el hogar tiene implicaciones importantes para aprender en todos los Dominios del Marco de los Resultados del Niño.

Esto es todo por hoy, gracias por su participación, les esperamos el próximo miércoles a las 11:00 de la mañana para juntos….

¡APRENDER Y CRECER!

Recursos

“Dominio 1: Desarrollo lingüístico.”  Guía de los resultados positivos del niño para los que dirigen Head Start. HHS/ACF/ACYF/HSB. 2003. Español.

http://eclkc.ohs.acf.hhs.gov/hslc/Espanol/educacion/eecd/desarrollo-infantil/edudev_art_00011e_102505a.html

U.S. Department of Health
and Human Services

Administration for Children and Families
Office of Head Start (OHS)
8th Floor Portals Building
Washington, DC 20024

Historia de Head Start

En enero de 1964, el presidente Lyndon B. Johnson declaró la guerra a la pobreza en su discurso de Estado de la Unión. Poco después, Sargent Shriver, tomó la iniciativa para convocar a un panel de expertos para desarrollar un programa de desarrollo infantil integral que ayudara a las comunidades a satisfacer las necesidades de los niños desfavorecidos en edad preescolar. Entre estos expertos se encontraban el Dr. Robert Cooke, pediatra de la Universidad Johns Hopkins, y el Dr. Edward Zigler, profesor de psicología y director del Child Study Center de la Universidad de Yale.

Parte del pensamiento del gobierno sobre la pobreza estaba influenciado por nuevas investigaciones sobre los efectos de la pobreza, y el impacto de la educación. Esta investigación indicaba la obligación de ayudar a los grupos desfavorecidos para compensar la desigualdad de las condiciones sociales o económicas. Head Start fue diseñado para ayudar a romper el ciclo de la pobreza, proporcionando a los niños en edad preescolar, de familias de bajos ingresos, un programa integral para satisfacer sus necesidades emocionales, sociales, de salud, nutricionales y psicológicas. Un principio clave era establecer un programa que fuera culturalmente sensible a las comunidades atendidas, y que las comunidades invirtieran en su éxito, contribuyendo horas de trabajo voluntario y otras donaciones como participación no federal.

En los veranos de 1965 y 1966, la Oficina de Oportunidades Económicas lanzó el proyecto Head Start de ocho semanas de duración. En 1969, bajo el gobierno de Nixon, Head Start fue transferido de la Oficina de Oportunidades Económicas de la Oficina de Desarrollo Infantil de EE.UU. al Departamento de Salud, Educación y Bienestar Social. El Dr. Edward Zigler, quien había integrado el comité de planificación para poner en marcha el proyecto Head Start, fue nombrado Director de la Oficina de Desarrollo Infantil. En 1977, bajo el gobierno de Carter, Head Start inició los programas bilingües y biculturales en unos 21 estados. Siete años después, en octubre de 1984, durante el gobierno Reagan, el presupuesto para las subvenciones de Head Start superó mil millones de dólares. En septiembre de 1995, durante el gobierno de Clinton, se adjudicaron las primeras subvenciones de Early Head Start, y en octubre de 1998, Head Start fue ratificada para ampliar los servicios a jornada completa y todo el año.

Head Start fue reautorizado más recientemente en 2007, durante el gobierno de George W. Bush, con varias disposiciones para fortalecer la calidad de Head Start. Estos incluyen la alineación de los objetivos de Head Start para la preparación escolar con las normas de aprendizaje temprano estatales, una mayor cualificación del personal docente de Head Start, consejos asesores estatales para el cuidado y la educación infantil de cada estado, mayor supervisión del programa, inclusive una revisión de los resultados del niño y auditorías financieras anuales. El sistema de capacitación y asistencia técnica de Head Start se ha rediseñado para apoyar los programas mediante seis centros nacionales y un sistema basado en el estado para asegurar el éxito.

El estatuto también incluye una disposición para que se promulgue una normativa para cambiar la duración de las subvenciones del programa, de un período indefinido, a un ciclo de cinco años. Los programas deben demostrar que son de alta calidad o se pondrá a disposición de la comunidad una oportunidad de subvención competitiva. En 2009, bajo el gobierno de Obama, la Ley de Reinversión y Recuperación añadiría 64.000 cupos más para Early Head Start y Head Start.

Head Start ha atendido a alrededor de 30 millones de niños desde 1965, pasando de un proyecto de demostración de ocho semanas, hasta llegar a ser un programa de jornada completa y todo el año, con muchas opciones del programa. Actualmente, Head Start es administrado por la Administración para Niños y Familias (ACF) en el Departamento de Salud y Servicios Humanos. Head Start atiende a más de un millón de niños y sus familias cada año en las zonas urbanas y rurales de los 50 estados, el Distrito de Columbia, Puerto Rico y los territorios de los EE.UU., incluyendo las comunidades para indios estadounidenses, los nativos de Alaska y las familias migrantes y los trabajadores de temporada.

Historia de Head Start. HHS/ACF/OHS. 2012. Spanish.

Programa 155: De regreso a la escuela – para padres

Miércoles 20 de agosto de 2014
Programas # 155
Bienvenidos a su programa
APOYANDO FAMILIAS – APRENDIENDO JUNTOS

De regreso a la escuela – para padres

Nuestros facilitadores: Lupita Montoto, Ricardo Serrano, Shelene y su servidora, Romilia Schlueter

Participe en el programa llamando al 321-1480 – enviando un mensaje de texto al 60193.

El regreso a clases es también para los padres – Repaso:

Las escuelas para adultos ofrecen certificaciones para ayudar a encontrar un mejor trabajo

Escucha las primera partes: 

La segunda parte: 

Agosto es el mes en el que muchos padres de familia en todo el país se preparan para el regreso a clases de sus hijos. Y también cuando aprovechan para actualizar las inmunizaciones de sus hijos y comprarles los útiles que necesitan para tener éxito en la escuela.

Pero en el apuro de preparar a los pequeños para el año escolar los padres olvidan que ellos también podrían regresar a la escuela.

La mayoría de las clases son gratis y se ofrecen en centros comunitarios, escuelas públicas y colegios comunitarios. Por ejemplo:

Preparación para el GED. Un diploma de educación es clave para obtener un mejor empleo. Los programas de educación para adultos preparan a los estudiantes para pasar el GED, una certificación equivalente al diploma tradicional de high school. Los estudiantes aprenden materias básicas como álgebra, física, civismo e historia.

Es un programa ideal para personas que necesitan terminar este nivel de educación para obtener un mejor trabajo. Se puede encontrar un centro para tomar el GED (General Education Development) usando el código postal.  En el sur de Madison:

 Omega School: 835 W. Badger Rd. Madison, WI 53713   (608) 256-4650

Clases de inglés. Estas clases están diseñadas para adultos que desean aprender a hablar, leer y escribir en inglés. Hay clases para principiantes pero también para personas que simplemente buscan mejorar sus habilidades del idioma. Debido a que hay varios niveles, los estudiantes toman un examen para determinar en qué nivel pueden comenzar. Es posible que las clases tengan un ambiente internacional ya que puede haber estudiantes de varios países. Los horarios tienden a ser flexibles para ajustarse a los horarios de las personas que trabajan y que tienen familia.

[Preguntar a la audiencia sobre sus experiencias recibiendo clases de inglés en Madison, WI]

  • CMC: 1862 Beld St, Madison, WI 53713 (608) 661-3512
  • Literacy Network: 1118 S Park St, Madison, WI 53715   (608) 244-3911

Capacitación técnica. Los programas de clases para adultos también incluyen capacitación técnica de trabajo y certificaciones en varias áreas. Los estudiantes pueden tomar clases de computación, plomería, administración, electrónica, mecánica, enfermería y carpintería, entre otras cosas. Muchas de estas clases son desarrolladas en conjunto con los empleadores de la localidad para que así los estudiantes tengan las habilidades que necesitan para obtener los trabajos disponibles en el lugar donde viven.

Bridge Lake Point Waunona Neighborhood Center: 1917 Lake Point Dr, Madison, WI 53713 (608) 441-6991: Latino Academy of Workforce Development

Cómo ayudar a los padres a prepararse para el regreso a clases

En verano las rutinas y los horarios son más flexibles, por lo menos para los estudiantes. Pero esos días de descanso pueden hacer que el regreso a clases sea más difícil tanto para los padres como para los hijos.

Planificar las cosas con tiempo ayuda a que el cambio de verano a otoño sea más fácil. Usted puede utilizar algunos recursos que lo ayudarán a prepararse para el regreso a clases, y también seguir estos sencillos consejos a lo largo del año escolar:

Fije hábitos para dormir: establezca un horario para ir a dormir. Dormir lo suficiente es importante para el rendimiento escolar de sus niños. Si su hijo se queda despierto hasta tarde en el verano, cambie poco a poco su horario y actividades para que se duerma más temprano y pueda levantarse más fácilmente en las mañanas.

Supervise la tarea escolar: escoja en casa un lugar con suficiente luz para que sus hijos hagan la tarea escolar a una hora establecida para crear una rutina y asegúrese que no tengan distracciones. Si tiene que resolver problemas con la tarea, hable con los maestros sobre sus preocupaciones.

Aliente la actividad física y una buena alimentación: los niños tienden a ser más activos durante el verano. Mantenga esos hábitos durante el año escolar haciendo ejercicio en familia de manera frecuente. En lugar de ver televisión o jugar videojuegos, puede salir a caminar con sus hijos al atardecer.

Los padres no tienen que ser expertos en todo pero sí deben estar dispuestos a ayudar

Hay muchas cosas que los padres pueden hacer para ayudar a sus hijos en su regreso a la escuela, como reemplazar la mochila vieja o comprarles los útiles que necesitan. Pero hay algo que pueden hacer que es más importante y no siempre cuesta dinero: ayudarlos con la tarea.

Los niños que hacen la tarea constantemente suelen tener mejores calificaciones. Y aunque a veces no es fácil hacerlos cambiar el televisor o la computadora por el cuaderno de tarea, especialmente después de un día largo de actividades, estos consejos pueden ayudar:

  • Hablar con los hijos sobre la tarea. Es importante que los niños entiendan la importancia de hacer la tarea y el impacto positivo que puede tener en sus calificaciones. Además de repasar y practicar lo que aprendieron en clase, la tarea los ayuda a prepararse para las lecciones del día siguiente y desarrollar la disciplina que necesitan para su éxito académico.
  • Reunirse con los maestros. Cuando se trata de la tarea, los maestros pueden tener exigencias distintas. Por lo tanto es importante hablar con ellos para conocer sus expectativas. Por ejemplo, algunos maestros quieren que los padres revisen cuidadosamente la tarea de sus hijos, mientras que otros prefieren que sólo controlen que la hicieron. Además, el maestro puede contestar preguntas como cuánto tiempo debe pasar el estudiante haciendo la tarea y qué hacer si tiene dificultades o si le resulta demasiado fácil.
  • Fijar un horario para hacer la tarea. El mejor momento para hacer la tarea es el que mejor funciona con las actividades del estudiante y la disponibilidad de sus papás. Puede ser antes o después de jugar, ver televisión, cenar o de hacer alguna actividad extracurricular. Lo importante es que la hora sea constante y que no sea la última actividad del día, cuando el niño esté cansado y con sueño.
  • Escoger un lugar cómodo y eliminar las distracciones. Para fomentar la concentración es importante encontrar un lugar en la casa que tenga buena iluminación donde el niño pueda sentarse y hacer la tarea sin distracciones. Puede ser la mesa de la cocina, un escritorio o su propia habitación, siempre y cuando no haya distracciones como televisores prendidos o aparatos electrónicos a mano, a menos de que sean esenciales para hacer la tarea.
  • Proveer los recursos necesarios. Los padres no tienen que ser expertos en todas las materias para ayudar a sus hijos con la tarea. Sin embargo, pueden proveerles los recursos que necesitan, incluyendo lápices, plumas, borradores y papel para escribir. También pueden llevar a sus hijos a la biblioteca o navegar el Internet con ellos para encontrar recursos que ayuden con la tarea.

Cómo ayudar a su hijo durante la edad preescolar – Con actividades para los niños desde el nacimiento hasta los 5 años

De 3 a 5 años de edad

Qué puede anticipar

Entre el tercer y cuarto cumpleaños, los niños

  • Comienzan a jugar con otros niños, no solo al lado de ellos;
  • Son más capaces de tomar turnos y compartir y comienzan a comprender que las otras personas tienen sentimientos y derechos;
  • Son cada vez más independientes y se pueden vestir casi sin ayuda;
  • Pueden desarrollar temores (“Mami, hay un monstruo debajo de mi cama.”) y pueden tener amiguitos imaginarios;
  • Tienen más control de sus músculos mayores y les encanta correr, saltar, brincar con dos pies, agarrar una pelota, subir y bajar escaleras y bailar cuando oyen música;
  • Tienen mayor control de sus músculos menores que los niños más pequeños, lo cual se ve claramente en sus dibujos y garabatos;
  • Pueden clasificar las cosas que se parecen o no se parecen;
  • Pueden reconocer los números;
  • Les gusta el humor ridículo, las adivinanzas y las bromas;
  • Entienden y pueden seguir instrucciones verbales;
  • Pueden utilizar nuevas palabras y formar oraciones más largas;
  • Son conscientes de los sonidos que riman en las palabras;
  • Pueden intentar leer, tratando de llamar la atención y demostrando orgullo por sus logros;
  • Pueden reconocer la escritura que les rodea en letreros o logotipos;
  • Saben que cada letra del abecedario tiene un nombre y pueden identificar por los menos 10 letras del abecedario, en particular las que forman parte de su nombre; y
  • “Escriben” o garabatean mensajes.

Entre el cuarto y quinto cumpleaños, los niños

  • Son muy activos, están llenos de energía y a veces pueden ser agresivos al jugar;
  • Disfrutan más de actividades en grupos, pues pueden mantener su nivel de interés por períodos más largos;
  • Disfrutan haciendo gestos y muecas y comportándose ridículamente;
  • Pueden formar grupitos entre sus amigos y cambian sus amigos rápidamente;
  • Tienen mejor control al correr, brincar y saltar;
  • Reconocen y pueden escribir los números del 1 al 10;
  • Reconocen diferentes figuras como círculos, cuadrados, rectángulos y triángulos;
  • Les encanta hacer rimas, hacer juegos de palabras y contar chistes;
  • Conocen y pueden usar palabras que son importantes para el trabajo escolar, tales como los nombres de los colores, figuras y números; conocen y saben usar palabras que son importantes para la vida diaria, tales como los nombres de las calles y direcciones;
  • Conocen cómo se sostiene un libro al leer y pueden seguir la escritura de izquierda a derecha y de arriba a abajo al escuchar que alguien les lee en voz alta;
  • Reconocen las figuras y los nombres de las letras del abecedario y conocen los sonidos de algunas letras; y
  • Pueden escribir algunas letras, en particular las letras que forman parte de su nombre.

Qué necesitan los niños en esta edad

Los niños entre los 3 y 4 años de edad necesitan oportunidades para

  • Jugar con otros niños para que puedan aprender a escuchar, tomar turnos y compartir;
  • Desarrollar mayor coordinación física, por ejemplo, saltando con ambos pies;
  • Desarrollar sus habilidades de lenguaje más a través de libros, juegos, cantos, ciencias, matemáticas y actividades artísticas;
  • Desarrollar más destrezas de autonomía, por ejemplo, aprendiendo a vestirse o desvestirse solos;
  • Contar y medir;
  • Participar activamente con los adultos en la lectura en voz alta;
  • Explorar el abecedario y la escritura; y
  • Intentar escribir mensajes.

Los niños entre los 4 y 5 años de edad necesitan oportunidades para

  • Experimentar y descubrir, con límites;
  • Desarrollar su propio interés en materias académicas como las ciencias, la música, el arte y las matemáticas;
  • Disfrutar actividades basadas en la exploración y la investigación;
  • Agrupar objetos que sean similares (ya sea por tamaño, color o figura);
  • Utilizar la imaginación y la curiosidad;
  • Desarrollar las destrezas del lenguaje al hablar y escuchar; y
  • Ver que la lectura y la escritura son agradables y útiles (por ejemplo, al escuchar cuentos y poesías, los niños ven a los adultos utilizando los libros para encontrar información y al dictarle historias a los adultos).

Cómo relacionarse bien con otros

Aprender a relacionarse bien con otras personas es muy importante para el desarrollo social de los niños.  Aprender a trabajar juntos y a relacionarse con otras personas contribuye mucho al éxito de los niños en la escuela.

Qué necesita

  • No necesita materiales

Qué hacer

Dele mucha atención personal y ánimo a su niño. Aparte el tiempo necesario para que usted y su niño puedan compartir actividades agradables. Sus sentimientos positivos hacia su niño le ayudarán a sentirse bien sobre sí mismo.

  • Ponga un buen ejemplo. Demuéstrele lo que significa relacionarse bien con otras personas y a tratarlas con respeto. Que le oiga decir “por favor” y “gracias” cuando habla con las personas. Trate a las personas de manera que demuestre que le importa lo que les sucede.
  • Ayude a su niño a encontrar buenas formas de resolver sus conflictos con otros niños. Ayúdele a anticipar qué sucedería si demuestra su enojo y golpea a su compañero: “Juanito, yo sé que Angélica se llevó tu carrito sin pedir permiso. Pero si tú le pegas y se pelean, entonces ella se va a ir a su casa y ustedes no van a poder jugar más hoy. ¿De qué otra manera le puedes hacer entender que quieres que te devuelva tu carrito?”
  • Ofrezca oportunidades para que su niño comparta y demuestre compasión. Póngalo a cargo de alimentar a los pajaritos en su patio. Cuando llegue una familia nueva al vecindario, horneen galletitas juntos para darles la bienvenida.
  • Sea afectuoso con su niño. Los niños necesitan muchos abrazos, besos, una mano sobre el hombro y palmaditas en la espalda.
  • Dígale constantemente que lo quiere mucho. No dé por sentado que sus acciones afectuosas hablan por sí mismas (aunque son muy importantes).

Los quehaceres domésticos

Los quehaceres domésticos pueden ayudar a que los niños aprendan nuevas palabras, cómo escuchar y seguir instrucciones, cómo contar y cómo clasificar las cosas. Los deberes de la casa también les ayudan a mejorar su coordinación física y les enseñan a ser responsables.

Todas las tareas del hogar se pueden convertir en un buen juego educativo y pueden ser muy divertidas.

Qué necesita

  • Los quehaceres domésticos que se tienen que realizar, tales como:
    • Lavar la ropa
    • Lavar y secar los platos
    • Sacar la basura
    • Poner la mesa
    • Quitarle el polvo a los muebles

Qué hacer

Hable con su niño sobre el quehacer que van a comenzar juntos. Explique por qué la familia necesita que esto se haga. Describa cómo lo harán y cómo el niño le puede ayudar.

  • Enséñele nuevas palabras que se relacionan con cada tarea: “Primero vamos a poner el mantel en la mesa, y luego siguen las servilletas.”
  • Lavar la ropa les ofrece muchas oportunidades para aprender. Pregúntele cuántas prendas se tienen que lavar. A ver cuantas puede nombrar: medias, camisetas, pijama, suéteres, camisas. Pídale que le ayude a juntar toda la ropa sucia y luego dividan la ropa según sus colores—blancos, claros y oscuros.
  • Demuéstrele cómo medir el jabón y pídale que le ponga jabón a la lavadora. Deje que ponga la ropa en la lavadora, nombrando cada prenda. Aparte una media. Cuando la lavadora esté llena de agua, saque la otra media del par. Pregúntele al niño cuál media se siente más pesada y cuál más ligera. Al acabar de lavar la ropa, pídale al niño que aparte su propia ropa y agrupe las cosas que son similares (por ejemplo, las camisetas, las medias).

Garabatos, dibujos, pinturas y pegamento

Los proyectos artísticos ayudan a los niños a desarrollar la coordinación entre los ojos y las manos, que les será muy útil cuando aprendan a escribir.

Los niños pequeños son artistas naturales y los proyectos de arte pueden despertar las imaginaciones y alentar la expresión de los niños. Hacer garabatos también los prepara para expresar sus ideas con la escritura.

Qué necesita

  • Crayones, marcadores de agua con punta de fieltro
  • Diferentes tipos de papel (incluyendo cartulina y papel grueso)
  • Cinta adhesiva
  • Pinturas para niños
  • Tijeras para niños (sin puntas filosas)
  • Retazos de tela u otros objetos que se pueden pegar al papel (cuerda, bolitas de algodón, palitos, hilaza)

Qué hacer

Dele varios tipos de papel y materiales para escribir y hacer garabatos. No necesitan libros para colorear. Es bueno comenzar con crayones de cera. Los marcadores de agua son divertidos para el niño porque no hay que hacer demasiada presión para obtener un color brillante. Cubra la mesa con papel “de carnicero” para que su niño se dé gusto pintando a sus anchas.

  • Ponga periódicos o plástico sobre la mesa o el piso y péguele un pedazo de cartulina o papel grueso. Póngale un delantal al niño para que se divierta con las pinturas sin mancharse.
  • Dele retazos u otros objetos como hilaza, cuerda o bolitas de algodón para pegarle a sus dibujos (en cualquier patrón). Déjelo tocar las diferentes texturas y pídale que le hable sobre lo que siente.
  • Estas son algunas sugerencias para introducir al niño al arte:
    • No le diga qué debe dibujar o pintar.
    • No le “arregle” sus dibujos. El niño va a tener que practicar bastante antes de que usted pueda reconocer lo que ha dibujado. Pero dele rienda suelta a su creatividad. Invítelo a hablar con usted sobre lo que está creando y que identifique cada objeto en su dibujo.
    • Dele muchos materiales distintos con qué trabajar. Demuéstrele cómo trabajar con materiales nuevos.
    • Busque una actividad artística que esté al nivel adecuado para su niño y déjelo que haga la mayor parte del proyecto, tanto como sea posible.
    • Exhiba los trabajos de arte del niño en su casa. Señáleselos a las visitas que llegan a la casa cuando su niño los pueda escuchar elogiando su trabajo.

Letras por todos lados

Los niños que conocen bien los nombres y las figuras de las letras del abecedario cuando entran a la escuela generalmente se les hace más fácil aprender a leer.

Compartir el abecedario con los niños les ayuda a comenzar a aprender los nombres de las letras, a reconocer sus figuras y a relacionar las letras con los sonidos del idioma hablado.

Qué necesita

  • Un libro sobre el abecedario
  • Bloques con letras
  • Imanes en forma de letras
  • Papel, lápices, crayones y marcadores
  • Pegamento
  • Tijeras para niños

Qué hacer

Con su niño al lado, escriba las letras de su nombre en un papel y diga cada letra al escribirla. Haga un letrero con su nombre para su cuarto o algún otro lugar especial. Pídale que decore su letrero.

  • Enséñele cantitos sobre el abecedario y jueguen juegos de palabras que usan el abecedario. Algunos libros sobre el abecedario contienen cantos y juegos que se pueden aprender juntos.
  • Busque videos educativos, DVDs, CDs y programas de televisión como Plaza Sésamo que ofrecen actividades para que los niños se aprendan el abecedario. Vean estos programas juntos y rimen y canten juntos con el programa.
  • Ponga imanes en forma de letras sobre su refrigerador o en alguna otra superficie metálica que no sea peligrosa. Pida que el niño nombre las letras mientras juega con ellas y que diga las palabras que está intentando deletrear.
  • No importa donde se encuentre con su niño, señale las letras individuales en letreros, carteleras, volantes, recipientes, libros y revistas. Cuando cumpla 3 o 4 años, pida que busque y nombre algunas letras.
  • Anime a su niño a deletrear y escribir su nombre. Para muchos niños sus nombres son las primeras palabras que aprenden a escribir. Al principio su niño quizás sólo use una o dos letras de su nombre (por ejemplo, Emiliano, al que su familia lo conoce como Emi, sólo usa la letra M cuando “escribe” su nombre).
  • Haga una fila larga con los bloques de madera y pida que su niño diga el nombre de cada letra. Ayúdelo a usar los bloques para deletrear su nombre.
  • Dele una página de una revista vieja. Marque un círculo alrededor de una letra en la página y pídale que busque dónde más puede encontrar la misma letra.

¡A rimar!

Las rimas son una extensión de las destrezas del lenguaje de los niños. Al escuchar y decir rimas, junto con palabras y frases repetidas, su niño aprende sobre los sonidos del lenguaje y sobre las palabras. Las rimas emocionan a los niños al intentar adivinar lo que sigue, lo cual aumenta la diversión y la aventura de leer.

Las rimas ayudan a los niños a prestar atención a los sonidos de las palabras, lo cual es un paso importante al comenzar a leer.

Qué necesita

  • Libros con rimas, juegos de palabras o cantitos infantiles

Qué hacer

Jueguen con rimas o cantos que riman. Muchos cantos y juegos infantiles incluyen actividades como aplaudir, hacer que reboten pelotas o pasarse las pelotas.

  • Lea rimas infantiles con su niño. Al leer, deténgase un momento antes de leer la palabra que rima y pídale al niño que diga la palabra que sigue. Cuando lo haga bien, felicítelo.
  • Preste atención a las rimas en las canciones que conoce en el radio, la televisión o en reuniones familiares. Cante las canciones con su niño.
  • Cuando estén en casa, señale varios objetos y diga sus nombres en voz alta, por ejemplo, mesa. Pida que su niño diga cuantas palabras pueda que rimen con el nombre. Otras palabras que son fáciles de rimar son carro, gato, rana. Deje que su niño rime con palabras sin sentido que no existen pero que riman bien, tales como: gato—pato, rato, garabato, sato.
  • Diga tres palabras, tales como gato, pato y pollo y pida que si niño identifique cuáles palabras suenan igual, o sea que riman.
  • Si su niño tiene un nombre que es fácil de rimar, pida que busque palabras que riman con su nombre: Ana—lana, sana, rana.
  • Si tienen acceso a una computadora, anime a su niño a usarla para jugar juegos en rima.

Dime el sonido

Escuchar y decir los distintos sonidos de las palabras enseña a los niños que las palabras se componen de sonidos, lo cual les ayuda a relacionar los sonidos de una letra con su forma escrita. Esto resulta en una mejor preparación para la lectura.

Qué necesita

  • Una revista vieja
  • Un libro de rimas infantiles o juegos de palabras

Qué hacer

Al ayudar a su niño a prestar atención a los sonidos de las palabras, usted le puede prevenir problemas de lectura más adelante.

  • Diga cuatro palabras que comienzan con el mismo sonido, como barco, barba y balsa. Pídale al niño que identifique cual es el primer sonido de cada palabra, /b/. (Nota: Una letra señalada así, /b/, denota el sonido que la letra representa y no el nombre de la letra. O sea, “b,” no “bé.”)
  • Diga cuatro palabras como, carro, perro, pastel y pollo. Pídale que identifique la palabra que comienza con un sonido diferente.
  • Diga cuatro palabras como, balón, pelón, melón y turrón. Pídale que le diga cuál es el último sonido de cada palabra, /n/.
  • Dele una revista vieja. Siéntese con el niño y señale objetos en las ilustraciones. Pídale que diga los sonidos con los cuales comienzan los nombres de los objetos. Cambie el juego diciendo un sonido y pidiendo que el niño halle un objeto que comience con ese sonido.
  • Diviértanse jugando con trabalenguas como “Pablito clavó un clavito en la calva de un calvito,” u otras rimas sin sentido como “Tres Tristes Tigres,” u otras rimas modernas como las rimas del Dr. Seuss.
  • Al leer un cuento o una poesía, pida que el niño escuche y repita las palabras que comienzan con el mismo sonido. Luego pídale que piense un poco y diga otra palabra que comienza con el mismo sonido.
  • Ayúdelo a inventarse frases ridículas con muchas palabras que comienzan con el mismo sonido, como “Pati pateó el palito de la paleta.”

Junta los sonidos con las letras

Al relacionar sonidos con letras su niño aprende que las letras que ve en las palabras escritas representan los sonidos que dice al hablar. Este es un paso importante para comenzar a leer con éxito.

Aunque los niños pueden aprender a relacionar la mayoría de las palabras con los sonidos que representan, prepárese para darles bastante ayuda.

Qué necesita

  • Papel
  • Bolsa de papel

Qué hacer

Diga algunos sonidos de las letras, como /p/, /c/ y /t/ y pida que su niño escriba la letra que va con el sonido.

  • Al leerle a su niño, señale las letras que comienzan con la misma letra que su nombre: María y mañana, Lisa y limón, Sofía y sol. Pídale que busque otras palabras que comienzan con el mismo sonido.
  • Escriba letras sobre un papel y póngalas adentro de la bolsa de papel. Pida que su niño saque un pedazo de papel de la bolsa y diga el nombre de la letra y el sonido que representa. Entonces pídale que diga una palabra que comienza con ese sonido.
  • Siéntese a jugar “Veo, Veo, Veo” con su niño. Busque algo en el cuarto y diga, “Veo, veo, veo,” el niño contesta, “¿qué ves?” “Una cosita,” y el niño dice, “¿con qué letrecita?” “Con la letrecita, /m/. ¿Qué es?” Si quiere le puede dar pistas como, “Es roja, dulce y se come” (manzana). O “Se pone sobre la mesa antes de sacar los platos (mantel). Mi libro

A muchos niños en edad preescolar les gusta muchísimo hablar y tienen mucho que decir. Aunque la mayoría todavía no puede escribir palabras sin ayuda, les encanta dictar cuentos para que otros los escriban.

Qué necesita

  • Papel
  • Perforadora
  • Tijeras para niños
  • Lápiz, pluma y crayones
  • Hilaza, alambres, grapadora
  • Pegamento

Qué hacer

Hacer este libro le ayudará a su niño a desarrollar destrezas del lenguaje escrito y verbal y le dará mayor destreza.

  • Haga un librito con cinco o seis páginas. Su niño puede ayudarle a hacerle los agujeros a la orilla del papel e hilar la hilaza para juntar las hojas. También pueden armar el libro con alambre o lo pueden grapar.
  • En la primera página del libro escriba el nombre de su niño. Explíquele que este libro se tratará sobre él.
  • Hable con el niño sobre lo que va a dibujar en cada hoja. Mientras él habla, escriba en la hoja lo que dice. Estos son algunos ejemplos:
    —Otros miembros de mi familia
    —Mis juguetes favoritos
    —Mis libros favoritos
    —Mis amigos
    —Mi mascota
    —Mi vecindario
    —Mi casa (o mi cuarto)
  • Anime al niño a leerle su libro a otros miembros de la familia o a las visitas.

Matemáticas en acción

Los libros para leer y contar en voz alta o libros que contienen conceptos numéricos pueden apoyar el aprendizaje de las matemáticas.

Las matemáticas activas que tienen que ver con contar, medir y usar palabras sobre los números son una buena forma de presentar las matemáticas a su niño en edad preescolar.

Qué necesita

  • Bloques
  • Dados o dominós

Qué hacer

  • Hable sobre los números y use conceptos numéricos en su rutina diaria con el niño. Por ejemplo:
    • “Vamos a dividir la masa en dos partes para poder hacer galletitas ahora y guardar el resto en el congelador para hornear galletitas la próxima semana.”
    • “Vamos a colgar este cuadro seis pulgadas más alto que el librero de tu cuarto. Vamos a usar esta regla para medir.”
    • “¿Cuántos platos necesitamos en la mesa? Vamos a contar: Uno para Mamá, otro para Papá y otro para Julieta. ¿Cuántos platos son en total? ¡Tres! ¡Muy bien!”
  • Hable sobre los números más importantes para su niño: su edad, su dirección, su teléfono, su altura y su peso. Al enfocarse en estos números personales usted le ayuda a aprender conceptos matemáticos muy importantes como:
    • El tiempo (horas, días, meses, años; más viejo, más joven; ayer, hoy, mañana). A un niño pequeño le puede decir, “A las 2 nos vamos a tomar una siesta”. Cuando hace planes con un niño en edad preescolar, le puede señalar, “Ya solo faltan tres días para ir a visitar a la abuelita. Vamos a marcar el día con una X en el calendario para que nos acordemos en qué día nos vamos de viaje”.
    • Longitud (pulgadas, pies; más largo, más alto, más bajito): “Esta cinta está demasiado corta para el regalo de la Tía Susana. Vamos a cortar una cinta más larga.”
    • Peso (onzas, libras, gramos; más pesado, más ligero; cómo utilizar las pesas); “Ya pesas 30 libras. Casi no puedo levantar a un niño tan grande.”
    • Dónde viven (direcciones, teléfonos); “Estos números en la puerta de nuestro departamento son el 2-1-4. Vivimos en el departamento número 214.” O: “Cuando vas a jugar a la casa de Teresita, llévate esta notita. Es nuestro número de teléfono: 253-6711. Algún día te aprenderás el teléfono para que me puedas llamar cuando estés en la casa de tu amiguita.”
  • Dele oportunidades para aprender las matemáticas mientras juega. Por ejemplo:
    • Jugar con bloques le puede enseñar a clasificar objetos por color o por figura. Los bloques también le ayudan a aprender sobre dimensión, lo ancho, la altura y lo largo.
    • Jugar juegos donde tienen que llevar la cuenta de la puntuación, como tirar una pelota adentro de una canasta, le ayuda a contar. Enséñele a jugar con dados o dominós. Pídale que tire los dados y cuente los puntitos. Deje que tire los dados y trate de buscar pares.
    • Contar sus juguetes favoritos.

Usted y su hijo en edad de escuela primaria

Los primeros años de la escuela son la base para el éxito en la escuela y es cuando su niño aprenderá los fundamentos de la lectura, las matemáticas, y otras materias de las que dependerá el aprendizaje posterior.

Para garantizar que su niño emprenda el camino acertado hacia el aprendizaje, es importante que usted se involucre en la enseñanza de su niño. Antes que su niño comience sus estudios en escuela primaria, hay muchas actividades que usted puede realizar con él.

El camino hacia el éxito de su niño

Preguntas importantes

Antes que su niño comience la escuela, averigüe:

  • ¿Qué se enseña en kindergarten?
  • ¿Cuánto tiempo se dedica a enseñar a los niños el inglés, la lectura y la matemática?
  • ¿Qué pruebas usa la escuela para medir el progreso de su niño?
  • ¿Cómo saben los padres si los maestros están calificados para enseñar?
  • ¿Puede usted asistir a la orientación de kindergarten junto con su niño?
  • ¿Existe en la escuela un centro de familias?
  • ¿Cumple la escuela con los objetivos académicos establecidos por el estado?

Si la escuela a la que se le asignaría normalmente a su niño no está cumpliendo con los objetivos académicos del estado, su hijo puede tener derecho a cambiarse a otra escuela pública, incluida una escuela charter pública. También, si la escuela no está cumpliendo con los objetivos del estado, su hijo pudiera recibir instrucción individual gratis, y otros servicios de apoyo. Póngase en contacto con su distrito escolar para averiguar más sobre estas oportunidades.

La comunicación es fundamental

En la escuela, los maestros son sus aliados en la labor de ayudar a su niño a desarrollar. Deben mostrarse dispuestos a ayudar y reunirse con usted.

Es importante informarles a los maestros y al director sobre las necesidades particulares de su niño. Si el inglés es su segundo idioma, puede ser conveniente reunirse con el maestro de su niño. La escuela, además, puede proporcionarle materiales en español. Usted tiene la responsabilidad de participar activamente en la enseñanza de su niño; cuanto más presencia tenga usted en la misma y en la escuela, mayor probabilidad de triunfar tendrá su niño.

Apoyar a su niño en la escuela primaria

Puede realizar varias actividades para apoyar el progreso de su niño a lo largo de la escuela primaria. Lea junto con su niño, use la biblioteca local e Internet, y encárguese de que su niño haga su tarea escolar. Fíjese en el tiempo que su niño ve la televisión, usa la computadora o hace juegos de video. También dé a su niño la oportunidad de ser responsable y de trabajar por sí mismo. Lo más importante es escuchar bien lo que su niño dice, y hable con él en cada oportunidad que tenga. Según muestran los estudios, los niños que hablan con los adultos durante su vida no sólo son estudiantes más destacados, sino que también son personas más sanas y felices.

Ser defensor de su niño

Póngase en contacto con los maestros de su niño al principio y durante todo el año escolar. Muéstreles que usted tiene interés, y pida comunicarse con ellos. Pídale al director de escuela, o al coordinador de padres, materiales bilingües para ayudar a hacerlo. Averigüe los objetivos que tienen los maestros para su niño. A cada nivel de grado, los objetivos que usted y los maestros tienen para su niño sufrirán un cambio.

Si usted nota una modificación en el comportamiento o en el desempeño académico de su niño, comuníquese inmediatamente con los maestros. Si su niño tiene dificultades para llevarse bien con los otros niños, llame por teléfono a la escuela. Esto le permite averiguar si existe un problema en la escuela y atenderlo antes de que se agudice. Sea persistente; si no recibe una respuesta adecuada, debe considerar reunirse con los maestros y el orientador, y el director todos juntos.

También debe llamar a los maestros si su niño no entiende una tarea, requiere ayuda adicional o se siente incómodo con cualquier situación.

En las consultas entre padres y maestros, esté preparado para escuchar y hablar. Puede ser útil escribir sus preguntas con anterioridad a la cita.

Esto es todo por hoy, gracias por su participación, les esperamos el próximo miércoles a las 11:00 de la mañana para juntos….

¡APRENDER Y CRECER!

Recursos

Para obtener mayor información del Departamento de Educación de EEUU, llame al 1-800 USA-LEARN o visite www.ed.gov

Para aprender más sobre temas relacionados a la educación se recomienda consultar GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de Estados Unidos en español, que forma parte de la Administración de Servicios Generales (GSA) de EE. UU.

http://www2.ed.gov/espanol/parents/academic/preescolar/part_pg8.html

 

Programa 154: De regreso a la escuela

Miércoles 13 de agosto de 2014
Programas # 154
Bienvenidos a su programa
APOYANDO FAMILIAS – APRENDIENDO JUNTOS

De regreso a la escuela

Nuestros facilitadores: Lupita Montoto, Ricardo Serrano, Shelene y su servidora, Romilia Schlueter

Participe en el programa llamando al 321-1480 – enviando un mensaje de texto al 60193.

Escucha: 

De regreso a clases: seguridad ante todo

Sea que esté ocupado con la lista de útiles escolares o las vacunas de sus hijos, no olvide hablar sobre la seguridad de sus hijos en la escuela con ellos mismos.

En esta época agitada con el inicio del año escolar, use estos consejos para mantener la seguridad de sus hijos y prevenirles accidentes en la escuela:

Revise la información básica sobre la seguridad en la calle
Ya sea que sus hijos tomen el bus a la escuela o usted los lleve a clases, asegúrese de revisar las directrices básicas sobre cómo cruzar la calle con seguridad. Recuerde a sus hijos que sólo deben cruzar la calle por los cruces peatonales y es importante mirar a ambos lados antes de cruzar. Si hay un guardia de tránsito en el cruce, asegúrese de seguir sus instrucciones.

Evite accidentes en el patio de recreo
A todo niño le encanta correr durante el recreo, pero en los patios de recreo pueden ocurrir muchos accidentes y lesiones. Para proteger a su hijo, asegúrese de remover los cordones y otras tiras colgando de su ropa que pueden enredarse fácilmente y provocar una estrangulación. Los niños deben estar siempre bajo supervisión en el patio de recreo. Si tiene dudas consulte con su escuela y el maestro de su hijo.

Utilice el equipo deportivo adecuado para evitar lesiones
Si sus hijos practican deportes durante el año escolar, asegúrese de que cuenten con el equipo adecuado para evitar lesiones, especialmente conmociones cerebrales. Aunque no hay problema en comprar equipos usados, como palos de lacrosse o hockey, invierta en un casco de buena calidad. En el caso de un casco usado, tenga en cuenta que el relleno protector puede estar dañado. Asegúrese de poder reconocer los síntomas de una conmoción cerebral y aprender cómo prevenir otras lesiones deportivas comunes como torceduras o tirones musculares.

Una conmoción cerebral es la forma más leve de traumatismo cerebral. Técnicamente, una conmoción cerebral es una pérdida breve de la función normal del cerebro como respuesta a una lesión en la cabeza, pero la gente usa el término para describir cualquier lesión menor en la cabeza o el cerebro. Es un tipo común de lesión deportiva. También puede sufrir una conmoción cerebral por un golpe en la cabeza o después de una caída.

Después de una conmoción cerebral, puede que tenga dolor de cabeza o de cuello. También puede sentir nausea, zumbido en los oídos, mareos o cansancio. Puede que se sienta aturdido por días o semanas luego de la lesión. Consulte con su médico si nota que los síntomas empeoran o si tiene síntomas más severos como convulsiones o dificultad al caminar o para dormir.

NIH: Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares

Hable con sus hijos acerca del acoso escolar
Nadie se siente seguro en la escuela si es acosado o intimidado por otros niños que pueden abusar en persona o por Internet (ciberacoso, por su traducción de cyberbullying). Hable con sus hijos sobre la intimidación y enséñeles a reportar cualquier caso de acoso escolar que vean, incluso si se trata del caso de otro niño o compañero.

[preguntar a la audiencia si quieren que hagamos un programa sobre la intimidación]

Lista de puntos importantes para el regreso a la escuela – preguntas y consejos para los padres, las escuelas y la comunidad

El plan de estudios y el rendimiento académico

  • ¿Tiene la escuela de su hijo una misión académica presentada en forma escrita que sirva para guiar la conducta de los adultos así como de los estudiantes? ¿Establece la escuela criterios académicos de alto nivel para los estudiantes y recalca que ellos siempre deben ir superándose a lo largo de los años?
  • ¿Tiene el distrito escolar directrices establecidas en forma escrita sobre la cantidad de tarea escolar que se debe asignar en cada grado?
  • ¿Cuántos estudiantes de la escuela están desempeñándose al nivel correspondiente a su grado (competente) ya sea en lectura o en matemáticas? ¿Cuántos están desempeñándose al nivel correspondiente a su grado en ambas materias?
  • ¿Cómo se compara el nivel de rendimiento de la escuela con los niveles de rendimiento de todo el distrito y todo el estado?
  • ¿Los puntajes obtenidos por los estudiantes en los exámenes van subiendo o bajando en relación con el año anterior? ¿Ha aumentado o disminuido el porcentaje de estudiantes que ha logrado ser competente?
  • ¿Cuántos estudiantes de educación especial, de grupos minoritarios, de limitado dominio del inglés, o económicamente desfavorecidos están desempeñándose al nivel correspondiente a su grado ya sea en lectura o matemáticas? ¿Cómo se compara esta estadística con los niveles en todo el distrito y el estado? ¿Los puntajes en los exámenes van subiendo o bajando en relación con el año anterior?

Ayuda para los padres y los estudiantes

  • ¿Recibe usted información de la escuela de su hijo? ¿Se envían folletos, informes sobre el progreso y otras formas de información con regularidad a su casa con su hijo, por correo o por correo electrónico de la escuela o el distrito? ¿Puede usted disponer de esta información en Internet? ¿Es detallada pero también fácil de entender?
  • ¿La escuela informa a los padres cuando su hijo se está quedando atrás académicamente? ¿La escuela pone a disposición de los padres y la comunidad información sobre el desempeño de los estudiantes?
  • ¿La escuela ofrece instrucción en la tarde, en fin de semana y durante las vacaciones de verano para los estudiantes que necesitan ayuda adicional en lectura/expresión oral y escrita o matemática?
  • ¿La escuela acoge la participación de los padres y facilita su participación? ¿Se programan reuniones entre padres y maestros con regularidad?
  • ¿La escuela realiza encuestas en forma periódica para determinar si usted está satisfecho con los maestros, la administración y los programas de su hijo?
  • ¿La escuela ofrece intérpretes para los padres que no hablan inglés? ¿Da información en más de una lengua?
  • ¿El distrito informa a los padres sobre las alternativas y opciones disponibles con la Ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás?

De acuerdo a la Ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás, los padres de hijos matriculados en una escuela benefician de fondos concedidos por el Título I. Si no han hecho progreso anual adecuado en lectura/expresión oral y escrita o matemáticas por dos años consecutivos pueden trasladarlos a otra escuela pública o escuela charter pública dentro de su distrito. Póngase en contacto con su respectivo distrito escolar para informarse sobre el plan de libre elección de escuela que le corresponde y para averiguar si su hijo cuenta o no con la oportunidad de asistir a una escuela que satisfaga mejor sus necesidades.

Al tercer año consecutivo de rendimiento deficiente, el distrito debe ofrecer servicios suplementarios gratuitos, tales como tutoría o instrucción después de las horas de clase, a los estudiantes económicamente desfavorecidos. Póngase en contacto con su distrito escolar para averiguar si su hijo es apto para estos servicios o para recibir una lista de proveedores aprobados de servicios suplementarios.

[Esta puede ser información para el programa “Qué pasa en nuestras escuelas.”]

Capacitación y calidad de maestros

  • ¿El maestro de su hijo tiene un título universitario en la materia que enseña? ¿Cuántos maestros de la escuela de su hijo cumplen con los criterios de Maestros Altamente Calificados requeridos por la Ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás? ¿Cuántos maestros sólo tienen título de emergencia? ¿La escuela informa a los padres sobre la calidad y el título o formación profesional de sus maestros?

De acuerdo a la ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás, maestro altamente calificado se entiende por una persona que tenga un título universitario, certificación estatal y competencia acreditada, según ésta sea definida por el respectivo estado en cada materia académica básica que el maestro enseña.

  • ¿Tiene el distrito un plan de reglamento para evaluar al personal docente, incluyendo incentivos, para garantizar que todos los salones de clase cuenten con un maestro altamente calificado?
  • ¿Tiene el distrito una política destinada a alentar a profesionales calificados de otros ámbitos profesionales a ser maestros de escuela?
  • Si un maestro no está cumpliendo bien su función, ¿qué procedimiento se ha establecido para su recapacitación, para destinarlo a otro lugar o reemplazarlo? Por lo regular, ¿cuánto tiempo tarda el proceso?
  • ¿Qué porcentaje del presupuesto de la escuela se gasta en el salón de clase, incluyendo los sueldos de los maestros, los libros y los útiles de escuela? ¿Cuánto se gasta en la administración y los gastos de operación?

Disciplina del estudiante

  • ¿Existe una política explícita de disciplina del estudiante? ¿Cómo informa la escuela a los padres cuando su hijo se ha portado mal y se ha castigado con aislamiento después de las horas de clase, ha sido suspendido de las clases o expulsado de la escuela?
  • ¿Existe una lista de reglas disciplinarias para los padres, los maestros, así como para los estudiantes?
  • ¿La escuela sigue de cerca la asistencia? ¿Cuáles son los castigos para las faltas a la clase sin justificación válida?
  • ¿Cuántos incidentes de violencia, vandalismo o abuso de sustancias ocurrieron en el predio de la escuela durante el año pasado? ¿Cómo se compara ese dato con el promedio de todo el distrito y el estado?
  • ¿Se ha identificado la escuela como una “escuela con peligros persistentes”?

Un estudiante que asiste a una “escuela con peligros persistentes”, tal como ésta ha sido definida por cada estado, es apto para las opciones de libre elección de escuela pública de acuerdo a la Ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás, al igual que cualquier estudiante que haya sido víctima de un crimen violento en el predio de su escuela.

Protegiendo el medioambiente en el regreso a la escuela

Los estudiantes, los padres y los maestros pueden hacer la diferencia para reducir los desechos de la escuela. Al practicar las “tres erres” de la reducción de desechos: reducir, reusar y reciclar; todos podemos contribuir con nuestra parte.

Antes de comenzar el nuevo año escolar, revisa tus útiles escolares viejos. Muchos de los útiles del año pasado pueden reusarse o reciclarse.

Recicla los papeles que no quieras y re-usa las carpetas y los legajos viejos. Las hojas de papel que estén escritos por un lado solamente pueden volver a usarse; puedes cortarlos y volver a graparlos para hacer cuadernos.

Muchas escuelas re-usan los libros de texto para ahorrar dinero y reducir el desperdicio. Comparte tus libros usados con amigos, parientes o estudiantes de grados inferiores.

Haz una lista antes de comprar tus útiles escolares, te ayudará a recordar qué deseabas comprar y limitar tus impulsos de compra. Cuando se tiene un plan es más fácil realizarlo.

¡Compra inteligentemente! Compra y usa una variedad amplia de útiles hechos de productos reciclados, como lápices hechos de pantalones de mezclilla viejos; carpetas hechas de cajas viejas de embarque. Muchos tipos de productos de papel reciclado contienen un porcentaje de desechos posteriores al consumidor. También puedes re-usar  artículos como bolígrafos recargables, baterías recargables y pedazos de papel para notas.

Compra cosas usadas en tiendas de segunda mano. Ésta es una manera económica de obtener mercancía variada, y las modas retro siempre vuelven a ponerse de moda.

Los desechos de empaques componen más del 30 por ciento de todos los desperdicios que se generan cada año. Usa útiles escolares que vengan envueltos con un mínimo de empaque; usa productos compactos o concentrados; o compra productos que vengan en tamaños de mayoreo.

Guarda empaques, papel de colores, cartones de huevos y otros artículos para los proyectos de artes y manualidades. Busca maneras de reducir la cantidad de empaques que tiras a la basura y recicla.

Forra los libros de texto con bolsas recortadas de papel de las compras o del supermercado ayuda a reducir el desperdicio y mantén los libros en buenas condiciones. Sé creativo—usa marcadores o lápices de colores para dar a los forros un toque único y diseños ingeniosos. Las bolsas de papel del mercado y los periódicos también son perfectos para envolver paquetes.

Usa productos, tintas y materiales de arte que no sean tóxicos, como tintas con base vegetal, cinta blanca en lugar de pasta para borrar, y pinturas con base de agua, y baterías con menos mercurio.

Usa y mantén productos duraderos, o los que tengan garantías de por vida. Las mochilas y los cuadernos resistentes pueden usarse durante muchos años, lo que ayuda a reducir la cantidad de artículos dañados que tiramos cada año.

Mantén los artículos recién comprados. Los estudiantes con frecuencia pierden los artículos pequeños como los bolígrafos y los lápices. Haz un esfuerzo consiente para poner los útiles escolares en un lugar seguro cada día. Esto no sólo reducirá los desperdicios sino que te ahorrará un dolor de cabeza si pierdes algo importante.

Si llevas tu almuerzo a la escuela, empácalo en recipientes reusables en lugar de desechables, y llévalo en bolsas de tela o plástico reusables. Lleva las bebidas en termos de agua en lugar de en botellas o recipientes desechables.

Si compras tu almuerzo, toma y usa sólo lo que necesites: una servilleta, un paquete de salsa kétchup, un paquete de sal y uno de pimienta, un juego de cubiertos. Recuerda reciclar las latas y botellas, y separar la basura si la escuela tiene recipientes separados.

Toma el transporte público para ir a la escuela. Pero si conduces, comparte los viajes con un amigo (o dos). Ambos ayudarán a evitar el desperdicio de combustible, a reducir la contaminación del aire y a reducir el tráfico en la comunidad.

Pon llantas duraderas y de alta calidad en tu automóvil y bicicleta. Asegúrate de mantener las llantas infladas al calibre correcto.

Pide prestadas o alquila las decoraciones y los suministros para las fiestas, bailes y fiestas de graduación. Si compras estos suministros, trata de adoptar un tema que pueda usarse de un año al otro, así podrás volver a usar las decoraciones y los suministros. El teatro de la escuela o la clase de actuación es un lugar perfecto para comenzar a buscar accesorios y decoraciones.

¡Compártelo! Comparte el mensaje de “comprar inteligentemente” con tu familia, amigos y compañeros de escuela. Desperdicia menos reduciendo, reusando y reciclando. Ofrécete como voluntario del club del medioambiente, u organiza uno si no existe, o un proyecto de reciclaje en tu escuela.

Trabaja con tus maestros y amigos para encontrar maneras de exhortar a todos en tu comunidad a hacer la reducción de desperdicios una parte de sus vidas cotidianas. También puedes buscar maneras diferentes de hacer tu escuela más libre de desperdicios, como iniciando un proyecto de abono orgánico o pide un día en la clase de arte para usar cosas que normalmente se hubieran tirado a la basura.

Prepárate para el próximo año escolar haciendo las decoraciones para los armarios con discos compactos viejos. Decóralos con pintura, calcomanías, piedras de colores o fotografías; adhiéreles cinta de imán en la parte posterior; y embellece tu armario. Otra gran manera de decorar los armarios escolares: fotografías de revistas viejas que se hubieran tirado a la basura.

No seas tímido; dile a los gerentes de tus tiendas favoritas que tú y tus amigos están interesados en ver más “productos verdes” (los que no son nocivos para el ambiente) en los anaqueles. Dile a tus maestros que deseas que se dedique tiempo a aprender más acerca de lo que tú y tus compañeros de clase pueden hacer por el medio ambiente.

El regreso a clases es también para los padres

Las escuelas para adultos ofrecen certificaciones para ayudar a encontrar un mejor trabajo

Agosto es el mes en el que muchos padres de familia en todo el país se preparan para el regreso a clases de sus hijos. Y también cuando aprovechan para actualizar las inmunizaciones de sus hijos y comprarles los útiles que necesitan para tener éxito en la escuela.

Pero en el apuro de preparar a los pequeños para el año escolar los padres olvidan que ellos también podrían regresar a la escuela. El gobierno federal ofrece muchos programas accesibles de clases para adultos en este país.

La mayoría de las clases son gratis y se ofrecen en centros comunitarios, escuelas públicas y colegios comunitarios. Los programas de educación para adultos del Gobierno incluyen:

  • Preparación para el GED. Un diploma de educación es clave para obtener un mejor empleo. Los programas de educación para adultos preparan a los estudiantes para pasar el GED, una certificación equivalente al diploma tradicional de high school. Los estudiantes aprenden materias básicas como álgebra, física, civismo e historia. Es un programa ideal para personas que necesitan terminar este nivel de educación para obtener un mejor trabajo. Se puede encontrar un centro para tomar el GED (General Education Development) usando el código postal.Omega School: 835 W. Badger Rd. Madison, WI 53713   (608) 256-4650
  • Clases de inglés. Estas clases están diseñadas para adultos que desean aprender a hablar, leer y escribir en inglés. Hay clases para principiantes pero también para personas que simplemente buscan mejorar sus habilidades del idioma. Debido a que hay varios niveles, los estudiantes toman un examen para determinar en qué nivel pueden comenzar. Las clases tienen un ambiente internacional ya que hay estudiantes de muchos países. Los horarios tienden a ser flexibles para ajustarse a los horarios de las personas que trabajan y que tienen familia.

[Preguntar a la audiencia sobre sus experiencias recibiendo clases de inglés en Madison, WI]

CMC: 1862 Beld St, Madison, WI 53713 (608) 661-3512

Literacy Network: 1118 S Park St, Madison, WI 53715   (608) 244-3911

  • Capacitación técnica. Los programas de clases para adultos también incluyen capacitación técnica de trabajo y certificaciones en varias áreas. Los estudiantes pueden tomar clases de computación, plomería, administración, electrónica, mecánica, enfermería y carpintería, entre otras cosas. Muchas de estas clases son desarrolladas en conjunto con los empleadores de la localidad para que así los estudiantes tengan las habilidades que necesitan para obtener los trabajos disponibles en el lugar donde viven.

Bridge Lake Point Waunona Neighborhood Center: 1917 Lake Point Dr, Madison, WI 53713 (608) 441-6991

Orientación general y asistencia para discapacitados. Las escuelas de educación de adultos cuentan con asesores para orientar a los estudiantes sobre qué clases tomar y cuáles certificaciones les podrían ayudar a conseguir un mejor trabajo. Además cuentan con herramientas para asistir a personas con discapacidades y ayudarles a tener acceso a las clases.

Esto es todo por hoy, gracias por su participación, les esperamos el próximo miércoles a las 11:00 de la mañana para juntos….

¡APRENDER Y CRECER!

Recursos

Para obtener mayor información del Departamento de Educación de EEUU, llame al 1-800 USA-LEARN o visite www.ed.gov

Ley: Qué Ningún Niño se Quede Atrás – Junio de 2003:

http://www2.ed.gov/print/espanol/parents/academic/involve/nclbguide/letter.html

Estimado padre:

El 8 de enero, fecha en que la Ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás entró en vigor, iniciamos una nueva era en la historia de la educación en nuestro país. Demócratas y Republicanos en el Congreso se unieron al Presidente Bush en un histórico acuerdo de mejorar las oportunidades en la educación para todos los alumnos de los Estados Unidos.

La responsabilidad, el control local y la flexibilidad, nuevas opciones para los padres, y un nivel récord de fondos destinados a lo que funciona, constituyen ahora los pilares que sustentan nuestro sistema de educación. Si su hijo no está aprendiendo, usted sabrá por qué. Si su escuela no se está desempeñando bien, usted contará con nuevas opciones y la escuela recibirá ayuda adicional. Estamos comprometidos con usted, y con todos los norteamericanos, a que todos los alumnos en los Estados Unidos–sin importar su carácter étnico, su nivel de ingreso económico, ni su origen–alcancen un alto nivel académico.

Que Ningún Niño Se Quede Atrás fija la atención en la instrucción y los métodos cuya eficacia ha sido comprobada. Con esta ley, se invierte cada año mil millones de dólares para garantizar que todo niño aprenda a leer antes de terminar el tercer grado. Y la ley proporciona los recursos necesarios para la reforma y un grado de flexibilidad sin precedentes de modo que los estados y las comunidades locales puedan lograr cumplir con su deber.

Todo el personal del Departamento de Educación se está empeñando conjuntamente con los líderes estatales y locales para poner en práctica las reformas de la Ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás. Ya se está viendo gran progreso. Desde los centros urbanos hasta las zonas rurales escasamente pobladas y todos los puntos intermedios, estamos avanzando hacia nuestro objetivo común de hacer que cada escuela pública en los Estados Unidos sea un lugar de altas expectativas y de alto rendimiento académico.

Esta guía tiene como propósito darle información sobre la Ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás. Resume las disposiciones principales de la ley, responde a las preguntas más comunes, y da información sobre dónde se pueden encontrar recursos adicionales. Le invito a compartirla con su familia, sus amigos y sus vecinos.

El Presidente Bush y yo creemos en la brillante esperanza de su hijo o hija. A medida que vamos avanzando, nuestra misión es clara: un país en el que todos los niños reciban una educación y ningún niño se quede atrás.

Rod Paige
Secretario de Educación

 

Programa 153: ¡Hazte Cargo de tu salud!

 Miércoles 6 de agosto de 2014
Programas # 153
Bienvenidos a su programa
APOYANDO FAMILIAS – APRENDIENDO JUNTOS

¡Hazte Cargo de tu salud!

Nuestros facilitadores: Lupita Montoto, Ricardo——– y su servidora, Romilia Schlueter

Participe en el programa llamando al 321-1480 – enviando un mensaje de texto al 60193.

Escucha las primera partes:

Las segunda partes:

A medida que pasan los años, comienzas a tomar tus propias decisiones sobre muchas cosas que son importantes para ti.  Escoges qué  ponerte, qué tipo de música te gusta y con qué amigos quieres pasar el tiempo.  ¿Estás listo también para hacerte cargo de las decisiones que afectan tu salud?

Aproximadamente uno de cada tres preadolescentes y adolescentes tiene sobrepeso o es obeso.  Sin embargo, los pequeños cambios en lo que haces y en lo que comes pueden ayudarte a mantenerte sano.

¡Hazte cargo de tu salud! Guía para jóvenesAF1

No lo hagas porque “se supone que tienes que hacerlo”.

¡Hazlo por hacerte cargo de tu salud!

Conoce cómo funciona tu cuerpo

Piensa en los alimentos como la energía que ayuda a cargar tus baterías para el día. Durante todo el día, utilizas la energía de esas baterías para pensar y moverte, así que necesitas comer a intervalos regulares para mantener este nivel de energía. Esto se llama “equilibrio de energía”, porque necesitas equilibrar la comida (la energía que consumes) con la actividad (la energía que quemas).

¿Cuánta energía necesita tu cuerpo?

Ya habrás escuchado sobre las calorías, que miden la cantidad de energía que existe en un alimento determinado. No hay un número de calorías “correcto” que funcione para cada persona. El número de calorías que necesitas depende de si eres una chica o un chico, depende de tu edad y de qué tan activo eres (lo cual puede variar de día en día).

¿Debes hacer una dieta?

Puede que el hacer dietas no sea lo más sensato. Muchos adolescentes intentan bajar de peso comiendo muy poco, no comiendo, saltándose comidas y eliminando grupos de alimentos completamente, como los carbohidratos. Estos métodos pueden dejar de lado alimentos importantes que necesita tu cuerpo. De hecho, las dietas no saludables pueden hacer que subas más de peso, porque con frecuencia llevan a un ciclo en el que comes muy poco y después comes demasiado porque tienes hambre.

Otras tácticas para bajar de peso como el fumar, el hacerse vomitar o el uso de pastillas para adelgazar o laxantes (medicamentos que ayudan a las personas a defecar) también pueden llevar a problemas de salud

Comer saludable y tener actividad física puede ayudarte a…

  • Tener mejor rendimiento en la escuela.
  • Tener amigos que comparten tus intereses de baile, deportes y otras actividades.
  • Tonificar y fortalecer los músculos.
  • Mejorar tu estado de ánimo.

Recarga tus baterías con una alimentación saludable

La alimentación saludable incluye el tomar control de la cantidad y el tipo de comidas que comes. Esta sección tiene información que te ayudará a:

  • Controlar tus porciones de alimentos.
  • Cargar tus baterías con alimentos de alta energía.
  • Evitar pizza, dulces y comidas rápidas.
  • Mantenerte con energía todo el día.

Controla tus porciones alimenticias.

Una porción es la cantidad de uno de los alimentos que se consume en un momento determinado. Muchas personas comen porciones más abundantes que lo que necesitan, en especial cuando comen fuera de casa.

Las comidas listas para llevar (de un restaurante, de una tienda de abarrotes o de un evento escolar) pueden tener porciones aún más grandes que lo que necesitas.

Al comer en casa:

  • Saca una porción del paquete y sírvetela en un plato en lugar de comerla directamente de una caja o de una bolsa.
  • Evita comer mirando televisión o mientras estás ocupado haciendo otras actividades. Es fácil perder la cuenta de la cantidad que comes mientras haces otras cosas.
  • Come lentamente para que tu cerebro reciba el mensaje de que tu estómago está lleno. Tu cerebro necesita unos veinte minutos antes de recibir el mensaje.
  • Piensa dos veces antes de servirte otra vez. ¿Tienes hambre todavía o simplemente te estás sirviendo más porque la comida tiene buen sabor?
  • Trata de no comer bocadillos después de cenar.

Al comer fuera de casa:

  • Pide algo pequeño. Intenta comer la mitad de una porción o un aperitivo saludable, como el humus (pasta de garbanzos) con pan de pita de trigo entero o pollo a la parrilla. Si pides una comida grande, llévate la mitad a casa o compártela con alguien más sentado a la mesa.
  • Limita la cantidad de “comida rápida” que comes. Cuando compres “comida rápida”, di “no gracias” a las opciones de tamaño extra grande o tamaño especial, como aquellas especiales que venden con papas fritas y gaseosas (sodas).

¿Sabías que?

Un solo plato de “comida rápida” (fast food) de tamaño extra grande puede tener más calorías que lo que deberías comer un día entero. Y cuando a las personas se les sirve más comida, comen más— aun cuando no la necesitan. Esto puede resultar en aumento de peso.

Visita el sitio web de “MiPlato” en la sección de Recursos para saber más sobre los distintos grupos alimentarios y para planificar comidas que satisfagan tus gustos y necesidades.

Recarga tus baterías con alimentos de alta energía.

La alimentación sana no se trata solo de la cantidad de alimentos que comes. Necesitas asegurarte de que comes el tipo de alimentos que necesita tu cuerpo. Trata de comer comidas que incluyan frutas, verduras, productos integrales, proteínas bajas grasa y productos lácteos. A continuación encontrarás más información, y al final de esta guía también puedes ver la hoja desprendible para planificar comidas.

Frutas y verduras
Sírvete la mitad del plato con frutas y verduras. Las verduras de color verde oscuro, rojo y de color naranja, en particular, tienen altos niveles del tipo de nutrientes que necesitas, como por ejemplo la vitamina C, calcio y la fibra. Los nutrientes—como son las vitaminas, los minerales y la fibra dietética—nutren al cuerpo, dándole lo que necesita para ser saludable. Agregarle espinaca o lechuga y tomate a tu sándwich es una manera fácil de incluir verduras en tu comida.

Granos
Opta por comer granos integrales, como por ejemplo pan o tortillas integrales, arroz integral, avena y enchiladas de multigrano.

Proteínas
Cárgate de energía con carnes sin grasas, como pavo en un sándwich o pollo, marisco, huevos, frijoles, nueces sin sal, tofu y otros alimentos ricos en proteínas.

Alimentos lácteos
Forma huesos fuertes con productos lácteos sin grasa o bajos en grasa. Si tu cuerpo no puede digerir la lactosa (el azúcar en la leche que produce dolor de estómago en algunas personas), opta por leche de soya o leche de arroz y yogur bajo en grasa.

Pon un límite a las pizzas, los postres, las “comidas rápidas” y las gaseosas.

No tienes que dejar de comer todas estas cosas, pero comerlas en menores cantidades puede ayudarte a mantener un peso saludable. La pizza, los postres, la “comida rápida” y las gaseosas contienen mucha azúcar agregada, grasas sólidas y sodio. Un plan sano de alimentación tiene un bajo contenido de estos aditivos.

Azúcar agregada
Muchos alimentos, en especial las frutas, son naturalmente dulces. Otros alimentos, como las galletas dulces, los pasteles (o tortas) y los mini pasteles de chocolate llevan azúcar agregada para hacer que tengan mejor sabor. El azúcar agrega calorías pero no nutrientes como por ejemplo, las vitaminas que ayudan a tu cuerpo crecer y a funcionar bien.

Grasas sólidas
La grasa es importante. Le ayuda a tu cuerpo a crecer y desarrollarse. Es una fuente de energía. Y mantiene tu piel y cabello sano. Pero algunas grasas son mejores que otras.

Grasas sólidas son aquellas que son sólidas a temperatura ambiente, como la mantequilla, la margarina en barra, la manteca vegetal y la manteca de cerdo. Estas a menudo contienen grasas saturadas y grasas trans, que son de altas calorías y no son sanas para el corazón. Trata de evitar alimentos como los pasteles, las galletas dulces, las pizzas y las papas fritas que frecuencia menudo contienen mucha grasa sólida.

¿Sabías que?

¡No todas las grasas son poco saludables! Algunas grasas son saludables—siempre y cuando no las comas en grandes cantidades. Trata de comer una cantidad moderada de los siguientes alimentos que tienen grasas más saludables:

  • Los aceites de oliva, de canola, de alazor, de girasol y de soya
  • El pescado, como el atún, el salmón y la trucha

Sodio
Tu cuerpo necesita una pequeña cantidad de sodio (que principalmente se encuentra en la sal). Pero comer mucho sodio puede elevar tu presión arterial, el cual es poco saludable para el corazón y para el cuerpo en general.

Los alimentos procesados, aquellos que vienen enlatados, congelados o empaquetados, seguido contienen mucho sodio. Los alimentos frescos no tienen sodio, pero a menudo cuestan más. Si puedes afrontar el gasto, come alimentos frescos y prepara tus propias comidas con poca sal. Si consumes comidas empaquetadas, mira la cantidad de sodio que aparece en la etiqueta de los Datos de Nutrición (Lee la sección titulada “¿Qué significan todos estos números?”. Lava las verduras enlatadas para sacarles el exceso de sal.

Intenta comer menos de 2,300 mg de sodio al día. Esta cantidad es equivalente a una cucharadita e incluye sal que ya viene en los alimentos preparados, como también la sal que le agregas cuando cocinas o te sirves la comida.

Tu doctor sabe más sobre tus necesidades especiales, así que no tengas duda en preguntarle cuánto sodio deberías comer.

COME BOCADILLOS SANOS

  • Manzanas, fresas o uvas frescas
  • Una bolsa pequeña con zanahorias
  • Yogur bajo en grasa o sin grasa
  • Queso en tiras bajo en grasa
  • Mantequilla de cacahuate en galletas integrales

COME SANAMENTE SIN TENER QUE GASTAR DEMASIADO DINERO

Intenta con estos consejos:

  • Ayúdales a tus padres a comprar productos económicos de marca genérica, como panes integrales, pastas y otros productos saludables.
  • Come en casa cuando te sea posible.
  • Empaca una comida o un almuerzo y bocadillos sanos para que no tengas que gastar dinero en comida cuando salgas.
  • Lleva contigo una botella de agua. Rellénala en una fuente de agua cuando sea necesario.

¿Qué significan todos estos números?

Cuando lees la etiqueta de un alimento, presta especial atención a

El tamaño de la porción. Mira la cantidad de comida que hay en una porción. ¿Comes más o menos que eso? La línea que indica “porciones por envase” te indica el número de porciones que vienen en ese paquete de comida.

Calorías y otros nutrientes. Recuerda que el número de calorías y otros nutrientes que aparecen en la etiqueta es solamente de una porción. Los paquetes de comida con frecuencia contienen más de una porción.

Calorías y otros nutrientes. Recuerda que el número de calorías y otros nutrientes que aparecen en la etiqueta es solamente de una porción. Los paquetes de comida con frecuencia contienen más de una porción.

Porcentaje del valor diario (DV). Mira cuánto de la cantidad diaria recomendada de un nutriente (Percent Daily Value) (% DV) hay en una porción de comida. En la mayoría de los casos, 5% del DV o menos se considera un valor bajo, y 20% DV o más un valor alto. Por ejemplo, esta etiqueta muestra que la comida tiene 15% del calcio que necesitas comer en un día. Podemos considerar que este alimento tiene un alto nivel de calcio. Pero, cabe notar, que también tiene un alto nivel de sodio (28%).

Mantente con energía todo el día.

Saltarse las comidas puede conducir a un aumento de peso. Sigue estos consejos para mantener un peso sano:

  • Toma desayuno todos los días. Esto hace andar tu cuerpo. Puedes tomar algo de paso, como un pedazo de fruta y una rebanada de pan integral.
  • Empaca tu comida o almuerzo los días que tienes que ir a la escuela. Si empacas tu comida o almuerzo, puedes controlar las porciones y asegurarte de que tu comida es sana.
  • Come bocadillos sanos y trata de no saltarte las comidas. Lee las ideas que se ofrecen en el párrafo “Come bocadillos sanos“.
  • Cena con tu familia. Cuando cenes con tu familia, tienes más probabilidades de comer una comida sana y puedes darte el tiempo para ponerte al día con el resto de la familia.
  • Participa en la compra de alimentos y en la planificación de las comidas en casa. Si participas, puedes asegurarte de que las comidas sean sanas y tengan buen sabor.

·         ¿SABÍAS QUE?

  • Los adolescentes que toman desayuno pueden tener mejor rendimiento en la escuela y en los deportes—y tener un peso más sano

Muévete

Ser físicamente activo te puede ayudar a controlar tu peso, aumentar tu flexibilidad y tu equilibrio. No es necesario que tengas aburridas rutinas de ejercicio. Puedes ser activo durante tus actividades diarias, como subir las escaleras en vez de tomar el ascensor o la escalera mecánica. O puedes moverte realizando actividades entretenidas como bailar o practicar deportes.

Esta sección te puede ayudar a:

  • Ser activo todos los días.
  • Salir al aire libre.
  • Divertirte con tus amigos.
  • Mantenerte activo si están al interior también.

¿SABÍAS QUE?

¿La actividad se va acumulando? Aquí se ofrece una forma de tener 60 minutos de actividad:

10 minutos – caminar o ir en bicicleta a la casa de un amigo

30 minutos – lanzar la pelota al cesto

+ 20 minutos – bailar

60 minutos de actividad

Mantente activo todos los días.

La actividad física debería ser parte de tu vida diaria, ya sea al hacer deportes, tener clases de educación física u otras clases de ejercicios o hasta trasladarte de un lugar a otro caminando o en bicicleta. Deberías ser físicamente activo durante 60 minutos todos los días, ¡pero no tienes que hacerlo todo de una vez!

¿QUÉ HAGO SI NO TENGO DINERO PARA CONSEGUIR EQUIPO DEPORTIVO?

No necesitas dinero o equipo para mantenerte activo. Puedes bailar o usar las instalaciones gratis que ofrece tu comunidad para realizar tus actividades físicas diarias de 60 minutos. Si deseas practicar algún deporte o juego que requiere equipo, pregúntales a tus vecinos o amigos de la escuela si te pueden prestar equipo o si pueden compartir contigo los artículos de deporte que necesitas.

Sé activo con tus amigos y tu familia.

Ser activo puede ser más divertido con amigos o miembros de la familia. También podrás darte cuenta de que puedes hacerte de nuevos amigos cuando te haces miembro de clubes activos o participas en actividades comunitarias. Junto con tu familia o amigos, enséñense juegos o actividades y mantengan las cosas interesantes escogiendo una actividad distinta todos los días, por ejemplo:

  • jugando fútbol, básquetbol, vóleibol, tenis u otro deporte favorito
  • saliendo a caminar o a andar en bicicleta con un miembro de la familia o un amigo

Hasta podrías tomar el Reto del Presidente (President’s Challenge) (mira la sección de Recursos) o regístrate con tus amigos para divertirte, para ir a eventos animados, como caminatas para recaudar fondos, carreras de entretención o búsquedas de tesoros.

Sale al aire libre.

Ser activo al aire libre te da la actividad diaria que necesitas, y la luz del sol te ayuda a mejorar tus niveles de vitamina D. Muchos adolescentes pasan mucho tiempo al interior mirando la televisión, navegando el internet, o jugando juegos de video. Llamemos el tiempo que pasas haciendo estas actividades “tiempo enfrente de la pantalla.” Si bien estas actividades pueden relajarte después de un largo día de trabajo en la escuela, pasar demasiado tiempo enfrente de la pantalla puede producir un aumento de peso y acarrear otros problemas relacionados de salud. En cambio, pasar tiempo al aire libre puede ayudarte a quemar calorías y mejorar tu nivel de vitamina D si el día está asoleado. ¡No te olvides de usar protección solar!

ESCOGE ACTIVIDADES QUE TE GUSTEN

Ser físicamente activo no significa que tienes que ser miembro de un gimnasio o practicar un deporte de equipo. Intenta algunas de las ideas siguientes:

  • Juega al cesto.
  • Anda en bicicleta (usa casco).
  • Corre.
  • Anda en patineta.
  • Salta la cuerda o usa un aro o hula hoop.
  • Haz una fiesta con baile con tus amigos.
  • Juega vóleibol o fútbol americano de bandera.
  • Muévete con un juego de video que sigue tus movimientos.

Disminuir el tiempo enfrente de la pantalla:

  • Graba tus programas preferidos y míralos después. Esto va a disminuir el tiempo de televisión porque así te planificas para ver programas específicos en lugar de estar buscando y cambiándote de canal en canal.
  • Reemplaza el tiempo que pasas viendo televisión y en juegos de video por actividades físicas. Participa en actividades en tu escuela o en tu comunidad.
  • Disminuye gradualmente el tiempo que pasas usando tu teléfono, computadora o televisor.
  • Fija un espacio de tiempo con tus amigos sin mandarse mensajes de texto; un período de tiempo que les permita tener actividad física juntos y pónganse de acuerdo para no enviarse mensajes de texto o responder a ellos.
  • Tómate recreos si pasas sentado enfrente de la computadora. Sale a caminar, limpia tu habitación, cualquier cosa que le dé movimiento a tu cuerpo.
  • Apaga tu teléfono móvil antes de irte a dormir.

Ojo con los medios de comunicación.

Los anuncios, los programas de televisión, Internet y otros medios de comunicación pueden afectar cómo eliges comer y pasar tu tiempo. Muchos avisos tratan de convencerte de comer comidas de alto contenido en grasas y refrescos endulzados. Otros pueden intentar venderte productos, como juegos de video. Ten cuidado con algunos de estos trucos que usan los avisos comerciales para presionarte:

  • Un aviso puede mostrar a un grupo de jóvenes comiendo una comida o usando un producto para hacerte pensar que todos los jóvenes hacen lo mismo o deberían hacer lo mismo. Puede que el aviso use palabras tales como “Todos los jóvenes necesitan…” o “Todos los jóvenes son…”
  • Los publicistas a veces muestran a jugadores famosos usando o recomendando un producto porque piensan que vas a querer comprar productos que tus estrellas favoritas usan.
  • Los avisos comerciales frecuentemente usan dibujos animados para hacer parecer un alimento o actividad divertida y buena para los jóvenes.

Mantente activo al interior también.

Cuando hay días fríos o cuando llueve, pasar tiempo enfrente de la pantalla no es la única opción. Encuentra formas de ser activo al interior:

  • Juega deportes de interior o juegos activos en tu edificio, en tu casa o en un centro local de recreación.
  • Baila al ritmo de tu música favorita solo o con amigos.
  • Si tienes un sistema de juegos de video, escoge juegos de baile activo y de deportes que sigan tus movimientos.

Tómate Tu Tiempo

  • Haz los cambios lentamente. No esperes cambiar tus hábitos de alimentación o de actividad de un día para otro. Cambiar demasiadas cosas muy rápido puede perjudicar tus posibilidades de tener éxito.
  • Busca formas que te permitan hacer que tus hábitos alimenticios y de actividad física sean más sanos. Mantén un diario de comidas y de actividad por unos cuatro o cinco días y anota todo lo que comes, las actividades que realizas y tus emociones. Revisa el diario para que te tengas una idea de tus hábitos. ¿Te saltas el desayuno? ¿Eres físicamente activo la mayoría de los días de la semana? ¿Comes cuando estás estresado? Puedes mantener un diario en un cuaderno, en un papel o en tu computadora.
  • Conoce lo que te está afectando. ¿Tienes bocadillos en casa que son demasiado tentadores? ¿Tiene la comida de tu cafetería demasiadas grasas y azúcar agregada? ¿Encuentras difícil no poder resistirte a tomar varias gaseosas endulzadas al día porque tus amigos las toman?
  • Fija algunas metas realistas para ti mismo. Primero que nada, trata de reemplazar algunas de las gaseosas que tomas (por ejemplo, los refrescos, algunos jugos y las bebidas para dar energía) por bebidas no endulzadas. Una vez que tomes menos gaseosas, intenta eliminar todas las gaseosas. Luego, fija algunas metas más, como beber leche baja en grasa o leche descremada, comer más frutas, o tener más actividad física todos los días.
  • Consigue que algún amigo de la escuela o alguien en casa te apoye en tus nuevos hábitos. Pídele a un amigo o a un miembro de la familia que te ayuda a hacer estos cambios y mantente firme con nuevos hábitos.
  • ¡Convéncete de que puedes lograrlo! Usa la información de este folleto y los recursos que se ofrecen en la próxima sección como ayuda. Mantente positivo y enfocado, recordando siempre por qué deseas ser más sano: para verte, sentirte y moverte mejor. Acepta los contratiempos que se puedan presentar; si no cumples con una de tus metas diarias de alimentación o de actividad física, no te des por vencido. Simplemente inténtalo de nuevo al día siguiente.

¡PUEDES LOGRARLO!

Cambiar tus hábitos es difícil. Desarrollar nuevos hábitos lleva tiempo. Utiliza los consejos que se ofrecen a continuación, como también la hoja de consejos desprendible y la lista de chequeo al final de esta guía para mantenerte motivado y satisfacer tus metas.

Esto es todo por hoy, gracias por su participación, les esperamos el próximo miércoles a las 11:00 de la mañana para juntos….

¡APRENDER Y CRECER!

Recursos

¡Hazte cargo de tu salud! – Guía para jóvenes

http://win.niddk.nih.gov/publications/haztecargo.htm#a

2008 Physical Activity Guidelines for Americans
(Pautas de actividad física para estadounidenses, 2008)
Estas pautas proporcionan información general sobre actividad física para adolescentes, incluso qué tan seguido deberías ser activo y qué actividades son mejores para ti. Se encuentra disponible en